Ante el fallecimiento de

Jesús García López

28 junio 1924 / 28 enero 2005

El viernes 28 de enero de 2005 falleció en Murcia, a los 80 años de edad, el catedrático de filosofía español Jesús García López:

  1. Esquela, La Verdad
  2. Jesús García, in memoriam, Urbano Ferrer
  3. Recordando a Jesús García, Alfonso Sánchez Martínez
  4. ¿Qué casualidad!, Antonio Maurandi Caro
  5. Fallece en Murcia el catedrático oriolano Jesús García, La Verdad

La Verdad, Murcia, sábado 29 de enero de 2005.


Don Jesús García López

(Catedrático de Universidad)

Falleció ayer en Murcia, a los 80 años de edad, habiendo recibido los santos sacramentos y la bendición apostólica de Su Santidad,
D. E. P.
Sus afligidos: esposa, doña Dolores Cuadrado Gómez; hijos, Jesús, Amparo, María-Dolores, Antonio y José-Angel García Cuadrado; hijos políticos, Isabel Pallarés, Pedro Lillo y Pilar Martínez; nietos; hermanos, José-María, Pilar, Carmen, Julián, Amparo, Patricio, Angeles y Dolores; hermanos políticos, sobrinos, primos y demás familia, ruegan una oración por su alma y agradecerán asistan a su conducción que tendrá lugar hoy, con misa de corpore insepulto, a las ONCE Y MEDIA, en la capilla de Velatorios del Carmen, y su posterior traslado al cementerio de Era Alta, y al propio tiempo les comunican que la misa funeral por el eterno descanso de su alma tendrá lugar el próximo día 31, a las SIETE Y MEDIA, en la iglesia de San Pablo (junto a Centrofama). Murcia, 29 de enero de 2005. Casa mortuoria: Velatorios del Carmen. C/. Ricardo Gil, 38. (Funeraria-Velatorios del Carmen).


Jesús García, in memoriam

La Verdad, Murcia, lunes 31 de enero de 2005

Conocí a don Jesús García López en 1967 siendo ya catedrático de la Universidad de Murcia. Una personalidad metafísica que se me fue desvelando posteriormente en sus libros y estudios y en el trato humano. El valor de la verdad y otros estudios, El conocimiento de Dios en Descartes, Los derechos humanos en Tomás de Aquino son algunos de los títulos que vienen a la memoria entre tantos otros. Sólo quisiera añadir el más reciente de ellos Virtud y personalidad, con gran contenido ético, del que ha aparecido en 2002 la segunda edición; en él se hace una exposición sistemática del conjunto de las virtudes humanas. Desde 1984 he podido seguir de cerca su itinerario universitario: asociación al Decanato en la Facultad de Filosofía, dirección de tesis doctorales, nuevas publicaciones, conversaciones; hace sólo unos pocos años que en el acto académico de la fiesta de Santo Tomás daba ante el claustro académico de nuestra Universidad su lección magistral. A las pocas horas de su fallecimiento me limito a resaltar de su persona, en esta breve nota, el sabio modo como hacía compatibles –sin ningún tipo de fricciones– el respeto a la libertad con la firmeza en las convicciones. Lo cual no obedecía a ningún planteamiento sui generis, sino que era reflejo del orden que impregnaba su vida desde una sólida formación cristiana. Esta misma coherencia y armonía son las que parecen traslucirse en el hecho de que Dios haya escogido la festividad de su maestro intelectual para llamarlo.

Urbano Ferrer
Profesor titular de Filosofía Moral, Murcia


Recordando a Jesús García

La Verdad, Murcia, jueves 3 de febrero de 2005

«Cuán deleznable es el hombre y cuánta verdad se advierte en que al elegir la muerte, no mira la edad ni el nombre.» Hace ya muchos años que Jesús García López escribía este párrafo dentro de un poema dedicado a un entrañable amigo, muerto muy joven. Nuestro dolor por haber elegido la muerte hoy a nuestro querido Jesús a los 80 años es igualmente fuerte para cuantos tuvimos la suerte de conocerlo, de recibir sus enseñanzas, su ejemplo de conducta y de colaborar con él en tantas cosas, relacionadas con el hombre como primera persona, creado por Dios a su imagen y semejanza.

Su sencillo y silencioso paso por la vida estuvo lleno de un arrollador amor a Dios, que quiso dotarlo de clara inteligencia, del don de la palabra, de la entrega a los demás, de la capacidad de trabajo, de la modestia –pese a su valía–, de un amor y una entrega total a su familia: a sus padres, a su esposa, a sus hijos, a sus nietos, a sus hermanos. También a sus amigos. Con la pérdida de las personas que queremos se avivan y agrandan sus recuerdos. Como el de la dedicatoria en el primer libro que escribió de metafísica: «A mi madre –decía– que no entenderá nada de lo que aquí digo, pero que sabe de Dios mucho más que yo.» Su alegría al ser nombrado Caballero Cubierto de la Semana Santa en Orihuela, ancestral privilegio que le permite procesionar por el interior de su catedral sin descubrirse. Las reuniones en su casa como presidente de la Colonia Vega Baja del Segura. Sus conferencias en tantos lugares y en tantas ciudades, relacionadas siempre con el amor de Dios a los hombres; o lo que es igual, con una forma práctica y real de evangelizar. Sus colaboraciones en revistas y publicaciones. Su labor docente en la cátedra de Filosofía desarrollada con tanto acierto en las universidades de Pamplona y Murcia. La dirección de cursillos, retiros espirituales, pregones... Para los creyentes hoy es un día de gozo, Jesús. Gozo por haberte conocido. Gozo para tu familia, para tus amigos y gozo por saberte junto al Padre, lugar desde el que ahora te pedimos nos sigas cuidando a todos y fortaleciendo en su amor.

Alfonso Sánchez Martínez
Murcia


¿Qué casualidad!

La Verdad, Murcia, jueves 3 de febrero de 2005

García López, ahincado tomista, deja su vida terrenal el día de Santo Tomás. Exteriorizo esta memoria por tres razones: una porque la amistad obliga, la segunda porque el agradecimiento también obliga, y la tercera porque la justicia impone. Jesús García López me distinguió con su trato; y el agradecimiento es un sentimiento que despierta e impulsa correspondencia.

El profesor García López, fue uno de los que me empujaron para que yo hiciera los Cursillos de Cristiandad –arma especial de renovación cristiana para hombres y mujeres de nuestro tiempo–.

Fui a ellos pensando que por ser un creyente practicante no me hacía falta hacer los mencionados cursillos. Con esa convicción y creencia me interné en Los Jerónimos para formar parte del 15º Cursillo de Cristiandad de Murcia, en el mes de septiembre del año 1959. Pertenecí a la Decuria de San Pablo. Transcurrieron los tres días de cursillo y cuando pasaron, supe que yo estaba equivocado, que los cursillos sí que me hacían falta.

Creo que la muerte del catedrático emérito de la Universidad de Murcia, de mi amigo Jesús García López, la habrá sentido mucha gente. Yo y los que me acompañen en esta impresión, nos unimos al pesar de su esposa, hijos y familiares.

D. E. P. el que fue rector de cursillos de Cristiandad, cuando estos se celebraban en la iglesia de Los Jerónimos en la pedanía de Guadalupe, hoy Universidad Católica.

Antonio Maurandi Caro
Murcia


Fallece en Murcia el catedrático oriolano
y célebre filósofo tomista Jesús García

La Verdad, Alicante, domingo 27 de febrero de 2005.

Fue Caballero Cubierto y pronunció dos veces el pregón de Semana Santa

Jesús García López (P. J. Bernabeu. Orihuela.) «Santo Tomás de Aquino le llevó a su lado con el fin de debatir con él la esencia de sus más profundas convicciones filosóficas y vitales», le evocan y elogian sus mejores amigos y los familiares del magistral catedrático oriolano Jesús García López, fallecido a los ochenta años de edad en su residencia murciana.

Reconocido en Europa como uno de los investigadores y filósofos de mayor prestigio mundial en el conocimiento de la obra de Santo Tomás de Aquino, el célebre catedrático emérito de Metafísica de la Universidad de Murcia dio clases también durante más de una década en la Universidad de Navarra.

Las conferencias de García López siempre despertaban expectación por sus incesantes y novedosas aportaciones filosóficas, explicaban a La Verdad dos catedráticos murcianos.

En 1990 publicó la pionera reflexión Los derechos humanos en Santo Tomás de Aquino, culminando así una densa labor de investigación y reflexión acerca de la filosofía tomista.

Caballero Cubierto en la procesión del Santo Entierro de Cristo de 1960, García López es el único oriolano que ha pronunciado en dos ocasiones, en ambas con sobresaliente brillantez y elocuencia, la glosa del pregón de la Semana Santa de Orihuela.

El próximo viernes en el Teatro Circo, con todo merecimiento, Jesús García López, debe recibir un reconocimiento público en el acto pasionario de este año.

 

© 2005 filosofia.org