Julia Peguero Sanz
 
1880-1978

Julia Peguero Sanz 1880-1978 Maestra de escuela y activa feminista española, nacida en Zaragoza en 1880, que en 1922 ocupaba la secretaría segunda de la sección de Filosofía del Ateneo de Madrid y en 1930 votó en solitario contra el nombramiento de Miguel de Unamuno como socio de honor de esa casa. Fue confundadora en 1918, secretaria general y presidenta desde 1932 de la Asociación Nacional de Mujeres Españolas, y directora de Mundo Femenino.

En 1899 aparece como opositora a normales, en el «programa de Gramática general, Filología y Literatura castellanas» y en el de «Aritmética, Geometría y Álgebra» (Gaceta de Instrucción Pública, Madrid, 7 sept 1899, XI:423, 237.) «Doña Julia Peguero Sanz, Maestra de la Escuela de fundación de Maquirriaín (Navarra), ha sido confirmada en su cargo, con el sueldo anual de 1.500 pesetas.» (GIP, 12 dic 1903, XV:648, 821.) «Propuesta para proveer dos plazas de Maestra auxiliar de Escuelas Elementales de niñas, de Madrid, dotadas con 1.650 pesetas. [...] núm. 2, doña Julia Peguero y Sanz, con 3 años, 2 meses y 11 días.» (GIP, 6 oct 1905, XVII:734, 1430.) «Junta de Enseñanza Provincial de Madrid. Escalafón parcial correspondiente a la categoría 3ª con el haber de 1.650 pesetas. [...] Dª Julia Peguero Sanz, maestra de Madrid (auxiliar elemental), con 7 años, 8 meses y 21 días de servicios de propiedad: título superior, con nota de sobresaliente; edad, 29 años: 3 años, 9 meses y 14 días en la categoría. [...] Madrid, 17 de febrero de 1910.» (GIP, 5 marzo 1910, XXII:997, 94-95.)

Parece ser que, a principios de 1915, se incorpora a la institución El Desayuno Escolar, presidida por la señorita Carmen Ramos (desde 1911, en que se fundó para «facilitar algún alimento a los niños menesterosos a su entrada en la escuela»): «Además de la importantísima suscripción del Sr. Montero [Gabriel Montero, dueño de La Cadera, comprometido a costear cincuenta desayunos diarios, «consistentes en medio cuartillo de la mejor leche y un panecillo tierno, que es lo establecido por la humanitaria obra para cada ración»] se ha suscrito también doña Julia Peguero.» (La Correspondencia de España, 7 enero 1915, pág. 5; en esta noticia se indica también que los donativos y suscripciones pueden hacerse, entre otros sitios, en el almacén de géneros de punto de Ceferino Trallero, calle de Pontejos, núm. 2). En 1917 Julia Peguero ya es secretaria de El Desayuno Escolar, «simpática institución de la que es presidente honorario el insigne Jacinto Benavente, gran entusiasta de esta obra» (ABC, 2 diciembre 1917, pág. 12), y las localidades para una función en el teatro de la Comedia a beneficio de El Desayuno Escolar, «se despachan en la calle de Preciados, 27, casa de Dª Julia Peguero.» (La Época, 3 dic 1917, pág. 4).

El 20 de octubre de 1918, en casa de María Espinosa de los Monteros, se funda la Asociación Nacional de Mujeres Españolas, de la que Julia Peguero fue cofundadora y de cuya Directiva pasó a formar parte. Cinco meses después, en marzo de 1919, esta organización, «queriendo solemnizar con un acto simpático la concesión del voto universitario a una de las señoras que forman la Junta directiva, organizó un espléndido banquete, del que participaron 50 asociadas pobres, comiendo idéntico menú y en el mismo comedor que las señoras que forman dicha Directiva [...] 50 asociadas pobres, tan limpias como modestas en su indumentaria.» (Asociación Nacional de Mujeres Españolas). La ANME nació con poderosos medios económicos: «La Asociación Nacional de Mujeres Españolas ha destinado 125.000 pesetas a ropas de contrata para las obreras, &c.»

Destacada activista en el Ateneo de Madrid, en junio de 1919 fue elegida para formar parte de la sección de Música: «Presidente, D. Miguel Salvador y Carreras; vicepresidente, don Adolfo Salazar; secretario primero, doña Julia Peguero de Trallero; ídem segundo, D. Juan José Mantecón; ídem tercero, D. Juan Ramírez de la Torre; ídem cuarto, D: Juan Menéndez Arranz de la Torre.» (El Sol, 15 junio 1919, pág. 10.)

En marzo de 1920 reseña Julia Peguero una conferencia organizada por la Asociación para la Represión de la Blasfemia: «Contra la blasfemia». A esas alturas (mayo 1920), la Junta Directiva de la Asociación Nacional de Mujeres Españolas estaba formada por: presidenta: María Espinosa de los Monteros; vicepresidenta: Dolores Velasco de Alamán; secretaria general: Julia Peguero de Trallero; vicesecretaria: Luisa Salina de Gorostidi; tesorera: Ana Picar; contadora: Benita Asas Manterola; y vocales: María Valero de Mazas, Isabel Oyarzábal de Palencia, María Martos de Baeza, Pilar Gutiérrez, Julia Pérez Baza, Natividad Albertos, Emilia Pastor, Isabel Alda.

El 25 de marzo de 1921 la ANME se dota de un órgano de propaganda: Mundo Femenino, que resistirá hasta 1936, siendo dirigido desde 1932 por Julia Peguero, la cuarta y última presidenta de la Asociación Nacional de Mujeres Españolas, tras María Espinosa de los Monteros (1918-1920), Dolores Velasco de Alamán (1920-1924) y Benita Asas Manterola (1924-1932).

Poco después del desastre de Annual (22 de julio de 1921), en su calidad de secretaria general de la Asociación Nacional de Mujeres de España, propuso que el Magisterio español contribuyese con uno o dos días de su haber para adquirir «tanques (si fuera posible), que, llevando el nombre de Magisterio, Educación u otro análogo, serían testimonio de que el maestro español no es ajeno al sentimiento unánime de la patria», se entiende que en la lucha contra el infiel mahometano («Loable iniciativa»). Y hasta se atrevió a definir rotunda y terminante –«esto quiere la mujer española»– el sentir de «La mujer española ante el problema de Marruecos».

«Mundo Femenino. Se ha publicado el sexto número de este periódico; órgano de la Asociación Nacional de Mujeres Españolas, con el siguiente sumario: «Por la salud pública», «Filosofía del matrimonio», por Julia Peguero; «El jornal del marido», por Dolores de Velasco; «El problema social visto por la mujer», por Antonio Royo Villanova; «El problema de la población mundial», por Benita Asas Manterola; «El feminismo en la Universidad Central», etcétera. En él se anuncia que la Asociación desea regalar el día de Reyes juguetes a los niños del Hospicio, los que carecen en absoluto de ellos. Las personas caritativas que deseen ayudar a esta obra pueden enviarlos, nuevos o usados, a casa de la señora de Alamán, Serrano, 38, o a la Redacción del periódico, Preciados, 27. Se desea con preferencia los que exciten el ejercicio físico o intelectual.» (La correspondencia de España, Madrid 21 de diciembre de 1921, pág. 6.)

«El feminismo serio y formal, no el ridículo y antisocial de las sufragistas inglesas, iba tomando carta de naturaleza en España y demostrando la potencialidad y la fuerza de su razón de ser. La Asociación Nacional de Mujeres Españolas era prueba palpable de esta afirmación. Puede decirse que la creación de esta entidad marcará una fecha memorable en el desenvolvimiento legal de la vida de la mujer española. Era digna representación de esta entidad, de verdadera fuerza social, como presidenta, la ilustre señora D.ª Dolores Velasco, representante de la antigua nobleza castellana, pues pertenece muy íntimamente a la familia de los Fernández de Velasco, Duques de Frías, Condestables de Castilla; y como secretaria general, verdadera alma de la Asociación, por su fervor entusiasta, su actividad incansable y por su elevada y culta inteligencia, la señora D.ª Julia Peguero, ilustre dama aragonesa, la cual, en defensa del programa de la entidad que representaba, publicó en el periódico Mundo Femenino, órgano de la Asociación, un notabilísimo artículo, en el cual decía:
"El hogar, la familia, está en crisis, por la inmoralidad reinante, antes de ser el feminismo una realidad práctica. Este puede regenerarlo dándole una modalidad armónica a sus necesidades y salvar a la sociedad, en quiebra por el desatado apetito de todos los egoísmos. A éstos, sólo la generosidad, el sublime amor femenino podrá vencer, saturando de tan rica esencia todos los órdenes de la vida y llevando su esfera de acción noble y desinteresada a todos los ámbitos sociales. Insisto en tomar este problema desde el punto de vista del hogar, porque es el punto capital de oposición a nuestro avance. Aparte del temor de las izquierdas a que el fanatismo de la mujer española use del voto político en contra del progreso, temor, a mi juicio, absurdo, es el hogar tradicional lo que en España se opone al logro de tan justísimos ideales. El espíritu español, quijote al fin, es generoso y no le acoge el temor de que la mujer, invadiendo los campos hasta ahora privativos del hombre, deje a éstos sin medios de vida y en la precisión de trocarse los papeles. No; a nuestros jóvenes les importa igual que su contrincante pertenezca a uno u otro sexo. La lucha habrá de ser de valores, y a éstos ha de vencerlos el esfuerzo, no la naturaleza. En nuestra Patria, donde ya va adquiriendo gran fomento el estudio de la mujer, son muy bien recibidas y respetadas entre sus compañeros, y lo mismo entre los obreros, a pesar de su menor cultura, se encuentra la trabajadora como en su elemento propio. Para terminar: La mujer, administradora y madre por sentimiento natural, llevará a la vida pública, con su intervención en los asuntos del Estado, disposiciones prácticas que, rompiendo normas y procedimientos viejos, modifiquen la vida oficial en el sentido más sencillo y racional. Su energía, en función paralela al hombre, dará a la sociedad el bienestar de que se halla tan necesitada."» (Fernando Soldevilla, El año político 1921, año XXVII, Madrid 1922, págs. 173-174.)

En 1922 ocupaba la secretaría segunda de la sección de Filosofía del Ateneo de Madrid: «Filosofía. Presidente: D. Adolfo Bonilla San Martín, Velázquez 18. Vicepresidente: D. Rafael Urbano, Cava Baja 40. Secretario 1º: D. Carlos González Torres, Príncipe de Vergara 87. Secretario 2º: Dª Julia Peguero de Trallero, Preciados 50. Secretario 3º: D. Antonio Gómez Izquierdo, Hortaleza 96. Secretario 4º: D. Juan Muñoz Casillas, calle del Prado.» (Lista de los señores socios, Madrid, enero 1922, pág. 13.).

«Los tribunales para niños. En el salón de actos del ministerio de la Gobernación se ha reunido en sesión plenaria el Consejo Superior de Protección a la Infancia, bajo la presidencia de D. Ángel Pulido. Posesionáronse del cargo de vocales la señora doña Julia Peguero de Trallero y D. Jesús Sarabia y Pardo, quienes pronunciaron discursos inspirados en el vivo deseo de laborar incesantemente para que sean atendidos por los Poderes públicos los problemas de la infancia en su aspecto pedagógico e higiénico.» (El Sol, Madrid, 8 diciembre 1921, pág. 3.)

«Comité femenino de higiene popular. Ha quedado constituido en la siguiente forma: Junta directiva. Presidenta general, doña Milagro Sanchís de Tolosa Latour; vicepresidenta primera, doña Adela Porpeta de Núñez; ídem segunda, doña Teresa M. de Angulo; secretaria general, doña Rosario R. de Verdes Montenegro; vicesecretaria primera, doña Julia L. de Martínez Peralta; ídem segunda, doña Luisa Troncoso; ídem tercera, señorita Gloria Moya; tesorera general, señorita Pilar M. Feito; contadora, señorita María Blanco; vocales: doña Dolores García Corrons, doña Matilde E., viuda de Madariaga; doña Josefina Rojas, viuda de Chozas; doña Encarnación Brito Rodríguez, doña Rosario Lacy de Elorrieta, doña Julia Peguero de Trallero, doña Teresa Salvá de Sánchez, doña Melchora Herrero, doña Encarnación Rodríguez de Brito, doña Mercedes Cervera de Torralvo, doña Filomena M. Merino, doña Francisca Toruella de Romera, doña Angeles Salcedo de Campos, señorita Matilde Ferrat y señorita Rosario Tarquia.» (ABC, Madrid, 9 de febrero de 1922, pág. 14.)

«El Desayuno Escolar. Ha quedado renovada la comisión permanente de esta institución benéfica del modo siguiente: presidenta, doña Adela P. de Núñez Samper; vicepresidentas, doña Aurora Fuertes y doña Julia Peguero; tesorera, doña Elena Muñoz; contadora, doña Filomena Martínez; visitadoras, doña Teresa Muñoyerro y doña Enriqueta Naranjo; secretaria general, doña Benita Asas Manterola; vicesecretaria, doña María Luisa Ramos de la Vega; vocales, doña Julia López, doña Dolores Tapia, doña Eloísa López, doña Rafaela Ochoa, doña Celia de la Pinera, Doña Mercedes Loño, doña Angeles Jorge, doña Teresa B. de López y la señorita Teresa Blanco.» (ABC, Madrid, 3 de mayo de 1922, pág. 21.)

«Esta noche, a las diez, en el local social de la Cultural Deportiva (Pontejos, 3, entresuelo), celebrará un acto de propaganda la Sociedad Española de Abolicionismo [de la prostitución], en el cual hablarán la señorita Elisa Soriano, la señorita Julia Peguero y el doctor D. César Juarros sobre las trascendentales cuestiones que afectan a los problemas de cultura y humanidad.» (ABC, Madrid, 10 de junio de 1922, pág. 24.)

«Consejo superior de protección a la infancia. En la última sesión plenaria celebrada por el Consejo Superior, el presidente, don Ángel Pulido, expuso el estado en que se hallan las obras del Reformatorio de Carabanchel [...]. La señora Peguero y el Sr. Navamuel dieron cuenta de las gestiones realizadas en el Comité que ha de organizar el Congreso hispano-americano de Educación.» (ABC, Madrid, 30 de junio de 1922, pág. 20.)

«Protección a la infancia. En la última sesión plenaria del Consejo Superior de Protección a la Infancia, bajo la presidencia de D. Ángel Pulido, [...] Asistieron al pleno las señoras marquesa de Santa María del Villar y doña Julia Peguero, y los señores gobernador civil...» (ABC, Madrid, 22 de diciembre de 1922, pág. 25.)

«El Desayuno Escolar. Cantidades últimamente recibidas para el sostenimiento de esta institución benéfica: D. Justo Valdés, 15; señora de Bernis, 15; unas señoras que ocultan su nombre, 20; doña Julia Peguero, 33; señora de R., 10; R. G. T., 10; C. A., Gijón, 5; T. T., 5; doña Isabel Fernández, 3; T. T., 5; por mediación del Sr. Trallero, 80; D. Gabriel Montero, 250. Total, 450 pesetas. Como los gastos diarios de la institución superan en mucho a dicha cantidad recaudada, se ruega a las personas pudientes contribuyan con su óbolo al sostenimiento de obra tan humanitaria. Los donativos y suscripciones deben hacerse: librería de Romo, Alcalá, 5, y almacenes de Ceferino Trallero, Pontejos, 2.» (ABC, Madrid, 30 de enero de 1923, pág. 26.)

«Un propósito trascendental. Las mujeres tendrán voto, aunque con limitaciones. El general Primo de Rivera ha recibido a una Comisión de señoras, compuesta de doña Isabel Oyarzábal de Palencia, doña Julia Peguero de Trallero, la señora Mateu de Bardán y la señorita Benita Asas Manterola, que, en representación de la Asociación Nacional de Mujeres Españolas y de otras entidades femeninas, entregaron al jefe del Directorio un mensaje de la Asociación Internacional para el Sufragio de la Mujer. Habláronle después detenidamente y con gran conocimiento del estado de esta cuestión en Europa y América, y especialmente en España, y solicitaron para las mujeres de nuestra nación el derecho de sufragio. El general las escuchó con vivísimo interés, puede decirse que con gran complacencia, y les dió la satisfacción de oír de sus labios la declaración de que, en efecto, entraba en sus planes y propósitos la concesión del derecho de sufragio a las mujeres españolas. Deseando aquilatar más, una de las comisionadas preguntó: —¿El voto integral, señor Presidente? —No –respondió el general–; integral, no; con algunas limitaciones. La Comisión salió, no obstante, complacidísima de las atenciones del jefe del Directorio.» (La Correspondencia de España, Madrid, miércoles 31 de octubre de 1923, pág. 1.)

Doña Julia Peguero de Trallero
«Doña Julia Peguero de Trallero, distinguida
escritora y notable paisajista, de cuyos dos
cuadros Jardines de los alrededores de Madrid
(presentados en la última Exposición de Otoño)
se ocupa con elogio la crítica.» (La Voz,
Madrid, 19 enero 1924, pág. 3.)

«Ilmo. Sr: Vista una instancia en la que doña Julia Peguero y Sanz, Maestra de las Escuelas nacionales de esta Corte, solicita se le conceda el traslado, como Maestra independiente, a la casa número 1 de la calle de las Fuentes, local que la solicitante ha gestionado y obtenido y lo facilitó para arriendo al Ayuntamiento: Resultando que la señora Peguero figura agregada a una Escuela por carecerse de local donde pueda ejercer su cargo con independencia: Resultando que la carencia de locales escuelas determinó la Real orden de 25 de Enero último, por la que se declararon en suspense los nuevos nombramientos de Maestros de Madrid: Considerando que en tales anormales circunstancias es conveniente conceder a los Maestros que no pueden ejercer su cargo con la debida y reglamentaria independencia, y propongan para su arriendo locales en los que instalar las Escuelas, el que los ocupen, lo cual ha de significar un estímulo al Magisterio para que contribuya a que cuanto antes termine la difícil situación creada, pero siempre que dichos locales tengan las debidas condiciones y sean aceptados, S. M. el Rey (q. D. g.) ha resuelto, que una vez reconocido y aceptado el local que proporcionó doña Julia Peguero en la calle de las Fuentes, número 1, pueda pasar a ocuparlo dicha interesada, como Maestra independiente, y que en lo sucesivo y mientras duren las actuales circunstancias de carencia de edificios para Escuelas, pueda, en las mismas condiciones, otorgarse igual concesión a los Maestros de Madrid. De Real orden lo digo a V. I. para su conocimiento y demás efectos. Dios guarde a V. I. muchos años. Madrid, 29 de Octubre de 1924. El Subsecretario encargado del Ministerio, Leaniz. Señor encargado del despacho de la Dirección general de Primera enseñanza.» (Gaceta de Madrid, 2 noviembre 1924, nº 307, pág. 546.)

«Mitin abolicionista. Se celebró en el teatro Reina Victoria el anunciado acto de propaganda abolicionista, ante un público que llenaba todas las localidades. El doctor Velasco Pajares leyó unas bellas poesías ensalzadoras del sentido romántico de la campaña. La señorita Pilar Herrera logró grandes aplausos señalando el obstáculo representado por la ignorancia espiritual que cada sexo tiene del otro. La popular actriz Pilar Pérez leyó admirablemente unas lindas cuartillas de la señora Ingherani, con la noble intención de recabar legislación igual para hombres y mujeres. D. Teodoro Iradier desarrolló el tema de los hijos ilegítimos, víctimas de culpas de otros. Doña Julia Peguero dió una nueva y vibrante prueba de su talento, determinando el punto de vista femenino. La actriz señorita Julia Delgado-Caro leyó un bellísimo trabajo explicando las razones que la han llevado a ser abolicionista. El poeta y actor del Eslava Sr. Baena recitó poesías suyas, acogidas con el aplauso de siempre. Finalmente, el doctor César Juarros, alma de esta campaña, demostró que en cuanto las gentes perciban las diferencias que distancian a los dos sexos, el problema abolicionista habrá dejado de serlo. Fué el acto un triunfo rotundo por su ambiente artístico, su ponderado lirismo y su eficacia científica.» (La Libertad, Madrid, 24 diciembre 1924, pág. 3.)

Julia Peguero es también recordada por haber sido el único ateneísta que, en la junta general celebrada el viernes 28 de marzo de 1930, votó en contra del nombramiento de Miguel de Unamuno como socio de honor de la docta Casa de la calle Prado 21: «A continuación se puso a votación la concesión, como homenaje a D. Miguel de Unamuno, del nombramiento de socio de honor, máxima distinción del Ateneo. La propuesta causó tan gran entusiasmo, que se acordó en un principio por aclamación; pero levantóse la señora doña Julia Peguero de Trallero, y no estando conforme, se aprobó este justo homenaje con el voto en contra de dicha señora. Una gran ovación acogió el nombramiento de socio de honor de D. Miguel de Unamuno, levantándose la sesión.» («Junta general en el Ateneo de Madrid», El Sol, sábado 29 de marzo de 1930, pág. 8.).

Almacén de géneros de punto y blanco Ceferino Trallero Transcurridos sólo tres meses, el 7 de julio de 1930, falleció en Madrid, a los 54 años de edad, el señor Ceferino Trallero Mateo, «del comercio de esta corte», natural de Calanda (Teruel), transformándose así la cincuentona Julia Peguero de Trallero en Julia Peguero viuda de Trallero, sin hijos.

«La semana de abolicionismo. Ayer, miércoles, se celebró la tercera sesión en el local que ocupa la Asociación Femenina de Educación Cívica, asistiendo tan numerosa concurrencia como en las anteriores. Hicieron uso de la palabra la señorita Carmen Pradel, secretaría de la sección femenina del partido progresista, doña Julia Peguero, por la Asociación Femenina de Educación Cívica; el doctor D. César Juarros, presidente de la Sociedad Española de Abolicionismo y del Comité Nacional del Partido Progresista, y la vicepresidenta de la misma Asociación, doña María Martínez Sierra.» (ABC, Madrid, 2 de junio de 1932, pág. 32.)

«Allí coincidimos con la gran publicista y destacada figura del Magisterio Español doña Julia Peguero, realizando con sus alumnas una lección ante la naturaleza del Arte. La culta dama, sus discípulos y nosotros rendimos homenaje merecido a los moradores de la famosa cueva inmortalizada por conservar en su seno lo que para ellos fue hecho a impulso de un sentimiento recreativo, que es la base principal del arte.» (José María Palma, «Visitas de arte. Las cuevas de Altamira», El Avisador Numantino, 2ª época, año LIV, nº 4471, 2 de noviembre de 1932, pág. 4.)

El primero de enero de 1934, en su «Manifiesto a la mujer», Julia Peguero, presidenta de la Asociación Nacional de Mujeres Españolas, cree llegado el momento de que las mujeres formen «una fuerza política independiente», una «acción política independiente»: «Hagamos unidas, mujeres sin ideología definida, así como tambien las de ideas diversas, un organismo político independiente, que pueda ser considerado porque así lo merezca el prestigio de su actuación, como 'venero' de elementos femeninos espiritual y prácticamente separadas, sin apasionamientos partidistas que obstruyen la obra de buen gobierno, adonde acudan los gobernantes de buena voluntad en busca de colaboración desinteresada para la obra de paz y bienestar que el mundo anhela. [...] Los amigos todos de la democracia, acoged y amparar esta idea, porque si el recurso fracasa, cuando el mal es tan hondo, sólo nos esperan estos dos caminos: o la dictadura blanca o la tiranía roja.» En los meses siguientes se entretuvieron las mujeres de la ANME en impulsar ese partido femenino independiente o Acción política femenina independiente, con escasos resultados. Tras los sucesos de Octubre de 1934, exigirán incluso el restablecimiento de la pena de muerte para los revolucionarios de Asturias.

El 18 de julio de 1936, fecha del inicio de la guerra civil en España, podía leerse en la prensa de Madrid:

«Colonia infantil de la Protección Escolar. Como en años anteriores, ha marchado a Gredos Laserrota la colonia infantil, organizada por la Junta de Protección Escolar con los recursos de sus cuotas mensuales. Salieron a despedir a las niñas las señoras doña María Luis Ramos, doña Julia Peguero y la señora viuda de Masip, miembros de la Directiva, que preside la marquesa de Quintanar. También concurrieron los familiares de las niñas, que no ocultaban su alegría por el beneficio recibido.» (ABC, Madrid, 18 de julio de 1936, pág. 30.)

Alcanzada de nuevo la paz en España no cesó Julia Peguero de intervenir en cuantas causas nobles merecían su concurso: la Sociedad Española de Higiene, la División Azul, Acción Española de la Palabra Culta y Buenas Costumbres de Madrid, con su Ropero de Suburbios y Presos, &c.

«El jefe provincial de Sanidad expresa su optimismo respecto a la epidemia de tifus. Ha celebrado sesión la Sociedad Española de Higiene. Ocupó la presidencia el doctor Mariscal, acompañado del secretario, doctor Yagüe. Después de hacer uso de la palabra la señora Peguero y los doctores Villarejo, Martín Menéndez, Vázquez Lefort, Alvarez-Sierra, Morcillo, Fuentes, Martín Turégano y Martos, quienes expusieron su opinión sobre el estado actual del tifus exantemático, se levantó a hablar el jefe provincial de Sanidad, doctor Quintana, quien pronunció una interesante conferencia de alta valoración científica.» (ABC, Madrid, 6 de mayo de 1941, pág. 6.)

«Homenaje a la División Azul. Acción Española de Palabra Culta y Buenas Costumbres de Madrid celebrará hoy, domingo, a las cinco de la tarde, en los salones de la Casa Charra, Carrera de San Jerónimo, núm. 21, un homenaje a los voluntarios de la División Azul, que recientemente han regresado a nuestra Patria. Pronunciarán discursos doña Julia Peguero y el señor Salavert, y actuarán los elementos artísticos con que cuenta esta Asociación. Las invitaciones pueden recogerse en Barco, 32.» (ABC, Madrid, 7 de junio de 1942, pág. 19.)

«El Ropero de Acción Española de Palabra Culta. El domingo celebró una importante asamblea el Ropero de Acción Española de Palabra Culta y Buenas Costumbres de Madrid, que preside honorariamente la esposa del general Moscardó. Esta asamblea fue presidida por el director de Palabra Culta y Buenas Costumbres, reverendo padre Jaime Barceló, en cuya reunión se trató de la función principalísima de este Ropero conjuntamente con la labor cultural, educativa y esencialmente religiosa que la referida Asociación, dentro de su apoliticismo, está desarrollando por los barrios extremos de Madrid [...] y, por último, quedó la Directiva nombrada en la siguiente forma: Presidenta, doña Tomasa García Granados; vicepresidenta, doña Soledad Fernández de Córdoba; secretaría, señorita Paz Soto; vicesecretaría, señorita Gloria Vega; vocales, señoritas Mercedes Soto, Encarnación y Eugenia Castillo, Elisa Redondo, doña Julia Peguero, viuda de Trallero; viuda de Antón, doña Dolores Rodríguez Cárdenas, condesa de Crunig de Nard y doña Francisca Biutrón; vocales honorarias, señoritas Isabel de Borbón e Inmaculada de Borbón.» (ABC, Madrid, 10 de noviembre de 1942, pág. 16.)

«La última sesión del curso de la Sociedad Española de Higiene. La Sociedad Española de Higiene ha celebrado la última sesión del curso académico bajo la presidencia del doctor Mariscal. Se aprobó por unanimidad la ponencia del doctor Mora sobre higiene mental, y se dió cuenta de las intervenciones de los doctores Vallejo Nájera y Puyuelo. Doña Julia Peguero presentó una ampliación a su trabajo sobre higiene moral y física en una nueva organización escolar, formulando nuevas conclusiones. A continuación el doctor Alvarez-Sierra felicitó a la señora Peguero.» (ABC, Madrid, 26 de junio de 1943, pág. 9.)

«En honor al doctor Mariscal. El ministro de Educación Nacional ha sido visitado por la Comisión del homenaje a doctor Mariscal; presidida por el director general de Sanidad, doctor Palanca y formada por doña Julia Peguero y los doctores Villarejo y Alvarez-Sierra.» (ABC, Madrid, 29 de julio de 1943, pág. 10.)

«Acción Española de Palabra Culta y Buenas Costumbres de Madrid, que sostiene su Ropero de Suburbios y Presos, ha designado la nueva Junta directiva del mismo. Presidenta efectiva, doña Julia Peguero, viuda de Trallero, vicepresidenta primera, doña Ramona Camacho...» (ABC, Madrid, 28 de septiembre de 1943, pág. 2.)

Julia Peguero Sanz sobrevivió casi medio siglo a su marido, pues falleció en Madrid, a los noventa y ocho de edad, el 4 de diciembre de 1978: la esquela del ABC le dice «Maestra Nacional (jubilada)».

Sobre Julia Peguero Sanz en el Proyecto Filosofía en español

1921 Loable iniciativa [Julia Peguero propone tanques Magisterio y Educación]

1930 Junta general en el Ateneo de Madrid. Don Miguel de Unamuno, socio de honor

1931 Doña Julia Peguero nos habla de Costa y de la enseñanza

Textos de Julia Peguero Sanz en el Proyecto Filosofía en español

1920 Contra la blasfemia

1921 La mujer española ante el problema de Marruecos

1934 Manifiesto a la mujer

R   Informa de esta pagina por correo
www.filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2012 www.filosofia.org
www.lechuza.org
averiguador