Filosofía en español 
Filosofía en español

Antropologismo

Antropologismo

(Del griego: “ánthropos”, hombre: “logos”, ciencia). Antropologismo es un principio filosófico que concibe al hombre como el punto de partida de la concepción del mundo, particularmente en cuanto al conocimiento de los fenómenos histórico-sociales. Al abordar al hombre como un todo, negando la autonomía e inmortalidad del alma y demás atributos sobrenaturales, el antropologismo representa una variedad de la concepción materialista del mundo y desempeñó un papel considerable en la lucha contra el idealismo y la religión. Sin embargo, filosóficamente quedó reducido a una interpretación metafísica del hombre como un ser biológico o fisiológico, no habiendo llegado a comprender que el hombre es un ser social que actúa dentro de un sistema históricamente determinado de relaciones sociales. Por eso, entre los representantes del antropologismo en lugar de una interpretación concreta de la sociedad, de los hombres y de las clases, sólo hallamos un concepto abstracto acerca del “hombre” en general. En la filosofía moderna, el representante más ilustre del antropologismo fue Ludwig Feuerbach (ver). En Rusia el continuador más grande de Feuerbach fue N. G. Chernichevski (ver). Su obra filosófica se llama precisamente El Principio Antropológico en Filosofía (ver). Lenin hace notar que «el término “principio antropológico” de Feuerbach y de Chernichevski en filosofía es estrecho. Tanto el principio antropológico, como el naturalismo, no son más que descripciones débiles e imprecisas del materialismo».

Diccionario filosófico marxista · 1946:15-16

Antropologismo

(Del griego, ἄνθρωπος: hombre; λόγος: ciencia). Principio filosófico que considera al hombre como un ser sobre todo biológico, al margen de las relaciones sociales históricamente concretas. Al oponerse a la división del hombre en dos esencias, la esencia material y la espiritual, y a la teoría idealista según la cual la materia es un dato secundario, mientras que la idea, la conciencia es el dato primario, el antropologismo defendía el materialismo. Pero se trataba de un materialismo limitado, en virtud de su concepción metafísica y abstracta del hombre. Este carácter limitado se manifestó en la incapacidad de ligar la teoría del conocimiento a la práctica social, de aplicar el materialismo a la explicación de la historia de la sociedad. En lugar de un estudio concreto de la sociedad, de los hombres, de las clases, los antropologistas ofrecen la noción abstracta del “hombre en general”. En la filosofía moderna, Feuerbach (ver) es el representante más brillante del antropologismo. El ilustre materialista ruso Chernishevski (ver) defendió igualmente, en su lucha contra el idealismo, el principio antropológico en filosofía. Lenin observa: «…el “principio antropológico” en filosofía, término de Feuerbach y de Chernishevski, es estrecho. El principio antropológico e igualmente el naturalismo, no son más que modos débiles y vagos de dar una idea del materialismo» (Cuadernos filosóficos, Ed. rusa). Sin embargo, Chernishevski supo superar sensiblemente los aspectos débiles del materialismo antropológico y acercarse mucho al materialismo dialéctico.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:24-25

Antropologismo

(del griego ἄνθρωπος: hombre, y λογία: ciencia). Rasgo característico del materialismo premarxista, concepción del hombre como producto supremo de la naturaleza, explicación de todas las peculiaridades y propiedades del hombre sólo por su origen natural. Se subrayaba la unidad de hombre y naturaleza frente a la concepción idealista del primero y a la división dualista de alma y cuerpo. El antropologismo de los materialistas de los siglos XVII-XVIII sirvió de fundamento a la revolución burguesa al proclamar la incompatibilidad del régimen feudal y de la religión con la auténtica naturaleza del hombre. No obstante, en su conjunto el antropologismo no pasa de ser una descripción imprecisa del materialismo. Presenta todos los defectos propios del materialismo premarxista. El más importante de ellos es la incomprensión de la esencia social del hombre y de su conciencia. El antropologismo considera todos los rasgos y propiedades verdaderamente humanos como algo «abstracto, inherente... al individuo» (Marx), es decir, separado de la sociedad, de la práctica social. Al situar en el primer plano de la investigación filosófica a ese «hombre en general», abstracto y no el conjunto de las relaciones sociales ni las leyes objetivas del desarrollo de la sociedad, que son en realidad las que crean la persona humana, el antropologismo en el fondo biologiza al nombre. Esto lleva inevitablemente al idealismo en la concepción de la historia, dado que todos los fenómenos sociales resultan sólo dependientes de las cualidades naturales del individuo. Esta posición encuentra su exposición más completa en Feuerbach y Chernishevski. En el último, algunos de los rasgos del antropologismo fueron superados gracias a una posición activa y revolucionaria ante la vida. En la filosofía burguesa moderna, el antropologismo se presenta como fundamentación de distintas formas de idealismo que considera el mundo objetivo como algo derivado de la esencia humana. Es propio de muchas corrientes filosóficas (existencialismo, pragmatismo, filosofía de la vida, &c.), sociológicas (antroposociología, darvinismo social), psicológicas (freudismo) y otras.

Diccionario filosófico · 1965:19-20

Antropologismo

En el materialismo premarxista significaba el criterio acerca del hombre como obra superior y más perfecta de la naturaleza, cuyo conocimiento ofrece la clave para desentrañar los secretos de esta última, pues en la unidad orgánica de las funciones corpóreas del hombre participan todas las fuerzas productivas de la naturaleza. El acento en la unidad del hombre y la naturaleza estaba orientado contra el idealismo y la ruptura dualista del alma y el cuerpo. En el materialismo de los siglos 17-18, el antropologismo fue parte de la fundamentación ideológica de la revolución burguesa, que proclamaba la incompatibilidad del régimen feudal y la religión con la verdadera naturaleza del hombre. Al antropologismo le son inherentes deficiencias comunes con el materialismo premarxista en general. La principal de ellas es la incomprensión de la esencia social del hombre y de su conciencia. El antropologismo presenta todos los rasgos y propiedades auténticamente humanos como algo abstracto inherente al “hombre en general”, es decir, en divorcio de las formas históricas de comunicación, en las que surge y se realiza la actividad vital del hombre. En el fondo, el antropologismo biologiza al hombre, lo cual conduce inevitablemente al idealismo en la comprensión de la historia, pues todos los fenómenos sociales surgidos como resultado de la actividad consciente de los hombres, no hallan su explicación sino en las peculiaridades psicológicas subjetivas de los “individuos naturales”. El antropologismo está representado del modo más pleno en las obras de Feuerbach y Chernishevski. Este último superó algunos rasgos del antropologismo gracias al enfoque revolucionario de la realidad. En la filosofía burguesa moderna, el antropologismo constituye la fundamentación de diversas formas del idealismo, que considera el mundo objetivo como algo derivado de la esencia humana. Es propio de muchas corrientes de la filosofía (existencialismo, pragmatismo, filosofía de la vida, antropología filosófica), de la sociología (antroposociología, social-darwinismo), de la psicología (freudismo) y otras.

Diccionario de filosofía · 1984:21