Filosofía en español 
Filosofía en español

Cosa “en sí” y cosa “para nosotros”

Cosa “en sí” y cosa “para nosotros”

La noción de “cosa en sí” en la filosofía de Kant significa algo que aunque existe independientemente de la conciencia, es en absoluto incognoscible y no puede convertirse en una “cosa para nosotros”, esto es, no puede ser conocida. Desde el punto de vista de Kant, no podemos tener ninguna noción de cómo son las “cosas en sí”. Según la teoría del materialismo dialéctico, no existen “cosas en sí” incognoscibles. Sólo hay una diferencia entra lo que ya es conocido (“cosa para nosotros”) y lo que aún no es conocido (“cosa en sí”). La cosa en sí significa la cosa en la forma en que existe en sí misma, es decir, independientemente de la conciencia humana. Pero cuando la cosa en sí llega a ser conocida, se convierte en una cosa para nosotros. “En realidad, cada hombre ha visto millones de veces la simple y evidente transformación de las “cosas en sí” en fenómenos, en “cosas para nosotros”. Esta transformación es precisamente el conocimiento” (Lenin). El caucho natural –el jugo vegetal– fue una cosa en sí mientras el hombre no aprendió a emplearlo para fines industriales, pero luego lo ha convertido de una cosa en sí, desconocida, en una cosa para nosotros. Con el desarrollo de la ciencia y de la técnica aumenta cada vez más el número de las cosas conocidas.

Diccionario filosófico marxista · 1946:56

“Cosa en sí” y “cosa para nosotros”

La noción de “Cosa en sí”, en filosofía de Kant, designa aquello que existiendo independientemente de la conciencia, es absolutamente incognoscible y no puede ser “cosa para nosotros”, es decir, ser conocida; nosotros no podemos tener noción alguna sobre cómo son las “cosas en sí”. Según la doctrina del materialismo dialéctico, “cosas en sí” incognoscibles, no existen; sólo hay diferencia entre lo que es ya conocido (“cosa para nosotros”) y lo que aun no lo es (“cosa en sí”). La “cosa en sí” designa una cosa bajo la forma en que ella existe por sí misma, es decir, independientemente del humano conocimiento. Cuando, en cambio, la “cosa en sí” llega a sernos conocida, se convierte en “cosa para nosotros”. “En realidad, todo hombre observó, millones de veces, la simple y evidente conversión de la “cosa en sí”, en un fenómeno, en “cosa para nosotros”. Esa conversión es, precisamente, el conocimiento” (Lenin) . El caucho natural –jugo vegetal– fue una “cosa en sí”, hasta tanto la química no hubo aprendido a utilizarlo en las necesidades de la industria, convirtiéndolo de tal modo, de cosa en sí, desconocida, en una cosa para nosotros. Con el desarrollo de la ciencia y de la técnica, “cosas en sí”, desconocidas, van quedando cada vez menos.

Diccionario de filosofía y sociología marxista · 1959:22-23

“Cosa en sí” y “cosa para nosotros”

Términos filosóficos creados por Kant (ver). Aunque con existencia independiente de la conciencia humana, la “cosa en sí” sería absolutamente incognoscible y no podría convertirse en una “cosa para nosotros”, vale decir, en una cosa conocida. Kant abre un abismo entre la “cosa en sí” y el fenómeno, y según él, no podemos tener ninguna idea de las “cosas en sí”, dado que el conocimiento puede tratar con los fenómenos, es decir, con las ideas y sensaciones subjetivas, pero es incapaz de conocer la “cosa en sí” que se convierte en fin de cuentas en un símbolo estéril. Esta doctrina es reaccionaria, pues se asigna conscientemente la finalidad de conciliar la ciencia con la religión. Esta doctrina se encuentra en el origen de numerosas corrientes idealistas.

El materialismo dialéctico enseña que no existen “cosas en sí” incognoscibles, que hay solamente una diferencia entre lo que es ya conocido (“cosa para nosotros”), y lo que no es todavía conocido (“cosa en sí”), pero que lo será gracias a la ciencia y a la práctica. Una vez conocida, la “cosa en sí” se convierte en “cosa para nosotros”. El caucho natural era una “cosa en sí” hasta el día en que la química aprendió a usarlo en la industria y a producirlo por medio de la síntesis química, transformándolo así en una “cosa para nosotros”. La cantidad de cosas conocidas aumenta a medida que se desarrolla la ciencia y la técnica. La energía atómica era una “cosa en sí”; pero la ciencia contemporánea la ha descubierto y ha aprendido a producirla. Por consiguiente, la energía atómica se ha convertido también en una “cosa para nosotros”. La práctica es la condición decisiva del conocimiento de las “cosas en sí”, de su transformación en “cosas para nosotros”.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:90-91

“Cosa en sí” y “cosa para nosotros”

Términos filosóficos que designan, respectivamente: las cosas tal como existen por sí mismas con independencia de nosotros y de nuestra conciencia, y las cosas como se revelan al hombre en el proceso de la cognición. Dichas términos adquirieron especial significado en el siglo XVIII al ser negada la posibilidad de conocer las “cosas en sí. Esta tesis, formulada ya por Locke, fue circunstanciadamente fundamentada por Kant, quien afirmaba que el hombre sólo se relaciona con fenómenos por completo desvinculados de la “cosa en sí”. En Kant, la “cosa en sí” designa también las esencias sobrenaturales, incognoscibles, inaccesibles a la experiencia: Dios, la libertad, &c. El materialismo dialéctico, que parte de la posibilidad de llegar al conocimiento completo de las cosas, ve el conocimiento como un proceso en virtud del cual la “cosa en sí” se transforma en “cosa para nosotros” sobre la base de la práctica (Conocimiento, Teoría y práctica).

Diccionario filosófico · 1965:88-89

“Cosa en sí” y “cosa para nosotros”

Términos filosóficos que significan: el primero, las cosas tal como existen por sí mismas; el segundo, las cosas tal como se descubren por el hombre en el proceso de conocimiento. En el siglo 18, estos términos adquirieron particular importancia, debido a que se negaba la posibilidad de conocer las “cosas en sí”. Esta tesis, expuesta ya por Locke, fue fundamentada con detalle por Kant, el cual afirmaba que sólo tratamos con fenómenos completamente separados de la “cosa en sí”. La “cosa en sí” de Kant significa también las entes supranaturales e inaccesibles a la experiencia: Dios, libertad, &c. Partiendo de la posibilidad del conocimiento exhaustivo de las cosas, el materialismo dialéctico considera al conocimiento como el proceso de transformación de la “cosa en sí” en “cosa para nosotros” sobre la base de la práctica (Conocimiento, Teoría y práctica).

Diccionario de filosofía · 1984:91