Filosofía en español 
Filosofía en español

Ciencia natural

Ciencias naturales · comentarios críticos

no figura

Diccionario filosófico marxista · 1946

no figura

Diccionario filosófico abreviado · 1959

Ciencia natural

Ciencia de la naturaleza; conjunto de disciplinas que estudian la naturaleza tomada como un todo; es una de las tres esferas básicas del saber humano (las otras dos son las ciencias de la sociedad y las del pensar). La ciencia natural constituye la base teórica de la técnica industrial y agrícola, así como de la medicina; es el fundamento científico del materialismo filosófico y de la interpretación dialéctica de la naturaleza. El objeto de la ciencia natural radica en las distintas especies de materia y en las formas de movimiento de las mismas, en su manera de actuar y de manifestarse en la naturaleza, en sus nexos y leyes, en las formas básicas del ser. Por su contenido, por el método con que se estudian los fenómenos de la naturaleza, por el modo de concebir tales fenómenos, la ciencia natural puede dividirse en empírica y teórica; por el carácter de su objeto, en inorgánica y orgánica; la inorgánica tiene por objeto las formas del movimiento que actúan en la naturaleza inanimada (mecánicas, físicas, químicas, &c.); la orgánica, los fenómenos de la vida (formas biológicas del movimiento). Con esto queda determinada la estructura interna de la ciencia natural, la clasificación de las ciencias. La ciencia natural está estrechamente vinculada a la filosofía, pues participa en la elaboración de una imagen científiconatural o “física” del mundo. Realiza esto, ante todo, gracias a su parte teórica (conceptos, categorías, leyes, teorías, hipótesis), así como mediante la elaboración de procedimientos y métodos de investigación científica; influye de manera directa en la evolución de la filosofía, condiciona con arreglo a leyes, los cambios de forma del materialismo en dependencia de los descubrimientos científicos que crean época. Por otra parte, la ciencia natural se halla íntimamente unida a la técnica, al proceso de la producción. La ciencia natural que constituye la “potencia espiritual de la producción” (Marx), se presenta como una fuerza directa sui géneris de la producción, con la particularidad de que en el proceso de construcción de la sociedad comunista, dicha función social de la ciencia natural se revela plenamente, como se indica en el Programa del P.C.U.S. En líneas generales, el desarrollo de la ciencia natural va de la contemplación directa de la naturaleza (en la Antigüedad grecorromana) a través de su desmembración analítica (siglos XV-XVIII) consolidada y absolutizada, transformada por tanto en concepción metafísica de la naturaleza, a la reconstrucción sintética del cuadro de la naturaleza en todo lo que tiene ésta de polifacética, íntegra y concreta (siglos XIX-XX). La penetración espontánea de la dialéctica en la ciencia natural, hecho que se produjo en el siglo XIX, se complicó en el nuestro a causa de la crisis de las ciencias naturales, crisis cuyas causas puso al descubierto Lenin en “Materialismo y empiriocriticismo”. En esa misma obra Lenin señaló los caminos que debían seguirse para superar la crisis en la física. En el centro de la ciencia natural contemporánea, se halla la física, que encuentra procedimientos para utilizar la energía atómica y penetrar en la esfera del microcosmo y hoy, ya, en las profundidades de las partículas “elementales”; la física estimula el desarrollo de otras ramas de la ciencia natural: astronomía (cosmonáutica), cibernética, química, biología, &c. La física, junto con la química, la matemática y la cibernética, ayuda a la biología molecular a resolver teórica y experimentalmente el problema de la biosíntesis (de la preparación artificial de la albúmina viva), facilita el descubrimiento de la esencia material de la herencia y la resolución de otros importantísimos problemas. Sin un profundo estudio de las cuestiones filosóficas que plantea el avance de la ciencia natural moderna, es imposible elaborar eficientemente la dialéctica materialista y luchar con éxito contra las teorías religiosas e idealistas que también hoy, com en la linde entre los siglos XIX y XX viven parasitarias de la revolución –aún en curso– de la ciencia natural.

Diccionario filosófico · 1965:65-66

Ciencias naturales

Una de las tres esferas del saber humano (junto con las ciencias sobre la sociedad y sobre el pensamiento). Las ciencias naturales constituyen la base teórica de la técnica industrial y agrícola y la medicina, el fundamento científico-natural del materialismo filosófico y de la comprensión dialéctica de la naturaleza. El objeto de las ciencias naturales son los distintos tipos de la materia y formas de su movimiento, que se manifiestan en la naturaleza, así como las conexiones y regularidades de los mismos. Por su contenido y método de estudio de los fenómenos de la naturaleza, las ciencias naturales pueden ser divididas en empíricas y teóricas, y por la caracterización de su objeto, en inorgánicas, que estudian las formas de movimiento de la naturaleza no viva (mecánicas, físicas, químicas y otras), y orgánicas, que investigan los fenómenos de la vida. Esto determina la estructura interna de las ciencias naturales, la clasificación de las ciencias. Participando en la formación del cuadro científico-natural o “físico” del mundo, las ciencias naturales, principalmente con su parte teórica (conceptos, categorías, leyes, teorías, hipótesis), así como con la elaboración de los procedimientos y métodos de investigación científica, colindan con la filosofía; influyen directamente sobre su desarrollo, condicionan lógicamente la sustitución de las formas de materialismo en dependencia de los descubrimientos científicos naturales que hacen época. Por otra parte, las ciencias naturales están enlazadas del modo más estrecho con la técnica, con el proceso de producción. Por eso constituyen una original fuerza productiva directa, y en el proceso de edificación de la sociedad comunista, esta función de las ciencias naturales se manifiesta cada vez más plenamente. El curso general del desarrollo de las ciencias naturales es el siguiente: contemplación directa de la naturaleza (en la Antigüedad), a través de su desmembramiento analítico (siglos 15-18), consolidado y absolutizado, convertido en concepción metafísica de la naturaleza, hacia la reproducción sintética del cuadro de la naturaleza en su multilateralidad, integridad y carácter concreto (siglos 19-20). La penetración espontánea de la dialéctica en las ciencias naturales en el siglo 19 se complicó en el siglo 20 con la crisis que tuvo lugar en éstas, cuyas causas y vías de superación fueron señaladas por Lenin en su libro Materialismo y empiriocriticismo. Hasta mediados del siglo 20, en el centro de las ciencias naturales modernas se encontraba la física, que buscaba los modos de utilización de la energía atómica y penetraba en la esfera del micromundo, en la profundidad del átomo, del núcleo atómico y de las partículas elementales; la física estimulaba el desarrollo de otras esferas de las ciencias naturales: astronomía (cosmonáutica), cibernética, biónica, química, biología, &c. La física, conjuntamente con la química, las matemáticas y la cibernética, ayuda a la biología molecular a resolver teórica y experimentalmente el problema de la biosíntesis artificial; contribuye a descubrir la esencia material de la herencia; la física coadyuva a conocer la naturaleza del enlace químico y a resolver los problemas de la cosmogonía y la cosmología. En las ciencias naturales de nuestros días liderea no sólo la física, sino todo un grupo de ciencias (biología molecular, cibernética, macroquímica). Sin estudiar a fondo los problemas filosóficos que van planteando las ciencias naturales contemporáneas es imposible la elaboración positiva de la dialéctica materialista y la lucha exitosa contra las doctrinas idealistas religiosas, que también hoy, como en los límites de los siglos 19 y 20, especulan con la revolución que continúa en las ciencias naturales. El papel cada vez mayor de las ciencias naturales en la vida de la sociedad moderna se deja sentir con particular fuerza en la revolución científico-técnica.

Diccionario de filosofía · 1984:64-65