Filosofía en español 
Filosofía en español

Desarrollo

Desarrollo

Ver: Dialéctica; Evolución y Revolución.

Diccionario filosófico marxista · 1946:73

Desarrollo

Ver Dialéctica; Evolución y revolución.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:123

Desarrollo

Proceso de automovimiento desde lo inferior (desde lo simple) a lo superior (a lo complejo), que pone de manifiesto y realiza las tendencias internas y la esencia de los fenómenos, las cuales conducen a la aparición de lo nuevo (Lo nuevo y lo viejo). El desarrollo de los sistemas inorgánicos, del reino animal, de la sociedad humana y del conocimiento, se subordina a las leyes generales de la dialéctica. La forma característica del desarrollo presenta un aspecto de espiral. Todo proceso síngular de desarrollo tiene principio y fin, con la particularidad de que ya en el comienzo, en la tendencia, se halla contenido el fin del desarrollo, y la culminación de determinado cielo establece el principio de uno nuevo en el que pueden repetirse algunas particularidades del primero. El desarrollo es un proceso inmanente: el paso de lo inferior a lo superior se produce porque en lo inferior se hallan contenidas, en estado latente, las tendencias que conducen a lo superior, y lo superior es lo inferior desarrollado. Además, sólo en un grado suficientemente alto de desarrollo afloran plenamente, y por primera vez resultan comprensibles, los atisbos de lo superior contenidos en lo inferior. Por ejemplo, la conciencia es resultado del desarrollo de todo el mundo objetivo, y sólo desde este punto de vista cabe descubrir la propiedad del reflejo, la que se encuentra en el fundamento de la materia. La reproducción del desarrollo en forma teórica sólo es posible aplicando los métodos y recursos de la lógica dialéctica (véase, por ejemplo, Histórico (lo) y lo lógico).

Diccionario filosófico · 1965:113-114

Desarrollo

Movimiento, cambio esencial y necesario en el tiempo. El desplazamiento en el espacio es desarrollo en tanto se conserva en él, en forma metamorfoseada, cambio en el tiempo. El movimiento como modo de existencia de la materia no aparece ni desaparece, existe eternamente y no tiene comienzo ni fin. Al mismo tiempo, el movimiento es siempre movimiento de algo a algo, es decir, existe como movimiento de distintos objetos, procesos, &c., que tienen comienzo y fin. La orientación del movimiento no puede constituir su característica como modo de existencia de la materia, como lo infinito. La orientación del movimiento es inherente a cada movimiento finito. El desarrollo, lo mismo que el movimiento, es infinito por cuanto es material y, al mismo tiempo, existe siempre como proceso aislado finito. Existen varias formas de desarrollo: ascendente y descendente, de lo exterior a lo interior y de lo interior a lo exterior, de lo viejo a lo nuevo y de lo nuevo a lo viejo, de lo simple a lo complejo y de lo complejo a lo simple, de lo inferior a lo superior y de lo superior a lo inferior, de lo casual a lo necesario y de lo necesario a lo casual, &c. El desarrollo de los sistemas inorgánicos, del mundo vivo y de la sociedad se subordina a las leyes generales de la dialéctica. El desarrollo se realiza en forma de espiral, de unidad y lucha de los contrarios, de transición de la cantidad a la calidad y viceversa. Todo proceso de desarrollo tiene sus fases: preparación de las premisas de su formación, es decir, principalmente movimiento externo (esta fase puede calificarse de comienzo del proceso dado de desarrollo); surgimiento, es decir, paso al movimiento interno; formación, es decir, transformación por el proceso nuevo del desarrollo de aquellas condiciones en las que surgió; desarrollo propiamente, o madurez del proceso de desarrollo, es decir, su existencia sobre su propia base; extinción, destrucción del proceso. El desarrollo, como proceso finito, lleva implícitas desde el comienzo las tendencias que conducen de lo inferior a lo superior y de lo superior a lo inferior. La orientación es necesaria no sólo en un proceso concreto de desarrollo, sino que se desarrolla conjuntamente con él. Por eso, las tendencias del desarrollo, que al principio existen en forma oculta, se configuran y desarrollan, alcanzando el peldaño superior de su existencia y manifestación en la fase máxima de desarrollo de un proceso concreto. Sólo entonces se desarrollan por completo las alusiones mismas a lo superior en lo inferior y su reflejo teórico. La reproducción del desarrollo en forma teórica se realiza por la lógica dialéctica.

Diccionario de filosofía · 1984:111-112