Unión Juventud Hispano-América
 
≈ 1924-1928 

Organización inspirada por el ministro José Vasconcelos desde México, con el objeto de articular a los estudiantes hispanos de ambos hemisferios, que logró cierta expansión por las distintas repúblicas americanas que hablan español y por España, donde en 1925 sus delegados Humberto Soto y Ramón Martínez Zaldúa impulsaron el establecimiento de varias delegaciones y entregaron al rey Alfonso XIII su nombramiento como presidente de honor de la institución. Vasconcelos propuso en abril de 1924, era entonces Secretario de Instrucción Pública, esta divisa como lema para la organización y su revista Alma Joven: «Por la raza en servicio de la Humanidad.»

Este activismo integrador de las juventudes hispánicas fue seguido con especial preocupación desde los Estados Unidos del Norte de América. En 1928 un profesor de la Universidad de Harvard, Clarence H. Haring, identificaba a José Ingenieros en la Argentina, Edwin Elmore en el Perú –asesinado precisamente en 1925– y José Vasconcelos en México como los adalides principales de esta corriente, y describía así las estrategias de la UJHA:

«En la última década en México, bajo la inspiración del distinguido educador José Vasconcelos, se ha creado la Unión Juventud Hispano-América. Tiene su sede en la capital mexicana, y "centros" delegados en todas las repúblicas de América Central, así como en Colombia, Ecuador y Perú; y en el verano de 1925 dos delegados pasaron varios meses en España organizando delegaciones en universidades y escuelas de secundaria de la península. Hicieron más que eso, pues llevaron a cabo un espectacular programa de propaganda, impulsando veladas literarias en cada ciudad universitaria, los tés de moda, conferencias ilustradas sobre México, o "manifestaciones cívicas" en la que se ofrecía una corona de flores al poeta local o a la principal figura literaria de cada comunidad.» (1928, véase más abajo la cita original en inglés.)

Otra observadora norteamericana, Helen Miller Bailey, les recuerda en 1960 como destacados instigadores del activismo anti-yanqui en el ámbito de la hispanidad:

«El sentimiento anti-yanqui se mantuvo sin embargo durante todo el período previo a la Segunda Guerra Mundial. La Unión Latino-Americana, fundada por José Ingenieros en Buenos Aires, sede del sentimiento cultural anti-yanqui, publicó una pequeña revista muy influyente llamada Nosotros. Después de una visita y cierta colaboración de José Vasconcelos, educador mexicano del nuevo movimiento revolucionario de México, Nosotros se transformó en la revista mensual Renovación, que muestra una mayor influencia mexicana, contenía fuertes artículos contra las actividades de los Estados Unidos en México y fue muy leída en los países de habla española. Un grupo estudiantil de México fundado por Vasconcelos se autoconsideraba internacional y fue llamado Union Juventud Hispano Americana.» (1960, véase más abajo la cita original en inglés.)

Esta institución no logró cuajar ni mantenerse en el tiempo, pero aunque su recuerdo permanece hoy prácticamente en el olvido, no cabe duda de su influencia determinante en la definición e impulso de estructuras contradistintas potenciadas desde dentro y desde fuera del ámbito hispánico.

1924

«ABC en Méjico. Un lema del Ministro de Educación. La Unión Juventud de Hispano-América, al renovar su Junta directiva, pondrá en vigor el uso del lema «Por la raza en servicio de la Humanidad», propuesto por el ministro de Educación pública, don José Vasconcelos, en la siguiente carta: «Señores Alejandro González y Carlos Domínguez. Revista Alma Joven. Muy estimados señores y amigos: Cumplo con el deseo que se han servido manifestarme personalmente, enviándoles un lema para su organización. He pensado que podrían adoptar el siguiente «Por la raza en servicio de la Humanidad». Justificaría este lema la consideración de que uno de los propósitos principales de su Sociedad es el estrechamiento de relaciones con los países ibéricos del Continente. De esta suerte, trabajando ustedes por la raza, lo cual, a mi juicio, tiene una trascendencia mayor y más grande importancia que trabajar por la misma Patria, aunque la base del mejoramiento de la raza se encuentra en el crecimiento y poderío de cada una de las patrias nacionales. Al mismo tiempo he querido completar el lema con la indicación de que se trabaja por la raza, pero con el objeto de buscar el mejoramiento general de la humanidad, porque es necesario anticiparse a quienes pudieran tachar un movimiento pro raza de limitado y egoísta, ya que el ideal es que todos nos consideremos como hijos del planeta y miembros leales de la gran familia humana. En la forma indicada se deja asentado que si se trabaja por la raza es porque en el acrecentamiento y mejoría de una raza se dé el camino para ayudar a la humanidad y servirla. En otros términos: que no pretendemos que una raza se imponga e impere para su propio beneficio, sino que crezca y se desarrolle para servir mejor a la tarea universal de la civilización humana. De ustedes atento, afectísimo seguro servidor, J. Vasconcelos».» (ABC, Madrid, 21 de mayo de 1924, págs. 21.)

«ABC en Méjico. Un Mensaje a los Estudiantes Brasileños. La Unión Juventud Hispano-Americana acaba de entregar a D. Tobías Moscoso, delegado del Brasil a la Convención de Comunicaciones eléctricas, últimamente celebrada en Méjico, un mensaje para los estudiantes brasileños, con los cuales desean sus compañeros de aquí tener más estrechas relaciones. Después de dirigirles un fraternal saludo lleno de ideales, «de ideales que agitan la atmósfera del Continente hispano-americano, y que conmueven hondamente sus entrañas como la urgente necesidad de una erupción de ideales que la gran guerra, con su trágica mano, nos marca un índice inequivocable de la unificación de nuestro conglomerado racial», creen los estudiantes mejicanos que el hispano-americanismo atraviesa por tres fases principales: la primera, aquélla en que sólo los espíritus selectos y maduros de cada una de las nacinalidades hermanas entran en comunicación y se conocen a través del pensamiento; una susceptibilidad extrema alienta en las relaciones de los pueblos; hasta guerras abominables e intentos de imperialismo se han sucedido en este primer período.
La segunda fase se singulariza por la entrada de la juventud, que se escuda en su valor intrínseco y su fuerza irreductible, esa juventud que ya tiene un fin: «borrar nuestras fronteras»; fronteras que son más convencionales que reales; fronteras ideológicas, que nuestro común origen y costumbres semejantes salvan con la indiferencia con que el viajero cruza un meridiano. No puede haber límites donde la idiosincrasia y la cultura de los pueblos son una misma. En este período, una propaganda intensa se hace en todos los países; existe un intercambio efectivo; el pecho de los de la raza se ensancha pleno de emoción, cuando oye los himnos que no son los particulares, y cuando besa las banderas de los hermanos; se escoge, en fin, una realidad, y elévasela a la categoría de símbolo de las juventudes fraternas.
«En la tercera fase –dice la Unión Juventud Hispano-Americana– está ya realizada la unión de los pueblos, cumplida sobre la base racial que nos legó la gloriosa Península Ibérica. No pretendemos haber alcanzado este último estado; pero es evidente que hemos entrado en el segundo, aunque aparezcan aisladas y momentáneas contradicciones. Tal es el caso que en estos momentos se les presenta con la pretendida separación del Estado de San Pablo; juzgando con la única norma del ideal hispano-americano, nosotros protestamos contra la actual revolución brasileña. Esperamos que ustedes, poniéndose de acuerdo con la juventud de esa rica entidad federal, podrán obtener el triunfo de la Idea-fuerza, sobre la fuerza física.»
Termina el mensaje diciendo que protesta porque se trata de un rudo golpe a la potencialidad del Brasil, asestado por los eternos enemigos de nuestra raza, recordando que la trilogía de los Estados de Nuevo Méjico, California y Texas imponen un paralelo con San Pablo, y haciendo votos por que la Patria brasileña recobre pronto su hegemonía indispensable para coadyuvar a la más grandiosa síntesis de la Historia, a la epopeya más grande de los siglos: a la Unión de Hispano-América, cuyo pabellón hay que tremolar en el eter de los espacios infinitos.» (ABC, Madrid, 20 de agosto de 1924, págs. 19.)

«Manifestaciones de simpatía a Colombia. Nuestra Legación ha informado que con frecuencia se verifican por parte de academias y corporaciones mejicanas manifestaciones de simpatía a nuestro país, y en el perído a que este informe se contrae, se han señalado entre ellas la que con ocasión de nuestra fiesta nacional en el año pasado organizó la Unión Juventud de Hispano América, a la que asistieron el Excelentísimo señor Presidente de la República y demás altas autoridades, y la que realizó el Ciclo Orientador Estudiantil Mejicano, en la que ante un selecto público nuestro compatriota el doctor Carlos Melguizo dictó una importante conferencia sobre Colombia.» (Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, Memoria de relaciones exteriores, Imprenta Nacional, Bogotá 1925, pág. 49.)

1925

12 de agosto de 1925: el Rey Alfonso XIII recibe en Santander su nombramiento como presidente de la Unión Juventud Hispano-América

«El veraneo de los Reyes. El rey recibe a los estudiantes. Santander 12 (6,30 t,). A las cuatro de la tarde, el Rey recibió en audiencia a los estudiantes americanos D. Ruperto Soto y D. Ramón Martínez Zaldúa, delegados de la Union de Juventudes Hispanoamericanas, que traen a España, entre otras importantes misiones, la de entregar al Rey el nombramiento de presidente de dicha entidad, otorgado por aclamación. La entrevista duró más de una hora, y en ella recibieron los estudiantes tales muestras de afecto del Monarca, que uno de los delegados pidió a D. Alfonso un abrazo. El Soberano se lo concedió conmovido. Hablando del viaje del Rey a América, el Rey dijo que su deseo sería ir a realizar el sueño de Bolívar y poner la primera piedra de la Confederación hispana. Al recibir el Rey el mensaje de la Juventud de Méjico, suscrito por representantes de 25.000 estudiantes, dio pruebas de visible emoción. Ofreció D. Alfonso cooperar al acercamiento espiritual que los estudiantes americanos persiguen, y dijo que este acercamiento era para España muy conveniente y urgentísimo. Al despedirse los estudiantes, el Rey les dijo que había dado orden a su secretario particular para que se les prestara toda clase de facilidades a su paso por España, pues quería que se llevaran una grata impresión del recorrido que han de hacer por la Península.» (El Sol, Madrid, jueves 13 de agosto de 1925, pág. 3.)

Humberto Soto y Ramón Martínez Zaldúa

«La Federación de Estudiantes mejicanos ha enviado a España a los señores D. Ramón M. Zualdo [Zaldúa] y D. Humberto Soto en representación de aquella entidad, para hacer entrega a S. M. el Rey del título de Socio Honorario. Este testimonio de afecto y simpatía a España, ha causado un excelente efecto entre la clase escolar española, que seguramente se traducirá en una prueba elocuente de recíproco afecto, muy eficaz, sin duda, para hacer más efectivos los lazos de compañerismo y confraternidad de los estudiantes de ambos países y de las naciones de las que son brillante representación de su porvenir. Don Ramón M. Zualdo [Zaldúa], estudiante mejicano, que ha venido a España representando a la Federación de aquel país para entregar a S. M. el Rey el título de Socio de Honor de dicha entidad. Don Humberto Soto, estudiante mejicano, que ha venido a España representando a la Federación de aquel país, para entregar a S. M. el Rey el título de Socio de Honor de dicha entidad.» (Mundo Gráfico, Madrid, miércoles 19 agosto 1925, pág. 12.)

Maniobras antimonárquicas contra los estudiantes mexicanos

El inteligente pragmatismo de Unión Juventud Hispano-América al enviar a sus delegados estudiantiles a España, y lograr mediante contactos y relaciones nada sencillas que fueran recibidos en primer lugar por el mismísimo rey de España, no pudo ser entendido por algunos antimonárquicos radicales que, de hecho, perjudicaron grandemente el éxito de esa misión hispánica procedente de México (al margen de los intereses particulares que pudieran animar a sus agentes). Otro adalid del hispanoamericanismo político, Rafael Giménez Siles (Málaga 1900), presidente de la Asociación de Estudiantes de Farmacia, envió a la prensa un comunicado a finales de agosto de 1925 dudando de la representatividad de los estudiantes mexicanos y de su relación con Vasconcelos («Asuntos escolares. Una aclaración interesante», El Sol, 1º septiembre 1925). No cabe dudar del españolismo de Rafael Giménez Siles: pocos meses antes, el 28 marzo de 1925, había prestado su hombro para conducir, desde la estación del Norte a la Universidad de Madrid, los restos de Angel Ganivet recién llegados a España. Del 6 de diciembre de 1925 al 1º de mayo de 1926 editó, junto con José Antonio Balbontín, la segunda época de la revista El Estudiante, que en su primer número ofrece íntegra la carta (aludida en la nota de finales de agosto) en la que Vasconcelos alerta sobre la honorabilidad de Humberto Soto («Una falsa representación de los estudiantes de México en España»), en un contexto decididamente hispanoamericanista (en ese mismo número figura una carta del argentino Alfredo L. Palacios, «A los Estudiantes españoles», y un sentido recuerdo del liberal «Edwin Elmore»). A El Estudiante le sucedió la revista Post-Guerra (1927-1928), editada por los mismos. Del 9 de febrero al 4 de julio de 1928 cumplió en la Cárcel Modelo de Madrid la pena de seis meses de cárcel que le había impuesto un Consejo de guerra (por haber incitado a sublevarse, tiempo atrás, a los soldados que iban a Marruecos). De la cárcel salió coimpulsor de la famosa editorial filocomunista Cenit (1928-1936), que ese mismo año publicó precisamente El problema religioso en Méjico. Católicos y cristianos, de Ramón J. Sender, con prólogo de Valle-Inclán. Junto con Joaquín Arderius fundó la revista Nueva España (1930-1931). Durante la república, la editorial Cenit, controlada por Siles, tuvo por director literario a Wenceslao Roces. Como editor impulsó las Ferias del Libro de Madrid (1933). Militante del Partido Comunista, en julio de 1936, recién comenzada la guerra, se convirtió en presidente de la Cámara Oficial del Libro de Madrid, tras ser incautada por el Frente Popular. Derrotada la República marchó a México, donde se nacionalizó en 1940, fundó la editora EDIAPSA, las librerías Cristal y murió en 1991.

«El presidente de la Asociación de Estudiantes de Farmacia, don Rafael Jiménez Siles, nos dirige una carta relacionada con el viaje a España de los Sres. Soto y Zaldúa, súbditos mejicanos que se decían representantes de los estudiantes de aquel país. El Sr. Jiménez Siles dice que hace días apareció en algunos periódicos, entre ellos El Sol, un saludo que desde Santander enviaban a los estudiantes españoles los dos señores citados, en nombre de la clase escolar de Méjico. Este saludo fué acogido por los estudiantes españoles con viva simpatía y contestado con gran cariño. Nuestro comunicante agrega que los aludidos señores, que por cierto se llamaban discípulos del Sr. Vasconcelos, actuaron de manera un tanto extraña, dada la significación con que aparecían. Y cuando en los escolares españoles habían surgido los naturales recelos por esa conducta, el presidente de la Asociación recibió una carta del Sr. Vasconcelos desautorizando los actos que realizaban los señores Soto y Zaldúa, y advirtiendo que no representan a ninguna Asociación de estudiantes mejicanos y menos podían contar con el visto bueno del Sr. Vasconcelos, cuyo juicio acerca de los titulados escolares mejicanos dista mucho de ser para ellos halagador. Como el Sr. Jiménez Siles tiene interés en hacer estas aclaraciones, nosotros no tenemos inconveniente en consignarlas, por las personas e instituciones a quienes importan.» («Asuntos escolares. Una aclaración interesante», El Sol, Madrid, martes 1 de septiembre de 1925, pág. 2.)

«En un número reciente de El Sol hacíamos algunas aclaraciones sobre la investidura oficial de los estudiantes mejicanos Sres. Soto y Zaldúa, llegados a España, según decían, con una misión de los escolares de aquel país cerca de los de nuestras Universidades. En aquellas aclaraciones accediamos gustosos al requerimiento del presidente de la Asociación de Estudiantes de Farmacia, Sr. Jiménez Siles, quien ponía en tela de juicio la autenticidad de las credenciales de los dos excursionistas, apoyándose en una terminante afirmación del Sr. Vasconcelos. Hoy recibimos una carta de los Sres. Soto y Zaldúa, acompañada de varios documentos. En uno de ellos la Unión Juventud Hispanoamericana de Méjico autoriza y hace suya de antemano la labor que los estudiantes de referencia realizan en España. En otro, y al pie de sus mensajes dirigidos a nuestros jóvenes universitarios, ponen su firma el presidente de la Federación Estudiantil de Méjico y el rector de aquella Universidad. Finalmente, en un recorte de un colega santanderino, se nos da cuenta de una velada hispanoamericana celebrada días atrás en la ciudad norteña, bajo la presidencia de nuestros comunicantes. Los documentos a que antes nos referimos pueden acreditar, sin duda, la condición de los Sres. Soto y Zaldúa. Nosotros, por nuestra parte, nada hemos de objetar. Tampoco con las aclaraciones que motivan la carta de nuestros comunicantes hicimo otra cosa que acoger las palabras del presidente de Farmacia, cuya estimación y apreciación personal iba refrendada en verdad, por el juicio de una de las primeras figuras de la pedagogía moderna hispanoamericana. Los Sres. Soto y Zaldúa quedan complacidos con la inserción de estos renglones. Sospechamos, sin embargo, que en esta cuestión, y tratándose de escolares de Méjico, la del señor Vasconcelos ha de ser para los estudiantes españoles la primera y última palabra.» («Acerca de unas aclaraciones», El Sol, Madrid, lunes 14 de septiembre de 1925, pág. 4.)

12 de octubre de 1925: fiesta de la Raza en la Universidad de Santiago de Compostela y homenaje a Rosalía Castro de los estudiantes mexicanos

«Santiago. Llegaron procedentes de Lugo los jóvenes escolares mejicanos D. Ramón Martínez Baldía [Zaldúa] y D. Humberto Soto, que traen la misión de saludar a la Universidad gallega en nombre de sus compañeros de aquella República. Ayer fueron recibidos oficialmente en el Paraninfo de la Universidad y luego depositaron flores en la tumbra de Rosalía Castro.» (El Orzán. Diario independiente, La Coruña, martes 13 de octubre de 1925, pág. 3.)

«La biblioteca de la Universidad de Santiago. Santiago 12 (12n). Se celebró en el paraninfo de la Universidad el acto de entregar a la biblioteca los volúmenes de la sección América. Entregó la biblioteca el cónsul general del Ecuador, que vino expresamente desde Santander. Se hallaban presentes los estudiantes mejicanos D. Humerto Soto y D. Ramón Martínez Zaldia [Zaldúa], llegados ayer. (Febus.)» (La Voz, Madrid, martes 13 de octubre de 1925, pág. 1.)

«En Santiago. La fiesta de la Raza. (Por telégrafo.) En la Universidad. Los estudiantes mejicanos. Ante la estatua de Rosalía Castro. Con un retraso enorme e injustificado, pues llegó a nuestro poder cerca de las cinco de la mañana, cuando ya el número estaba en máquina, causándonos con ello el consiguiente perjuicio, hemos recibido ayer la siguiente conferencia. Santiago 12 (23h). La fiesta de la raza revistió en esta población gran solemnidad. La universidad se reunió en el paraninfo para recibir a los estudiantes mejicanos D. Humberto Soto y D. Ramón Martínez que, como es sabido, trajeron para ella un mensaje de saludo de sus compañeros y del rector de la Universidad mejicana. Presidió el acto el rector accidental don Antonio Eleizegui con los demás catedráticos y asistieron los alumnos, las autoridades y numeroso público, que llenaba por completo el local. Pronunciaron discursos el catedrático de Filosofía y Letras D. Ciriaco Pérez Bustamante, el rector honorario don Juan Barcia Caballero, el alumno señor Villanueva y los escolares mejicanos señores Soto y Martínez. Durante el acto las bandas de música ejecutaron los himnos de las naciones americanas y la Marcha Real. Después se organizó una procesión cívica, dirigiéndose los concurrentes con las bandas al monumento a la insigne poetisa Rosalía Castro, donde los estudiantes mejicanos depositaron una corona de flores naturales. En el momento de colocarla pronunciaron discursos enalteciendo la memoria de la cantora de Galicia y excitando a la juventud a que se una para defender la raza y la cultura latinas. Se dieron muchos vivas. [...] Inauguración de una estación de radiotelefonía. Esta noche se inauguró una estación transmisora de radiotelefonía en el domicilio del capitán de la guardia civil de esta Comandancia, don José Blanco Novo, festejando así a la patrona del Cuerpo la Virgen del Pilar. La estación servirá para circular órdenes a los puestos comarcanos. A la inauguración fueron invitadas las autoridades. Hubo discursos y audiciones musicales, dirigiendo el estudiante mejicano don Humberto Soto un afectuoso saludo a todos sus compañeros españoles, y especialmente a los gallegos explicando la labor de acercamiento iberoamericano que realizan las juventudes mejicanas y el programa que se han trazado y al que han correspondido ya las juventudes de Sudamérica. Pronunciaron discursos el decano de la Facultad de Ciencias don Mariano Alvarez Zurimendi y el cónsul del Ecuador. El Corresponsal.» (El Orzán. Diario independiente, La Coruña, miércoles 14 de octubre de 1925, pág. 1.)

19 de octubre de 1925: los estudiantes mexicanos llegan a la Coruña

«Una grata visita. Los estudiantes mejicanos. Ayer tarde llegaron a la Coruña, procedentes de Santiago, D. Humberto Soto y D. Ramón Martínez Zaldúa, estudiantes mejicanos que hace meses vinieron a España para saludar al monarca y entregarle un diploma. Los estudiantes hicieron el viaje dese Santiago en el automóvil particular del catedrático de la Facultad de ciencias de la Universidad compostelana, D. Salvador Parga Pondal, quien en unión de don Ciriaco Pérez Bustamante, catedrático de la Facultad de Filosofía en el mismo claustro, forma la delegación de la Universidad que acompaña a los estudiantes durante su estancia en Galicia. Los estudiantes compostelanos designaron a sus compañeros los Sres. Búa, Cuervo, Lugrís, Feijóo y Pardo, para unirse a los mejicanos en su viaje a la Coruña. Desde Santander viene también en compañía de los escolares mejicanos el señor Crespo y Vega, cónsul del Ecuador en aquella capital. En el Hotel de Francia, donde se hospedan los excursionistas, les acompañaron anoche durante la cena, D. Angel del Castillo y los catedráticos del Instituto D. Eumenio Rodríguez, D. Germán Martínez Mendoza y D. Angel Blázquez. Anoche saludamos en esta redacción a los simpáticos escolares, quienes nos anunciaron el programa de su estancia en nuestra ciudad. Hoy por la mañana visitarán a las autoridades y dedicarán la tarde a recorrer la ciudad y sus alrededores. En días sucesivos darán una representación en uno de los teatros de la localidad. Se proyectará una película de su país y subirá a escena un drama de costumbres mejicanas. Los productos de la función serán destinados al sostenimiento de las entidades locales de Beneficencia. Permanecerán los escolares mejicanos en nuestra ciudad cuatro días, al cabo de los cuales partirán con rumbo a Oviedo, Valladolid y otras capitales.» (El Orzán. Diario independiente, La Coruña, martes 20 de octubre de 1925, pág. 1.)

———
 
[ en proceso ]

«Ayer nos visitó un grupo de estudiantes gijoneses afiliados a la Unión Juventud Hispano Americana, cuya Delegación local se constituyó a raíz de la visita de los escolares mexicanos señores Soto y Zaldúa, para rogarnos que desmintiésemos el rumor provocado por un suelto que publicó la revista de Madrid «El Estudiante», en el cual se reproducía una carta de Vasconcelos, exministro de Instrucción Pública de México, afirmando que los citados señores Soto y Zaldúa no representan genuinamente a la juventud escolar de su país. En dicha carta se contienen también afirmaciones rotundas respecto a la personalidad del señor Soto. Los estudiantes gijoneses nos entregaron copia del siguiente telegrama que recibió el señor Alvargonzález Lanquine, presidente honorario de la Delegación de la Unión Juventud Hispano Americana...» («De un incidente escolar. La autenticidad de los delegados mexicanos», El Noroeste, Gijón, miércoles 16 de diciembre de 1925, página 1.)

«Entrega de un Diploma al Rector de la Universidad. A las doce de la mañana, en el salón rectoral de la Universidad Central, se efectuó ayer la entrega del diploma de académico de honor de la Academia Nacional de Historia y Geografía de Méjico, al ilustre rector, doctor Rodríguez Carracido. Fueron portadores del mismo los delegados de la Unión Juventud Hispano-América, de Méjico, Sres. Humberto Soto y Ramón Martínez Zaldúa. Al acto asistieron numerosos catedráticos. El Sr. Soto pronunció algunas palabras elogiando la relevante personalidad del doctor Carracido, quien contestó formulando fervientes votos por la prosperidad de Méjico, y agradeciendo la elevada distinción de que le hizo objeto aquella doctísima Academia. Los escolares mejicanos visitaron, acompañados por el secretario general, doctor Castro, diferentes departamentos del edificio universitario. La Legación de Méjico en Madrid, a petición de los interesados, hace constar que, según informaciones recibidas del ministerio de Relaciones Exteriores de Méjico, los Sres. Humberto Soto y Ramón Martínez Zaldúa, son representantes de un grupo estudiantil llamado Unión Juventud Hispano-América.» (ABC, Madrid, miércoles 16 diciembre 1925, págs. 15-16.)

1926

«Una velada en proyecto. En breve se celebrará en uno de los teatros de la localidad una velada organizada por la Unión Juventud Hispano América de la Coruña, con objeto de recaudar fondos para colocar una lápida en honor del comandante Franco en la Biblioteca-América de Santiago.» (El Orzán. Diario independiente, La Coruña, domingo 4 de abril de 1926, pág. 1.)

1927

«Próxima visita de estudiantes extranjeros. Ayer visitaron al señor rector de la Universidad los distinguidos académicos de Coimbra [...] que vienen como delegados de la Tuna de Coimbra [...]. El señor Esperabé recibió cariñosamente a los escolares portugueses ofreciéndoles su apoyo y una cariñosa acogida. También ha recibido en estos días nuestra primera autoridad académica una comunicación de la Unión Juventud Hispano-Americana anunciándole la próxima salida de Méjico de una delegación estudiantil, con el exclusivo objeto de hacer una visita a la ilustre Escuela salmantina y estrechar las relaciones espirituales de los dos países. El rector, señor Esperabé, ha contestado correspondiendo al saludo y expresando la satisfacción que ha de causar la anunciada visita entre profesores y alumnos, y mucho más si traen, como parece, carta de presentación de la Universidad Nacional de Méjico.» (El Adelanto, Salamanca, sábado 29 de enero de 1927, pág. 1.)

«El Toreo. Domingo 20 de marzo de 1927, a las 3:30 en punto. Gran corrida extraordinaria en honor de la Unión Juventud de Hispanoamérica. Despedida definitiva de los niños Bienvenida y retirada del toreo de Manuel Mejías Bienvenida (padre), a quien sus hijos le cortarán la coleta en el ruedo.» «Ayer celebróse la corrida a beneficio de la Unión Juventud de Hispano América, en la cual tomaron parte, sin cobrar un solo centavo por su actuación los tres toreros "Bienvenida": don Manuel, Manolo y Pepe. [...] La Unión Juventud Hispano América, pidió a "Bienvenida" el concurso de sus hijos para el festival que estaba organizando, un festival para recaudar fondos a fin de poder desarrollar el plan que se ha trazado esa unión de la cual sale sobrando hablar ya que, en su nombre, lo indica todo: Unión Juventud de Hispano América.» (Enrique Arzamendi, «El rasgo de "Bienvenida"», El Universal Taurino, México, 21 de marzo de 1927.) «Al torear mis hijos el domingo, sólo en beneficio de la nobilísima tarea de la Unión Juventud Hispano Americana, quise contribuir con ellos al esfuerzo, y volví al ruedo por última vez, con los arrestos de mis mejores días, si bien no con las mismas gallardías, que no en vano el tiempo hizo en mí, su obra destructora, y al entregarme en las manos de mis hijos, para decir "adiós" a mi profesión, recibí una nueva y más vehemente demostración del cariño y del afecto que el público y la afición de este país, me profesó y me sigue profesando.» (Manuel Mejías Bienvenida, «Una carta de "Bienvenida"», El Universal Taurino, México, 28 de marzo de 1927.) Apud Gaceta Taurina. Todo lo que de Toros es... en Internet, año II, nº 8, México, marzo 1997, págs. 12, 14 y 16-17.

Sobre la Unión Juventud Hispano-América

«In Mexico within the past decade, under the inspiration of the distinguished educator, José Vasconcelos, has been created the Union Juventud Hispano-America. With headquartes in the Mexican capital, it has corresponding "centres" in all the Central American republics, as well as in Colombia, Ecuador and Perú; and in the summer of 1925 two delegates spent several months in Spain organizing branches in the universities and secondary schools of the peninsula. They did more than that, they conducted a spectacular program of propaganda, holding literary soirees in each university town, fashionable teas, illustrated lectures on Mexico, or a "civic demonstration" in which a floral crown was offered to the local poet or the chief literary figure in the community. [...].
Older leaders of the Latin-American movement, men like Ingenieros in Argentina, Edwin Elmore in Perú, and José Vasconcelos in Mexico, have preached the need of congresses of Latin-American intellectuals as foci of discussion and propaganda, "to study and resolve questions... for which neither the Pan American Union nor the League of Nations are adequate," "to define and clarify the consciousness of the historial and cultural mission of Latin America," "to proclaim and maintain the right and the will which is within [them] to cultivate [their] independence and collective personality." They have also urged the stablishment of permanent institutes of political, social and international studies, whose orientation would be Latin rather tan Pan-American. But none of these «forums of the race« have come into being, unless it be in the embryo Bolivarian University inaugurated at Panama on the occasion of the centenary celebration in 1926. [...] As for congresses, an attempt seems to have been made to convert the Third Pan-American Scientific Congress at Lima in 1924 into a purely Ibero-American event, and as has already been suggested, something of the same spirit was abroad in the Commemorative Congress at Panama in June, 1926.» (Clarence Henry Haring, South America Looks at the United States, Macmillan Company, Nueva York 1928, págs. 150-151.)

«Chávez, Ezequiel A. Mexican lawyer and educator. Born: Aguascalientes, September 19, 1868. [...] rector of the University of Mexico, 1913-1914, 1923-1924 [...] Decorations and Honors: Doctor honoris causa of the University of Mexico, 1911 (for his work in organizing the Faculty of Higher Studies; Chevalier de la Légion d'Honneur of France; Commander of the Order of Leopold II of Belgium; gold medal of the University of Vienna; proclaimed "Maestro de la Juventud Mexicana" by the Unión Juventud de Hispano-América, 1925.»
«Mujía, Ricardo. Bolivian lawyer, professor, diplomat, and writer. Born: Sucre, October 24, 1861. [...] Decorations and Honors: [...] prizes of the Bolivian Centenary, 1925; various prizes in other contests; proclaimed "Maestro de la juventud boliviana" (with gold medal and diploma), 1928.» (Percy Alvin Martin, Who's Who in Latin America, Stanford University Press, California 1935, págs. 95-96 y 268.)

«Consideró un honor para la Academia el dedicar unas palabras al señor licenciado Ezequiel A. Chávez; habló de la fecunda vida de este maestro de maestros, a quien tanto debe la cultura nacional, haciendo resaltar sus brillantes actuaciones en diversas épocas. El señor doctor Alfonso Pruneda recordó la formación del grupo llamado "Unión Juventud de Hispano-América", integrado por jóvenes que pensaban tenían gran responsabilidad y vivían intensamente cultivando sentimientos de hispanidad; grupo que se acercó a la Universidad (siendo él el Rector [fue rector de la Universidad Nacional de México de 30 diciembre 1924 a 30 noviembre 1928]) y trabajó en la Extensión Universitaria, transformándose el diecinueve de mayo de mil novecientos veinticinco, en Academia Nacional de Historia. Sugirió el doctor Pruneda a la Academia, hacer la historia de las instituciones de México y continuar la divulgación de documentos e investigaciones.» (Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, vol. 59, 1944, pág. 305.)

«Algunos conceptos del profesor Schulz. Un grupo de entusiastas jóvenes que formaban parte de la Sociedad "Unión Juventud de Hispanoamérica" y que en su mayoría eran entonces alumnos de la Facultad de Jurisprudencia de la ciudad de México, se asociaron en 1921, con varios de los que habíamos sido sus viejos mentores o de otras personas que pertenecían a nuestras más antiguas sociedades científicas, con el objeto de instituir una Academia de estudios geográficos e históricos que especialmente contribuyera a lograr, por la difusión de tales conocimientos, la vinculación de los pueblos de nuestra misma comunión lingüística y que perseguimos idénticos ideales.» (Memoria de la Academia Nacional de Historia y Geografía, Boletín nº 1, año sexto, México 1950, pág. 10)

«Anti-Yanqui sentiment had continued through the period just before World War II, however. The Union Latino-Americana, founded by José Ingenieros in Buenos Aires, that headquarters of anti-Yankee cultural sentiment, published an influential little review called Nosotros. After a visit and some sympathy from José Vasconcelos, Mexican educator in the new Revolutionary Mexican movement, Nosotros branched out into a monthly called Renovación, which showed much Mexican influence, contained strong articles against the United State's activities in Mexico, and was widely read in Spanish-speaking countries. A student group within Mexico which Vasconcelos founded considered itself international and was called the Union Juventud Hispano Americana. The Ibero-American Student Confederation of the early 1930's, with its headquarters at Mexico City, is another such anti-North American organization.» (Helen Miller Bailey, Abraham Phineas Nasatir, Latin America, the development of its civilization, Prentice-Hall, Englewood Cliffs 1960, pág. 757.)

«...się przez Amerykanów z ich wolnością i godnością, powstała w Meksyku w r. 1921 pierwsza wielka organizacja młodzieży łacińskiej pod nazwą Union Juventud de Hispano-America (UJHA), której pierwszym prezesem został znany dziś pisarz, publicysta i dyplomata – Guillermo Tardiff. Organizacja ta, o postępowych tendencjach, w sposób bardzo energiczny zaczęła się przeciwstawiać cynicznym praktykom Stanów Zjednoczonych, mobilizując młodzież całego kontynentu do walki...» [«...fue fundada en México en 1921 la primera gran organización de jóvenes de América bajo el nombre de Union Juventud de Hispano-America (UJHA), cuyo primer presidente fue el ahora conocido escritor, periodista y diplomático Guillermo Tardiff. Esta organización, de tendencia progresista, comenzó a oponerse enégicamente a la práctica cínica de los Estados Unidos...»] (Sprawy międzynarodowe, vol. 20, nº 1-6, Polski Instytut Spraw Miedzynarodowych [Instituto Polaco de Asuntos Internacionales], Varsovia 1967, pág. 63.)

«Cuando, en abril de 1924, la Unión Juventud de Hispanoamérica, formada en México, le pide una divisa para su revista Alma Joven, Vasconcelos propone: "Por la raza, al servicio de la humanidad" (111. "La Unión Juventud de Hispanoamérica eligió junta directiva", Excélsior, 13 de abril de 1924.) Vasvoncelos señala que "los jóvenes de toda la América están haciendo esfuerzos en estos días para evitar que la nueva generación caiga en los errores y las atrocidades de la presente", y que reclaman más justicia y libertad, más amor para todos los hombres. (112. José Vasconcelos, «Voces de la juventud», La Antorcha, núm, 15, 10 de enero de 1925, p. 3. Véase también: "Dictamen del Congreso Nacional de Jóvenes").» (Claude Fell, José Vasconcelos: los años del águila (1920-1925), UNAM, México 1989, pág. 593.)

«Guezala Gochi, Lucio (1904). Nació en Izoría, provincia de Álava, España, el 7 de enero. Realizó sus primeros estudios en su población natal; posteriormente tomó cursos de latín y humanidades en el Seminario de Aguirre y de ciencias y filosofía, en el Seminario Conciliar, en Vitoria, capital de la misma provincia. Llegó a México en 1922 para radicar en Tampico, ahí inicia su labor periodística como redactor en los diarios La Opinión y El Tiempo. En 1924 viene a la ciudad de México y continúa una profusa labor periodística, funda varias revistas, principalmente de la comunidad española: América (1925), Acción Española, Vida Española, Crítica (1931), España de América y Argía (1934). [...] Ha sido también catedrático de historia y geografía en varias instituciones educativas, fundador de la Academia Nacional de Historia y Geografía de México; miembro de la Unión Juventud Hispanoamérica (1925), del Comité para la Exposición de Sevilla en México (1928), de la organización "Acción Democrática Internacional" y de la "Agrupación de Cartelistas Americanos"; fue también administrador del Casino Español y luego del Centro Vasco.» (Diccionario de escritores mexicanos del siglo XX, Instituto de Investigaciones Filológicas, Universidad Nacional Autónoma de México, México 1993, pág. 330.)

GBS   Informa de esta pagina por correo
www.filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2010 www.filosofia.org
www.lechuza.org
averiguador