Ante el fallecimiento de

Mariano Peñalver Simó

Sevilla 1930 / 28 agosto 2005

El domingo 28 de agosto de 2005 falleció en Sevilla, su ciudad natal, a los 75 años de edad, el filósofo español Mariano Peñalver Simó:

  1. Ha fallecido Mariano Peñalver, Universidad de Cádiz
  2. Muere el filósofo sevillano Mariano Peñalver, ABC
  3. La gran salud de Mariano Peñalver, Francisco Vázquez, Diario Sevilla
  4. El último heredero de Juan de Mairena, Eva Díaz Pérez, El Mundo
  5. Muere Mariano Peñalver, maestro de pensadores libres, Diario de Cádiz
  6. Ha fallecido Mariano Peñalver Simó, Diario Bahía de Cádiz
  7. Fallece Mariano Peñalver Simó, Diario Sur
  8. Fallece Mariano Peñalver, Andalucía 24 horas

Ha fallecido Mariano Peñalver

Anuncio oficial de la Universidad de Cádiz
Lunes, 29 de agosto de 2005, www.uca.es

Mariano Peñalver Simó La institución académica permanecerá de luto oficial durante una semana en memoria de quien fuera su Primer Rector Constituyente y Catedrático Emérito de la misma

Ha fallecido Mariano Peñalver Simó, primer Rector Constituyente de la Universidad de Cádiz y Catedrático Emérito de Filosofía. Accedió al máximo cargo de responsabilidad en el gobierno de nuestra universidad en unos tiempos a la vez difíciles y esperanzadores; un momento matinal, cuando el antiguo Colegio Universitario se transformaba en Universidad, en el contexto de la Transición Democrática en España.

La generosidad y el entusiasmo de su compromiso con la institución han sido una constante y se han prolongado hasta sus últimos meses de vida, dedicado a redactar un código ético para nuestra comunidad universitaria.

Mariano Peñalver se va, pero con el reconocimiento a su competencia y excelencia. Medalla de Oro de la Universidad de Cádiz, Medalla de Oro al Mérito Educativo de la Junta de Andalucía, Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos a su libro Ni Impaciente ni Absoluto.

Y se va con el cariño de Cádiz, que tan bien supo corresponder al que él le profesaba. Su lucha con la enfermedad que durante años lo asediaba, soportándola con serenidad y buen humor ha sido un ejemplo para todos. Su sabiduría y su estilo de vida perdurarán siempre en la memoria de nuestra Universidad. Gracias Mariano, gracias amigo.


Muere el filósofo sevillano Mariano Peñalver,
primer rector de la Universidad de Cádiz

ABC, Sevilla, lunes 29 de agosto de 2005

Mariano Peñalver Simó Autor de La lingüística estructural y las ciencias del hombre, glosó la figura de Juan de Mairena en Ni impaciente ni absoluto o cómo disentir de lo único

Sevilla. Mariano Peñalver, primer rector Constituyente de la Universidad de Cádiz y Catedrático Emérito de Filosofía, ha fallecido a los 75 años de edad, según informó mediante un comunicado la Universidad de Cádiz, que permanecerá de luto oficial durante una semana.

Peñalver, natural de Sevilla, capital en la que nació en el 1930 y donde cursó sus estudios de Derecho, recaló en 1983 en la UCA, donde ejerció como catedrático de Filosofía hasta 2002, y, en 1984 accedió al máximo cargo de responsabilidad en su gobierno, cuando el antiguo Colegio Universitario se transformaba en Universidad, en el contexto de la Transición Democrática en España.

Pese a terminar su andadura como rector en 1986, su «generosidad y el entusiasmo de su compromiso» con la institución fueron «una constante y se han prolongado hasta sus últimos meses de vida», en los que se dedicó a redactar un código ético para la comunidad universitaria gaditana.

Además, Peñalver obtuvo la Medalla de Oro de la Universidad de Cádiz en 2000 y, un año anterior, la Medalla de Oro al Mérito Educativo de la Junta de Andalucía, así como el Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos a su libro Ni impaciente ni absoluto o cómo disentir de lo único, obra que fue premiada y publicada por la Fundación José Manuel Lara y en la que el autor rinde homenaje a la figura de Juan de Mairena.

Asimismo, es autor de diversos libros y artículos sobre los problemas que aquejan al mundo contemporáneo. Es uno de los primeros introductores de la corriente hermenéutica en España y ha escrito obras como La lingüística estructural y las ciencias del hombre o La búsqueda del sentido en el pensamiento de Paul Ricoeur. Teoría y práctica de la comprensión filosófica de un discurso.

Profesor emérito de la Universidad de Cádiz, Mariano Peñalver, siempre optimista con el futuro del pensamiento, era consciente de que «vivimos una época en la que existe como una especie de deseo hacia la Filosofía como orientadora de cómo hay que pensar las cosas que cada cual tiene que resolver». Para este pensador, el mundo que nos rodea, «más bien incrédulo», puede generar ciertos sentimientos de «desorientación y melancolía», que en cierto sentido propician que «la Filosofía tenga actualmente un buen tirón».

El propio talante del autor, se deja traslucir en la elaboración de su obra Ni impaciente ni absoluto o cómo disentir de lo único, galardonada con el Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos y en la que eludiendo el academicismo, elabora un libro al alcance de todos, incluso de aquellos que carecen de conocimientos filosóficos.

El último trabajo del pensador introspectivo, Ni impaciente ni absoluto o cómo disentir de lo único, según informa Javier Harillo, director de la Fundación José Manuel Lara, «se ha convertido en el testamento vital e intelectual de esta figura indiscutible de la cultura y el pensamiento andaluces. En él se recogen, bajo la forma literaria de un cuaderno de notas, toda una completa gama de observaciones y pensamientos que el mundo moderno y los temas universales le habían sugerido al profesor Peñalver, aforismos surgidos al amparo del discurrir libre y relajado de una mente privilegiada como la de su autor».

Con su muerte desaparece uno de los profesores más eminentes y una referencia obligada en la historia de la Universidad gaditana.


La gran salud de Mariano Peñalver

Diario de Sevilla, martes, 30 de agosto de 2005

La gran salud de Mariano Peñalver Simó
Con el fallecimiento de Mariano Peñalver Simó se pierde a un excelente profesor y un universitario ejemplar y sobre todo a un filósofo en el sentido más vigoroso y originario de la palabra

A la hora de enseñar, Mariano Peñalver siempre se caracterizó por su afán innovador en métodos y en actitudes, capaz de contagiar a sus alumnos el «placer del texto», esa rara sensibilidad de vibrar con los monumentos que jalonan la tradición filosófica. Profesor en las Universidades de Sevilla, Alicante y Cádiz, sus clases tuvieron el don de encandilar a los alumnos, tanto por el arte que desplegaba a la hora de suscitar los problemas como por cierto distanciamiento irónico ejercido, en primer lugar, consigo mismo. En reconocimiento a esta labor recibió, en junio de 1999, la medalla de oro al Mérito a la Educación, concedida por la Junta de Andalucía en la primera edición del premio.

Esta capacidad de distanciarse respecto a sí mismo se ha revelado también en los servicios que prestó a la comunidad universitaria, con la que le vinculaban hondas raíces familiares. Siempre dispuesto, siempre discreto, Mariano Peñalver ya había desempeñado cargos de responsabilidad pública antes de llegar a la Universidad de Cádiz, pero ha sido aquí donde prodigaría más esta faceta. Accedió a esta institución en unos tiempos a la vez difíciles y esperanzadores. Un momento matinal, cuando el antiguo Colegio Universitario se transmutaba en Universidad, en el todavía incierto contexto de la Transición. En estas circunstancias, estimulado por colegas y amigos, no dudó en asumir la máxima responsabilidad en el gobierno universitario. Fue Rector de la Universidad de Cádiz entre 1984 y 1986 y ha formado parte de todos los órganos políticos de la institución. Tras recibir la Medalla de Oro de la UCA en el año 2000 fue nombrado profesor emérito. Su compromiso se ha prolongado hasta sus últimos meses de vida, dedicados con entusiasmo y por encargo del Rectorado a la redacción de un código ético para la comunidad universitaria.

No está de más señalar también la implicación ciudadana del profesor Peñalver. Ésta tiene que ver con su condición de intelectual y de universitario, es decir, de alguien que tiene interés vital en la universalidad frente a la sumisión a lo meramente privado, encarnado por las conveniencias particulares de los poderes políticos y económicos. En este aspecto Mariano Peñalver ha ejercido de pensador «mundano», como lo hicieron algunas de sus referencias más queridas (Voltaire, Diderot, Bergson, Derrida). Esta vocación se ha manifestado en su constante preocupación por los conflictos que afectan a sus conciudadanos, o en su implicación en los acontecimientos y ritos colectivos de su ciudad, desde los festejos hasta los escritos de protesta pasando por las tertulias y la columna periodística. Ocasionalmente tuvo también la fortuna de poder conciliar esta proyección cívica con su gran personal: la música. Piénsese en su participación en la Coral Universitaria o en la puesta en marcha de un Aula Universitaria de Música.

Se le ha reconocido su importante papel como historiador de la filosofía y como introductor, en España, de corrientes filosóficas tan relevantes como el estructuralismo y la hermenéutica. Desde La Lingüística Estructural y las Ciencias del Hombre (1972) hasta Ni Impaciente ni Absoluto (Premio Alvar de Estudios Humanísticos en 2004), pasando por La Búsqueda del Sentido en Paul Ricoeur (1978) y Desde el Sur (1997), se advierte su talento de ensayista y sus cualidades de historiador. Por encima de todo ha sido un filósofo, entendiendo la filosofía, no como un conjunto de conocimientos teóricos, sino al modo de la sabiduría antigua, como una opción de vida. La pasión por la verdad siempre le ha exigido mostrar la propia existencia como ejemplo de esa verdad. Si hubiera que utilizar una rúbrica para delimitar su estilo filosófico no le vendría mal la de «materialismo cortés». La «cortesía», que Peñalver encontró primero en Ricoeur y posteriormente en Bergson, consiste en desplegar un pensamiento mediador de conflictos, instintivamente capaz de asumir y de comprender al otro en el extremo mismo de su alteridad. Es una disposición particular para «consentir con lo diferente».

El «materialismo» apunta a otra convicción permanente de Peñalver, que lo aproxima a Diderot y a Spinoza: todas las ideas y razonamientos que conocemos y experimentamos tienen su raíz en el modo de afrontar nuestra condición corpórea. El cuerpo que somos, conviene Peñalver con Marguerite Yourcenar, «es nuestro reino». La filosofía no puede practicarse entonces en la ignorancia del cuerpo, como sucede con la animalidad triunfante del joven sano y vigoroso, carne que se ignora a sí misma. Se piensa cuando el cuerpo se hace notar, como un obstáculo más o menos doliente y maltrecho.

Esta convicción no es un principio teórico; se asienta en su propia lucha –prolongada y tenaz– con el dolor y con la enfermedad. La serenidad y la alegría de Mariano Peñalver ante esta circunstancia, que ha asombrado a todos los que lo hemos conocido, proceden tal vez de su capacidad para transformar en acicate del pensamiento lo que en otros conduce a la parálisis, la autocompasión o el consuelo ultramundano. Es lo que Nietzsche llamaba «la Gran Salud». Como Séneca, como Epicuro o como Marco Aurelio, Peñalver nos ha enseñado que el dolor y la muerte son el experimentum crucis de todo filósofo. Por eso su mensaje siempre seguirá vivo en sus escritos y en el ejemplo que hemos incorporado sus discípulos y compañeros.

Francisco Vázquez García

Catedrático de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cádiz


Mariano Peñalver Simó
El último heredero de Juan de Mairena

El Mundo, martes, 30 de agosto de 2005, pág. 5

Mariano Peñalver (Sevilla, 1930) era uno de esos sabios que se paran a pensar la vida, un viajero incansable del saber. Este catedrático de Filosofía y profesor emérito de la Universidad de Cádiz, donde fue el primer rector constituyente entre 1984 y 1986, sorprendió en estos últimos años de su vida con una asombrosa mirada contemplativa fruto de toda una vida de reflexión.

El filósofo destacó en sus estudios sobre el pensamiento de la Ilustración francesa, en especial, con las figuras de Voltaire y Diderot. Entre sus obras más importantes están La lingüística estructural y las ciencias del hombre, La búsqueda del sentido en el pensamiento de Paul Ricouer o Desde el Sur, Lucidez, humor, sabiduría y otros discursos.

El resultado de esta fructífera vida fue un libro insólito y revelador, casi a modo de epílogo biográfico, Ni impaciente ni absoluto o cómo disentir de lo único, publicado por la Fundación José Manuel Lara que también le otorgó el Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos en 2004.

En este libro, Peñalver –rescatando el legado del profesor apócrifo creado por Antonio Machado– se aventuraba a dar su idea del mundo evocando los consejos, sentencias y donaires de Juan de Mairena. Con un tono irónico y lleno de frescura, planteaba un curioso libro de aforismos a modo de cuaderno con anotaciones de un viajero del pensamiento. En estos esbozos y bocetos, resumía con dignidad esa tradición andaluza –representada por un personaje de ficción como Mairena– de discursos certeros, lacónicos y sentenciosos en la línea también del senequismo de la gente del campo. Una especie de intención filosófica de pensar literariamente.

Estudió Derecho en la Universidad de Sevilla, pero pronto se interesó por los estudios de Música y Armonía, aunque los abandonó pronto para dedicarse a la Filosofía. Durante algunos años vive en Francia y ejerce como profesor de español en una escuela de vanguardia diseñada para hijos de millonarios. Allí asiste «como espectador», según revelaba, del Mayo del 68.

En 1974 es doctor en Filosofía en la Universidad de Sevilla, donde tuvo dificultades ideológicas, y en 1980 es profesor agregado en la Universidad de Alicante. Ya en 1983 llega a la Universidad de Cádiz donde se convierte en rector en 1984 y profesor emérito en 2002. En 1999, recibe la Medalla de Oro al Mérito a la Educación y en 2000 recibe la Medalla de Oro de la Universidad de Cádiz.

Su labor como rector de la Universidad de Cádiz –que ha declarado una semana de luto oficial– fue brillante y elogiada. En los últimos años, admitió su desaliento por el estado de la Universidad española a la que consideraba adormecida y sobre los centros andaluces decía que habían caído en la «trampa del regionalismo».

Mariano Peñalver Simó, catedrático emérito de Filosofía nació en 1930 en Sevilla y murió en agosto de 2005.

Eva Díaz Pérez


Muere Mariano Peñalver Simó, maestro de pensadores libres

Diario de Cádiz, martes, 30 de agosto de 2005

Luto en el pensamiento, la universidad gaditana y andaluza pierden una de sus figuras más relevantes. Introductor del pensamiento moderno francés en España, el catedrático sevillano fue el primer rector constituyente de la Universidad de Cádiz

M. Muñoz Fossati / L. S.-Moliní. Cádiz/Sevilla

Mariano Peñalver, gran filósofo y primer rector constituyente de la Universidad de Cádiz (desde 1984 a 1986), catedrático emérito y Medalla de Oro de la misma, maestro de pensadores y referencia del mundo académico gaditano de las últimas décadas, murió a las 10 y media de la noche del domingo en su casa sevillana de la Avenida de los Conquistadores. Una enfermedad que le asedió durante años, con episodios de gran agresividad, acabó con su vida a los 75 años. Sus restos mortales permanecen en el Tanatorio de Sevilla (SE-30), donde hoy, a las diez de la mañana, sus familiares, amigos y discípulos le tributarán un acto laico de despedida. Posteriormente, será inhumado, a las 11.30, en el Cementerio de San Fernando.

La UCA permanecerá de luto oficial durante una semana. En una nota emitida ayer, la institución académica destacaba de él que «accedió al máximo cargo de responsabilidad en el gobierno de nuestra universidad en unos tiempos a la vez difíciles y esperanzadores».

El rector de la Universidad gaditana, Diego Sales, resaltó la «pérdida enorme» que el fallecimiento de Peñalver supone para la institución que preside, y resaltó su labor como primer rector del alma mater gaditana. Sales alabó, como todos los que le conocieron, el talante dialogante del fallecido, su habilidad «contemporizadora» con los políticos para sacar adelante los primeros Estatutos de la UCA, y su nulo apego al cargo, que dejó en cuanto consiguió su objetivo, así como el compromiso con Cádiz de este profesor sevillano.

Uno de sus grandes amigos, el catedrático de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada de la UCA, José Antonio Hernández Guerrero, que fue vicerrector durante todo el mandato de Peñalver, lo definió ayer como «la persona con más cantidad y calidad humana» que había conocido y aseguró con rotundidad que «ha sido el intelectual más importante de la Universidad de Cádiz desde su fundación».

Coincidió con el actual decano de Filosofía, Manuel Arcila, quien lo definió ayer como «la persona más importante para la Facultad», y añadió que Peñalver «significaba la concordia» desde que llegó como catedrático de Filosofía a Cádiz, en 1983.

Como intelectual, Mariano Peñalver Simó fue uno de los introductores en España del pensamiento contemporáneo francés. Sus aportaciones sobre Bergson, Ricoeur, el estructuralismo de Lèvi-Strauss, la hermenéutica y la deconstrucción de Gadamer o Derrida, han sido fundamentales para una generación de universitarios que tuvieron en él a un maestro y a un amigo. La relación con Francia, que comenzó cuando le dedicó su tesis doctoral a La búsqueda del sentido en el pensamiento de Paul Ricoeur (Universidad de Sevilla, 1978) , llegó a lo personal cuando se casó con la que hoy es su viuda, Marie Paul Sarazin, con la que tuvo tres hijos: Gabriela, Guillermo y Vicente.

Pero más que un intelectual ensimismado en su obra, Mariano Peñalver fue un animador cultural como demostró en sus artículos publicados en este periódico. Prueba de la fecundidad de su vida es el amplio número de discípulos que deja desperdigados, principalmente, por las universidades de Cádiz y Sevilla. Profesores e intelectuales como Cinta Canterla, Alberto González Troyano, Juan Bosco Díaz de Urmeneta, Francisco Vázquez, José Luis Rodríguez Sández, Diego Romero de Solís o Ramón Vargas Machuca, entre otros muchos, disfrutaron de un magisterio que, como manifestó ayer Cinta Canterla, «no pretendía imponer nada, sino enseñar a pensar libremente. Fue, ante todo, un maestro moral». Esta labor fue reconocida por la Junta de Andalucía con el Premio al Mérito de la Educación en 1999.

De su obra destacan los libros Desde el sur; lucidez, humor, sabiduría y otros discursos (Universidad de Cádiz, 1997), La lingüística estructural y las ciencias del hombre (Nueva visión, Buenos Aires 1972) y Voltaire, la recherche de l'autre (Voltaire Foundation, Oxford 1997). Pero su libro más íntimo, el que expresa su visión aforística y cotidiana del mundo, es Ni impaciente ni absoluto o cómo disentir de lo único, con el que consiguió el Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos de la Fundación José Manuel Lara y que está editado por dicha institución.


Ha fallecido Mariano Peñalver Simó

Diario Bahía de Cádiz, martes, 30 de agosto de 2005

Mariano Peñalver Simó La UCA declara una semana de luto oficial en memoria de su primer Rector Constituyente, Mariano Peñalver

La Universidad de Cádiz está de luto. Ha fallecido Mariano Peñalver Simó, primer Rector Constituyente de la UCA y Catedrático Emérito de Filosofía. Accedió al máximo cargo de responsabilidad en el gobierno de la universidad gaditana en 1984, en unos tiempos a la vez difíciles y esperanzadores; un momento matinal, cuando el antiguo Colegio Universitario se transformaba en Universidad, en el contexto de la Transición Democrática en España. La institución académica permanecerá de luto oficial durante una semana en su memoria

«La generosidad y el entusiasmo de su compromiso con la institución han sido una constante y se han prolongado hasta sus últimos meses de vida, dedicado a redactar un código ético para nuestra comunidad universitaria», señala la UCA en un comunicado remitido a Diario Bahía de Cádiz.

Mariano Peñalver se va, pero con el reconocimiento a su competencia y excelencia. Medalla de Oro de la Universidad de Cádiz, Medalla de Oro al Mérito Educativo de la Junta de Andalucía, Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos a su libro Ni Impaciente ni Absoluto.

«Y se va con el cariño de Cádiz, que tan bien supo corresponder al que él le profesaba. Su lucha con la enfermedad que durante años lo asediaba, soportándola con serenidad y buen humor ha sido un ejemplo para todos. Su sabiduría y su estilo de vida perdurarán siempre en la memoria de nuestra Universidad. Gracias Mariano, gracias amigo», concluye la nota de la UCA.

La institución académica permanecerá de luto oficial durante una semana en memoria de quien fuera su Primer Rector Constituyente y Catedrático Emérito de la misma.

Peñalver Simó nació en Sevilla en 1930 y se licenció en Derecho en la Hispalense en 1953, Licenciado en Letras por la Universidad de La Soborna, en 1968 y Doctor en Filosofía, también por la Universidad de Sevilla en 1974.

Muestra de pesar desde el Ayuntamiento de Jerez

La alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, ha enviado el lunes un telegrama al actual rector de la Universidad de Cádiz, Diego Sales, en el que, en nombre del Ayuntamiento jerezano, le expresa sus condolencias por la muerte de Mariano Peñalver, según informaron fuentes municipales a Diario Bahía de Cádiz.

La alcaldesa ha subrayado la trascendencia histórica del papel desempeñado por Peñalver en la creación de la Universidad gaditana tras desligarse de la Universidad de Sevilla en 1984.

Para la regidora jerezana, «la ciudad de Jerez, tan estrechamente vinculada a la UCA como sede de uno de sus cuatro campus, reconoce y valora el trabajo desarrollado por Mariano Peñalver en unos años que fueron cruciales en la creación y consolidación de la Universidad gaditana».

Pilar Sánchez añade que «gracias a las bases que sentaron los integrantes del equipo rector que presidía Peñalver, la UCA ha alcanzado hoy día un gran nivel académico, con una oferta que paulatinamente se adapta a las exigencias de la provincia y en continua expansión como demuestra la construcción del nuevo campus de Jerez».

A estas muestras de dolor nos sumamos desde Diario Bahía de Cádiz, ya que Mariano Peñalver fue también profesor en la Facultad de Filosofía y Letras del director de este periódico.

El rectorado de Mariano Peñalver

En 1984, Mariano Peñalver Simó sale elegido rector en las primeras elecciones que se celebran en la Universidad de Cádiz. Desde entonces –febrero de 1984– y hasta junio de 1986, ocupará este cargo.

Durante este periodo, los Cursos de Verano de Cádiz pasan a depender de la Universidad, y se reinauguran, dotados de una nueva estructura, los Cursos de Extensión Universitaria, con una conferencia de Dámaso Alonso. Dentro de esta misma línea de actuación comienzan, en febrero de 1986, los seminarios de los Cursos de Invierno de la Universidad de Cádiz, que también se hace con la dirección y programación de los Cursos de Verano de San Roque.

En octubre de 1984, el rector asume públicamente el carácter provincial de la Universidad, con campus en Cádiz, Puerto Real, Jerez y Algeciras. De hecho, en este mismo mes se inaugura el nuevo edificio de la Escuela de Ingeniería Técnica Industrial de Algeciras, y Mariano Peñalver anuncia la posibilidad de implantar nuevas titulaciones en este campus.

El Centro de Cálculo de la UCA se abre en 1985, y es también bajo el periodo de Peñalver cuando se inauguran las nuevas sedes de la Escuela de Magisterio y la Escuela Universitaria de Enfermería. El rector traslada al Consejero de Educación los deseos de construir un centro interfacultativo de Ciencias del Mar, y avanzan las conversaciones para la construcción de una nueva Facultad de Filosofía y Letras en el cuartel de Artillería cedido por el Ayuntamiento.

En junio de 1985 se pone en marcha el Servicio de Información Científica Automatizada de la Universidad de Cádiz. Meses después, en noviembre, se inaugura la actual sede del Rectorado de la UCA, en el número 16 de la calle Ancha de Cádiz.

Las presiones del Rectorado en este periodo consiguen la integración del Hospital Mora en la Red Sanitaria se produce en junio de 1986. Por su parte, el Hospital de Puerto Real, en construcción, es designado hospital universitario.

Otro de los principales hechos que tienen lugar con Mariano Peñalver es la investidura de Rafael Alberti y Antonio Domínguez Ortiz como Doctores Honoris Causa por la Universidad de Cádiz. La propuesta surge en abril de 1984, y el acto se celebra en mayo del siguiente año. Además, en marzo de 1984, la Universidad de Cádiz distingue a S. M. el Rey Don Juan Carlos I con la Medalla de Oro de la institución.

Los primeros Estatutos de la UCA se aprueban febrero de 1986, coincidiendo con el anuncio de Mariano Peñalver de no presentarse a las siguientes elecciones. Su redacción es el fruto de intensos trabajos durante todo un año.

La etapa se cierra con la convocatoria de nuevas elecciones en la Universidad. En esta ocasión, el candidato elegido es José Luis Romero Palanco.


Fallece Mariano Peñalver Simó,
primer rector de la Universidad de Cádiz

Diario Sur, martes, 30 de agosto de 2005

Mariano Peñalver Simó Pérdida. Peñalver Simó siempre estuvo vinculado a la UCA

M. Medina/Algeciras

Mariano Peñalver Simó, primer rector constituyente de la Universidad de Cádiz y Catedrático Emérito de Filosofía, falleció ayer a los 75 años de edad. Su muerte ha causado una gran consternación en el seno de la institución académica, que permanecerá de luto oficial durante una semana en su memoria.

Peñalver Simó accedió al máximo cargo de responsabilidad en el gobierno de la UCA en unos tiempos a la vez difíciles y esperanzadores; un momento matinal, cuando el antiguo Colegio Universitario se transformaba en Universidad, en el contexto de la Transición Democrática en España.

La generosidad y el entusiasmo de su compromiso con la institución han sido una constante y se han prolongado hasta sus últimos meses de vida, dedicado a redactar un código ético para la comunidad universitaria.

Medalla de Oro de la Universidad de Cádiz, Medalla de Oro al Mérito Educativo de la Junta de Andalucía y Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos a su libro Ni Impaciente ni Absoluto, Peñalver Simó fue rector de la UCA entre febrero 1984 y junio 1986.

Actuaciones

Fue precisamente, en su periodo como máximo responsable de la institución académica, en octubre de 1984, cuando se habló por primera vez de una Universidad de ámbito provincial con campus en Cádiz, Puerto Real, Jerez de la Frontera y Algeciras, un concepto que asumió desde el primer momento. Por esa fecha, inauguró el nuevo edificio de la Escuela de Ingeniería Técnica e Industrial de Algeciras (hoy Escuela Politécnica Superior) e insinuó la posibilidad de implantar enseñanzas de otras titulaciones en el Campo de Gibraltar.

También durante su mandato, la Universidad de Cádiz se hizo cargo de la programación y dirección de los Cursos de Verano de San Roque, que este año han alcanzado su XXVI edición.

Peñalver Simó auspició también en enero de 1985 un ciclo de conferencias sobre Gibraltar, en el que intervienen personalidades destacadas de la vida política, académica y cultural gibraltareña y andaluza.

En ese mismo año, se inauguró la nueva sede del Rectorado de la Universidad de Cádiz, sita en la calle Ancha, nº 16, y donde aún hoy permanece ubicada la institución académica.


Fallece Mariano Peñalver, primer Rector Constituyente
y Catedrático Emérito de la Universidad de Cádiz

Andalucía 24 horas, martes, 30 de agosto de 2005

Mariano Peñalver, primer Rector Constituyente de la Universidad de Cádiz y Catedrático Emérito de Filosofía, ha fallecido a los 75 años de edad, según informó a Europa Press mediante un comunicado la UCA, que permanecerá de luto oficial durante una semana.

Peñalver, natural de Sevilla, recaló en 1983 en la UCA, donde ejerció como catedrático de Filosofía hasta 2002, y, en 1984 accedió al máximo cargo de responsabilidad en su gobierno, cuando el antiguo Colegio Universitario se transformaba en Universidad, en el contexto de la Transición Democrática en España.

Pese a terminar su andadura como rector en 1986, su «generosidad y el entusiasmo de su compromiso» con la institución fueron «una constante y se han prolongado hasta sus últimos meses de vida», en los que se dedicó a redactar un código ético para la comunidad universitaria gaditana.

Además, Peñalver obtuvo Medalla de Oro de la Universidad de Cádiz en 2000 y, un año anterior, la Medalla de Oro al Mérito Educativo de la Junta de Andalucía, así como el Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos a su libro Ni Impaciente ni Absoluto.

Según la UCA, el catedrático «se va con el cariño de Cádiz, que tan bien supo corresponder al que él le profesaba», pese a su «lucha» con la enfermedad «que durante años lo asediaba, soportándola con una serenidad y buen humor, que han sido un ejemplo para todos».

 

© 2005 filosofia.org