Manifiesto

Ante la disolución de la filosofía
en la nueva «Enseñanza Secundaria»

Madrid, 8 de mayo de 1996

 

La Sociedad Española de Filosofía, la SEPFi, así como AD HOC (Asociación por el Estudio de la Filosofía), al término de las jornadas que han tenido lugar en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, durante los días 7 y 8 de mayo de 1996, manifiestan lo siguiente:

1. Resulta de todo punto inaceptable que el Bachillerato se vea reducido a la insignificancia de un ciclo de dos cursos académicos, en los que apenas si hay tiempo para iniciar la tarea que le corresponde. Por ello mismo resulta imposible salvar la enorme distancia que separa la Educación Secundaria Obligatoria de los estudios posteriores al Bachillerato, para los que éste ha de preparar adecuadamente.

2. La drástica reducción a que se ve sometida la presencia de la Filosofía en la nueva Enseñanza Secundaria atenta directamente contra el derecho del alumnado a recibir una formación completa y equilibrada; pues ésta se hace decididamente inalcanzable sin una adecuada presencia de la disciplina filosófica, de cuyo carácter fundamental para la formación de las personas nadie duda podrá considerarse adecuada la presencia de dicha disciplina tan sólo cuando todos los bachilleres cursen sendas asignaturas filosóficas, con el estatuto de materias comunes, en los dos últimos cursos del Bachillerato; y cuando, asimismo, la presencia de una asignatura de filosofía moral, durante el último curso de la enseñanza obligatoria goce de un horario comparable al de otras materias consideradas fundamentales, y no se vea constreñida a uno exiguo para asignaturas de segundo orden.

3. Los responsables de la política educativa, no contentos con haber reducido de modo tan desaforado la presencia de la disciplina filosófica en la segunda enseñanza, han querido hacerse una idea de la filosofía que nos vemos en la obligación de denunciar. Pues se trata de una idea erronea, que responde a la intención de convertir los estudios filosóficos en una especie de sofística puesta al servicio de cierto repertorio de tópicos, por otra parte bastante dispersos.

4. El alejamiento en que se quiere mantener al profesorado de primaria y secundaria con respecto a la Universidad, de la que ambos proceden, y en cierto modo forman parte, resulta tanto más absurda cuanto que se pretende hacer girar la formación de ese profesorado en torno a otras instituciones y de espaldas a los estudios universitarios.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, y en plena sintonía con la Declaración sobre «Filosofía y Democracia» hecha por la UNESCO en París en febrero de 1995, pues estamos convencidos de que la enseñanza de la disciplina filosófica es una importante contribución a la educación de ciudadanos libres, ya que de modo directo fomenta la capacidad de juicio crítico y desarrolla la autonomía moral de los individuos, afirmamos nuestro más decidido apoyo al conjunto de reivindicaciones que el «Movimiento pro Filosofía» viene sosteniendo desde hace ya dos años y que se puede resumir en los siguientes puntos:

El Bachillerato debe ser ampliado a tres cursos, puesto que su actual duración y su excesiva fragmentación y optatividad impiden alcanzar el objetivo esencial de dicha etapa educativa; es decir, una formación integral.

La «Filosofía Moral» o «Etica», por su carácter reflexivo, formativo y filosófico debe ser impartida en el último curso de la E.S.O. con una mayor relevancia académica, bajo una denominación netamente filosófica y por especialistas en Filosofía.

La asignatura denominada «Filosofía» debe ampliar su horario lectivo para conseguir adecuadamente los objetivos fundamentales previstos en la LOGSE.

La «Historia de la Filosofía» debe ser una materia común y obligatoria para todo el alumnado de todas las modalidades del Bachillerato.

La formación permanente del profesorado de Filosofía es una necesidad ampliamente sentida en los Institutos y en la Universidad. Por ello instamos a todas las autoridades educativas a que elaboren en coordinación con las Universidades y con las Sociedades de profesores un plan de formación del profesorado de Filosofía con plena garantía de calidad.

Madrid, 8 de mayo de 1996.

Juan Manuel Navarro Cordón, Presidente de la Sociedad Española de Filosofía, Catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid.
Felipe Ledesma, Presidente de AD HOC, Asociación por el Estudio de la Filosofía.
Luis Cifuentes, Presidente de la SEPFi (Sociedad Española de Profesores de Filosofía).
Manuel Maceiras, Decano de la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid.

 

© 1996 filosofia.org