Filosofía en español 
Filosofía en español

Biología

no figura

Diccionario filosófico marxista · 1946

no figura

Diccionario filosófico abreviado · 1959

Biología

(del griego βίος: vida, y λογος: ciencia). Ciencia de la vida. El objeto de la biología está constituido por la vida como forma especial del movimiento de la materia, por las leyes del desarrollo de la naturaleza viva, y también por las múltiples formas de los organismos vivos, su estructura, sus funciones, su evolución, su desenvolvimiento individual y su correlación con el medio circundante. La biología comprende todo un complejo de ciencias particulares (zoología, botánica, fisiología, embriología, paleontología, microbiología, genética, &c.). Como sistema ordenado de conocimientos, la biología surgió ya entre los antiguos griegos. Sin embargo, las bases de la biología científica se establecieron tan sólo en los tiempos modernos. Los primeros en establecer una sistematización relativamente completa de los organismos vivos actuales, y ya desaparecidos fueron John Ray (siglo XVII) y Linneo. En los siglos XVII, XVIII y la primera mitad del XIX, la biología poseía un carácter eminentemente descriptivo. Engels calificó de metafísico este período. La base teórica de la ciencia biológica estaba dada, entonces, por la idea de la invariabilidad de las especies, por la admisión de causas sobrenaturales de la adecuación de los organismos, &c. El desconocer las causas materiales de los fenómenos biológicos, el hacer caso omiso de lo que tienen de específico estos fenómenos, originaba concepciones idealistas y metafísicas (vitalismo, preformismo, mecanicismo, &c.). Resultó de gran trascendencia para la formación de la biología científica, el descubrimiento de la estructura celular de los seres animados. En la biología se produjo un cambio radical gracias a la teoría de la evolución de Darwin, con la que se descubrieron los factores básicos y fuerzas motrices de la evolución y se dio una sólida explicación materialista a la relativa adecuación de los organismos vivos, quebrantando el anterior dominio de la teleología en las teorías biológicas. Las ciencias biológicas alcanzaron importantes éxitos a fines del siglo XIX y comienzos del XX. Pero el avance de la biología se hizo singularmente impetuoso al surgir secciones suyas como la fisiología, genética, citología, bioquímica y biofísica, que estudian las leyes de los procesos fundamentales de la vida –nutrición, reproducción, metabolismo, transmisión de los caracteres hereditarios, &c.–. Ha sido precisamente en los puntos de contacto de la biología con otras ciencias (física, química, matemática, &c.) donde ha resultado posible resolver varios problemas biológicos importantes. Pasó a ser capital en la biología la elucidación de la esencia de los fenómenos vitales, la investigación de las leyes biológicas a que está subordinado el desenvolvimiento del mundo orgánico, el estudio de la física y la química de lo vivo, la elaboración de diversos procedimientos para dirigir los procesos vitales, en particular el metabolismo, la herencia y la variabilidad de los organismos. Actualmente, en biología se aplican en gran escala y con éxito los métodos físicos, químicos y matemáticos de investigación. Gracias a ello se han realizado descubrimientos que poseen una importancia de principio en diferentes esferas de la biología, en primer lugar en genética, donde se han encontrado los portadores materiales de la herencia, se han descifrado su estructura y sus funciones y se ha aclarado en líneas generales cuál es el mecanismo de la transmisión de los caracteres hereditarios. En el transcurso de los dos últimos decenios, se ha logrado elaborar métodos polifacéticos para la investigación de la estructura de las albúminas y algunas de ellas (las más simples) han sido sintetizadas. Finalmente, durante los últimos años, los biólogos, en colaboración con físicos y químicos, han avanzado no poco para penetrar en el mecanismo de la biosíntesis de las albúminas. Varias leyes biológicas y, en primer lugar varias leyes de la herencia han encontrado su explicación en los procesos químicos de la célula viva, lo cual ha dado origen a la denominada biología molecular, que sirve de estimulo para el desarrollo de varios sectores de las ciencias biológicas. Los éxitos de estas ciencias han aportado, además, gran claridad en la teoría darvinista de la evolución. La concepción darviniana de las causas de la variabilidad de las especies ha sido precisada con la idea de las mutaciones, cuya esencia se ha aclarado en el nivel molecular. Desde el punto de vista de la biología contemporánea, las mutaciones debidas al influjo del medio exterior desempeñan el papel de factor fundamental en la evolución orgánica; la principal fuerza motriz es la selección natural. Por su trascendencia, los resultados obtenidos por la biología son comparables a los alcanzados en el dominio de la energía atómica e influyen asimismo de manera decisiva sobre el estado en que se encuentran los problemas capitales de la economía nacional. Los biólogos de la corriente materialista científica, con sus relevantes éxitos en el terreno de la fisiología vegetal (Timiriázev), y la animal (Pávlov), en el de la selección artificial y la obtención de semillas (Michurin), han contribuido en gran medida al progreso de la teoría y práctica de la agricultura.

Diccionario filosófico · 1965:46-47

Biología

(gr. bio: vida, y logos: doctrina, palabra): doctrina acerca de la vida. El objeto de la biología lo constituyen la vida como forma especial de movimiento de la materia, las leyes del desarrollo de la naturaleza viva, las diversas formas de los organismos vivos, su estructura, funciones, desarrollo individual y las relaciones mutuas con el medio ambiente. Como sistema ordenado de conocimientos, la biología surgió ya en la Grecia antigua, pero las bases de la biología científica se formaron tan sólo en los tiempos modernos. En los siglos 17 y 18 y la la mitad del 19, la biología tenía un carácter principalmente descriptivo. El desconocimiento de las causas materiales de los fenómenos biológicos y la negación de la especificidad de los mismos, engendraron concepciones idealistas y metafísicas (vitalismo, mecanicismo y otras). El descubrimiento de la estructura celular de los seres vivos desempeñó un importante papel en el proceso de formación de la biología científica. Una revolución en la biología fue realizada por la teoría evolucionista de Darwin, la cual descubrió los principales factores y fuerzas propulsoras de la evolución, fundamentó el punto de vista materialista acerca de la racionalidad relativa de los organismos vivos, socavando de este modo la dominación anterior de la teleología en las teorías biológicas. El desarrollo particularmente intenso de la biología comenzó a partir del surgimiento de ramas tales como la fisiología, citología, bioquímica y biofísica y, sobre todo, de la genética. Las mismas estudian las regularidades de los principales procesos vitales: nutrición, multiplicación, metabolismo, transmisión de los rasgos hereditarios, &c. Precisamente en los empalmes de la biología con otras ciencias (la física, la química, las matemáticas, &c.) fue posible la solución de una serie de importantes problemas biológicos. En la biología pasaron a ser centrales el esclarecimiento de la esencia de los fenómenos vitales, la investigación de las regularidades biológicas del desarrollo del mundo orgánico, el estudio de la física y la química de lo vivo, la elaboración de distintos procedimientos para la dirección de los procesos vitales, sobre todo del metabolismo, la herencia y la mutabilidad de los organismos. A consecuencia de ello se hicieron descubrimientos básicos en diversas esferas de la biología y, en primer lugar, en la genética donde fueron descubiertos los portadores materiales de la herencia, descifradas la estructura y las funciones de los mismos y aclarado a grandes rasgos el mecanismo de duplicación de las estructuras biológicas y de la transmisión de los rasgos hereditarios. En los últimos dos decenios fueron elaborados diversos métodos para la investigación de la estructura de las albuminas, algunas de las cuales (las más simples) fueron sintetizadas. Los biólogos, conjuntamente con los químicos y los físicos, dieron un considerable paso adelante en el desciframiento del mecanismo de la biosíntesis de las albuminas. La concepción darwiniana sobre las causas de la mutabilidad de las especies fue precisada con la noción acerca de las mutaciones, cuya esencia se esclareció a nivel molecular. Desde el punto de vista de la biología moderna, las mutaciones, que surgen a consecuencia de factores internos y externos, constituyen la base de la evolución orgánica, cuya principal fuerza motriz es la selección natural. Los éxitos de la biología contemporánea, confrontables por su significación con la potenciación de la energía atómica, se dejan sentir de modo decisivo también en el estado de los problemas más importantes de la economía. Las realizaciones de la biología molecular tienen gran importancia filosófica, pues han afianzado las concepciones materialistas en la esfera de la ciencia, en la que hasta hace poco estaban arraigadas aún las representaciones vitalistas. La biología debe contribuir a la eliminación de las influencias negativas de la actividad humana sobre la biosfera y a la regulación consciente de la influencia mutua de las especies de organismos y de los procesos generales del metabolismo en la Tierra.

Diccionario de filosofía · 1984:44-45