Salvador José Mañer
 
1676-1751

Literato español nacido en Cádiz en junio de 1676, famoso sobre todo por haber sido pertinaz impugnador de los escritos de Feijoo.

«Salvador José Mañer, cuyo nombre se hizo conocido por sus muchos escritos, y aun mucho más por sus impugnaciones al doctísimo Feijoo. Nació el año de 1676, y se bautizó en 13 de junio. Pasó a Caracas de corta edad, a mejorar su fortuna, atraído de la facilidad de tener allí un tío que podría darle la mano; estrechado de un encuentro que no le permitía permanecer en su patria por entonces En Indias se aplicó más al estudio que al comercio, ni a otras de las industrias con que los indianas procuran hacer caudal. Los hombres de ingenio convienen en ser por lo común desinteresados.
Corría el principio del siglo diez y ocho, y en él las disputas de la sucesión de Carlos Segundo. Un papel anónimo relativo a esta materia, y nada conforme a la causa pública, le atrajo muchas calamidades, que duraron por largo espacio de años.
Venido a la corte, vivió en ella con estrechez, y empezó a escribir para mantenerse, estando su principal talento e inclinación descubiertos hacia las materias políticas e intereses de los príncipes. Cabalmente promovía estos conocimientos a tiempo en que la nación carecía de muchos de ellos.
El Sistema Político de la Europa le produjo la protección del señor don José Patino, aquel Ministro conocedor, y honrador del verdadero mérito. Discerniendo el que había en Mañer, le hizo buscar, y le dio el empleo de Visitador de las fábricas de Madrid y sus cercanías, y con él un sueldo de quinientos a seiscientos ducados, que aunque moderado, le puso en estado de dedicarse enteramente a escribir, habiendo asegurado ya con esta especie de pensión su subsistencia.
En una obra enciclopédica como la del Teatro Crítico y su continuación de las Cartas Eruditas, no era posible que su autor dejase de caer en algunos [194] descuidos. De todas las impugnaciones que sufrió el Teatro Crítico tiene el primer lugar el Antiteatro Crítico, que empezó a salir en principios del año de 1729, tres años después que se publicó el primer tomo del Teatro.
Tres tomos se impugnan en los del Antiteatro: el estilo, a confesión de su autor Mañer, no corresponde al de la obra impugnada, mas es preciso confesar que abunda toda esta impugnación de buenas noticias en lo que mira a geografía, física y matemática. No deja de notarse acrimonia y soltura en el modo de impugnar, mas era el abuso que reinaba por aquel tiempo en esta especie de escritos.
Empeñóse la disputa bastantemente luego que en el mismo año de 1729 publicó el maestro Feijoo su Ilustración Apologética: en su prólogo no se trata con mayor moderación la persona de Mañer. En 1731 publicó éste la impugnación al tercer tomo del Teatro Crítico, y la Réplica satisfactoria a la Ilustración Apologética, pretendiendo notar a su adversario nuevecientos noventa y ocho errores, en cambio de cuatrocientos que había hallado el P. Feijoo en el Antiteatro: si se repara en el prólogo del tomo segundo del Antiteatro Crítico, se encontrará que el calor era igual en don Salvador Mañer. Hubiera sido más ventajosa al progreso de las letras esta contienda literaria, procediéndose en ella con más templanza. La sinceridad no solo es conforme a la inocencia de las costumbres, es indispensable en un sabio. Nada aprovecha más a las letras que el uso moderado de la crítica, y nada es más opuesto a su progreso que el alejamiento de la voluntad con la sátira.
En 1734 publicó Mañer su Crisol Crítico, replicando en dos tomos a la Demostración Crítica del reverendísimo padre Martín Sarmiento, benedictino que había salido a la defensa de su maestro Feijoo, [195] por haberlo incluido Mañer en la Réplica satisfactoria. La erudición y doctrina que reina en los dos tomos de la Demostración, es superior a toda alabanza. En el prólogo del Crisol, refiere Mañer las dificultades que costó obtener en el Consejo la licencia para imprimirlo.
No fuera inútil trabajo reducir toda la impugnación de Mañer, por el orden de los discursos de los tres tomos del Teatro Crítico, a una especie de notas perpetuas, quitando todo lo que puede ser satírico, o quisquillas de las que acompañan frecuentemente las disputas literarias de esta naturaleza.
Concluyó Mañer con estos cinco tomos su impugnación, y enfriada la disputa fue en lo sucesivo uno de los veneradores del ilustrísimo Feijoo. Los hombres cuerdos llegan por sí mismos a reparar sus defectos: decimos esto por ambos antagonistas.
No sólo se distinguió Mañer por las impugnaciones referidas. A este sujeto se le debe la introducción del Mercurio histórico, y otro número grande de traducciones. No se puede negar, que divulgadas estas obras, han contribuido mucho a la pública ilustración que se advierte en las naciones. Valióse del anagrama de Mr. Lemargne, para despachar más bien las obras que traducía.
Salió el primer Mercurio en 8 de julio de 1738, y continuó en la traducción e impresión de esta obra periódica hasta 1º de febrero de 1745, en que don Miguel José Daoiz, alcanzó privilegio por servicio pecuniario para continuar la venta e impresión del Mercurio.
No sólo aseguró Mañer una razonable estimación con la incesante publicación de obras, llegó a formar caudal más que mediano, hasta que lleno de años pensó en retirarse al hospital general de Madrid con sus efectos, como lo hizo en 22 de febrero de 1745 privado ya de la intervención del Mercurio. [196]
Por diferencias con su administrador, sobre que publicó un Manifiesto impreso, dejó la residencia del hospital en 6 de abril de 1749, y poco después la corte. Acercándose a su patria, y a la común de los buenos cristianos, fijó su residencia de seglar en el monasterio de la Breña, uno de los de San Basilio de la provincia que llaman del Tardón: en el cual lleno de mérito y de desengaños, falleció en 21 de marzo de 1751, de edad de setenta y cinco años.
El catálogo de sus propias obras impresas y manuscritas, formado por su íntimo amigo don Antonio María Herrero, Secretario de la Academia médica de Madrid, y sujeto acreditado por su erudición, y que lo copia el docto y excelentísimo señor Conde de Campomanes, a quien logramos tener por cronista de Mañer, es el siguiente.
1ª Ortografía española, un vol en 8º.
2ª Historia crítica de la Pasión de nuestro señor Jesucristo, un vol. en 4º, en verso con notas históricas y críticas.
3ª Ronquillo, defendido contra el error, que lo cree condenado, papel en 4º (se hicieron dos impresiones en Madrid hasta el año de 1740.)
4ª Repaso general de todos los escritos de Torres, papel en 4º (Madrid 1728).
5ª Belerefonte literario: réplica a una respuesta del antecedente, papel en 4º (Madrid 1729).
6ª Disertación crítica histórica sobre el Juicio universal: donde por incidencia trata de los mil años literalmente entendidos del reino de Jesucristo en la tierra, que han de preceder al Juicio universal, un vol. en 4º (en Madrid, en la imprenta del reino, en el año de 1741.)
7ª Defensa de la precedente Disertación contra la impugnación de un docto anónimo: este fue el reverendísimo Velasco, del orden de san [197] Francisco, Catedrático de Alcalá y Comisario general de Indias, un vol. en 4º.
8ª Sistema político de la Europa, papel en 8º. Fue este el primer escrito en que ocultó su nombre, bajo el anagrama de Mr. Lemargne, temeroso del suceso. La universal aceptación del público se acredita con haberse hecho la tercera edición antes de cumplirse un mes de su publicación. Mereció tanto la aprobación del señor don José Patino, que hizo vivas diligencias para saber quién era su autor: lo llamó, le dio gracias, le pidió dictamen sobre algunos asuntos, y le dio el primer sueldo que tuvo este infeliz literato después de los mayores trabajos.
9ª El Arbitro Suizo: papel en 8º contra otro sobre el antecedente.
10ª Historia del Príncipe Eugenio de Saboya, un vol. en 4º.
11ª Novela histórica del Conde Teckeli, un vol. en 4º.
12ª Vida de Thamas Kulikan, un vol. en 8º.
13ª Vida del Duque de Riperdá, dos vol. en 8º.
14ª El famoso Hombre marino, papel en 4º, contra un discurso del Teatro crítico. (Su autor don Álvaro Menards, en Madrid, 1734.)
15ª Antiteatro Crítico. Impugnación al teatro crítico del P. Feijoo, cinco tomos en 4º. Salieron en 7 de junio de 1729 y 7 de agosto de 1731 y 1734.
16ª (El Manifiesto contra el Administrador del hospital general de Madrid, don Luis Mergelina.)
No se habla de muchas traducciones suyas, por no abultar este catálogo. [198]
Obras que dejó inéditas.
17ª Triunfo de la religión cristiana, y su verdadera Iglesia Romana. Su asunto es probar contra el P. Feijoo, que ésta no solo tiene más votos que el Alcorán, sino que todas las religiones juntas.
18ª Explicación nueva de muchos lugares de la sagrada Escritura, que pretende no estar bien ilustrados por falta de luces de la física y ciencias naturales.
19ª Historia de los Soberanos del mundo. La afición de Mañer a la historia fue grande: así esta obra la miró como su más útil producción. En ella se esmeró infinito, y se conserva manuscrita (en 1769) en el monasterio del Tardón, donde falleció, según se ha dicho. (Es verosímil se haya perdido o extraviado desde el año de 1810 acá.)
Además de las obras de este catálogo, he visto otra de nuestro Mañer, que se titula:
20ª Colección de la Bula de Oro, con notas, un tomo en 8º, en Madrid, en 1745.
Fue Mañer reprendido y criticado, y justísimamente por los autores del Diario de los Literatos de España, por los vicios de que adolecían sus traducciones, y en particular la del citado Mercurio histórico (1).
(1) Teatro crítico universal, del ilustrísimo y reverendísimo Feijoo, edición de Madrid, de 1769, por Ibarra, tomo I, pág. XXXI y siguientes. Diario de los literatos de España, tomo 7, pág. 234 y siguientes. No dice el libro de bautismo el día en que nació, y sí que se bautizó en 13 de junio del año expresado: acaso nacería el mismo día: sus padres se llamaron Salvador Mañer y Figueroa, y Juana Rodríguez Velasco.» (Nicolás María de Cambiaso y Verdes, Diccionario de personas célebres de Cádiz. Memorias para la biografía y para la bibliografía de la isla de Cádiz, Imprenta de D. León Amarita, Madrid 1829, tomo primero, págs. 193-198.)

Bibliografía de Salvador José Mañer

1729 Anti-Teatro Crítico sobre el primero, y segundo tomo del Teatro Crítico Universal..., Juan de Moya, Madrid 1729.

Textos de Salvador José Mañer en el Proyecto Filosofía en español

1729 Voz del Pueblo

R   Informa de esta pagina por correo
www.filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2009 www.filosofia.org
www.lechuza.org
averiguador