Filosofía en español 
Filosofía en español


Prisciliano

Aunque parece que el autor de la secta llamada de los priscilianistas fue un tal Marco, natural de Egipto, Prisciliano le dio el nombre y es conocido como el corifeo y patriarca de ella. Era español y descendiente de una familia distinguida. Poseía riquezas, talento, mucha facundia, el arte de persuadir y hacerse dueño de los corazones y una bella índole; dotes más que suficientes para hacer prosélitos y ganar partidarios de su causa. Agréguese que era frugal y desinteresado, capaz de sufrir abstinencias y vigilias, fogoso, inquieto y estaba animado de una viva curiosidad. Su exterior humilde, la compostura de su semblante y su elocuencia sedujeron a mucha gente.

Los priscilianistas formaron una secta considerable. Higinio e Idacio, obispos de Córdoba y Mérida, se opusieron a los progresos de estos herejes; pero Higinio se dejó seducir por ellos e Idacio consiguió agriarlos mas no ganarlos. Después de larga controversia los obispos de España y Aquitania reunidos en concilio en Zaragoza los condenaron. Instancio y Salviano, obispos priscilianistas, lejos de someterse a la sentencia del concilio consagraron obispo a Prisciliano. Entonces Idacio de Mérida y otro prelado llamado Itacio recurrieron al emperador Graciano, para que mandase echar de todas las provincias del imperio a los priscilianistas. Estos se dispersaron y eludieron los más el rigor de la ley por medio del disimulo. Prisciliano, Instancio y Salviano fueron a Roma y a Milán con intento de engañar al papa San Dámaso y a San Ambrosio; pero como estos les diesen repulsa, encaminaron todos sus esfuerzos a ganar al emperador Graciano, y con redobladas instancias y presentes lograron por influjo del mayordomo mayor de palacio Macedonio un edicto de revocación del de su destierro y expulsión; con lo que volvieron a poseer sus iglesias.

También ganaron la protección de Volvencio, proconsul de España, y a la sombra de tan poderoso protector persiguieron a Itacio como perturbador de las iglesias. El obispo católico hubo de buscar un asilo en las Galias, donde por más que hizo no pudo conseguir que llegase la verdad a oídos del emperador, porque siempre estaba sitiado por Macedonio.

Cuando Máximo se apoderó del cetro imperial, Itacio le presentó un memorial contra los priscilianistas, y el emperador convocó inmediatamente un concilio en Burdeos, donde mandó comparecer al heresiarca y sus principales secuaces. Instancio y Prisciliano fueron conducidos ante el concilio: el primero fue depuesto de su dignidad; mas el segundo temeroso de la misma pena apeló al tribunal del emperador, y el concilio tuvo la debilidad de otorgar esta apelación irregular, cuando debía, como dice Sulpicio Severo, condenar al heresiarca por contumacia o reservar el juicio a otros obispos si estos eran sospechosos para el acusado, y no someter la causa al emperador.

Los sectarios fueron llevados a Tréveris donde Máximo residía con su corte, y los siguieron como acusadores Idacio e Itacio, que obraron más bien por pasión que por celo de la justicia, porque olvidando lo que se debía a la santidad de su ministerio, procuraron que fuesen condenados a muerte los herejes y no se sonrojó Itacio de presenciar el tormento. San Martín que llegó por entonces a la corte para implorar el perdón de algunos desgraciados, conjuró al emperador que no se arrogase el juicio de una causa eclesiástica y que no derramase la sangre de los culpables limitándose a separarlos de sus iglesias. Itacio para evitar los efectos del celo de San Martín le acusó de herejía; pero este inicuo medio le salió mal. Mientras el santo prelado estuvo en Tréveris, se suspendió la sentencia de los priscilianistas, y cuando se partió, le prometió Máximo que los acusados no sufrirían la pena de muerte. Mas apenas se ausentó San Martín, el emperador cediendo a las instancias y consejos de los obispos Magno y Rufo (este último fue depuesto luego por hereje) cometió la causa de los priscilianistas a Evodio, prefecto del pretorio. Este magistrado era justo; pero fogoso y severo: examinó dos veces a Prisciliano y le dejó convicto y confeso de haber propagado doctrinas torpes, de haber tenido juntas nocturnas con mujeres corrompidas y de haberse puesto en cueros para hacer oración. Evodio dio su informe a Máximo, quien condenó a muerte a Prisciliano y sus cómplices.

Lejos de extinguirse la herejía con el suplicio de Prisciliano se propagó y afirmó más: sus sectarios que ya le tenían en la veneración de un santo, le dieron culto como a un mártir, y su más solemne juramento era jurar por él. Galicia y otras provincias de España se infestaron de priscilianistas, y un obispo de la secta consagró a otros varios.

San Ambrosio escribió a los obispos de España pidiéndoles que fuesen reconciliados los priscilianistas con la iglesia siempre que condonaran el mal que habían hecho. Túvose un concilio en Toledo, y se dio un decreto para admitir los priscilianistas a la reconciliación. Mas tampoco la indulgencia y cordura del concilio toledano fueron capaces de extinguir enteramente la herejía de los priscilianistas, y de allí a pocos años se quejaba Orosio a San Agustín de que los bárbaros entrados en España no hacían tantos estragos como aquellos falsos doctores, y muchos habitantes abandonaban su patria a causa de semejante confusión.

En el año 407 ordenó el emperador Honorio que los maniqueos, catafrigios y priscilianistas fuesen privados de todos los derechos civiles: que sus bienes se diesen a los parientes más próximos: que no pudieran tomar, dar ni comprar nada; y que hasta sus esclavos pudieran delatarlos y dejarlos para entregarse a la iglesia. Teodosio el joven renovó esta ley. Pero a pesar de todas estas medidas aún había muchos priscilianistas en el siglo sexto, y se reunió un concilio en Braga contra ellos.

Priscilianos. Véase montanistas.