Filosofía en español 
Filosofía en español

Freudismo

no figura

Diccionario filosófico marxista · 1946

Freudismo

Corriente idealista, reaccionaria, difundida en la ciencia psicológica contemporánea y designada así por el nombre de su fundador, el psiquiatra vienés Sigmund Freud. El freudismo pretende que la conciencia está sometida a lo “subconsciente” cuyo contenido es la “libido”, vale decir el instinto sexual. La conciencia nace del conflicto entre la libido y el medio social. Este conflicto, que aparece desde la infancia, ejerce una influencia fatal sobre todo el destino del hombre y causa las neurosis y enfermedades mentales. El freudismo considera la libido como la “ley” fundamental, única de la vida psíquica del hombre y de toda su actividad, y la opone a las leyes de la vida material. La psicología científica niega la existencia del subconsciente freudiano, y considera la conciencia como una propiedad de la materia cerebral. La psicología científica refuta la idea según la cual, el instinto sexual se manifestaría desde la más tierna infancia, y desmiente la influencia fatal de tal o cual “factor” sobre el destino humano. El freudismo pone enteramente al descubierto su carácter reaccionario en sus tentativas de “explicar” los fenómenos sociales, desde los ritos y los mitos de las “sociedades primitivas” hasta las guerras y revoluciones contemporáneas. El neo-freudismo que trata de disminuir el papel de la libido, o de reemplazarla por otro “factor” análogo, no difiere prácticamente en nada del freudismo.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:213

no figura

Diccionario filosófico · 1965

Freudismo

Denominación de la teoría y del método de psicoanálisis. Se denomina por el nombre de S. Freud (1856-1939) médico austríaco: neuropatólogo y psiquiatra. Al investigar las causas de los procesos patológicos en la psique, Freud rechazó categóricamente los intentos –materialistas vulgares en su basa– de explicar los cambios del contenido de los actos psíquicos por causas fisiológicas. Consideraba la psique como algo independiente, que existe paralelamente a los procesos materiales (Paralelismo psicofísico) y que es dirigida por fuerzas psíquicas eternas que están al margen de la conciencia (Inconsciente). El alma del individuo la gobiernan, como fatalidad, los conflictos psíquicos inmutables entre las inclinaciones inconscientes al placer (libido) y el “principio de la realidad”, al que se adapta la conciencia. Todos los estados psíquicos, todas las acciones del hombre y, luego, todos los acontecimientos históricos y fenómenos sociales son sometidos por Freud al psicoanálisis, es decir, interpretados, como manifestación de las afecciones inconscientes, ante todo, sexuales. Según Freud, los conflictos seculares en lo hondo de la psique de los individuos son la causa y el contenido (oculto a la concientización inmediata) de la moral, el arte, la ciencia, la religión, el Estado, el Derecho, las guerras, &c. (Sublimación). Los adeptos actuales de Freud –neofreudistas (Neofreudismo) y representantes de las escuelas del “psicoanálisis cultural” (K. Horney, A. Cardiner, F. Alexander y otros)– mantienen intacta la lógica principal de los razonamientos de Freud, pero se niegan a ver en todos los fenómenos de la vida humana la incógnita sexual, y también algunas otras peculiaridades metodológicas del freudismo clásico. La concepción freudista ha ejercido y sigue ejerciendo gran influencia sobre los diversos campos de la cultura burguesa y, en primer lugar, sobre la teoría y las obras del arte. Es menor la influencia actual del freudismo en la neurología y la psiquiatría.

Diccionario de filosofía · 1984:188-189