Filosofía en español 
Filosofía en español

Filosofía antigua

Filosofía antigua

Filosofía antigua se denomina la filosofía de la época de las antiguas Grecia y Roma; comienza su desarrollo en el siglo VI antes de nuestra era, y termina en el siglo V. La importancia de la filosofía antigua en la historia del pensamiento humano es extraordinaria: en sus múltiples y variadas formas “se hallan ya en embrión, en nacimiento, casi todos los tipos posteriores de la concepción filosófica” (Engels). Ya se había manifestado nítidamente la lucha entre el idealismo (Platón) y el materialismo (Demócrito). Los antiguos filósofos griegos eran “dialécticos innatos, por naturaleza” (Engels), la Naturaleza era para ellos un torrente de cambios, de nacimiento y de destrucción. Los elementos de la dialéctica en relación con la concepción materialista ingenua del mundo están expresados con particular fuerza en Heráclito, al enseñar que el mundo no ha sido creado por ningún dios ni por ningún hombre, sino que es “eternamente un fuego vivo que se enciende y se apaga con arreglo a leyes”, que en el mundo “todo fluye y todo cambia constantemente”. Sin embargo, la concepción dialéctica de la Naturaleza de los filósofos antiguos, justa en su conjunto, no era suficiente para explicar las particularidades, los múltiples fenómenos del mundo, para un estudio más profundo de los diversos objetos por separado. Los filósofos antiguos no habían llegado aún al análisis de la Naturaleza, es decir, a la investigación de sus partes separadamente, desde que un auténtico conocimiento científico del mundo en su conjunto sólo es posible cuando se conocen sus diversos aspectos integrantes. En el desarrollo de la filosofía antigua pueden establecerse tres períodos: 1) la filosofía del período de la formación de la sociedad esclavista (siglo VI antes de nuestra era). A esto período pertenecen los miletanos (o la Escuela de Mileto (ver) –materialistas espontáneos que buscan el principio de todas las cosas en el agua (Tales), en lo “indefinido” (Anaximandro), en el aire (Anaxímenes); luego, los pitagóricos, que reconocen el número como la esencia del mundo; Heráclito (ver); los eleáticos (Jenófanes, Parménides y Meliso), que afirman que el “auténtico ser” es único e inmóvil; y otros. 2) la filosofía del período del florecimiento y de la crisis da las Ciudades-Estados griegas (siglo V y las primeras tres cuartas partes del siglo IV antes de nuestra era). Entonces Empédocles, enseña que sobre las cuatro “raíces de todo lo existente” (“ elementos”, la tierra, el agua, el aire y el fuego) gobiernan dos fuerzas: el amor y el odio; Anaxágoras, habla de la “inteligencia” como una “materia más sutil y más fina” que pone en movimiento la “mezcla” de las partículas más pequeñas de la materia; los sofistas trasladan el centro de las indagaciones filosóficas de la Naturaleza al hombre; Protágoras afirma que “el hombre es la medida de todas las cosas”, y Gorgias, supone que nada existe, que nada es posible conocer y sobre nada se puedo opinar. Los filósofos más destacados de aquel entonces fueron: Sócrates, maestro de dialéctica en el sentido antiguo de esta palabra, como el arte de “descubrir la verdad poniendo de manifiesto las contradicciones implícitas en la argumentación del adversario y superando estas contradicciones” (Stalin): Demócrito (ver), gran sabio materialista, creador de la teoría atomista de tanta significación ulterior; el idealista objetivo Platón (ver), el filósofo de la aristocracia, creador de la doctrina sobre las ideas como sustancias auténticas y eternas de las cosas; Aristóteles (ver), “el pensador más grande de la antigüedad” (Marx), que oscila entre el materialismo y el idealismo. 3) la filosofía de la época del helenismo, cuando se promueve al primer piano el problema de la ética. En este período aparecen: Epicuro (ver), “el educador griego más grande” (Marx), que modifica de una manera original la filosofía de la naturaleza de Demócrito, introduciendo la noción del desvío “casual” de los átomos; los estoicos (Zenón, Crisipo, Cleanto) que ven en el mundo la revelación de una sola sustancia: el fuego (para ellos el fuego es también la razón y dios). En contraposición al principio epicúreo del placer (identificado con la ausencia de sufrimientos) enuncian la virtud como principio rector de la ética; los escépticos (Pirrón, Carneades, Sexto Empírico) niegan la posibilidad de un conocimiento fidedigno de las cosas y proponen “abstenerse de todo juicio” (ver: Escepticismo); por último, los neoplatónicos (Plotino, Proclo) –místicos que llamaron a “abismarse” en la divinidad y construyeron una escala fantástica de seres que, según ellos, se elevan por encima del mundo sensible. Bajo la influencia del pensamiento griego, aproximadamente hacia mediados del siglo II antes de nuestra era, aparece también la filosofía romana (Lucrecio (ver), Cicerón, Séneca, Marco Aurelio). La desaparición de la filosofía antigua está relacionada con la desaparición de la sociedad esclavista. La filosofía antigua ejerció una enorme influencia sobre el desarrollo posterior de la ciencia y de la filosofía.

Diccionario filosófico marxista · 1946:116-117

Filosofía antigua

(Siglos VI antes de nuestra era a V de nuestra era). El nacimiento y el desarrollo de la filosofía en Grecia y en Roma están indisolublemente ligados al régimen de esclavitud que sucedió a la comuna primitiva. El trabajo del esclavo era la base de toda la vida del mundo antiguo. “Sin esclavitud no podía concebirse el Estado griego, ni podría concebirse el arte ni la ciencia de Grecia…” (Engels, Anti-Dühring, p. 214, Ediciones Pueblos Unidos, Montevideo, 1948). Paralelamente a la desintegración de la gens en la Grecia antigua, surgían las ciudades, progresaban los oficios y el comercio. El auge de la producción, la separación de la agricultura y de los oficios, posibles gracias a la esclavitud, la colonización y la extensión de las relaciones comerciales con los demás pueblos, todo ello determinó el florecimiento de la cultura griega. El desarrollo de la producción, del comercio, de la navegación y de la vida política y social, favoreció el estudio de la naturaleza. La antigua concepción del mundo, religiosa y mitológica, cedió, cada vez más, ante el deseo de penetrar la realidad objetiva y las leyes de su devenir. Sobre este terreno nació la filosofía de la Grecia antigua. Esta filosofía era una ciencia universal, la “ciencia de las ciencias” que, debido al hecho de que los conocimientos científicos estaban todavía poco desarrollados, englobaba todas las ramas del saber. La historia de la filosofía griega, es la historia de la lucha de un materialismo primitivo, ingenuo, contra las diferentes teorías idealistas; la historia de la línea materialista de Demócrito contra la línea idealista de Platón. Esta lucha enfrentaba la ideología de la democracia a la de la aristocracia reaccionaria.

Se distinguen tres períodos. El primero (siglo VI a.n.e.) es de formación de la sociedad esclavista. El materialismo primitivo, ingenuo, espontáneamente dialéctico, está representado por la Escuela de Mileto (ver) y Heráclito (ver). Tales (ver), Anaxímenes, Anaximandro, concebían un elemento original de naturaleza material perpetuamente en movimiento: el agua (Tales), el aire (Anaxímenes), el “apeirón”, materia infinita e indeterminada (Anaximandro). Heráclito estima que todo lo que existe tiene por origen el fuego que, por la lucha de los contrarios, engendra todas las formas de la realidad. Heráclito hablaba del flujo universal de las cosas, y reducía la esencia del desarrollo universal a las transformaciones necesarias de la materia eterna. La dialéctica de Heráclito representa una de las cimas de la filosofía griega antigua. Las escuelas materialistas de Mileto y de Efeso se alzaban contra las concepciones idealistas y antidialécticas de las escuelas de Pitágoras y de Elea. Los discípulos de Pitágoras (ver Pitagóricos) profesaban la doctrina mística del “número” considerado como el principio de todas las cosas, así como la teoría de la “armonía” en la naturaleza. Por su tesis metafísica del ser inmutable, que excluye la variedad de los fenómenos y los cambios de la naturaleza, los eleatas abrían una puerta al idealismo.

El segundo período (siglo V a.n.e.) corresponde al florecimiento de la democracia esclavista de la Grecia antigua. El objeto de la filosofía se amplía y se profundiza. Las cuestiones de la estructura de la materia, la teoría del conocimiento, los problemas de la vida social son colocados en primer plano. La estructura de la materia provoca la atención profunda de tres escuelas materialistas del siglo V a.n.e., vinculadas a los nombres de Anaxágoras (ver), Empédocles (ver) y Demócrito. Para Anaxágoras, el ser está constituido por partículas materiales, los “gérmenes de las cosas” (“homeomerías”) que, al combinarse, forman cuerpos cuyas cualidades se les asemejan. El movimiento se explica por una fuerza exterior, el “nous” (la inteligencia universal) la materia más fina y sutil. Empédocles enseña que los cuatro “elementos” que componen el mundo (el fuego, el aire, el agua y la tierra) son puestos en movimiento por dos potencias materiales: la “amistad” y el “odio”. En la teoría atomista de Demócrito el materialismo antiguo alcanza su desarrollo más elevado. Demócrito fue “el primer cerebro enciclopédico entre los griegos” (Marx/Engels, Obras, Ed. alem.), el representante más eminente de la ciencia única, no diferenciada, de la antigüedad. Según Demócrito, dos principios constituyen el fundamento del ser: los átomos y el vacío. Los átomos, vale decir, las partes indivisibles de la materia, son eternas e inmutables. La aparición y la extinción de los mundos infinitos y de todas las cosas de la naturaleza, son el resultado de la combinación de los átomos que se mueven en el vacío. La teoría atomista de Demócrito es mecanicista. Entre los sofistas (ver), primeros maestros de “sabiduría” y de elocuencia, el hombre y su comportamiento están en lo profundo de las investigaciones filosóficas. La mayor parte de ellos se sitúan junto a la democracia esclavista y al campo materialista. Las concepciones reaccionarias antidemocráticas son características de otro grupo de sofistas. El sofista más notorio es el materialista Protágoras para quien el hombre es la “medida de todas las cosas” y las sensaciones, la única fuente de los conocimientos. La filosofía de Platón (ver), jefe del campo idealista, portavoz de la reacción aristocrática, se alza frente al materialismo de Demócrito. Platón continúa la enseñanza de la filosofía idealista, religiosa y ética de Sócrates (ver). Opone un mundo imaginario de ideas eternas e inmutables a un mundo de cosas cambiante e imperfecto que no es, según él, más que la sombra del primero. Adversario de la ciencia antigua, Platón sostiene que el mundo fue creado por un dios, y reduce el saber a la reminiscencia de las ideas que el alma, inmortal y migratoria, contemplaba antes de habitar el cuerpo. Al igual que su filosofía, sus concepciones sociales y políticas eran reaccionarias. La lucha entre la filosofía materialista de Demócrito y la filosofía idealista de Platón es el punto fundamental de toda la historia de la filosofía griega antigua. Esta oposición refleja ya, y en forma neta, el alcance progresivo del materialismo, y el papel reaccionario del idealismo en la historia de la ciencia. Es la expresión del antagonismo político entre la democracia y la aristocracia en la sociedad esclavista. El “saber enciclopédico de Aristóteles” (Ibid.) constituía el resultado de la filosofía y de la ciencia antiguas. Aristóteles (ver) refutó la teoría platónica de las ideas. En lo que concierne a la cuestión fundamental de la filosofía (ver), vacilaba entre el materialismo y el idealismo. Consideraba la materia como una substancia inerte y estancada, y la forma inmaterial era para él el principio creador y dinámico. Aristóteles desempeñó un papel importante en el progreso de la dialéctica y de la lógica. Fue el primero en analizar las formas del pensamiento.

El tercer período, llamado helenístico, corresponde al período de crisis y decadencia de la sociedad esclavista. Las diversas ciencias positivas que elaboran los métodos de estudio de la naturaleza, comenzaron a separarse de la filosofía universal. Epicuro (ver) y su escuela, continuaron la orientación materialista de la filosofía antigua. Materialista y ateo, Epicuro retoma la doctrina atomista de Demócrito y la defiende contra el misticismo y la religión. Introduce en ella algunos cambios, de los cuales el principal es el de la “desviación” espontánea (debida a causas intrínsecas) de los átomos con relación a la línea recta, gracias a lo cual pueden encontrarse de nuevo. Enseña que la filosofía tiene por finalidad la felicidad de los hombres; para ser feliz es preciso librarse de las supersticiones religiosas y dominar las leyes de la naturaleza. Lucrecio (ver) (siglo I a.n.e.) fue el discípulo y vulgarizador de la doctrina de Epicuro en la Roma antigua. A partir de los siglos III y II a.n.e., la crisis general y la decadencia del régimen esclavista arrastran tras sí la decadencia de la filosofía. Las diferentes escuelas de la época helenística (académicos, estoicos, escépticos y otros) expresan la degradación evidente del pensamiento filosófico que se desliza hacia el idealismo y el misticismo.

En su lucha contra el materialismo y la ciencia, los ideólogos reaccionarios de nuestro tiempo falsifican la filosofía antigua. Declaran que Demócrito, Epicuro y los demás materialistas de la antigüedad son inmorales e indignos del nombre de filósofos. Intentan resucitar la doctrina reaccionaria de las ideas y el Estado “ideal” platónico, de acomodarlo para servir la causa del misticismo religioso y justificar así la política de las clases explotadoras.

Los clásicos del marxismo-leninismo han apreciado profundamente a los representantes del materialismo y la dialéctica en la Grecia antigua. Engels dice que los filósofos griegos de la antigüedad eran “dialécticos natos” que consideraban la naturaleza sin anteojeras idealistas. Lenin, en sus notas sobre las Lecciones de historia de la filosofía de Hegel, fustiga las tentativas del idealista Hegel de disminuir el alcance de las ideas materialistas de Demócrito y de Epicuro. En su Materialismo y Empiriocriticismo (ver), Lenin opone la línea materialista de Demócrito al idealismo de Platón.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:194-196

Filosofía antigua

Nombre dado al conjunto de doctrinas filosóficas desarrolladas en la antigua sociedad griega esclavista desde fines del siglo VII a.n.e. y en la antigua sociedad esclavista romana a partir del siglo II a.n.e. hasta principios del siglo VI d.n.e. La filosofía antigua constituye un fenómeno peculiar, pero no aislado en el desarrollo de la conciencia filosófica de la humanidad. Se formó sobre la base de los rudimentos de astronomía, matemática, física, &c., que llegaron a las ciudades griegas desde el Oriente; como resultado de la elaboración de la mitología antigua en arte y poesía, y también a consecuencia de la liberación del pensamiento filosófico en lo que respecta a las representaciones mitológicas sobre el mundo y el hombre, representaciones que habían mantenido prisionero a dicho pensamiento. Ya en el siglo V a.n.e. surgieron sistemas filosóficos y cosmológicos en los cuales el mito se presenta no tanto como idea fundamental cuanto como recurso expresivo para formular el pensamiento. En el siglo VI a.n.e., e incluso en el V, la filosofía y el conocimiento de la naturaleza aún no había delimitado sus esferas. Como faltaban recursos de comprobación experimental: el número de hipótesis ideadas era grande. Para la filosofía, tal multiplicidad de hipótesis significaba diversidad de tipos de explicación filosófica del mundo. Esta diversidad y el nivel de la elaboración, convirtieron la filosofía antigua en escuela del pensamiento filosófico para los tiempos posteriores. «...En las múltiples formas de la filosofía griega –escribió Engels– se contienen ya en germen, en génesis, casi todas las concepciones posteriores» (t. XX, pág. 369 - «Anti-Dühring» E.P.U., 1961, pág. 405). El punto de partida de la filosofía antigua fue el materialismo filosófico. Tales, Anaximandro, Anaxímenes, Heráclito, pese a todas las diferencias existentes entre ellos, suponían que todas las cosas proceden de un principio único y, además material. No obstante, sobre esta base ingenuamente materialista, se perfilaron pronto ciertas concepciones que condujeron más tarde al nacimiento del idealismo. Los brotes de escisión entre las corrientes materialistas y las idealistas se dieron ya en los pensadores griegos más antiguos. En la segunda mitad del siglo V y en la primera del IV a.n.e., se convirtieron en la oposición entre materialismo e idealismo. Con no menor claridad se presenta en la filosofía antigua la oposición entre el método dialéctico y el método metafísico del pensar. En esencia, muchos de los primeros filósofos griegos eran dialécticos, concebían la naturaleza como un todo y, por consiguiente, la veían en la interacción y concatenación de sus fenómenos. Durante el desarrollo de la filosofía antigua, que pasó de los mil años, el materialismo y el idealismo, la dialéctica y la metafísica constituidos en la antigua filosofía griega, experimentaron una compleja evolución que reflejaba, en última instancia, la dialéctica del desarrollo de la sociedad antigua. Fueron materialistas, en la filosofía antigua, Empédocles, Anaxágoras, Leucipo, y Demócrito. En las enseñanzas de Sócrates y, sobre todo, de Platón se formó la doctrina del idealismo filosófico, que se contrapuso en primer lugar al materialismo de los atomistas. Desde entonces, en la filosofía antigua se dibujan netamente dos líneas principales de desarrollo, en pugna: el materialismo y el idealismo (o bien, por decirlo con palabras de Lenin, la «línea de Demócrito» y la «línea de Platón»). Oscilando entre el materialismo y el idealismo, Aristóteles expuso también sus ideas en polémica con las doctrinas anteriores y contemporáneas a su tiempo. Resulta singularmente enérgica e ingeniosa la crítica aristotélica de la teoría de las «ideas» capital en el idealismo de Platón. En la época del helenismo, como reflejo de la crisis inicial de la polis en el sistema de esclavitud, la lucha de escuelas de la filosofía antigua vuelve a acentuarse. En aquel entonces se hizo particularmente intensa la pugna entre la escuela materialista epicúrea y la escuela estoica, en cuyas doctrinas, materialistas en el fondo, habían penetrado ampliamente elementos de idealismo. Se sitúan en primer lugar, entre los problemas filosóficos, los que conciernen a la ética, aunque basados en la concepción de la naturaleza y en la doctrina concerniente al saber y al pensar. Las escuelas filosóficas se convierten en comunidades cerradas de personas unidas por su indiferencia respecto a los acontecimientos exteriores y por un acentuado interés por las cuestiones éticas y la educación. Al mismo tiempo, cambia la relación entre la filosofía y las ciencias especiales, aparece un nuevo tipo de hombre culto y un nuevo tipo de literatura docta, especializada, al alcance sólo de los iniciados. En la época del Imperio Romano, período en que se agudiza la crisis de la sociedad esclavista, cobra mayores vuelos la búsqueda religiosa de la abnegación y de la resignación. De este a oeste penetra y se difunde una ola de cultos, doctrinas y misterios religiosos. La propia filosofía se vuelve religiosa y, en algunas escuelas, incluso mística. Tal ocurre con el neoplatonismo y el neopitagorismo. El primero influyó sobre el desarrollo de las doctrinas filosóficas del cristianismo. En el año 529, el emperador Justiniano decretó el cierre de las escuelas filosóficas de Atenas. Pero antes ya de este decreto e independientemente de él, el ciclo fundamental de las ideas de la filosofía antigua había llegado ya al término de su desarrollo.

Diccionario filosófico · 1965:177-178

Filosofía antigua

Conjunto de doctrinas filosóficas que se desarrollaron en las sociedades esclavistas de la Grecia Antigua (desde fines del siglo 7 a.n.e.) y de la Roma Antigua (a partir del siglo 2 a.n.e. hasta comienzos del siglo 6 d.n.e.). La filosofía antigua es un fenómeno único y peculiar, pero no aislado, en el desarrollo de la conciencia filosófica de la humanidad. Se formó sobre la base de los gérmenes de los conocimientos astronómicos, matemáticos, &c., llegados desde el Oriente a las ciudades griegas, así como gracias a la liberación del pensamiento filosófico de la dominación de las ideas mitológicas sobre el mundo y el hombre. En el siglo 5 a.n.e. surgieron ya los sistemas filosóficos y cosmológicos, en los que el mito desempeña no tanto el papel de concepción fundamental como el de medio figurado de expresión del pensamiento. En el siglo 6 y hasta en el siglo 5 a.n.e., la filosofía y el conocimiento sobre la naturaleza aún no estaban separados entre sí. Al faltar los métodos de verificación experimental, aparecían numerosas hipótesis. Para la filosofía, la multiplicidad de hipótesis significaba diversidad de tipos de explicación filosófica del mundo. Esta diversidad y el nivel de elaboración convirtieron la filosofía antigua en una escuela del pensamiento filosófico para los tiempos posteriores. “En las múltiples formas de la filosofía griega –decía Engels– se contienen ya en gérmen, en génesis, casi todas las concepciones posteriores” (t. 20, p. 369). El punto de partida del desarrollo de la filosofía antigua fue el materialismo filosófico. Tales, Anaximandro, Anaxímenes, Heráclito, no obstante todas las diferencias entre sus doctrinas, suponían que todas las cosas procedían de un solo principio que, además, era material. Sin embargo, dentro de esta base materialista ingenua se esbozaron tempranamente algunas concepciones que más tarde condujeron al surgimiento del idealismo. No es menos evidente en esta filosofía la contraposición de los métodos dialéctico y metafísico de pensamiento. En el fondo, muchos de los primeros filósofos griegos eran dialécticos y enfocaban la naturaleza como una integridad y, por tanto, en la interacción y concatenación de sus fenómenos. En más de mil años del desarrollo de la filosofía antigua, el materialismo y el idealismo, la dialéctica y la metafísica, formados en la filosofía antigua griega, experimentaron una compleja evolución que, en definitiva, reflejaba la dialéctica del desarrollo de la sociedad de aquel entonces. Desarrollaron el materialismo en la filosofía antigua Empédocles, Anaxágoras, Leucipo y Demócrito. Sócrates y particularmente Platón formularon la doctrina del idealismo filosófico que se opuso ante todo al materialismo de los atomistas. Desde aquel período, en la filosofía antigua se manifiestan evidentemente dos líneas fundamentales de desarrollo en pugna: el materialismo y el idealismo (o, al decir de Lenin, la “línea de Demócrito” y la “línea de Platón”). Aristóteles, que oscilaba entre el materialismo y el idealismo, también exponía sus ideas en polémica con las doctrinas anteriores y contemporáneas a él. Es particularmente enérgica y aguda su crítica de la teoría de las “ideas”, que es central en el idealismo platónico. En la época del helenismo, que reflejaba el comienzo de la crisis del sistema esclavista de las polis, la lucha entre las escuelas de la filosofía antigua vuelve a enconarse. La más intensa era a la sazón la lucha entre la escuela del epicureísmo y la del estoicismo (Estoicos), en las doctrinas de las cuales, materialistas en su base, penetraron ampliamente elementos del idealismo. Entre las cuestiones de la filosofía se promueven al primer plano los problemas de la ética, que se apoya, empero, en la doctrina de la naturaleza y en la del saber y el pensamiento. Las escuelas filosóficas se convierten en comunidades cerradas de hombres, unidos por la indiferencia hacia los acontecimientos exteriores y un interés elevado por los problemas de la ética y la educación. En la época del Imperio Romano y de la agravación de la crisis de la sociedad esclavista aumenta la aspiración al olvido de sí mismo y la consolación religiosa. Desde el Oriente penetra en el Occidente y se extiende allí una ola de cultos y doctrinas religiosos. La filosofía misma se vuelve religiosa, y en algunas doctrinas, incluso mística. Tales son las doctrinas del neoplatonismo y del neopitagoreísmo. La primera de ellas ejerció influencia sobre el desarrollo de las doctrinas filosóficas del cristianismo. En 529, el emperador Justiniano promulgó el decreto sobre la clausura de las escuelas filosóficas en Atenas. Pero ya antes de dicho decreto e independientemente del mismo, la principal gama de ideas de la filosofía de la Grecia Antigua y de la Roma Antigua había culminado su desarrollo.

Diccionario de filosofía · 1984:170-171