Comentarios críticos

La filosofía no puede limitarse, así la entendemos, a repetir análisis y construcciones elaboradas hace décadas o siglos como si tuviesen una validez eterna. Textos que pudieron ajustarse a otros momentos y niveles del conocimiento de la realidad, del avance de las ciencias y de la propia filosofía, pueden mantener hoy parte de su valor, pero deben necesariamente ser confrontados con los instrumentos que hoy nos permiten conocer y analizar mejor el mundo. Es imprescindible, por supuesto, tener en cuenta la fecha en la que fueron escritos y publicados los artículos de diccionarios y enciclopedias de siglos pasados que aquí ofrecemos, pero no es suficiente. Tampoco vale suponer que los textos más recientes, por esta sola razón, contengan la última palabra filosófica sobre un asunto: son muchos los autores que hoy mismo piensan y escriben en puro anacronismo, a veces sin sospecharlo siquiera, y que incluso se creen en alguna vanguardia desde la penosa vetustez de su pensamiento arcaico.

Por eso nos ha parecido útil y necesario dotar de comentarios críticos a algunas de esos artículos de enciclopedias y diccionarios, de manera que el lector no sólo pueda asistir al enfrentamiento de aquellos textos con nuestro presente, sino también intervenir y discutir en esa tarea crítica.

En octubre de 2000 se inició el análisis de algunas Ideas filosóficas, tomando como partida la consideración de una selección de los materiales ofrecidos por enciclopedias y diccionarios, según un calendario preestablecido, y se dedicaron varias sesiones, los lunes, a partir de las cinco de la tarde, en la sede del Proyecto, a la discusión de los comentarios críticos aportados por los presentes o recibido mediante correo electrónico, habiéndose publicado algunos de esos comentarios críticos. Otras ocupaciones más inminentes supusieron la paralización de aquella tarea regular desarrollada durante el curso 2000-2001, que sin embargo, como es natural, no queda cancelada, sino abierta a la colaboración de los interesados.

 
© filosofia.org