Javier Herrero Saura
 
1926

Javier Herrero Saura en 1964 Hispanista norteamericano, profesor emérito de la Universidad de Virginia, nacido en Murcia el 12 de agosto de 1926. Comenzó sus estudios de bachillerato en el Instituto de Murcia y los culminó en Palma de Mallorca, en el Colegio de Montesión (que en 1938 había sido devuelto a los jesuitas). En 1944 se incorpora a la Universidad de Madrid, como estudiante de la Facultad de Derecho, en la que se licencia en 1949, y de la Facultad de Filosofía y Letras, donde se licencia en 1952. Residente durante varios años en el Colegio Mayor César Carlos, gestionado por el falangista SEU –Sindicato Español Universitario–, trabó allí profunda amistad con Pío Cabanillas, Elías Díaz y Jesús Ibáñez, entre otros. Fue colaborador (1952-1955) de Alcalá. Revista Universitaria Española, y Jefe Nacional de Formación Política del SEU. Encuadrado en el Servicio Universitario del Trabajo, en el verano de 1953, por ejemplo, estuvo al frente de Campo de Trabajo del Salto de Moncabril (en Ribadelago, a orillas del lago de Sanabria): «El jefe nacional de Formación Política del S. E. U., camarada Javier Herrero, es el que está al frente de los veintidós universitarios del Campo de Ponte Porto» («Veintidós universitarios trabajan en los saltos de Moncabril», Imperio, el Diario de Zamora de Falange Española de las JONS, Zamora, domingo 12 de julio de 1953). [El Salto de Moncabril fue inaugurado por Franco en septiembre de 1956, y el 9 de enero de 1959 se produjo la famosa catástrofe de Ribadelago, tras reventar la presa de Vega de Tera.]

Becario del CSIC (1953-1955), en el Instituto «Luis Vives» de Filosofía, publicó numerosas reseñas bibliográficas (1955-1958) en su Revista de Filosofía (sirviéndose también, para no abusar del «Javier Herrero», de las firmas «J. H. Saura» y «Javier Saura») y disfrutó estancias en las universidades de Heidelberg (1953) y de Bonn (1956). En 1956 se doctoró en filosofía en la Universidad de Madrid, con la tesis doctoral titulada Del ente uno de Parménides a la multiplicidad ideal platónica (T 2498, 223 hojas), habiendo ejercido en la Universidad de Madrid como profesor ayudante, en la asignatura de filosofía antigua, con el catedrático Santiago Montero Díaz.

Consecuencia de lo sucedido tras el Manifiesto a los universitarios madrileños, de 1º de febrero de 1956, un Decreto de 12 de julio restablecía el Sindicato Español Universitario «como una Delegación Nacional de Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S., con la necesaria autonomía funcional y orgánica para el cumplimiento de sus fines profesionales y políticos». Ese mismo mes, tras haberlo solicitado, Javier Herrero Saura fue nombrado profesor titular interino del Ciclo de Lenguas en el Centro de Enseñanza Media y Profesional de Saldaña, Palencia (con la retribución anual de doce mil pesetas, más dos pagas extraordinarias y la obligación de residir en la localidad donde radica el centro de su destino, Boletín Oficial del Estado, 3 de agosto de 1956, pág. 5108). Sin embargo, por orden del 11 de agosto de 1956, se aceptaba su renuncia ante tal nombramiento como profesor titular interino en Saldaña (BOE, 16 septiembre 1956, pág. 5976, y BOE, 11 octubre 1956, pág. 6452).

«Javier Herrero era un hombre de gran inteligencia y profunda cultura. Él me introdujo en los vericuetos del pensamiento filosófico. Discutíamos horas y horas de lo divino y de lo humano. Leíamos con voracidad. La historia del pensamiento empezó a tener menos secretos para mí. Javier me puso en contacto con las corrientes renovadoras del pensamiento religioso (que desembocarían en el Concilio Vaticano II). Conocí a Guitton y a Paniker (Raimundo). Leí a Teilhard de Chardin, a Rahner, a Moeller... Este baño me ha impedido después caer en el pensamiento fragmentado de la ciencia o del marxismo. Ya empezaba a seleccionar las lecturas, a escoger. Así iniciaba un itinerario, por lo demás bastante tópico en mi generación: de la mano de Unamuno, llegué al existencialismo; vía Sartre, me asomé al marxismo; Lefebvre me mostró –mal a su pesar– la tierra prometida del estructuralismo; salí de ella a lomos de Deleuze... Javier sólo me acompañó en la primera etapa del viaje. Los sucesos del 56 le hicieron naufragar también (el miedo es libre) en la carrera académica. Hoy es un prestigioso profesor e investigador en USA.» (Jesús Ibáñez Alonso [1928-1992], «Autopercepción intelectual», Anthropos, Barcelona 1990, nº 113, pág. 13.)

Tal renuncia, sin duda, se explica al haber sido contratado, merced a las gestiones realizadas por amigos suyos desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, por la Universidad de Edimburgo, primero como asistente (1956) y después como lector de español (1960), en la que ejerció hasta 1966. En Edimburgo matrimonió en 1962 con su paisana Mercedes de Zulueta Clavel (su hijo Alberto nació en Edimburgo en 1964 y sus hijas, Mercedes y Matilde, en Almería y La Coruña, en 1965 y 1969, durante sendas vacaciones).

«From the repressive fascism of Spain to the liberal democracy of Scotland was a long emotional and intellectual journey, but Javier felt instantly at home in his new surroundings. The coded civility of Great Britain hit him like a tidal wave of cool, fresh water washed his mind free of the restrictive academic culture of his native country.» (Gies, «Javier Herrero: A Life in Letters», 1996, pág. xvii.)

En 1966 se establece en los Estados Unidos del Norte de América, ejerciendo como profesor de literatura española en la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, y desde 1968 como catedrático en el Departamento de Estudios Hispánicos de la Universidad de Pittsburgh, en Pensilvania. Gracias a sus gestiones, por ejemplo, el profesor Elías Díaz pudo ser profesor, durante el curso 1969-1970, del Departamento de Estudios Hispánicos de la Universidad de Pittsburgh.

«Fue entonces cuando providencial y oportunísimamente intervino nuestro gran amigo Javier Herrero, profesor eminente en los Estados Unidos, que justo en ese curso había sido nombrado para una importante cátedra en la Universidad de Pittsburgh, en Pennsylvania. Logró que su Departamento de Estudios Hispánicos me ofreciera un muy aceptable contrato como profesor para el curso 69-70 y allá nos fuimos sin saber bien hasta cuándo, con un cierto aire de exiliados o emigrados, aunque circunscribiendo después nuestra ausencia al tiempo del cumplimiento estricto de dicho contrato. Para el verano del 70 me habían convocado otra vez oposiciones en España y yo, contumaz, decidí de nuevo regresar –a pesar de algunas interesantes ofertas en varias universidades americanas– para seguir intentándolo aquí que, en definitiva, era mi tierra. Decidí no convertirme, pues, en un exiliado intelectual.» (Elías Díaz, «Autobiografía intelectual», Anthropos, Barcelona 1986, nº 62, pág. 20.)

Javier Herrero, Los orígenes del pensamiento reaccionario español, Madrid 1971 El libro más conocido de Javier Herrero, hoy ya convertido en un clásico, apareció en 1971 en Madrid: Los orígenes del pensamiento reaccionario español. Fue publicado por la editorial Cuadernos para el Diálogo (complemento de la revista homónima aparecida en octubre de 1963, impulsada por el ex ministro demócrata cristiano Joaquín Ruiz-Giménez), dentro de su Colección ITS, del Instituto de Técnicas Sociales, dependiente de la Fundación Fondo Social Universitario (constituida en 1965 por el mismo Joaquín Ruíz-Giménez). En enero de 1973, el ITS de la Fundación Fondo Social Universitario, publicaba el primer número de Sistema. Revista de Ciencias Sociales: Ruiz-Giménez figura como presidente de la entidad editora, su director es Elías Díaz, José Félix Tezanos como secretario y un Consejo Asesor compuesto por veintiseis nombres, entre ellos el de Javier Herrero. En ese primer número de Sistema ofrece Elías Díaz el inicio de sus «Notas para una historia del pensamiento español actual», que comienzan, precisamente: «Estas notas constituyen el esquema de un curso dado hace ya tres años (exactamente en 1969-70) en la Universidad de Pittsburgh, Pennsylvania.» [El Congreso de Suresnes del PSOE, que nombró secretario general a Felipe González, se celebró en octubre de 1974.]

«Por su parte, Edicusa presentó a depósito directo Los orígenes del pensamiento reaccionario español, de Javier Herrero, en septiembre de 1970. El dictamen de la censura fue bastante paradójico, aunque también evidente: “(…) El libro supone una contraaportación interesante al estudio de lo que se ha venido expandiendo en España como pensamiento tradicional, a nivel de escuelas y enseñanza media (…). Por ser un análisis serio y tener aspectos solamente históricos, creo que puede aceptarse el depósito, aunque sin darle la “bendición de una luz verde” explícita, por la orientación ideológica totalmente opuesta al pensamiento tradicional (…)»{126}, motivo por el cual, se optó por la fórmula del silencio administrativo. {126} Informe de Manuel María Massa Toboso, 03-IX-1971. AGA, Sección Cultura, Expediente 8133-71.» (Francisco Rojas, Dirigismo cultural…, Universidad de Alicante 2013, pág. 273.)

«Para probar que el mito de la tradición española esconde una fusión del catolicismo –y subrayo, como homenaje a su honradez, que Herrero es católico practicante declarado– con los principios políticos del absolutismo feudal, comienza por darle un repaso a uno de los más influyentes difusores de ese mito: Marcelino Menéndez y Pelayo.» (Manuel Pizán, El asesinato de la razón, por el pensamiento reaccionario, Triunfo, Madrid, 15 de abril de 1972.)

Franco murió en 1975, y al año siguiente decidió Javier Herrero renunciar a su nacionalidad española y adquirir la norteamericana. En agosto de 1979 se trasladó con su familia a Charlottesville, contratado por la Universidad de Virginia para reorganizar el Centro de Estudios Hispánicos, que dirigió hasta 1984.

En 1985 fue nombrado vicepresidente de la Cervantes Society of America. En 1986 le fue otorgada, por el rey Juan Carlos I de España, la Cruz de Comendador de la Orden de Isabel la Católica.

«Javier Herrero. El profesor Herrero, catedrático de la Universidad de Virginia, pronunció ayer en la Facultad de Letras de la Universidad Complutense una conferencia sobre La herejía cristiana de Lorca. Hoy por la mañana disertará sobre La danza de la muerte en Lorca, en el cincuentenario de la muerte del poeta.» (ABC, Madrid, 21 de noviembre de 1986, pág. 13.)

«Por último, Javier Herrero ha sido catedrático, entre otras universidades americanas, en Pittsburg y en Virginia, después de haberlo sido durante algunos años en otras de Gran Bretaña. Ha publicado estudios sobre Lope de Vega, Galdós, Valle-Inclán y Antonio Machado, pero sin duda su obra más conocida es Fernán Caballero: un nuevo planteamiento (1963), en la que lleva a cabo una renovadora interpretación de las aportaciones de Fernán a la novela española. Numerosos artículos, procedentes de investigaciones directas, y un valioso libro, Ángel Ganivet, un iluminado (1966), además de una edición de Correspondencia familiar 1888-1897, muestran también su dedicación al interesante prosista granadino de final de siglo. Su último libro es Los orígenes del pensamiento reaccionario español (1988), en el que se da explicación a muchas de las actitudes intelectuales de la España contemporánes.» (Francisco Javier Díez de Revenga & Mariano de Paco, Historia de la literatura murciana, Universidad de Murcia 1989, págs. 615-616.)

La Universidad de Virginia le brindó en 1996 un homenaje, con motivo de su jubilación, al cumplir los setenta años.

«Javier Herrero, the William R. Kenan Jr. Professor of Spanish, will be honored Dec. 9 at a special dinner in the Rotunda Dome Room hosted by the Department of Spanish, Italian and Portuguese. The evening will include the presentation of a festschrift titled: Negotiating Past and Present: Studies in Spanish Literature for Javier Herrero. Edited by Commonwealth Professor of Spanish David Gies, the volume contains 17 contributions by noted Hispanists from the U.S., Canada, France, England and Spain. It is published by Rookwood Press in Charlottesville. Herrero, who has taught at U.Va. for 18 years, plans to cut back on his teaching duties next spring as he prepares to retire, the department said. A leading authority on Spanish literature, from medieval to modern, Herrero likewise has covered a lot of territory in his teaching career, from grammar and composition to modern critical theory. His writings include books and articles on Cervantes, Federico Garcia Lorca and Salvador Dali.» (Nota de prensa, Universidad de Virginia, 6 diciembre 1996.)

En noviembre de 2004 la Universidad de Murcia le rindió homenaje, junto a los hispanistas murcianos Gonzalo Sobejano Esteve, Juan Cano Ballesta y Joaquín Gimeno Casalduero (y la Real Academia Alfonso X el Sabio publicó el libro Los hispanistas murcianos y nuestra literatura, Murcia 2005).

El catálogo de la Biblioteca Nacional de España se empeña en atribuir todas sus obras a un Javier Herrero que tiene «Pérez», y no Saura, por segundo apellido.

Bibliografía selecta de Javier Herrero Saura

1956 «Materia e Idea en el Ente de Parménides», Revista de Filosofía, CSIC (Madrid), año XV, nº 57 (abril-junio 1956) págs. 261-272.

1958 «Neo-positivismo: filosofía de masas», Revista de Filosofía, CSIC (Madrid), año XVII, nº 65-66 (abril-septiembre 1958) págs. 253-265.

1963 Fernán Caballero: un nuevo planteamiento, Gredos (Biblioteca Románica Hispánica. II: Estudios y Ensayos, 71), Madrid 1963, 346 páginas.

1964 «El testimonio del padre Coloma sobre Fernán Caballero», Bulletin of Hispanic Studies, 41 (1964): 40-50.

«Ángel Ganivet y su canciller en Amberes», Revista Hispánica Moderna, 30 (1964): 271-278.

1966 Ángel Ganivet: un iluminado, Gredos (Biblioteca Románica Hispánica. II: Estudios y Ensayos, 88), Madrid 1966, 346 págs.

1967 Recopilación, introducción y notas de Ángel Ganivet, Correspondencia familiar (1888-1897), Granada 1967, 316 págs.

1971 Los orígenes del pensamiento reaccionario español, Cuadernos para el Diálogo (Colección ITS), Madrid 1971, 409 págs. 2ª ed.: Cuadernos para el Diálogo (Colección ITS), Madrid 1973, 410 págs. Alianza (Alianza Universidad, 528), Madrid 1988, III+428 págs.

1996 [homenaje] David Thatcher Gies (ed.), Negotiating past and present: studies in Spanish literature for Javier Herrero, Rookwood Press, Charlottesville (Virginia) 1996, XXII+272 págs.

Sobre Javier Herrero Saura en el Proyecto Filosofía en español

1953 «Veintidós universitarios trabajan en los saltos de Moncabril», Imperio.

1966 Gonzalo Fernández de la Mora, Ángel Ganivet, un iluminado, de Javier Herrero, ABC.

1972 Manuel Pizán, El asesinato de la razón, por el pensamiento reaccionario, Triunfo.

R   Informa de esta pagina por correo
filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2012 filosofia.org
www.lechuza.org
averiguador