Diccionario soviético de filosofía
Ediciones Pueblos Unidos, Montevideo 1965
página 92

Cristianismo

Es una de las religiones mundiales, junto al islamismo y al budismo. Surgió en la segunda mitad del siglo I en las provincias orientales del Imperio romano, como religión de los esclavos y de los trabajadores oprimidos. Con el tiempo, el cristianismo sufrió muchos cambios, se convirtió en la religión de las clase, dirigentes y fue aceptado en calidad de religión del Estado. El cristianismo venció porque: 1) daba a las clases desheredadas una esperanza de felicidad y justicia en la vida de ultratumba; 2) el imperio romano necesitaba una religión única que se dirigiera a todos los hombres, independientemente de sus diferencias de clase y de nacignalidad; 3) las clases dominantes estaban interesadas en el cristianismo, dado que éste no tocaba las bases clasistas de la sociedad y congraba en nombre de Dios la opresión existente. Para el desarrollo ulterior del cristianismo, para el establecimiento de la organización eclesiástica y del culto, resultó de gran importancia el concilio de Nicea (325), en el cual se elaboró el «Símbolo de la fe», breve exposición de los dogmas cristianos fundamentales. En la actualidad, no existe un solo cristianismo, con unos mismos dogmas, un mismo culto y un mismo ritual. En el cristianismo existen tres corrientes: el catolicismo, la iglesia ortodoxa y el protestantismo, y un gran número de sectas distintas (bautistas, adventistas, testigos de Jeltová, &c.). Sirvieron de fundamento al cristianismo ideas de las religiones orientales (Monoteísmo y politeísmo) acerca del sacrificio expiatorio y de los salvadores divinos; influyeron en él las teorías de los estoicos (en particular las de Séneca) y de Filón. Lo más importante, en el cristianismo, es la doctrina sobre el mítico hombre-dios Jesucristo (del hebreo «Jehosuá»: salvador, o «ieshua»: Dios ayuda; «Cristo», del griego kristóV: ungido, salvador), hijo de Dios, del que se dice que descendió de los cielos a la Tierra, aceptó padecimientos y muerte y luege resucitó para redimir del pecado original a los hombres. La vida terrena, enseña el cristianismo, es un refugio temporal para el ser humano, una preparación para la vida eterna más allá de la tumba. Liquidado el régimen de explotacion, se socavan las raíces sociales del cristianismo y éste se conserva tan sólo como supervivencia del pasado, que desaparece en el proceso de edificacion de la sociedad comunista.


www.filosofia.org Proyecto filosofía en español
© 2001 www.filosofia.org
  Soviético
Enciclopedias