La phi simboliza la filosofía de tradición helénica, la ñ la lengua española Proyecto Filosofía en español
Benito Jerónimo Feijoo 1676-1764

Respuesta al Discurso Fisiológico-Médico

Respuesta al Discurso Fisiológico-Médico
del Dr. D. Francisco Dorado por el R.P. Mro. Fr. Benito Feijoo, que la dedica a los Gloriosos Mártires San Julián, y Santa Basilisa.


>>>

Por dos razones, Sr. D. Francisco, he resuelto responder al Discurso Médico de V.md. no al antecedente de su hijo el Sr. D. José. La primera, porque D. José en la pag. 1 de su escrito protesta, que escribe por el fin de adquirir fama: y sin embargo que algunos de los Médicos que en estos tiempos escribieron contra mí, teniendo antes más que mediana opinión, con sus escritos han decaído algo de ella; debiendo yo esperar, que al Sr. D. José suceda todo lo contrario, no es justo que mi oposición le sirva de estorbo.

La segunda razón de no responder al Sr. D. José es, porque éste en realidad no me impugna. Lo que yo he pretendido y probado, así en mi Discurso Médico, como en la Respuesta al Dr. Martínez, es, que la Medicina es incierta, y falible. En este punto, que es el único substancial, conviene conmigo D. José, como se puede ver desde el fol. 20 hasta el 24 inclusive, donde se consuela con el conato de descubrir el mismo defecto en las demás ciencias humanas. Es verdad, que después en algunas partes insensiblemente se desvía de lo que al principio establece. Pero aténgome a que su verdadero dictamen es aquel que explica antes que su serenidad se turbase con el ardor de la disputa.

Sólo, pues, a V.md. he de responder, Sr. D. Francisco, [96] que parece está más persuadido, o más resuelto a persuadir la certeza de su arte. Para este efecto iré siguiendo su escrito paso por paso.

Empieza V.md. hablando con el Sr. D. José con estas voces: He visto el Manifiesto precautorio Médico, que hiciste en defensa de la Medicina, y Médicos, satisfaciendo a las razones de dicha Crisis; y aunque tienes oportunamente respondido a sus asertos, &c. Aquí supongo hay yerro de Imprenta, que en vez de argumentos puso asertos: porque a los argumentos se responde, a los asertos se contradice.

Sr. D. Francisco, yo también he visto el Manifiesto precautorio Médico; pero no encontré la satisfacción, y respuesta que V.md. expresa a las razones de la Crisis. Discurro que por muy sutil se escaparía a la cortedad de mi vista. La crisis prueba la incertidumbre de la Medicina con varias autoridades; pero con una razón sola, aunque amplificada de muchos modos, y aplicada a muchas materias. De las autoridades hablaremos después. La razón se toma del encuentro de opuestas opiniones que hay entre los Autores Médicos sobre la práctica curativa de todas, o casi todas las enfermedades. Unos, dicen, que tal cosa en tal enfermedad aprovecha; otros que daña. Uno, y otro es probable, en consideración del número, y doctrina de los Autores que lo afirman: luego ni uno ni otro es cierto. Esta consecuencia es evidente: porque la probabilidad de una opinión es incompatible con la certeza de la opuesta; y la certeza de una excluye la probabilidad de la otra. Vamos ahora a ver si en todo el escrito de D. José hay satisfacción a este argumento.

Desde que empieza hasta el fol. 27 hace un cotejo de la Medicina con las demás ciencias, en cuanto a la oposición de Escuelas, y opiniones. Esto no es responder al argumento, sino confirmar el asunto. Siendo cierto, que aquello que en las demás ciencias se disputa entre los Profesores de varias Escuelas, ni por una parte ni por otra llega al grado de certeza. Pongo por ejemplo: En la Filosofía unos dicen que la materia tiene propia existencia, otros que no. [97]

Uno y otro es probable: luego ni lo uno ni lo otro es cierto. En la Teología unos dicen que hay física predeterminación; otros que no. Y de aquí infiere evidentemente todo racional, que ni es cierto que hay física predeterminación, ni es cierto que no la hay. Luego habiendo la misma oposición de sentencias entre los profesores de la Medicina, se seguirá la misma incertidumbre. En mi respuesta al Dr. Martínez he señalado las disparidades que hay entre la Medicina, y las demás ciencias, y no es menester repetirlo aquí. Sólo digo, que cuando los Médicos sepan los medios de recobrar la salud del cuerpo, con la misma certeza que los Teólogos sabemos los medios con que se puede lograr la salud eterna del alma, correremos parejas unos y otros.

En el fol. 25 hallo estas palabras: De las consultas, y altercaciones, P. Rmo. no se infiere bien la incertidumbre de la Medicina (acabo de probar con evidencia, que se infiere bien); prosigue D. José: Ni después de estos debates dejan de convenirse, y concordarse los Médicos Católicos, cuyo fin es el alivio de sus enfermos. Esta tampoco es respuesta. Lo primero, aunque estuviesen convenidos los Médicos Católicos, si no están convenidos con estos los que no lo son, ya hay oposición de opiniones, y por consiguiente incertidumbre. ¿Por ventura las máximas médicas son dogmas teológicos, en que no tengan voto los Autores infieles que estudiaron la Medicina? ¿No están comprando cada día los Médicos Católicos libros de Médicos Herejes para estudiar, y aprender de ellos? Si es menester ser Católico para hacer juicio recto en la Medicina, deben quemarse, o por lo menos condenarse como inútiles los escritos de Hipócrates, Galeno, y Avicena; porque Hipócrates fue Gentil, Avicena Mahometano, y Galeno peor que Mahometano, y que Gentil, pues tuvo por material el alma del hombre, y por consiguiente por mortal. Sobre lo cual se puede ver el Angélico Doctor {(a) S. Thom. Contra Gentes, lib. 2, cap. 63.}, y el Eximio Suárez {(b) De Anima, lib. 1, cap. 1.}. Lo segundo, es [98] falso que los Médicos Católicos están convenidos. ¿No era Católico el Dr. Bois? Pues éste se opuso a la práctica curativa de casi todos nuestros Médicos, y hoy hay muchos que le siguen, y me consta que D. José estima mucho a este Autor. ¿No fue Católico Lucas Tozzi? Pues éste está declarado terriblemente contra todos los Galénicos modernos. ¿Pero qué es menester detenernos en esto, cuando todo el mundo sabe, que hoy entre los Católicos son infinitos los Médicos que abandonan a Galeno? Los mismos caudillos de las sectas más opuestas a Hipócrates, y Galeno fueron Católicos. Católico fue Santório, inventor de la Medicina Estática. Católico fue Helmoncio, por señas, que habiendo sido acusado de magia por sus émulos, por razón de sus maravillosas curas, fue examinado por el Santo Tribunal, donde justificó ser aquéllas efecto de su superior ciencia natural, y así salió triunfante de los acusadores. Católico fue también Paracelso, pues aunque su audaz ingenio le hizo caer en algunos errores, no fue Hereje; porque le faltó la pertinacia, y así como Católico fue enterrado en la Iglesia de S. Sebastián de la Villa de Salisburgo, donde está decorado su sepulcro con tan glorioso epitafio, que hasta ahora ningún Médico Hipocrático, o Galénico le logró tan ilustre. Es de esta manera: Conditur hic Philippus Teophrastus Paracelsus insignis Medicinae Doctor, qui dira illa vulnera, lepram, podagram, hydropesim, aliaque insanabilia corporis contagia mirifica arte substulit, ac bona sua in pauperes distribuenda, honorandaque collocavit.

En el párrafo siguiente prueba D. José, que las consultas de los Médicos son útiles; lo cual yo nunca he negado. En el inmediato ofrece señalar la causa de la oposición de dictámenes entre los Médicos, lo cual hace hasta el fol. 28. Que la causa sea ésta, o aquélla, no es del caso. Lo que es del caso es, que haya la oposición de dictámenes, pues de ella se infiere evidentemente la incertidumbre. Cuando D. José ofrece señalar la causa de las cuestiones, habla conmigo de esta manera: Pero verá V.Rma. cómo le muestro con [99] científica evidencia la causa, &c. Es cierto que pudo ahorrar este trabajo, pues ya sabía yo la causa que D. José señala, y sabía de más a más otras tres, o cuatro que omite.

Desde el fol. 28 al 31 dice, que muchas veces mueren los enfermos, o por sus propios excesos, o porque las enfermedades son incurables, y así, que no se debe echar la culpa a los Médicos. En esto tiene razón; y en cuanto a culpar los Médicos, ninguno los culpa menos que yo; porque estando cierto de que su Arte es falible, conozco que aun el que más estudia y más alcanza, por más que haga, algunas veces errará la cura. Mueren, pues, los enfermos, unas veces porque las enfermedades son incurables; y otras porque, aunque sean curables, las hacen incurables con sus excesos; otras, porque aunque admitan cura, no acierta con ella el Médico; otras, en fin, mueren, porque el mismo Médico los mata: aunque esto último muy rara vez sucede a los Médicos que están bien enterados de la falibilidad de su Arte, y tienen las demás circunstancias que yo señalé al fin de la Crisis Médica, porque se van en recetar con mucho tiento.

Al folio 31 propone como mía una proposición de muy diferente modo que yo la he escrito; esto es, que los enfermos sólo a la naturaleza deben la mejoría; y al Médico no más que la mala obra de retardársela. Esta proposición, enunciada de este modo, es indefinida, y por tanto, equivalente a universal; y así, lo mismo es decir que los enfermos sólo a la naturaleza deben la mejoría, que decir que siempre que mejoran, sólo a la naturaleza deben la mejoría; y yo no digo eso, sino que muchas veces que los enfermos mejoran, sólo a la naturaleza deben la mejoría: y el que sucede esto muchas veces, es innegable. Por ventura, siempre que el enfermo sana, ¿debe al Médico la mejoría? Si fuese así, donde no hay Médicos, ningún enfermo sanaría. Muchos han observado, que donde no hay Médicos, viven tanto los hombres, como donde los hay. Algunos se adelantan a decir, que viven más, y más sanos. En esto yo no me meto. Siendo, pues, cierto, que las más de las enfermedades son [100] curables por sola la naturaleza, también lo es, que éstas, si el Médico (como muchas veces sucede) fatiga a la naturaleza con remedios excusados, retardará la mejoría.

Desde el fol. 32 hasta el 36 propone D. José, y disuelve algunos argumentos contra la Medicina, que no son míos, ni me pasó jamás por el pensamiento proponerlos, como constará a quien leyese mi Crisis Médica.

En el fol. 37 pone de letra bastardilla, como mía, esta proposición, que no todos los accidentes se hayan de querer luego en sus primeras invasiones sujetar a los remedios, llamando los Médicos. Y con esta ocasión discurre hasta el f. 39 inclusive sobre el riesgo que tiene el no acudir a las enfermedades en sus principios. Aquella proposición no se hallará en toda la Crisis, ni otra equivalente a ella. Lo que he dicho es, se dejen a la naturaleza aquellos accidentillos de poca monta, que ella por sí misma cura {(a) Teatr. Crit. tom. 1. Crisis Medic. num. 64.}, y lo mismo digo ahora.

Desde el fol. 39 al 45 declama justísimamente D. José contra los Médicos recetadores, que desde el principio hasta el fin de la enfermedad no hacen visita en que no ordenen algún remedio. En esto tiene mucha razón. Para mí no es dudable, que todo Médico que receta mucho, mata mucho. Con el pretexto de que ayuda a la naturaleza, la degüella, porque debilita las fuerzas, y turba el conato que hace para las crises.

Desde el fol. 45 hasta concluir el Discurso, disputa Don José contra mí sobre el origen de la Medicina, en cuyo intermedio ingiere elogios de Hipócrates, y desprecio de los Autores que yo he citado en comprobación de ser incierta la Medicina. La cuestión del origen de la Medicina es puramente histórica, y así cualquiera cosa que se diga en ella, no sirve para probar, ni la certeza, ni la falibilidad del Arte: por lo cual no tuvo razón D. José para decir, al introducirse en esta cuestión, que yo hice argumento del origen de la Medicina, para probar su incertidumbre. Tan falso es [101] esto, como lo que deja dicho arriba, de que hice argumento de la expulsión de los Médicos de Roma. No todo lo que se toca en el progreso de un Discurso Crítico, se trae como prueba del principal asunto. Cualquiera verá, leyendo el mío, que no alego como prueba, ni la expulsión de los Médicos (y aun ésta la tengo por dudosa), ni el origen de la Medicina. Pero quien tenga razón en cuanto a la cuestión del origen, ya se verá luego. En las alabanzas de Hipócrates convengo, pues yo también le cito siempre con elogio. Rebajar la justísima estimación que merecen los Autores que yo he citado, podrá cuando más, servir de respuesta a las pruebas que hago ab auctoritate, pero no al argumento a ratione. Al fin de este escrito haré ver la poca razón que también en esta parte tiene Don José.

Ve aquí V.md. Sr. D. Francisco, que en todo el Discurso de D. José no hallamos la respuesta, y satisfacción que V.md. dice a los argumentos de mi Crisis.

Prosigue V.md. continuando la cláusula de arriba, en aprobación del escrito de D. José, de este modo: Y legítimamente manifestado el antiguo origen de esta ciencia, con las verídicas señas de sus legítimos, y útiles Profesores, &c. En cuanto a las señas de los útiles Profesores apruebo la de ser estos muy detenidos, y considerados en prescribir remedios. Lo otro de señalar por buenos solos aquellos Autores, que han seguido el ripio de la doctrina Galénica, tratando a los demás de delirantes, como hace D. José hacia el fin de su Discurso, hallará V.md. hoy pocos Médicos de algún crédito en el mundo, a quienes se lo haga creer; pero hallará infinitos que vuelvan al revés la tortilla. Yo he dado así en mi Crisis Médica, como en la Respuesta a Martínez, bastantes señas para distinguir los Médicos buenos de los malos, y han sido tan bien recibidas de los Profesores, que habiéndome impugnado muchos en otros puntos, en éste nadie hasta ahora me contradijo. Sólo Martínez puso en una, u otra circunstancia algún reparo; pero con mi Respuesta quedó satisfecho, como me hizo constar por carta suya. Si, con [102] todo, aquellas señas no son del gusto de V.md. en eso no nos embaracemos. Paso a examinar la cuestión del origen de la Medicina.

Había escrito yo en la Crisis Médica, de paso, y sólo por modo de introducción a las variaciones que después padeció el Arte, que la Medicina fue criada algún tiempo como niña expósita, porque no había otra regla para curar los enfermos, que exponerlos en las plazas, y calles públicas, para que los que transitaban les prescribiesen remedios. Donde omití, por no detenerme en una noticia harto trivial, como de estos remedios los que con la experiencia se hallaron más comprobados, se escribieron en las columnas, y paredes de los Templos, de donde los trasladaron después algunos antiguos Médicos, y sobre estos principios se empezó a formar el Arte.

Contradice esta noticia D. José, pretendiendo, que la Medicina que hoy tenemos, y la que hubo en todos tiempos, es legítima descendiente de la ciencia infusa de Adán, el cual, dice D. José, que es muy probable que escribiese libros de Medicina; y poco más abajo, que es muy verosímil, que estos libros los guardase el Santo Patriarca Noé en el Arca, y después sus hijos los comunicasen a sus descendientes; conservándose principalmente entre los Caldeos, de donde la pasó acaso a Egipto el Santo Patriarca Abraham, y de ellos trasladó después Apis los que compuso de esta ciencia entre los Egipcios, de donde los pasó a la Grecia Esculapio. ¡Raro modo de prueba de una noticia histórica es la que empieza con es muy probable, prosigue con es muy verosímil, y acaba con acaso los pasó, sin citar para estas transmigraciones de Caldea a Egipto, y de Egipto a Grecia Autor alguno que lo diga!

Para probar que Adán escribió libros de Medicina, y éstos pasaron a Caldea, ya alega D. José un Autor; pero en quien concurren las tres nulidades de ser uno sólo, de ser desconocido, y por tanto no saberse qué fe merezca, y en fin, de no haberle visto el mismo D. José, pues dice, que [103] es singularísimo el libro, y como tal le tienen los Jesuitas de la Villa de Monforte de Lemus, y ni aun expresa D. José quién le ministró esta noticia. Dice que el Autor se llama Cuzemi, de Nación Caldeo, y que escribió de Agricultura, en cuya Obra cita muchas veces los libros que compusieron de Medicina Adán, Seth, y otros Patriarcas.

Que Adán tuvo ciencia infusa de todas las cosas naturales, es sentir común de los Teólogos. Que escribiese libros de Medicina, ni de otro algún Arte, es tan incierto, que el eruditísimo Jesuita Martín Delrio {(a) Delrio lib. 1. Disq. Magic. cap. 5, quaest. 1, sect. 1.} afirma como cosa constante, que no escribió de ciencia, o arte alguno: ningún Padre, ni Expositor Sagrado, ni Autor profano, digno de alguna fe, dice que Adán escribiese cosa alguna. Los Quimerizantes Rabinos le atribuyen dos libros, uno intitulado las Generaciones de Adán, en que dicen se contenían los sucesos del mundo hasta Enoch; otro el libro del primer Adán, que proseguía refiriendo todos los sucesos futuros. Los fabulosísimos Mahometanos le atribuyen otro, cuyo título es, Testamento de la luz, y su contenido es el testamento de Adán; los infatuados Alquimistas {(b) Véase la Historia de la Iglesia, y del Mundo de D. Gabriel Alvarez, pag. 224.} atribuyen a Adán no sé qué libro, o libros de la Piedra Filosofal, según el Padre Delrio en el lugar citado arriba. Con que tenemos muy buenos testigos de los libros de Adán, el ternario supremo de los embusteros, Rabinos, Mahometanos, y Alquimistas. Y aun admitiendo todos estos libros fabulosos, no hallamos entre ellos alguno de Medicina; sólo lo dice el Caldeo que está en Monforte.

Vamos claros, Sr. D. Francisco: ¿le parece a V.md. que si los Jesuitas poseyesen un escrito, donde se hallasen especies extraídas de los libros de Adán (que, como partos de una ciencia infusa, precisamente habían de ser admirables, y utilísimas), habían de tener tan poca caridad con el público, que le recatasen este tesoro? Ni lo creerá V.md. ni [104] lo creeré yo; antes no persuadiremos ambos, a que consultando a la utilidad pública, y a la particular del Colegio; le darían a la estampa; y no haciéndolo, se colige que como doctos, tienen aquel libro por indigno de fe, aunque le conserven por raro; porque en las Librerías de Comunidades se guardan como alhajas apreciables los libros muy raros, especialmente manuscritos antiguos, y de Autores muy extraños, aunque por otra parte no contengan sino embustes y patrañas.

De los Libros de Seth ningún Autor sagrado, ni profano hace memoria. Lo que únicamente se halla, es lo que de él dice Flavio Josefo {(a) Joseph. Antiq. Judaic. lib. 1, cap. 2.}; esto es, que sabiendo este Patriarca, y sus inmediatos sucesores, por lo que habían oído a su padre Adán, que el mundo había de ser castigado con dos diluvios, uno de agua, otro de fuego, porque no pereciesen muchas noticias de las cosas naturales, que con su estudio, y aplicación habían adquirido, las escribieron en dos columnas, la una de ladrillo, la otra de piedra. Esta noticia en medio de ser de un Autor como Josefo, es tenida por fabulosa por los Escritores de buen juicio. Donde advierto también, que aun cuando fuese verdadera, nada se seguía a favor del origen de la Medicina, porque en aquellas columnas no se estamparon todas las Ciencias, y Artes como inconsideradamente dicen algunos Autores, citando a Josefo sin haberle leído: pues Josefo expresamente limita el estudio, y aplicación de Seth, y sus descendientes a la Astronomía, o Ciencia de las cosas celestes: Sideralem scientiam, ac caelestium rerum cognitionem excogitaverunt. Con que, Sr. D. Francisco, este origen de la Medicina, propagado por los libros de Adán, y Seth (diga lo que quisiere Cuzemi), no está bien ajustado.

Pero apuremos más esta materia, para cuyo efecto copiaré aquí literalmente la cláusula con que D. José se introduce a impugnarme sobre el origen de la Medicina: R. P. [105] M. de esta materia, con la venia de V. Rma. alguna noticia más tenemos los Médicos que otro alguno, porque nos importa; y así hemos procurado hacer a nuestra Facultad más antiguas, y más honradas pruebas (fol. 49). Bien sabe el Sr. D. José (y más ahora, que viene de ocuparse en la calificación de su propia nobleza), que a nadie se hacen pruebas con un testigo sólo; y D. José para las del origen de la Medicina no cita sino a uno, conviene a saber Cuzemi; a que se añade ser testigo no conocido, ni haberle el mismo D. José examinado, pues no le leyó. Pero voy a otra cosa.

Díceme D. José, que de esta materia tienen más noticia los Médicos, porque les importa. Convengo en ello, y estemos en esto. Ahora entro yo. Sed sic est, que los Médicos en esta materia dicen lo que digo yo, y no lo que dice D. José: ergo. La menor subsunta se prueba con evidencia: porque D. José no cita por su sentencia Autor Médico alguno, sí sólo uno, que escribió de Agricultura; y yo le citaré no menos que cuatro Autores Médicos por la mía: Cuenta con ellos.

Lucas Tozzi (Médico) en la Dedicatoria del primer Tomo, hablando de la Medicina dice así: Trojanis temporibus vulnerum dumtaxat curatione clara fuit. (No se sabía en aquel tiempo otra cosa de Medicina más que la curación de las heridas. Buena traza de andar por el mundo los libros de Adán). Deinde usque ad Peloponesiacum bellum in nocte densissima latuit, atque ab his solis, quia aliquando aegrotassent, ediscebantur remedia. (No había otros Médicos, que los que habían padecido las mismas enfermedades). Proptereaque lege cautum erat apud Assyrios, ut morbis defuncti male affectos circuirent, illosque docerent qua ipsi ope adjuti evaserint, pariter apud Aegyptios, & Babylonios languentes in compitis expositi. (Ve aquí la niña expósita que yo decía). Praetereuntes sciscitabantur, si quid salutare ad illum morbum experti fuerint. Deinde in Graecia liberati languoribus, inscribere coeperunt in tabellis, quae in aedibus Aesculapii, Appollinis, caeterorumque Deorum [105] affigebantur, quid auxiliatum esset. Ex quibus omnia scripsisse fertur Hyppocrates, & instituisse Medicinam. Con que Hipócrates instituyó su Medicina sobre las noticias que halló en los Templos, comprobadas por la experiencia de los hombres. Luego de aquella experiencia es hija la Medicina Hipocrática, y no de los soñados libros de Adán.

Herman Boherave (Médico) en los Prolegómenos habla así del Arte Médico: Prima condendae arti fundamenta jecit casus fortuitus. (¿Pues dónde están los libros de Adán?) Secundo naturalis instinctus. Tertio eventus haud praevius. Incrementum deinde dedit primo memoria experimentorum, quae obtulerant praegressa: Secundo descriptio morbi, remedii, & succesus in columnis, tabulis, & parietibus Templorum. (Estos eran los libros donde entonces se estudiaba la Medicina, y no los de Adán) Tertio Aegrorum in triviis, & foro expositio (otra vez entra aquí la niña expósita), ut transeuntes de morbo compellarent; remedia, si norant, aperirent.

Lo mismo puntualmente que los dos Autores alegados, dice Conrado Barchusen (Médico), que escribió de intento la Historia de la Medicina, cuyo extracto tengo inserto en las Memorias de Trevoux del año de 1710. tom. 4. fol. 1936.

Pero quien con más extensión, y claridad trata de esta materia es Reyes en su Campo Eliseo {(a) Reyes Camp. Elys. quaest. 3.}. Este eruditísimo Autor dice cómo la Medicina padeció dos naufragios universales. El primero extinguió la Medicina que había dejado nuestro Padre Adán, la cual juntamente con las noticias de las demás ciencias, y artes se fue disminuyendo poco a poco en la memoria de los hombres, hasta que del todo se perdió: Tandemque cum omnibus scientiis, & artibus ingenti cataclysmo penitus obruta, & extincta Medicina est. Con que si había libros de Adán, y Seth, también perecieron. Sobre el fundamento de la experiencia formó después el Arte Médico, Esculapio (todo es del citado Autor), el [107] cual también se fue perdiendo: y éste fue el segundo naufragio que padeció la Medicina. En esta ruina del Arte andaban los hombres tentando la ropa a la naturaleza, para buscar remedios; y éste fue el tiempo en que se acostumbraba poner los enfermos en los lugares públicos para que los que habían experimentado algún remedio, se lo avisasen: Atque ita (dice el Autor) positos per plateas infirmos circuibant (tercera vez encontramos con la niña expósita) ut illos a se expertis remediis juvare possent. Dice después, que estos remedios se escribían en los Templos, y que sobre el fundamento de estas noticias, añadiendo su experiencia y discurso, formó Hipócrates la Medicina. Haud dubium est Hyppocratem multa ex his collegisse, atque addita mox experientia, & ratione, viam optime medendi, nondum satis usque ad se completam, aut manifestam, sed confussam, ac inviam consummasse.

Quiero añadir a los cuatro Autores Médicos alegados, otro, que aunque no lo fue de profesión, por su antigüedad, y por su eminente erudición en todo género de literatura debe ser admitido. Con esto tendremos cinco testigos, que sobran para las pruebas que hacemos del origen de la Medicina. El gran Plutarco en el libro que intituló: An bene lateat vivens, dice así del modo que tenían en curarse los antiguos: At prisci illi mortales aegrotos palam curabant: eorum unusquisque si quid habuisset conducibile, quod vel ipse aegrotans, vel alterum curans comperisset, consulebat ei, cui opus erat. Atque ita ferunt artem experimentis natam in majus auctam esse. Esto dicen los Autores Médicos en cuanto al origen de la Medicina: y los cinco Autores que yo cito, no están en alguna Biblioteca distante, sino en la librería de mi celda, para que quien quisiere venga a ver si están fielmente citados. Me he detenido en esta cuestión, para que otra vez se excuse hablarme con tanta satisfacción en la impugnación de mis noticias: pues ninguna di, ni daré a la estampa (aun aquellas que toco de paso, como accidentales al asunto), que no tenga justificada con buenos apoyos. [108]

Prosigue V.md. Sr. D. Francisco, hablando con D. José, y suponiendo que tus pruebas todas son convenientes, te prevengo que no serán del gusto de todos; porque no pudiendo ser los hombres universalmente de un mismo dictamen, por haberles dejado Dios esta pena de fatigarse por saber cómo son las cosas criadas, no será justo pretendas, ni juzgues combatir a tantos amores propios, a título de que tienes de tu parte los mejores fundamentos. El amor propio más sospechoso es que influya en quien escribe defendiendo la Facultad que le da de comer, que en quien, por impugnación, nadie le ha de dar sino quemazones. Las pruebas convenientes, y mejores fundamentos que en esta cláusula se califican, no se sabe cuáles son: pues D. José en todo su Escrito no trae prueba alguna, ni buena ni mala de la certeza de la Medicina. Supongo, que con la agudeza de su ingenio bien podía discurrir algunas sutilezas que en la apariencia la probasen. Pero como en este punto siente lo mismo que yo, no quiso empeñarse en probar lo que sabía no podía probar con solidez. Dirélo de otro modo: tuvo por mejor no probarlo, que probarlo como V.md. lo prueba.

Prosigue: Ya veo, que en el tal Discurso se dirige toda la empresa de su Autor (aquí entro yo) con lo agudo, y exquisito de sus Discursos, y auxiliado de algunos Patronos Apolíneos, aunque no de la mayor autoridad entre nuestros diestros Profesores, para por ellos educir símiles, sobre que la Medicina de ahora es Arte incierta, dudosa, y falible, pareciéndole descubría en los análogos del decirlo, las ejecuciones, y desengaños de afirmarlo. Si los Patronos son de mucha autoridad, y quienes son los Profesores diestros, se verá después. Lo de educir por ellos algunos símiles, no lo entiendo, y mucho menos los análogos del decirlo. Asimismo toda la siguiente cláusula hasta acabar el párrafo, es impenetrable; pues habiendo yo pedido a algunos discretos que me la explicasen, llanamente me dijeron, que tampoco la percibían.

Vuelve después V.md. a felicitar a D. José sobre su Escrito de esta suerte: Me alegro hayas tomado la pluma [109] tan noblemente, que también el perdonar callando da aliento a que prosiga el mundo delinquiendo. Esto ya lo entiendo. Quiere decir, que yo cometí delito en escribir la Crisis Médica, y delito tal, que no se debe perdonar. Sin embargo yo perdono de todo corazón la injuria que se me hace en tratar aquello de delito.

Prosigue: Sólo reparo ser valentía (esto es a mí) afirmar, que todos los remedios son inciertos, dudosos, y falibles absolutamente. Esto, a mi entender, es querer decir, que Dios ha hecho una naturaleza más capaz de males, que de remedios. Que la hiciese Dios así, o que la hiciese tal el pecado de Adán, lo que no tiene duda es, que en el estado presente somos más capaces de males, que de remedios; que por eso éste es valle de lágrimas. V.md. es capaz de padecer mal de gota, y no es capaz de aplicarse remedio para ese mal. Lo que se sigue del párrafo, con la autoridad de Orígenes, prueba que Dios crió medicamentos, y antídotos; pero no que los Médicos sepan a punto fijo la virtud, y uso de ellos.

Añade luego en el párrafo siguiente, que es notable resolución discurrir, que Hipócrates, Galeno, y otros no conociesen estos medicamentos. Lo que se dice es, que ni Hipócrates, ni Galeno supieron con certeza (cuidado con la palabra certeza) con qué medicamentos, cuándo, y cómo aplicados, se curan las enfermedades. Esto se probará abajo. Entre tanto díganos V.md. qué medicamentos infalibles halló en los escritos de Hipócrates, y Galeno para las enfermedades de que trataron estos dos grandes hombres, y que a V.md. ocurren en la práctica.

En el párrafo siguiente dice, que la acusación fuera justa contra los Médicos ignorantes; pero no contra los doctos. Todos los Médicos que escriben contra mí, se matan sobre esto: que es lo mismo que implícitamente colocarse cada uno a sí propio en la clase de los doctos. Lo que digo es, que Medicina cierta ninguno la tiene. La diferencia está únicamente, en que los Médicos buenos conjeturan; los malos desatinan. [110]

El párrafo inmediato es introductorio a las demostraciones ofrecidas de la certeza de la Medicina, las cuales empiezan al fin del fol. 5 de este modo: Las demostraciones que legítimamente se pueden hacer en comprobación de ser la Medicina, como la profesamos y ejercemos, cierta, son tantas cuantos enfermos logran salud, triunfando de graves dolencias por medio de la recta aplicación de los remedios; de las cuales probablemente murieran, a no ser socorridos por los Médicos doctos, y experimentados con los remedios. Aquí hay una implicación manifiesta. Si los enfermos probablemente murieran, a no ser socorridos, luego sólo es probable, y no cierto, que debiesen la vida al socorro; por consiguiente tan lejos está de inferirse de aquí, que la Medicina es cierta e infalible, que antes se infiere lo contrario. Es cierto, que nunca se puede saber con evidencia que el enfermo muriera, si el Médico no le socorriera. Pues si algunas veces se ve que los enfermos abandonados de los Médicos por deplorados, mejoran por beneficio sólo de la naturaleza, más fácil es que por el mismo beneficio mejoren muchos de los que ellos tienen por curables, por peligrosos que se juzguen: luego no hay caso alguno en que se sepa con evidencia, que el enfermo debe la salud a la Medicina. Pero demos esto de gracia. No se infiere lo que se pretende; y me explicaré con un símil. Un hombre, dudoso del camino por donde se va de un Lugar a otro, emprende el viaje, y es posible que acierte, o por mera casualidad, o gobernándose sólo por conjeturas. Al llegar al término conoce con evidencia que acertó con el camino. ¿De aquí se infiere, que antes sabía con evidencia qué senda había de seguir? No por cierto. Pues lo mismo sucede en la Medicina. Aun cuando al convalecer el enfermo, se supiese con evidencia que el Médico había acertado con la cura, no se infiere que antes tuviese conocimiento cierto de cómo le debía curar. Pudo acertar por meras conjeturas, y aun por pura casualidad. Lo que, pues, se debe creer que sucede a los Médicos en la curación, es lo que sucede a todos los que obran por pura conjetura, o probabilidad; esto es, que unas veces aciertan, [111] y otras yerran; por consiguiente unas veces curan, otras matan; y otras ni matan, ni curan, porque la naturaleza resiste el yerro de la cura, y vence la enfermedad.

Contrae luego V.md. a la curación de enfermedades epidémicas lo que había dicho de la curación en general. Y es cosa admirable, que vaya a mostrarnos la infalibilidad de la Medicina, adonde más que en otra alguna parte está dudosa, y obscura. Todos los Autores que han manejado fiebres epidémicas asientan, que en ningún otro género de dolencias se hallan los Médicos más perplejos, a causa de que aunque en la corteza haya semejanza de unas a otras, cada una tiene su singular carácter, por el cual pide distinta curación; y así las observaciones hechas en una epidemia no sirven para otra, antes bien muchas veces lo que en una epidemia alivia, en otra mata. El célebre Sidenhan {(a) Sydenhan de Febric. cap. 2.}, que asistió con vigilantísima observación en muchas epidemias, confiesa que en los principios de cada una andaba como de nuevo, tentando la ropa, y probando ya un remedio, ya otro, hasta ver cuál producía mejor suceso. Doleo advierte, que en semejantes enfermedades nunca el Médico puede, ni debe prometer la mejoría, porque nunca puede estar asegurado de ella: Medicus numquam debet promittere reconvalescentiam {(b) Doleo lib. 4. de Febric. cap. 5.}. ¡Qué bien viene esto con la infalibilidad de la Medicina! Reyes advierte {(c) Reyes Camp. Elys. quaest. 66.} que por ser tan varias las enfermedades pestilentes, y epidémicas, nunca se podrá conseguir remedio cierto para ellas. Lo mismo dice el doctísimo Juan Jacobo Unaldismith {(d) Unaldismith tom. 1, fol. mihi 615.}. Lo mismo Riberio {(e) Riberio lib. 17. sect. 3, cap. 1.}, en cuanto a aprovechar, o no, la sangría en las fiebres epidémicas.

De aquí es haber sido en muchas epidemias funestísimo el uso de la Medicina, librando mucho mejor los que no se [112] medicaban. Esto observó el Ramazini en las constituciones epidémicas Mutinenses, donde dice: Que más presto, y más seguramente fueron curados los que no se sangraron, ni purgaron, ni se les dio algún otro género de remedio, fiando todo el negocio de su salud a la naturaleza. En la epidemia que padeció este Principado el año de diez, habiendo oído yo, que en la Villa de Gijón, donde hubo muchos enfermos, raro o ninguno murió, le pregunté la causa a Don Antonio Mazías, Médico que era a la sazón de aquel Partido, y uno de los más juiciosos y advertidos que conocí. Díjome, que los había curado, no curándolos. Procuraba no quebrantar con remedios la naturaleza, y sólo les ordenaba alguna cosa muy leve, sólo porque no dijesen que no hacía algo. Esta fue su respuesta. En el segundo Tomo de Bois se halla la Carta de un Médico Valenciano, donde dice, que en una epidemia de costados que hubo en aquel Reino, usando él, y otros dos compañeros suyos del remedio común de la sangría, se les morían muchísimos, hasta que, sabiendo que una pobre mujer con un remedio fácil y casero había salvado a su marido, y a sus hijos, se abstuvo en adelante de sangrar, y se libraban todos, o casi todos. ¡Ah Sr. D. Francisco! Si la Medicina fuera infalible en la cura de las enfermedades epidémicas, no hubiera la epidemia del año de diez hecho en la casa propia de V.md. el sangriento destrozo que hizo.

Hácese luego V.md. una objeción con estas palabras: Ya oigo replicar a éstos, que también acontece morirse los medicinados, y que a los otros suele socorrer liberal la naturaleza. La respuesta de V.md. es la siguiente: A cuyo argumento digo, que cuando Dios, usando de su dominio, decreta dar a un hombre una enfermedad mortal, no tiene lugar el remedio, porque el decreto superior, contra quien no valen fuerzas humanas, dirige en estos casos nuestros dictámenes a la ejecución de su divina voluntad. Esta solución destruye enteramente a la Medicina, y a los Médicos. En todas las enfermedades hay decreto absoluto de muerte, u de vida. Y tan cierto es, que si hay decreto de vida, vivirá el enfermo, [113] aunque no llame al Médico; como que morirá, si hay decreto de muerte, aunque le llame. Pongamos, pues, que un enfermo, retorciéndole a V.md. la solución, le arguye asi: Sr. D. Francisco, si está decretado que yo muera, V.md. no podrá hacerme vivir; y si está decretado que viva, la enfermedad no podrá hacerme morir. Pues estése V.md. en su casa, que no le he menester para nada. ¿Qué le responderá V.md. habiendo dado aquella solución?

Recurrir a decretos condicionados para responder a este dilema, es inútil. Lo uno, porque el decreto condicionado no quita su ejecución al absoluto, que es la razón porque algunos graves Teólogos han excluído de Dios, como supérfluos, los decretos condicionados. Lo otro, porque siendo cierto que los Médicos tal vez curan al que sin ellos muriera, y tal vez matan al que sin ellos sanara; tan posible es el decreto condicionado de que el enfermo viva si no llama al Médico, y muera si le llama, como el opuesto de que si le llama, viva, y si no le llama, muera. Y como no podemos saber, sino por revelación, al tiempo que enfermamos, si hay este decreto, o aquel, no tenemos más razón para llamar al Médico, que para no llamarle. Vea V.md. en qué pantano se ha metido con su recurso a los decretos divinos.

Si a V.md. le hace dificultad mi proposición, de que tal vez los Médicos matan al que sin ellos sanara, oigale decir a un gran Médico, cómo son muchos más los enfermos a quienes los Médicos indoctos matan, y vivieran si no fuera por los Médicos, que aquellos a quienes libran los Médicos doctos, y murieran si no fuera por ellos: Complures ab indoctis Medicis longe occiduntur, alioquin victuri, quam morituri ab eruditis salventur {(a) Hieron. Cardan. de Methodo medendi, cap. 100. apud Picinell. De mundo Symbolico, lib. 7, num. 7.}. Con que siendo rarísimo el que puede discernir los Médicos doctos de los indoctos (materia en que frecuentísimamente viven los Pueblos muy engañados, como asientan los mismos Autores de Medicina) [114] más razón tiene el enfermo para temer que el Médico le mate, que para esperar que le cure. Hasta aquí de la primera prueba que V.md. me alega por la infalibilidad de la Medicina.

La segunda demostración {(a) Dorado fol. 9.} la toma V.md. de que Galeno dice de sí mismo, que siendo de su nacimiento muy enfermizo, se libró de muchos achaques con las medicinas. ¡Rara demostración! No ignora V.md. que toda demostración pide esencialmente dos cosas: la una, que las premisas sean evidentes; la otra, que la consecuencia sea legítima; y ambas cosas faltan aquí. El dicho de Galeno no constituye infalible lo que afirma; porque Galeno no es la suma verdad: luego no es infalible aquel antecedente, cuya verdad únicamente estriba en el dicho de Galeno. Pero quiero darle por evidente: ¿por dónde saldrá la consecuencia de que la Medicina es infalible? ¿Una Medicina puramente probable no podrá librar a muchos (ya que no a todos, ni a los más) de sus achaques? No hay duda. Luego con Medicina puramente probable pudo Galeno mejorar su salud. Lo que yo leí de Galeno, y que lo refiere él mismo, es, que de mozo era muy goloso de hongos, y otras porquerías, y absteniéndose de ellas después, mejoró de sus indisposiciones. Para curarse de este modo, no son menester purgas, ni sangrías.

Pero para que se vea qué infalibilidad tuvo la Ciencia Médica de Galeno, sépase que él dice de sí mismo, que prescribió varios remedios a sus enfermos, sólo porque había soñado que eran convenientes {(b) Comment. 2. de Humorib. text. 2.}; y en otra parte refiere, que a sí mismo se sangró una arteria en la mano derecha, por haber soñado que le sería saludable {(c) Lib. de Sanguin. mission. cap. ultim. apud Paul. Zach. lib. 4, tit. 1, quaest. 5, num. 17, & Reyes quaest. 37, num. 15.}. Esta es la infalibilidad que tenía en su Arte aquel gran Héroe de la Medicina. A fe que es de temer que algunos de los sectarios [115] finos de Galeno, siguiendo el ejemplo de su Caudillo, nos manden sangrar, y purgar sólo porque lo han soñado, y con todo nos dirán que la Medicina es infalible: porque (ya se ve) ¿qué reglas más infalibles que los sueños?

Aquí se acabaron las demostraciones ofrecidas de la certeza de la Medicina, las cuales se reducen en limpio a aquella primera proposición: Las demostraciones, &c. son tantas, cuantos enfermos logran salud, &c. Pues el ejemplo de Galeno, por ser uno de aquellos cuantos, no añade nada. Y ve aquí, que si alguno quisiese probar que la Medicina, cual los hombres hoy la practican (pues de ésa hablamos) es no sólo inútil, sino perniciosa, lo demostraría del mismo modo, diciendo: Las demostraciones que legítimamente se pueden hacer, de que la Medicina, como se ejerce y profesa, es perniciosa y funesta, son tantas, cuantos son los enfermos que mueren a manos de los Médicos; y siendo estos muchos más que aquellos que los Médicos curan (como arriba nos deja dicho Cárdano), se infiere, que muchas más demostraciones hay de que la Medicina es perniciosa, que de que es útil. Después se puede confirmar con el ejemplo de algunos enfermizos (y a fe que no son pocos) que aseguran, que empeoraron después que se pusieron en manos de los Médicos, y mejoraron dejándolos.

Si se me respondiere, que estos daños los hacen los Médicos malos o indoctos, no los buenos y doctos; convengo en ello. ¿Pero cómo sabremos cuáles son buenos, y cuáles malos? No lo pregunto para mí (que yo bien lo sé), sino para el Pueblo. Si estamos al dicho de cada uno, el más ignorante es un Hipócrates. Si al del Vulgo, éste siempre reputa por el mayor Médico aquel en quien ve más hojarasca, bambolla, y osadía: y como el Médico tenga estas tres prendas, bien puede matar a roso y belloso, que tiene su crédito seguro por más que procuren desengañar al Vulgo los que distinguen lo blanco de lo negro. Queda, pues, en pie la duda de cuál es Médico bueno, o malo: y sólo sabemos de cierto, que son muchos más los malos que los buenos. [116]

De que se infiere con evidencia, que el enfermo, al tiempo que llama al Médico, mucho más miedo debe tener de que el Médico le dañe, que esperanza de que le alivie.

¿Pero será cierto esto, de que son muchos más los Médicos malos, que los buenos? Tan cierto es, que es innegable: porque sobre que los mismos Autores Médicos se lamentan de esta desgracia de la Medicina, si se hace reflexión sobre la suma arduidad de esta Ciencia, y el grande estudio, e ingenio que pide; y por otra parte se considera, que casi cuantos se dan a la Medicina con poner en una Aula los primeros ergos, y dos años de práctica, que sean agudos, que romos, se hallan Médicos hechos y derechos, y después la multitud de enfermos les deja poquísimo tiempo para estudiar, saldrá a la cuenta, que sólo uno u otro de ingenio, y comprehensión singularísima (de los cuales apenas entre ciento hay uno) puede ser buen Médico.

Recurrir a la experiencia, para que supla el defecto de estudio y habilidad, es vano efugio. Vemos que un Médico, que tiene muchos enfermos, no se acuerda por la tarde de lo que recetó por la mañana. ¿Cómo se acordará de los remedios que aplicó a los enfermos el año pasado, y del efecto que hicieron, para hacer de este modo la colección de innumerables experimentos en su memoria, que es el medio de adquirir el conocimiento experimental? Así es cierto, que los que visitan más enfermos, no sólo son los que menos estudian, mas también los que menos observan.

Y si esto no basta, oigase en la voz del piadoso Rey Felipe Tercero, la de muchas personas doctas y celosas, que le instruyeron de que era tanta la carestía que había de buenos Médicos, que se podía temer que faltasen aun para las Personas Reales. Así dice en el libro 3 de la nueva Recopilación, tit. 16, ley. 11: Porque hemos sido informados de personas doctas y celosas del bien común, que en estos nuestros Reinos hay mucha falta de buenos Médicos, de quien se pueda tener satisfacción y que se pueda temer que han de faltar para las Personas Reales, &c. Hago ahora esta reflexión. Cuando Felipe Tercero dijo esto, ya estaba [117] instituido el Tribunal del Proto-Medicato, y eran examinados los Profesores del mismo modo que hoy, habiéndolo arreglado así Felipe Segundo. La providencia que Felipe Tercero dio en la Pragmática alegada, que fue el que se enseñase in voce la Medicina en las Universidades, tratando de toda la práctica Médica, y no restringiendo a cuadernos escritos uno u otro tratado, no se observa hoy. Luego el negocio de la Medicina, está hoy en el mismo estado en que le halló Felipe Tercero cuando hizo aquella Ley; y por consiguiente no hay motivo para discurrir que hay hoy más copia de Médicos buenos que entonces. Entonces era tanta la falta de ellos, que se podía temer faltasen aun para las Personas Reales: ergo.

Satisfecho ya V.md. (ya se vió con cuánta razón) de haber demostrado la infalibilidad de la Medicina, pasa a responder a los argumentos con que pruebo yo su falibilidad. Toda la solución se reduce a decir, que no obsta el que los Médicos a un achaque mismo discurran diferentes remedios; porque unos remedios se pueden substituir con otros, esto es, siendo distintos, hacer el mismo efecto. El que le sugirió a V.md. esta solución (que sé muy bien quién es) pudo también advertirle de su insuficiencia, pues me consta que la alcanza, y a mí me la confesó. Es cierto que no sólo los remedios semejantes, v.gr. dos purgantes, se substituyen recíprocamente, mas tal vez algunos desemejantes; y también que muchas veces una evacuación suple otra. Digo que todo esto es cierto, pero no es del caso: porque yo tanto en el Discurso Médico, como en la Respuesta a Martínez, arguyo la falibilidad de la Medicina de las innumerables cuestiones en que los Médicos se oponen unos a otros, ya en términos contrarios, ya en contradictorios: y aquí no cabe equivalencia, ni substitución; si no es que V.md. quiera decir, que las tinieblas puedan substituir a la luz, el calor al frío, el color negro al blanco. Es menester se sepa, que no es lo mismo ser los remedios desemejantes, que ser opuestos. Por ventura siendo enteramente contrario su efecto, ¿podrán substituirme recíprocamente [118] los ácidos, y los alcalinos, cuando dos Médicos en una fiebre, siguiendo diferentes Autores, uno prescribe aquéllos, y otro éstos? ¿Cuando uno juzga conveniente que el enfermo se harte de agua fría, y otro le ordena cosas calientes, cabe substitución, o equivalencia? ¿Cuano uno en fe de que el mal está todo en las primeras vías, ordena purga, y otro, creyéndole en las segundas, decreta sangría, equivaldrá la sangría a la purga? Bien lejos de eso, si el primer Médico hizo recto juicio, la purga le aprovechará, y la sangría le hará gravísimo daño. ¿Pero qué me canso en esto? Repare V.md. mis dos Escritos alegados, y verá, que apenas hay punto substancial en toda la Medicina, donde no haya Autores que se opongan contraria, o contradictoriamente.

En los dos párrafos siguientes se arrima V.md. algo a la verdad. Copiarélos al pie de la letra. Además de esto se deben considerar en esta ciencia, así ejercitada, tres circunstancias, o estados. El primero es el que llaman analítico, o demostrativo, en el cual se hacen verídicas demostraciones, como que la enfermedad es res praeter naturam: Quod temperamentum fit ex elementis: Quod unumquodque resolvitur in ea, ex quibus componitur: Quod senectus, & mors naturalis non possunt evitari. De axiomas teoréticos universales le concederé a V.md. cuanto quisiere, porque no es de esos la disputa, ni con veinte carros de ellos se curará un sabañón; sino de aquellos dictámenes últimos regulativos de la curación de esta, y aquella enfermedad. Prosigue: El segundo es el que llaman tópico, o probable (eso es lo que yo digo, y de ese estado hablo), en cuyo estado, aunque pueda haber dudas, también hay certezas de varias cosas (veamos cuáles son), como que la quina es un evidente febrífugo, el opio indubitable narcótico, el antimonio un verídico, y fuerte vomitivo, el mercurio un infalible antigálico, el nitro un verdadero aperitivo, y el vitriolo blanco preparado un indubitable vulnerario, y otras muchas cosas. Concedo totum; especialmente si se habla de la infalible existencia de la virtud, y no de la infalible [119] producción del efecto: pues aunque sea evidente que la quina es febrífugo, el nitro aperitivo, &c. no es evidente, que en este, en aquel, y en el otro caso han de ahuyentar la fiebre, o quitar la obstrucción.

Nadie duda, que en este sentido hay muchas cosas ciertas en la Medicina; pero no son ésas sobre las que se disputa. Explícome: Todos los Médicos convienen en que el ruibarbo purga, del mismo modo que convienen en que la lanceta sangra. La dificultad está en el uso. ¿Qué importará que yo sepa que el ruibarbo purga, si no sé cuándo convendrá purgar con el ruibarbo? Lo mismo que saber que la lanceta sangra, si no sé cuándo conviene usar de la lanceta. La virtud de infinitos remedios aún está del todo oculta. La de otros en parte se sabe, y en parte se ignora. Pongo por ejemplo: de todos los purgante usuales se sabe que lo son; pero no se sabe si los hay específicos para humores determinados, o si cualquiera purgante (como entre los modernos se juzga más probable) purga promiscuamente de todos. Tampoco se sabe si purgan sólo el humor excrementicio, o juntamente con él (como para mí tengo por cierto) el jugo nutricio. Así que en estas cosas parte se sabe, y parte se ignora.

Donde apenas se sabe nada, y todo es dudas y cuestiones, es en el uso de los remedios. La quina es febrífugo. Con todo son algunos los Médicos que no quieren que jamás se use de ella, y mucho más los que no echan mano de ella, sino en casos apurados. Mucho mayor es la duda que hay en purgas, y sangrías. Hay Médicos, que casi generalmente las condenan: entre los demás hay la cuestión de cuándo convienen. En una enfermedad un Médico quiere que se sangre, otro que se purgue, otro que no se purgue, ni se sangre, sino que se conforte; y cada uno dice que el otro yerra la cura, y daña al paciente: y esta división no sólo está entre los Médicos que asisten al enfermo, mas también entre los Autores que escriben de Medicina, entre quienes no se varía el juicio de la enfermedad, pues todos le dan el mismo nombre. A esto es menester que responda el que juzgare [120] infalible la Medicina. Pero ni hasta ahora se hizo, ni se hará jamás. Añado, que aun en orden a la virtud de los remedios, considerada in actu primo, a vueltas de algo cierto, y algo probable, hay infinito falso, y sofístico. El texto de Valles, citado en el Teatro Crítico, es claro: Fateor de nulla re nugari magis Medicos, quam de medicamentorum viribus.

Hace después V.md. la reflexión (la cual otras dos veces inculca en el discurso del Escrito) de que fuera defectuosa la Providencia, si habiendo criado medicamentos para nuestros males, ignorasen los Médicos el uso de ellos. A que se responde, que si la Medicina se cultivase como debía, se lograría un conocimiento capaz de aliviar en gran parte nuestras dolencias. Pero si los más de los Médicos estudian poco; si muchos se obstinan en seguir unas máximas, que la experiencia ha descubierto perniciosas, sólo porque son antiguas; si a esta profesión se admite infinita gente inhábil, sin aplicación, ni ingenio; tal vez algunos, que por su rudeza no pudieron entrar en otras Facultades; éste no es defecto de la Providencia, sino culpa de los hombres: Ex te Israel perditio tua, tantummodo ex me auxilium tuum.

Síguese una queja, de que yo anónimamente increpo los desacertados pronósticos de uno u otro Médico. Pues lo hago anónimamente, y sin nombrar a alguno, ¿para qué se da V.md. por entendido?

De aquí adelante cuanto se sigue es un extravío del punto de la cuestión a los incidentes de ella. No digo yo que esto sea usar del artificio vulgar de divertir la plática a lo accesorio, cuando no hay que decir en lo principal. Pero no siendo éste el motivo, no sé cual puede haber para gastar de las cinco partes del Escrito una sola en lo principal, y cuatro en lo accesorio. Sin embargo correré por todo la pluma, aunque con la brevedad que piden tratarse los puntos puramente accidentales de la cuestión.

¿Para qué es hacerme cargo de que siento mal de Hipócrates, cuando apenas le nombro vez alguna sin epíteto honroso? ¿Para qué trasladar de Gaspar de los Reyes, en la [121] segunda cuestión, y en la cuarta de su Campo Eliseo, toda aquella retahíla de Príncipes, Héroes, y hombres ilustres que fueron Médicos, sin hacerse cargo de la distinción que di en mi respuesta a Martínez, de que hubo Reyes que supieron Medicina, pero que no fuesen Médicos por oficio? ¿Para qué todo aquello de los Arquiatros (especie sacada también de Gaspar de los Reyes) con el restante catálogo de honores que debieron a algunos Príncipes, y Repúblicas los Médicos, habiendo yo en la Carta alegada confesado, que la Facultad Médica es nobilísima, y que un Médico sabio es alhaja preciosa de cualquiera República? En vista de esto, ¿qué lugar puede tener la propalada sospecha de que yo escribí con ánimo malévolo de infamar los Médicos? Si tuviera esa ruín intención, así como V.md. trasladó de Gaspar de los Reyes los honores de los Médicos, citando los Autores que halló citados en él, trasladara yo lo que en el mismo Autor se halla bien justificado, de que hubo tiempo en que los que profesaban la Medicina eran esclavos. Lo mismo se halla en Paulo Zaquías, quien añade que eran esclavos aun los mismos Arquiatros o Príncipes de los Médicos. Trae también este Autor el Texto del Derecho, en que se equiparan para el salario los Médicos a las Parteras. Todo esto pudiera yo haber sacado a luz, juntamente con los insignes oprobios que varios Autores dijeron de los Médicos, que V.md. puede ver a la larga de los citados Gaspar de los Reyes, y Paulo Zaquías. Yo no había tocado el punto de si hubo Reyes Médicos, o no, en el Discurso Médico, porque esto no hacía al caso para mi intento. Hablé algo sobre ello de paso en la Respuesta al insigne Martínez, porque él en su Carta me tocaba este punto.

¿Para qué haber andado mendigando especies sobre el texto non sum Medicus, una vez que me confiesa, o lo confiesa el que escribió por V.md. este retazo, que aquel texto no habla del Médico corporal, sino del moral, y político? Si León de Castro dice, que la voz Choves significa Médico, los dos insignes Expositores Cornelio Alápide Jesuita, y el Padre D. Agustín Calmet Benedictino, con quienes León de [122] Castro es poca ropa, dicen que significa Cirujano, ¿para qué el humilde equívoco de vulgata, y vulgaridades?

¿Para qué meterse en la cuestión de si la Vulgata se debe preferir al texto Hebreo? Dígale V.md. al Auxiliar que le prestó estos socorros, que esta materia tiene más que estudiar de lo que él piensa. Que lea al insigne Jesuita Alfonso Salmerón, que asistió al Concilio de Trento, en sus Prolegómenos, Prolegom. 3, y allí, entre otras, estas palabras: Liberum autem reliquit (habla del Concilio) omnibus, qui Scripturas Sacras profundius meditantur, fontes Graecos, aut Hebraeos, quatenus opus sit consulere, quo nostrum vitio librariorum, aut temporum injuria corruptum emendare valeant. Licebit itaque nobis, salva Concilii auctoritate, sive Graeci, sive Hebraei exemplaris lectionem variam producere, eamque ut verum Bibliorum textum expendere, & enarrare. Que lea al Cardenal Belarmino {(a) Lib. 2. de Verbo Dei, cap. 11.}, donde señala cuatro causas, para que muchas veces se acuda al texto Griego, y Hebreo, prefiriéndole a la versión Vulgata. Y en el capítulo antecedente verá cómo dice, que la autenticidad de la Vulgata definida por el Tridentino consiste precisamente en no contener algún error contra la Fe, y buenas costumbres. Que haga reflexión a que después de declarada la Vulgata por auténtica en el Tridentino, fue corregida por Sixto V, y muy poco después otra vez por Clemente VIII; y lo que hace más al caso es, que este Papa en la Bula que precede su edición, dice que algunas cosas mudó en la Vulgata, dejando intactas otras que parecía se debían mudar: In hac pervulgata lectione, sicut nonnulla consulto mutata, ita etiam alia, quae mutanda videbantur, consulto immutata relicta sunt. Luego la declaración hecha por el Tridentino de ser auténtica la Vulgata, no quitó que quedasen en ella erratas que corregir después.

Que lea al insigne Dominicano Natal Alejandro en el siglo cuarto de su Historia Eclesiástica, disert. 39, art. 5, [123] cuyo título es: Utrum, & quo sensu Vulgata versio sit authentica? Donde, después de poner la definición del Concilio, verá que su conclusión es la siguiente: Authentica dicitur quia nihil continet fidei, & bonis moribus repugnans; non vero sit authentica dicitur, quasi fontibus Hebraicis, vel Graecis praeferenda, aut etiam coaequanda. Y advierta, que aunque la Historia Eclesiástica de este Autor fue censurada severamente en Roma, en esta proposición no se le tocó, como ni en el catálogo que en el artículo siguiente hace no menos que de ciento y tres lugares de la Vulgata, como hoy la tenemos, donde está alterado el sentido genuino, por ignorancia, o equivocación de los que la trasladaron, o imprimieron. Que advierta que la variación de voz entre Chirurgus, y Medicus en aquel texto nada hace al caso en orden a los dogmas, y costumbres; y así es del número de aquellas expresiones en que, según los Autores alegados, es lícito preferir el Hebreo a la Vulgata. En fin que note, que por la regla de Pío IV en el Indice, se puede usar del texto Hebreo, o Griego, para elucidación del Latino de la Vulgata. Y éste es puntualmente el caso en que estamos; porque la voz Chirurgus no se opone a la voz Medicus, antes la explica. La Medicina se divide únicamente en Farmacéutica, y Quirúrgica; y así tan propiamente son Médicos los Cirujanos, como los que llamamos Doctores. La voz, pues, que en la Vulgata es obscura, y genérica, se determina y explica por la del Hebreo. Es mucho más lo que le pudiera avisar sobre este punto, en que no profiero mi sentencia, sólo propongo estas noticias, para que en tan grave asunto nadie, sin haberle estudiado, se meta a hablar con afectado magisterio. Sin embargo debo confesar, que en todo lo que contiene de exposición de Escritura el Papel a quien voy respondiendo, reconozco otra pluma más racional y metódica.

Vengo ya al texto del Eclesiástico: sobre el cual, cuanto dije yo en mi respuesta a Martínez, V.md. me lo tuerce, y toma al revés, para tener que impugnar y que calumniar, donde no hay que calumniar ni que impugnar. Empieza [124] diciendo, que aquella proposición mía, si dijera yo que toda la Medicina que hoy se practica en el mundo es inútil, y nociva, no me opusiera al texto del Eclesiástico, en cuanto a la forma no se diferencia de ésta: Si yo dijese, que se satisface al precepto de la comunión anual por comunión sacrílega, no me opusiera al Decreto de Inocencio XI. ¿Qué nos querrá decir en esto el Sr. Doctor? ¿Hay por ventura Sumulista que ignore, que dos proposiciones, una falsísima, y otra verdaderísima, pueden ser semejantes en cuanto a la forma? La misma forma tiene esta proposición: En Cristo hay dos naturalezas, que ésta: En Cristo hay dos supuestos. Con todo, la primera es de fe, y la segunda es herética. ¿Pues para qué será hacer ruido entre ignorantes con un trampantojo, de que harán burla los Sumulistas?

Lo mejor es que prosigue así: No digo yo que la proposición de su Rma. se opone a la doctrina sana, que el juzgar eso toca a Tribunal superior. Esto naturalmente significa, que el dejar de decirlo, no es por falta de verdad en el dicho, sino por falta de autoridad en la persona. ¡Grande, y acertada sentencia! Pues diga lo mismo de esta proposición: En Cristo hay dos naturalezas, porque en cuanto a la forma es semejante a aquélla: En Cristo hay dos supuestos.

Vamos ya aclarando lo que V.md. obscureció en el texto del Eclesiástico, aunque me detenga en una materia inconducente al punto substancial más de lo que era razón. ¿Quiere V.md. que el precepto honora Medicum obligue absolutamente, y sin limitación de tiempo, com el honora Patrem? Vengo en ello; pero ha de advertir V.md. que como el precepto honora Patrem no me obliga a honrar un hombre, que es sólo Padre en el nombre, y no en la realidad: sólo a un Padre verdadero, y no a un Padre fingido: del mismo modo el honora Medicum me obligará a honrar al Médico verdadero; esto es, al que sabe la Medicina útil, y provechosa; no a cualquiera que tenga nombre y representación de Médico, aunque no sepa la Medicina útil y conveniente para curarme. El mismo texto precisa a entenderle así, pues me dice que honre al Médico, porque le he menester, propter [125] necessitatem; y yo no he menester a uno que no sabe la Medicina útil y verdadera, por más que tenga nombre, carácter, y representación de Médico, sino a aquel que la sabe.

Más: tampoco estoy obligado a honrar al Médico, de quien tengo duda positiva y bien fundada, si sabe, o no sabe la Medicina verdadera; así como no estoy obligado a servir y obedecer a un hombre de quien tengo duda positiva y bien fundada, de si es, o no es mi Padre. La razón es clara, porque el acreedor ha de ser cierto, para que la deuda sea cierta. Luego ni a aquél, ni a éste soy deudor de mis obsequios, mientras hay duda bien fundada de si son legítimos acreedores a ellos.

Hasta aquí corren parejas los dos preceptos. Ahora entra la disparidad en cuanto a la práctica. Rarísima vez ocurre duda razonable a alguno de cuál es su verdadero Padre, siendo moralmente cierto (salvo algún caso raro), que aquel que está comúnmente reputado por su Padre, verdaderamente lo es. Pero frecuentemente ocurre duda razonable de si éste, aquél, o el otro son verdaderos Médicos. Por esto yo estoy obligado a obedecer a éste, a quien todos tienen por mi Padre, salvo que tenga certeza de lo contrario; porque el juicio común en esta materia constituye certeza moral, cuando lo contrario no consta con toda certeza. Pero no estoy obligado a honrar a este Médico, y ponerme en sus manos, aunque el Público como tal le tenga asalariado, porque esto no me quita la duda.

Que hay duda, y que es razonable, lo pruebo manifestando el fundamento de ella. Los mismos Autores Médicos asientan (y yo lo sé muy bien por principios intrínsecos), que son muchos más los Médicos malos que los buenos, los ignorantes que los doctos. Luego yo debo dudar (hasta que por algún camino me asegure de la verdad) de si éste, aquél, o el otro son de los primeros, u de los segundos; y no sólo dudar, sino que como a frequenter contingentibus fit judicium, propenderé más a creerle del número de los malos, porque éstos son más frecuentes. [126]

¡Oh, que está aprobado por el Proto-Medicato, o graduado en una Universidad! No hace fuerza. En tiempo de Felipe III eran aprobados, y graduados los Médicos en la misma forma que ahora; y con todo le advirtieron a aquel Rey personas doctas, y celosas, que el número de los buenos era tan corto, que se podía temer que del todo se acabasen. Donde añado, que no ignoraban aquellas personas doctas la indefectibilidad de la Divina Providencia, y que todo lo dispone fuerte, y suavemente, en que el Sr. Doctor juzga tiene una gran prueba de que siempre ha de haber buenos Médicos. Si el hombre con buenas providencias no acompaña a la Divina, ni habrá Médicos para curar, ni pan para comer. Y aunque perezcan todos los hombres, nunca se podrá atribuir a defecto de la Divina Providencia: Quis tibi imputabit, si perierint nationes quas tu fecisti {(a) Sapient. 12.}?

¡Oh, que el Pueblo le tiene por docto! Menos fuerza hace eso. Como el Médico obre con satisfacción, y hable con orgullo, como recete mucho (siendo así que es lo peor que puede tener), como tenga unas maneras insinuantes, y artificiosas, en que algunos estudian más que en aforismos, será tenido por un gran Médico, aunque no sepa palabra. Mr. le France, doctísimo Médico de la Facultad Parisiense, en el segundo Tomo de Reflexiones críticas sobre la Medicina, dice, que siendo la ciencia, y la virtud las dos partes esenciales para constituir un buen Médico, para el efecto de ganar fama, y crédito la ciencia no aprovecha, y la virtud estorba {(b) Memor. de Trev. an. 1715, tom. 2, fol. 1007.}. A vista de esto, ¿quién se gobernará por el crédito que tiene un Médico de docto, para juzgarle tal? Lucas Tozzi {(c) Tom. 1, fol. mihi 54.}, hablando de los Galénicos de estos tiempos, dice, que aunque son rudos e indoctos, con todo, los más de los hombres son más rudos que ellos, pues los tienen por sabios. Pues no señor, el que el público tenga a uno por Médico docto, nada prueba; y según estos Autores prueba lo contrario. [127]

¿Pero de este modo se quedará siempre el precepto del Eclesiástico en el aire, como idea Platónica? No, con licencia del Sr. Dr. u de su auxiliar. Hay reglas prudenciales para resolver la duda; y hallando conforme a ellas, que éste es buen Médico, entra la obligación. Yo di en el Teatro Crítico, y en la Respuesta a Martínez las señas de los buenos Médicos: quien no quisiere gobernarse por ellas, sino por la opinión del pueblo rudo, allá se las haya.

Lo que se ha dicho del precepto del Eclesiástico, se debe entender respectivamente de las Reglas de los Patriarcas Basilio, Benito, y Agustino. Es rara extravagancia pensar que los Patriarcas quisieron obligar a sus súbditos a poner su vida en las manos de un hombre, de quien con fundamento dudan si es Médico, u homicida, y mucho menos si saben que es más homicida que Médico. Y la Regla de mi P. S. Benito no sé por qué la cita V.md. pues ni una palabra de Medicina, ni de Médicos hay en toda ella; siendo así que tiene capítulo particular, que trata de los enfermos, y es el 36 de infirmis fratribus. Pero en todo caso, como los que leen el papel de V.md. no han de ir a examinar las Reglas de los Patriarcas, bueno es citar a Dios, y a dicha.

Hasta aquí se habló de los Médicos divisive. Vamos ahora a la colección de todos los Médicos de esta Era. La cuestión en cuanto a esta parte es puramente teórica; porque como el común de los hombres nunca llegará a hacer juicio de que toda la Medicina de hoy es errada, ni aun tiene fundamento bastante para dudarlo, nunca por este motivo dejará de honrar y buscar a los Médicos.

En esta parte de la cuestión es mucho lo que V.md. se equivoca, y aun se contradice. Primero confiesa, que puede faltar en el mundo la verdadera Medicina; y después se pone a probar que no puede faltar, con el argumento de que no puede faltar la Divina Providencia: tomando de aquí ocasión para predicar a la Arca de Noé, y a todo el Diluvio universal con aquella exclamación: ¡Oh aves! ¡Oh peces! ¡Oh animales!

Ya he mostrado cuán fútil argumento es aquél; y no lo [128] es menos el que se toma del texto Intuere in omnia opera Altissimi. Este prueba, cuando más, que en el dilatado campo de la naturaleza hay remedios contrarios a todos los males; pero no que se conozcan, y mucho menos que este conocimiento no pueda jamás faltar. Yo creo por aquella regla, que hay en la naturaleza algún específico contrario al mal de gota. Búsquemele el Sr. Dr. con la linterna de aquel texto.

Al otro texto Non consummabuntur opera ejus, da Alapide dos expresiones. La primera, que nunca será consumada la Medicina; esto es, perfecta. Y lo creo. La segunda, que nunca se acabará la Medicina. Y entendiendo esto de la materia médica, es muy cierto: entendiéndolo de la ciencia médica, es sólo probable la exposición: y yo no niego ser muy probable, que hay hoy en el mundo, y habrá siempre ciencia médica (tomando la voz ciencia latamente); bien que muy imperfecta, y poseída de pocos.

Finalmente, tampoco prueban nada el texto Ad agnitionem hominum virtus illorum. Es cierto que Dios crió los medicamentos para el uso del hombre, y también lo es, que no puede usarlos sin conocerlos; pero el ordenar Dios las cosas a este, o al otro fin (hablando del fin inmediato, o particular), no prueba que el fin se haya de conseguir indubitablemente: y esto ningún Teólogo, ni aun Filósofo lo ignora. Véase Santo Tomás {(a) Quaest. 6. de Verit. art. 3.}, donde enseña que el orden de las cosas a los fines particulares muchas veces se frustra; pero nunca el orden al fin universal. No hay hombre que no esté ordenado a la bienaventuranza sobrenatural, y los más no la consiguen. Pero en la misma materia que tratamos, se ve claro. No es dudable que hay innumerables hierbas, y plantas, cuyas virtudes medicinales aún se ignoran; siendo así, que esas mismas las crió Dios para el uso del hombre.

He visto a Hugo Cardenal, porque V.md. me lo mandó ver, y sólo leí en él, que Dios dio conocimiento a los hombres de las virtudes medicinales; pero esto se salva con [129] que le haya dado a algunos, y en algún tiempo, lo cual nadie niega. El concepto que Hugo Cardenal tenía hecho de los Médicos, le explica en la parábola del hombre que bajaba de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, por estas palabras: Et incidit in latrones, id est, in manum Medicorum quoad infirmitatem. Y más abajo da la razón: Medici infirmos spoliant pecunia, & occidunt, quia magna salaria accipiunt, & sapissime nihil prosunt, imo aliquando obsunt. Esto no lo digo yo, dícelo Hugo Cardenal, a quien V.md. me remitió. Con que, Sr. mío, el que la Medicina verdadera siempre se ha de conservar en el mundo, está muy mal probado en la substancia; pero no puedo negar que está muy bien predicado en el modo. Lo de decir primero, que la Medicina verdadera puede faltar en el mundo, y después ponerse a probar que no puede faltar, es contradicción manifiesta.

Háceme V.md. el cargo de que explico el honora Medicum condicionadamente; y le restrinjo en cuanto al tiempo. Esto fue entender muy por la corteza: ni uno, ni otro hago. Yo digo que aquel precepto obliga siempre que haya Médicos. ¿Puede dársele más extensión? Es claro que no; porque si llega el caso de no haber Médicos, ¿cómo tengo de honrarlos? Si esto se llama limitar el texto, o darle sentido condicionado, es una limitación, y condición esencial a todo precepto que induce obligación, cuyo objeto terminativo es contingente: pues es imposible que el precepto obligue en ejercicio, faltando el objeto a quien se ha de dirigir la acción. No por esto se limita en cuanto al tiempo: lo cual se ve en este ejemplo. El precepto de dar limosna a los pobres es general, y absoluto para todos los siglos. Con todo, es cierto que si hubiera un siglo tan feliz, que en él la tierra se colmara de bienes de modo que no hubiese pobre alguno, no obligaría en aquel siglo el precepto de la limosna. Puede ponerse el ejemplo mismo en caso menos metafísico de otro modo. Es cierto que como aquel precepto obliga sin limitación de tiempo, obliga también sin limitación de lugar. Sin embargo, si hubiese una Isla, que por su fertilidad, [130] o por su buen gobierno careciese de pobres, como la Utopía de Tomás Moro, se diría con verdad que en aquella Isla nadie tenía obligación a dar limosna. Es claro que donde no hay miseria que sublevar, no se puede ejercer la virtud de la misericordia.

Ahora, Sr. mío, si en este siglo hay Médicos, o no (esto es, Médicos realmente tales, en la forma que se explicó arriba) no se puede saber por el texto, porque el texto ni dice, ni niega que los ha de haber siempre. V.md. me confiesa que desde aquel siglo a este pudo degenerar la Medicina en un sistema lleno de errores, y por el texto no podemos saber si ya degeneró.

Así en cuanto a esta parte está mal hecho el cotejo entre el honora Patrem, y el honora Medicum. Es imposible que falten verdaderos padres en el mundo, y así es imposible que haya siglo en que no obligue el honora Patrem; pero es posible que falten en el mundo verdaderos Médicos; y así es posible que haya siglo en que no obligue el honora Medicum. La naturaleza es invariable: el arte admite muchas variaciones; ¿pues qué cotejo es éste?

Hasta aquí le he permitido a V.md. de gracia, que el texto del Eclesiástico sea preceptivo; pues verdaderamente no es sino consiliativo. Mas es, que no es consejo ético, sino económico. La razón es, porque la honoración, que es virtud moral, no tiene por motivo el bien del honorante, sino el del honrado. Es doctrina de Santo Tomás {(a) Div. Thom. 2.2. quaest. 25, art. 1.}: Honor repicit proprium bonum honorati. Y el motivo que señala el Eclesiástico, para honrar al Médico, es el bien del honorante; esto es, porque le ha menester: propter necessitatem.

Y para acabar de desengañar a V.md. le preguntaré primero, ¿si S. Bernardo entendió bien la Escritura? Y suponiendo que me responde que sí, le haré ver ahora, cuán lejos estuvo de considerarlos obligados a llamar a los Médicos, y usar de medicinas. Escribiendo a los Monjes de S. Anastasio {(b) Div. Bernard. epist. 345.} dice, que ni les conviene a su Religión, ni a [131] su salud buscar medicinas corporales: Propterea minime competit Religioni vestrae medicinas quaerere corporales, sed nec expedit saluti. Y poco después: Species emere, quaerere Medicos, accipere potiones, indecens est Religioni vestrae.

Ve aquí que un S. Bernardo, versadísimo en la Escritura, no halló en ella ese precepto de usar de medicinas, y de Médicos; tampoco le halló en la ley natural, la cual no ignoraba. No sólo eso. Ve aquí que S. Bernardo dice aquella proposición, que yo nunca llegué a decir, y que V.md. llama temeraria, imprudente, &c. esto es, que las medicinas corporales no convienen para la salud. Buenos quedamos. Pero (replicará V.md.) el Eclesiástico aprueba como convenientes las medicinas. Respondo, que lo que de aquí se infiere es, que S. Bernardo entendió, que aquel texto no comprehendía a los Médicos, y Medicina de su tiempo. Y cuando lo entendió así, con buen fundamento lo entendió.

Las equivocaciones que V.md. ha padecido en la inteligencia de mi escrito, son muchas. Yo no niego, que el que dijese, que cuanta Medicina hay hoy en el mundo es errada, diría una proposición falsa. Lo que niego es, que aquella proposición se oponga a aquel texto, ni le altere el sentido. Puede haber mil proposiciones falsísimas en la materia que tratamos, que no se opongan a aquel texto: porque aunque falsas, el texto nada determina acerca de ellas; y así, a quien las profiera se le ha de argüir, no con el texto, sino con otros principios. Es indubitable que el texto del Eclesiástico habla sólo de los Médicos buenos (sin que haya ni pueda haber Padre, ni Expositor que le entienda de otro modo). Este sentido enteramente se le dejaría intacto al texto el que dijese, que no comprehende a los Médicos de este siglo, porque todos son malos. En la misma causal que señala para decir que no los comprehende, muestra que entendió el texto como debía entenderle; esto es, de los Médicos buenos. Permito que diría una proposición falsa, pero no opuesta a la verdadera inteligencia del texto. Cierto que tropezamos en unas cosas, que no lo creyera.

Dice V.md. que el texto no da fundamento para excluir [132] de él los Médicos de este siglo. Es cierto. Ni da fundamento para incluirlos, ni para excluirlos. Y así del texto no se puede inferir lo uno, ni lo otro. Del mismo modo que si hay cuestión sobre si Juan es verdadero padre de Pedro, del texto honora patrem no se puede inferir que lo es, ni que no lo es. Lo que no tiene duda es, que el honora Medicum comprehende a los Médicos de este siglo, si son buenos; y no los comprehende, si son malos. Si lo son, o no lo son, no se puede probar con el texto: se han de buscar otros principios. Esto es lo que yo llamo sacar del sagrado alcázar de aquel texto a los Médicos. Y quien se hiciere cargo del punto preciso que se cuestiona ahora, conocerá con evidencia que no pueden acogerse a él.

Siendo todo lo dicho tan claro, tan liso, y tan llano, ¿qué concepto hará de V.md. quien sobre esto le ve llenar de exclamaciones, y aun de dicterios tantas hojas?

No sólo V.md. me altera el sentido a lo que digo, pero aun me atribuye lo que no digo. Folio 36 me imputa, que de la posibilidad de una cosa infiero el que puedo afirmar su existencia. Nunca hice tal ilación. El entimema sobre que cae esta acusación es éste: El Espíritu Santo aprobó el uso de la Medicina recta como tal, sin determinar cuál es la recta, o la torcida: luego podré yo decir, que la Medicina de este siglo es totalmente errada, sin contravenir a la Escritura. Esta consecuencia es evidente: porque en cualquiera materia en que la Escritura nada determina, podré yo decir esto o aquello, sin contravenir a la Escritura. Pero V.md. me desfigura el antecedente, tomando en lugar de la indeterminación de la Escritura la posibilidad de la Medicina errada; y me trunca la consecuencia, quitándola aquella limitación, sin contravenir a la Escritura: puesta la cual, el sentido legítimo de la consecuencia es, que el decir que toda la Medicina de hoy es errada, no se opone a la Escritura. Y así esta proposición: toda la Medicina de hoy es errada, será falsa por otros capítulos, en lo cual yo no me meto; pero oposición con la Escritura es evidente que no la tiene, que es lo que yo únicamente afirmo. Por tanto, las instancias [133] del ave Fénix, y de los hombres con los ojos en los pies, juntamente con la graciosa conclusión, o confiesese allí convencido, o confiese aquí que hay ave Fénix, sólo podrán hacer fuerza en un país, donde hay hombres que tengan en los pies los ojos. La consecuencia, que a mí se me puede sacar, es únicamente, que puedo decir que hay ave Fénix, sin contravenir a la Escritura. Y es cierta. Pero no diré que hay ave Fénix, porque lo tengo por falso, aunque la Escritura no lo declara.

La instancia que se sigue en el párrafo inmediato, es una mera equivocación. Yo infiero de este modo: El Espíritu Santo no aprobó la Medicina de este siglo: luego puedo yo decir que la Medicina de este siglo es errada, sin oponerme al texto. Tómese el antecedente vice versa, como V.md. quiere. El Espíritu Santo no reprobó la Medicina de este siglo, ¿saldrá de aquí aquella consecuencia que V.md. pretende, luego no puedo decir que la Medicina de este siglo es errada, sin oponerme al texto? No por cierto; sino ésta, luego puedo decir que la Medicina de este siglo no es errada, sin oponerme al texto. Esta consecuencia no tiene contradicción alguna con la que yo saco; antes de hecho, una y otra son verdaderas; porque supuesto que la Escritura ni aprueba, ni reprueba la Medicina de este siglo, no se opondrá a la Escritura, ni quien dijere que es buena, ni quien dijere que es mala. Advierta V.md. que la negación, puesta antes del puedo, o después del puedo, varía infinitamente la proposición. ¡Válgate Dios por tanto descuido dialéctico!

Folio 42 me supone, que de la oposición de doctrina entre Galénicos, y Helmoncianos, infiero que una y otra doctrina son falsas. No hago tal ilación (y era menester ser un fatuo para hacerla); sino que no pueden ser ambas verdaderas. ¿Es lo mismo aquello que esto? Siendo una de ellas falsa, ¿no basta decir, que no son ambas verdaderas? Otra vez digo: ¡Válgate Dios por tanto descuido dialéctico!

Ahora, Sr. D. Francisco, no me dirá V.md. ¿para qué se gastó tanto papel, y tiempo, sobre si el texto del Eclesiástico se ha de entender de este, o del otro modo? Esto para [134] la cuestión en que estamos, aunque yo le concediera a V.md. cuanto quiere, nada prueba. Disputamos si el Arte de la Medicina es cierta, o falible. ¿Qué hace para esto el honora Medicum? ¿No se puede honrar al Médico, y aprobar la Medicina, aunque sea puramente conjetural? ¿Un buen General no se lleva las mayores estimaciones de una República, y se considera muy necesario en ella, aunque jamás tenga certeza (como de hecho no la tiene) de vencer al enemigo? ¿Pues para qué fue emplear la mayor parte del escrito en este asunto? En mi Respuesta a Martínez vió V.md. confirmada con nuevas razones, y autoridades la incertidumbre de la Medicina. A aquello se había de responder, y no a una digresioncilla que hice. ¿Qué se dirá a esto, sino que V.md. halló socorro para la digresión, y no para lo principal; y no pudiendo defenderse de una estocada, buscó quien le defendiese de un aruño? A cuanto yo probé de la oposición de las doctrinas médicas, no se me responde en tantas hojas otra cosa sino lo que contiene esta cláusula: Contradicciones hay entre los Médicos; pero no tan abultadas como se le representan a su Rma. Con esta general nada se responde a quien puso de manifiesto las contradicciones, especificándolas. Si yo solamente hubiera dicho a bulto, que las contradicciones que hay entre los Médicos, son muy grandes, se me respondiera bien, diciendo también a bulto, que no son tan grandes. Pero habiéndolas especificado yo, ¿de qué sirve esa general? Luego se me añade, tome su Rma. otros anteojos, que no hagan los bultos tan grandes. Yo no tomo ni estos, ni los otros; porque gracias a Dios, hasta ahora no los uso, ni los necesito para leer las contradicciones de los Médicos, que aunque estén escritas de letra muy menuda, son harto abultadas.

Concluye V.md. su escrito, aconsejando a D. José, que si se le ofrece tratar alguna vez de textos de la Escritura, se vaya en materia tan grave con mucho tiento. Este consejo es sólo para en público; que en secreto bien sé yo que le dirá V.md. que ni despacio, ni apriesa trate de materia tan grave, sino que busque un Teólogo, o un Predicador que [135] lo haga por él; y D. José, como un buen hijo, no dudo seguirá las huellas de su padre. De camino me disculpa a mí, porque escribí muy de priesa la Respuesta a Martínez. Viva mil años. Es cierto que no tardé en aquella Carta más de doce días, que es sin duda poco tiempo para responder a un hombre como Martínez, a todas luces grande: y por si acaso este escrito tampoco sale a gusto de V.md. se servirá de disculparme con el mismo motivo, pues le aseguro, que aunque es más largo, tardé menos en éste, que en el otro; y esto solito en mi celda con mis libros, y sin tropas auxiliares.

Y ya que le encuentro a V.md. tan benigno le pondré delante de los ojos los excesos, en que prorrumpió su enojo en todo el discurso de su escrito, y que se pasaron por alto a los doctísimos Aprobantes; porque esos raptos de la ira no le tienen a V.md. conveniencia.

En la Dedicatoria da V.md. a mis escritos el nombre de vulgares calumnias. Fol. 3 los trata de delito, y delito tal, que no se debe perdonar. En la misma página, y en la siguiente dice, que fue valentía, y notable resolución (voces que ya se sabe lo que significan) escribir lo que he escrito. Pag. 9. Aquella cláusula: Debajo de cuya suposición tengo por innegable la certeza de los remedios, no quedando, a mi entender, en lo cristiano recurso a otras interpretaciones, significa, que es contra la doctrina cristiana, por lo menos illative, negar la certeza a la Medicina. En la pág. 13 se le atribuye a Hipócrates, siendo gentil, un milagro, aunque también esto se sacó de Gaspar de los Reyes {(a) Reyes quaest. 4, pag. 22.}: me imputa que he escrito dicterios contra los Médicos de estos tiempos. Señáleseme uno, así en la Crisis Médica, como en la Respuesta a Martínez. Pag 23. leo esta cláusula: En mi sentir sólo puede consolar a los Médicos el ver, que aquellos que los vituperan, confirman con el efecto de llamarlos, la causa de su ignorancia, y su malicia. Esta ignorancia, y malicia, según el contexto, a mí me cae acuestas. Página 25 da a entender, que yo en la exposición de la Escritura pasé los límites que prescribe el Concilio Tridentino. Pag. 32 explica, que una proposición mía (de la cual ya se habló) es digna [136] de condenación. Pag. 35, con ocasión de la hipótesi que introduce de un Predicador, explicando el texto del Eclesiástico, concluye hablando de mí: Allá se avenga con los dogmáticos su Rma. que yo no hallo salida. Esto claramente significa, que de lo que yo digo se sigue sin duda la oposición a algún dogma; y a mí me hace tanta fuerza esto, que resueltamente digo, que si el Predicador expone aquel texto de otro modo que yo (yo le entiendo sólo de Médicos buenos, y verdadera Medicina), no sabe lo que se expone. Fol. 37, después de sacar una consecuencia disparatada, por vía de retorsión (de la cual poco ha se habló), prosigue: Buena consecuencia en la lógica del P.M. Yo he mostrado, que aquella consecuencia no se sigue en la lógica del P. M. sino en la del Sr. Dr. Pag. 48 hay la injuriosa aplicación del juego de cañas de los muchachos. Cierto que todo esto desdice de la experimentada, y notoria prudencia, juicio, y caridad cristiana de V.md.

Pero yo, Sr. D. Francisco, perdono a V.md. todas esas injurias. No sólo se las perdono, también se las disculpo. Ya sé que es cosa común en estas lides intelectuales, cuando el discurso no halla razones, desahogarse la paciencia en dicterios. De este modo correspondo la disculpa que V.md. dio a favor mío, para que la Respuesta a Martínez no fuese de su agrado.

Sólo me resta ahora ver con qué razón en dos o tres partes dice V.md. que los Autores que yo cité por la falibilidad de la Medicina, son de poca autoridad entre los Profesores diestros por sus perpetuas inconsecuencias. En el Discurso Médico cité lo primero juntos a Ballivio, Etmulero, Sidenham, y François. Después separados, a Valles, que asienta que los Médicos dicen muchas falsedades en orden a la virtud de los remedios: a Doleo, que en su Enciclopedia Médica, en todas las enfermedades refiere el encuentro de varias opiniones; y a Gaspar de los Reyes, de quien es aquella terrible sentencia, hablando de sí, y de todos los demás Médicos: Dubito, an semper non erremus. En mi Respuesta a Martínez añadí a Ramazini en términos sumamente expresos, y fuertes; y a los Autores de las Memorias de [137] Trevoux, que aunque no Médicos por oficio, es una junta de hombres doctos en todo género de letras.

De todos estos dice V.md. que son de poca autoridad por sus inconsecuencias. Las inconsecuencias era menester notarlas, porque no basta decirlo a bulto; ¿pero cómo había de notarlas V.md. si a algunos de los Autores alegados no los vió jamás, ni aun por el pergamino? Lo de poca autoridad es bueno para dicho entre gente que nunca oyó campanas. El Dr. Aqüenza, a quien V.md. celebra como héroe, que en este grave conflicto de la Medicina la defendió con especial aliento (siendo así que en sentir de Médicos, y no Médicos, no salió a luz escrito más fuera de propósito que el suyo), y de quien dice en la Dedicatoria, que anda siempre al lado de los Reyes (siendo así que jamás los acompaña); fue el primero que habló con desprecio de Etmulero, Sidenham, y Wilis: para cuya enorme extravagancia no le hallaron los Médicos doctos, y aun los indoctos otra disculpa más que la que yo hallo a V.md. esto es, no tener que responder.

Este desprecio de unos hombres famosísimos en Alemania, Inglaterra, España, Francia, e Italia, pone la Medicina en mucho peor estado que estaba. Porque si no puede hacerse confianza de lo que dicen unos Médicos, a quienes celebra el clarín de la fama por todo el ámbito de Europa, y que verdaderamente son los Príncipes entre los modernos; ¿qué confianza deberé yo hacer, cuando esté enfermo, de unos Médicos, que desparramó la fortuna a este, o al otro Partido? Si aquéllos padecen perpetuas inconsecuencias, ¿qué harán éstos? Vuelvo a decir, que peor está que estaba.

Lo mejor es, que citando yo tantos Autores por mi sentencia, ni D. Francisco, ni D. José citan uno, ni medio por la suya. ¡Alabo la santa pobreza!

Pero yo, que como mal Religioso, gasto algunas superfluidades, quiero añadirles ahora a los Autores alegados, otros de nuevo. Lucas Tozzi en el prólogo del primer Tomo dice abiertamente, que nunca hubo arte cierto para curar: Cum medendi certa ars numquam extiterit. Paulo Zaquías {(a) Paul. Zaq. lib. 4, tit. 1, quaest. 5, num. 8.} [138] habla así de la Medicina: Notissimus est, & ab hominum nullo negandum, arte hanc, licer inter omnes nobilissimam, & sensu ipso stabilitam, nihil omnino certi unquam posse praevidere, nec praedicere. No creyó este hombre doctísimo, que hubiese hombre que negase lo que hoy me niega D. Francisco Dorado; y en otra parte afirma, que el prometer con certeza curar al enfermo, es propio de Médicos ignorantes: Ignorantiam consequitur, ut plurimum, alter gravis error, superba nempe promissio suis aegrotantibus certae salutis: nam hoc vitium proprium eorum est, qui minus in arte valent. Vamos a los antiguos. Cornelio Celso, citado por Gaspar de los Reyes {(a) Reyes Camp. Elys. quaest. 67, num. 25.}, dice que no hay cosa tan cierta en la Medicina, como que todo es incierto: Nihil adeo in Medicina certum est, quam nihil certum. Galeno ya se ve si tenía por falible la Medicina, cuando se gobernaba a veces por los sueños para recetar. En fin, Hipócrates, el mismo grande Hipócrates, llanamente confiesa que es imposible conseguir doctrina cierta para curar: Medicinam cito discere non est possibile, propterea quod impossibile sit statam ac certam doctrinam in ipsa fieri {(b) Lib. de Locis in homin.}. ¿Son todos estos de poca autoridad entre los Profesores diestros?


inicio / fin
Advertencia

En el discurso de este escrito se notará acaso que hablo con más vehemencia que en otros de los Profesores de Medicina en común; pero quien advirtiere que iba respondiendo a otro escrito, donde en cada página leía uan invectiva, o un dicterio, no extrañará que se me azorase la mano, o se me encendiese un poco la pluma. Vuelvo a decir, que venero a la Facultad Médica, como honoratísima, y nobilísima. Huiré los Médicos malos, siempre amaré a los buenos; y estoy en conocimiento de que hay en este siglo, y en España algunos excelentes. Los doctísimos Médicos de Salamanca, a quienes dedicó su Discurso el Dr. D. Francisco Dorado, no necesitaban de su defensa. Tampoco la había menester la Facultad en común. Antes tal vez sucede defenderse una opinión de modo que queda desautorizada con el patrocinio.


inicio / <<<

{Benito Jerónimo Feijoo (1676-1764), Respuesta al Discurso Fisiológico-Médico (1727), reimpreso junto con la Justa Repulsa..., texto tomado de la edición de Madrid 1777 (por Pantaleón Aznar, a costa de la Real Compañía de Impresores y Libreros), páginas 95-138.}


Biblioteca Feijoniana
Edición digital de las Obras de Feijoo
Teatro crítico universal / Cartas eruditas y curiosas / Varia
Proyecto Filosofía en español ~ www.filosofia.org