Filosofía en español 
Filosofía en español

Ley de la negación de la negación

Negación de la negación

La “negación de la negación” es “una ley extraordinariamente general, y por ello mismo, extraordinariamente eficaz e importante, que rige el desarrollo de la Naturaleza, de la Historia y del pensamiento; una ley que… se impone en el mundo animal y vegetal, en geología, en matemáticas, en historia y en filosofía” (Engels). La ley de la negación de la negación es una de las leyes fundamentales de la dialéctica. Cada fenómeno, siendo internamente contradictorio, lleva implícita su propia negación. En él luchan lo naciente y lo caduco, lo nuevo y lo viejo. La negación de lo viejo no significa, sin embargo, una mera y vana negación, un simple rechazo de todo lo viejo, como lo interpreta la metafísica. “En la dialéctica, negar no es simplemente decir que no, o declarar que una cosa no existe, o destruirla de un modo cualquiera” (Engels). La dialéctica “exige que sea indicada la ‘unidad’, es decir, la conexión de lo negativo con lo positivo; hallar lo positivo en lo negativo” (Lenin). El comunismo, como una formación económico-social superior, sería imposible sin un alto nivel de desarrollo de las fuerzas productivas creado por toda la historia precedente de la Sociedad. El comunismo es la negación del capitalismo, pero conserva todo lo positivo creado por la humanidad bajo el yugo del capitalismo. Por eso, el proceso de evolución debe ser interpretado, no como un movimiento en círculo, sino como un movimiento progresivo, como un movimiento en línea ascendente, como el tránsito de lo viejo a lo nuevo, de lo simple a lo complejo, de lo inferior a lo superior. El desarrollo progresivo es característico de la Naturaleza y de la Sociedad humana. Lenin señaló que en la fase superior del desarrollo nos encontramos con la repetición de algunos rasgos y peculiaridades de la fase inferior y con un retorno aparente hacia lo viejo. Pero esta no es una simple repetición del camino ya recorrido, sino un peldaño nuevo, superior. El régimen del comunismo primitivo es negado por la sociedad explotadora clasista. A su vez, el comunismo, como una nueva formación económico-social, niega la sociedad clasista. Claro está, el comunismo contemporáneo no es un simple retorno al régimen del comunismo primitivo, sino que representa una fase completamente superior en la evolución de la Sociedad. La sociedad de clases aparece como la negación de la sociedad primitiva. La sociedad comunista, a su vez, es la negación del régimen explotador de clases, es decir, la negación de la negación.

Diccionario filosófico marxista · 1946:230-231

Negación de la negación

Noción filosófica que traduce uno de los aspectos del desarrollo dialéctico. Esta fórmula empleada por primera vez en la filosofía de Hegel (ver), designa el desarrollo de lo inferior a lo superior, conservando ciertos elementos positivos de lo viejo. Todo el proceso del desarrollo está subordinado en Hegel, a “tríadas” (ver) (tesis, antítesis, síntesis). La tesis es negada por la antítesis, la cual a su vez, es negada por la síntesis (“negación de la negación”). En la fase de la síntesis, el desarrollo parece volver a su punto de partida, pero en un nivel superior. Para Hegel, la “negación de la negación” es esencialmente un instrumento que le permite edificar sus construcciones idealistas artificiales. Los enemigos del marxismo (Dühring, Mijailovski) en sus intentos de desacreditar la dialéctica marxista, pretendían que Marx y Engels habían creado su teoría apoyándose en la tríada hegeliana, y que con la ayuda de la tríada (“negación de la negación”) demostraban la caída inevitable del capitalismo. Respondiendo a Mijailovski, Lenin hacía observar que la tarea de los materialistas consiste en representar fielmente el proceso histórico real, que así es cómo el socialismo científico aborda las cosas, mientras que las “tríadas” no son más que vestigios de las fórmulas hegelianas.

En Marx y en Engels, el término “negación de la negación” reviste un sentido materialista y sólo expresa el carácter ascendente de la realidad objetiva misma, desarrollo que reproduce en cierto sentido las fases superadas, pero a un nivel más elevado. Así, Marx muestra en El Capital que la propiedad privada capitalista es la primera negación de la propiedad individual de los medios de producción basada en el trabajo individual. Pero luego, el capitalismo, en razón de leyes propias a su desarrollo prepara él mismo las condiciones de su caída: la expropiación del capital es la negación de la negación, el restablecimiento de la propiedad individual, es decir, la propiedad de los trabajadores mismos sobre los medios de producción, pero a un nivel superior, “...una propiedad individual basada en la cooperación y en la posesión colectiva de la tierra y de los medios de producción producidos por el propio trabajo” (Marx, El Capital, Lib. I, vol. II). El movimiento de progresión está condicionado por todas las leyes de la dialéctica, en particular, la ley de la transformación de los cambios cuantitativos en cambios cualitativos; por el carácter dialéctico de la negación de lo que es viejo, de lo que muere, y del nacimiento de lo nuevo. La transición de la vieja cualidad a la cualidad nueva, no significa una simple supresión de todo lo que ha sido creado anteriormente. Según Lenin, la negación dialéctica no es un simple rechazo de todo lo que es viejo. “Negar, en dialéctica, no consiste lisa y llanamente en decir no, en declarar que una cosa no existe, o en destruirla caprichosamente” (Engels, Anti-Dühring, p. 170, Ediciones Pueblos Unidos, Montevideo, 1948). El socialismo, por ejemplo, es una negación categórica del régimen capitalista. Pero es también el mantenimiento de todo lo positivo y valioso que ha creado el capitalismo: las fuerzas productivas, la cultura progresista, &c.

Así, la transformación de la vieja cualidad en cualidad nueva, el nacimiento de lo nuevo se efectúa siempre sobre la base de lo que ha sido conquistado en las etapas precedentes; lo nuevo se eleva más alto, señala un grado superior de lo viejo, un nuevo paso adelante en el proceso único del desarrollo. Es lo que condiciona el carácter progresivo del desarrollo, el desarrollo en línea ascendente.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:376-377

Ley de la negación de la negación

Es una de las leyes fundamentales de la dialéctica. Hegel la enunció por primera vez y la interpretó desde posiciones idealistas. La ley de la negación de la negación expresa el carácter sucesivo del desarrollo, la conexión de lo nuevo con lo viejo en el proceso de la sustitución –sujeta a ley– de unas transformaciones cualitativas por otras; expresa que, en un estadio superior de desarrollo, se repiten hasta cierto punto algunas de las propiedades del estadio inferior; fundamenta, asimismo, el carácter ascendente, progresivo, del desarrollo; determina la tendencia, la dirección principal del curso general del desarrollo. La ley de la negación de la negación se halla vinculada orgánicamente a la ley de la unidad y lucha de contrarios, dado que la negación de lo viejo por lo nuevo en el proceso del desarrollo no es otra cosa que la solución de las contradicciones. En su manifestación y sesión, la ley de la negación de la negación presenta peculiaridades debidas a la esencia del objeto negado, al carácter de sus contradicciones, a las circunstancias históricas concretas. La negación dialéctica constituye un momento objetivo, el principio motor de todo desarrollo. La relación entre lo viejo y lo nuevo en el desarrollo, el carácter de la negación de lo viejo reciben una elucidación totalmente opuesta en la metafísica y en la dialéctica materialista. La negación metafísica, “fútil”, representa la simple repulsión de lo viejo, su destrucción. Otro extremo metafísico es creer que el desarrollo se efectúa según un círculo cerrado, considerar que aquél no es más que el simple retorno a lo viejo. Según la dialéctica materialista, la negación es una condición, un momento del desarrollo con el mantenimiento de todo lo positivo que había en lo viejo, y necesario para el ulterior desarrollo progresivo. Sin esto, no habría sucesividad, continuidad en el desarrollo. Al mismo tiempo, es una característica del desarrollo ascendente la discontinuidad, pues la negación significa el paso de lo viejo a lo nuevo, el surgimiento de un fenómeno cualitativamente nuevo. Con la negación del punto de partida, no se termina el desarrollo, pues lo que surge, a su vez, se somete a negación. En un determinado grado de desarrollo, se produce un aparente retorno al punto de partida, algunos de cuyos rasgos y peculiaridades se repiten, pero ya sobre una nueva base, más elevada. Precisamente este momento se expresa en el concepto de “negación de la negación”. El desarrollo no acaece en línea recta ni por un círculo cerrado, sino en línea ascendente, en espiral. El paso de lo inferior a lo superior se realiza por vías complicadas, contradictoriamente, a través de muchas desviaciones, incluida el movimiento regresivo en algunas etapas. Señalando esta peculiaridad del desarrollo en lo que respecta a la historia humana, Lenin escribió: “...imaginar la historia universal en marcha ordenada y exacta hacia adelante, sin saltos hacia atrás, a veces gigantescos, sería antidialéctico, anticientífico y teóricamente falso” (t. XXII, pág. 296). No obstante, en su resultado general, la sociedad progresa sin cesar. Todo el curso de la historia mundial demuestra que una formación económico-social surge negando la anterior y es sustituida por otra más progresiva. El capitalismo que aparece sobre la base de la negación del feudalismo, en las condiciones presentes ha dado ya de si cuanto podía dar y ha madurado para la negación revolucionaria por una formación económico-social más progresiva, el comunismo. Lo que tiene de específico la negación dialéctica en el desarrollo de la sociedad socialista consiste en que las contradicciones del socialismo no son da naturaleza antagónica, es decir, los procesos de negación de lo viejo no ofrecen el carácter de revoluciones políticas, de conflictos de clases, &c. Al pasar al comunismo, la negación de los principios del socialismo se efectuará a través del desarrollo completo de tales principios, lo cual preparará las condiciones para que éstos se conviertan en principios comunistas.

Diccionario filosófico · 1965:271-272

Ley de la negación de la negación

Una de las leyes fundamentales de la dialéctica. Fue formulada por primera vez en el sistema idealista de Hegel. La ley de la negación de la negación fundamenta el carácter progresivo del desarrollo, expresa la sucesión, el nexo de lo nuevo con lo viejo y el hecho de que en una fase superior de desarrollo se repiten algunas propiedades de la fase inferior. En dialéctica, la categoría de la negación significa la transformación de un objeto en otro, “suprimiéndose” simultáneamente el primer objeto. Pero esta “supresión” abre un vasto campo para el desarrollo sucesivo y constituye un elemento de la conexión con la conservación del contenido positivo de las etapas transcurridas. La negación dialéctica debe su origen a las regularidades internas del fenómeno y es una autonegación. De la esencia de la negación dialéctica se desprende también la particularidad del desarrollo expresada por la negación doble o la negación de la negación. El autodesarrollo del objeto es impulsado por sus contradicciones internas (Ley de la unidad y lucha de contrarios), por la existencia en el objeto de su propia negación. La contradicción se resuelve en el movimiento del objeto (y del conocimiento), lo cual significa el surgimiento de lo “tercero” respecto a los dos contrarios. Puesto que ellos, no sólo se excluyen mutuamente, sino que se penetran uno al otro, lo “tercero” es una negación que, a la vez, constituye la conservación (Negación dialéctica). Al desarrollarse el objeto, las condiciones y premisas de su surgimiento no desaparecen, sino que son reproducidas por él. En el pensamiento esto se expresa a través de la negación de la negación, a través de una concientización más profunda, en la nueva etapa de desarrollo de la teoría, de los elementos de la verdad ya establecidos. Del principio de la unidad de la dialéctica, la lógica y la teoría del conocimiento se infiere que sólo investigando la ley de la negación de la negación como ley de la actividad práctica y teórica es posible interpretar substancialmente su universalidad. Por cuanto la base de las relaciones humanas con el mundo externo es la práctica, por tanto sus particularidades condicionan también la relación teórica (cognoscitiva), la cual consiste en que el objeto en desarrollo sólo se reproduce en la historia de su conocimiento, a través de las teorías y concepciones que de modo dialéctico se niegan recíprocamente. En este movimiento precisamente se desarrolla como universal el saber, una teoría niega a la otra y se esclarecen las leyes del movimiento del mundo de los objetos como negación de uno de sus estados por el otro. Eso mismo explica el hecho de que el estado negado no se desecha totalmente, sino que se conserva en forma metamorfoseada. El enfoque unilateral del objeto descubre en el mismo también algo imperecedero, que se conserva en el curso de la negación. Por eso, el desarrollo de la teoría científica sólo es posible mediante la conservación del contenido positivo del conocimiento rechazado y la incorporación de dicho contenido a la composición de la nueva teoría. En las ciencias naturales, tal relación entre las teorías vieja y nueva se expresa en el principio de la correspondencia. Precisamente por este camino se descubre la dialéctica propia del mundo objetivo. He ahí por qué la ley de la negación de la negación interviene al mismo tiempo como ley del conocimiento y como ley del mundo objetivo.

Diccionario de filosofía · 1984:308