Filosofía en español 
Filosofía en español

Individual, particular y general

Individual, particular y general

En la Naturaleza hay fenómenos individuales que, unidos en grupos, se rigen por leyes particulares. A su vez ya estos grupos están sujetos a leyes de un valor universal. Por ejemplo, el manzano y el peral, son dos especies individuales diferentes de vegetales. Pero entre ellos hay también mucho de común en la estructura de sus flores y frutos. Por eso, el manzano y el peral se unen en un mismo grupo particular o en un mismo género. El cerezo y el ciruelo son también dos distintas especies individuales, pero semejantes entre sí en la estructura de la flor y del fruto; ambos tienen un fruto jugoso con pequeño carozo; pero pertenecen a un género diferente al del manzano y al del peral. Los vegetales que forman en ambos géneros mencionados (el manzano, el peral, el ciruelo, el cerezo) tienen a su vez entre sí, rasgos comunes en la estructura de la flor que es el órgano más importante para determinar el parentesco entre los vegetales. Por eso, estos dos géneros se incluyen en la familia común de las rosáceas. En la Naturaleza, de esta manera, lo individual, lo particular y lo universal están ligados mutuamente. Lo universal y lo particular se hallan en lo individual y se manifiestan sólo a través de lo individual. “Lo particular no existe de otra manera que en la relación que lleva hacia lo general. Lo general sólo existe en lo particular, a través de lo particular” (Lenin). El conocimiento refleja esta relación objetiva. “Todo conocimiento real, cabal, radica sólo en que en nuestra mente abstraemos lo único de su singularidad y lo traducimos en una particularidad y de esta última en la universalidad” (Engels). Por ejemplo, la tesis de que la frotación produce calor será un juicio sobre lo singular, puesto que aquí se hace notar un hecho singular. La tesis: “el movimiento mecánico se transforma en calor”, será el juicio de lo particular, puesto que aquí se hace notar la forma mecánica particular del movimiento, que se transforma gracias a la frotación en otra forma particular del movimiento: en calor. Y por último, la tesis: “cualquier forma de movimiento puede y debe transformarse en otra forma cualquiera del movimiento”, será un juicio universal. Por consiguiente, lo singular, lo particular y lo general son formas del movimiento de los conceptos humanos, en los que se refleja el mundo objetivo. “Esto demuestra que las leyes por que se rige el pensamiento y las leyes porque se rige la Naturaleza se ajustan necesariamente entre sí, si sólo son correctamente concebidas” (Engels). El camino histórico del movimiento del conocimiento humano es el siguiente: de lo singular a lo particular y de lo particular a lo general. “Las ciencias naturales nos demuestran... la conversión de lo singular en lo general” (Lenin). Por ejemplo ya los hombres prehistóricos sabían prácticamente que la frotación produce calor. Después de un largo período que duró miles de años, los hombres se convencieron de que todo movimiento mecánico, mediante la frotación, puede convertirse en calar, y, finalmente, en la fase actual del desarrollo de la ciencia, los hombres supieron que cualquier forma del movimiento puede, bajo determinadas condiciones para cada caso, convertirse en cualquier otra forma del movimiento. De esta manera, el juicio de lo singular, de lo particular y de lo universal, nace de la práctica humana. “Las formas lógicas y las leyes no son una cubierta vacía, sino el reflejo del mundo objetivo” (Lenin).

Diccionario filosófico marxista · 1946:157-158

no figura

Diccionario filosófico abreviado · 1959

no figura

Diccionario filosófico · 1965

no figura

Diccionario de filosofía · 1984