La phi simboliza la filosofía de tradición helénica, la ñ la lengua española Proyecto Filosofía en español
Benito Jerónimo Feijoo 1676-1764

Ilustración apologética
Discurso XI

Años Climatéricos


>>>

1. No es fácil averiguar qué es lo que intenta aquí el Sr. Mañer. Por una parte confiesa, que no se persuade a que sean fatales los Años Climatéricos. También protesta, que no consiente con la escuela Pitagórica en dar virtud al número septenario en sí mismo. Por otra parte inmediatamente añade, que dicho número es tenido por misterio, y artejo, o ñudo, en quien la naturaleza descubre su suspensión para detenerse, o de nuevo tomar fuerza para proseguir. Enigmático está el cuento.

2. Pregunto lo primero: ¿A qué viene esa apología por el número septenario, si no sirve para probar los Años Climatéricos, que es la cuestión que aquí tratamos? Pregunto lo segundo: ¿Qué quiere decir artejo? Y lo tercero: ¿Qué quiere decir ñudo? Porque estas voces, en cuanto aplicadas al número, son puramente metafóricas, y es menester explicarlas por otras. Pregunto lo cuarto: Signifiquen lo que quisiere, si no prueban que el número septenario tenga alguna virtud en sí mismo; ¿quid ad rem? Pregunto lo quinto: ¿Qué es del caso, que el número septenario sea tenido por misterioso? También son tenidos por tales el ternario, el cuaternario, el octonario (y éste ya hoy lo es más, por los ocho que concurrieron a la fábrica del Anti-Teatro), el novenario, el denario, el duodenario, el cuadragenario, como puede ver en muchos pasajes de los dos grandes Padres S. Agustín, y S. Gregorio. ¿Qué sacaremos de aquí?

3. Item más, pregunto al Sr. Mañer: Si yo me hago cargo de la objeción fundada en las mudanzas que acaecen al hombre en los primeros septenarios, y concluyentemente por muchos capítulos redarguyo, así la observación, como [46] la deducción que se hace de ella; ¿a qué propósito la repite, sin hacerse cargo de mis argumentos? Finalmente, si esa observación no le persuade la fatalidad de los Años Climatéricos, ¿a qué fin la propone? Mas sino halló otro modo de decir algo sobre este Discurso, sino trasladando parte de lo que leyó en el Theatrum vitae humanae sobre el número septenario, aunque no viniese al caso; paso por ello.

4. Lo que no puedo pasar es la mofa, que hace de la sentencia que excluye al estaño del número de los metales, creyéndole un mixto de plata, y plomo. Abra su merced el mismo Tomo del Teatrum vitae humanae, de que se valió en este Discurso, y como le leyó en el verbo Numerus, leale verbo Metallum, donde, debajo del título Species variae, hallará, que entre las varias sentencias que hay en orden al número de los metales, propone por una de las dos más probables la que se dice, que son seis, no más, excluyendo al estaño, por ser un mixto de plata, y plomo: Videntur autem inter alias de hac re opiniones plus habere probabilitatis duae: quarum una septem numerat species, videlicet aurum, argentum, aes, ferrum, plumbum, argentum vivum, stannum: altera tantum sex, removendo stannum, propterea quod decernat ipsum esse indiscretam speciem duorum metallorum, argenti, & plumbi. Vea el Diccionario de Dombes, v. Etain, y hallará, que los Autores de aquella grande Obra, no sólo hablan con honor de dicha sentencia, sino que están expresamente por ella. La misma sentencia hallará, propuesta en nombre de los Químicos, en Herman Boherave (in Instit. Chymiae, tit. 1 de Metallis in genere); lo peor es, que el retintín con que el Sr. Mañer se burla de esta opinión, da a entender, que no cree que haya habido Autor alguno por ella: porque una de las reglas de su crítica es dar por falso todo lo que ignora.

5. ¿Y de qué servirá, para impugnarme, que los Planetas sean más que siete (como yo he dicho por los Satélites de Júpiter, y Saturno, que poco ha se han descubierto), decir, que sólo son siete los recibidos, y conocidos por tales? El que, aun después de aquel descubrimiento, sólo se nombren [47] comúnmente siete Planetas, ¿les quitará a los nuevamente descubiertos la realidad, y el influjo, que les toca, como Astros colocados en los Cielos Planetarios?


inicio / <<<

{Benito Jerónimo Feijoo (1676-1764), Ilustración apologética al primero, y segundo tomo del Teatro Crítico (1729). Texto tomado de la edición de Madrid 1777 (por Pantaleón Aznar, a costa de la Real Compañía de Impresores y Libreros), páginas 45-47.}


Biblioteca Feijoniana
Edición digital de las Obras de Feijoo
Teatro crítico universal / Cartas eruditas y curiosas / Varia
Proyecto Filosofía en español ~ www.filosofia.org