Filosofía en español 
Filosofía en español

Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana

Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana

Título de la obra de Federico Engels, publicada en libro aparte en 1888, donde expone una profunda caracterización y crítica de la filosofía de Hegel y de Feuerbach. Engels señala la diferencia primordial existente entre el materialismo dialéctico y el materialismo metafísico de Feuerbach y la dialéctica idealista de Hegel. En el primer capítulo expone brillantemente la filosofía de Hegel, poniendo de relieve la contradicción fundamental que hay entre su método dialéctico y su sistema idealista. Hegel era un idealista objetivo y estimaba que el fundamento de todo lo existente es la idea absoluta que se auto-desarrolla. En ello radica el lado místico y reaccionario de su filosofía. Engels, en su libro, demostró que el valor de la filosofía hegeliana reside en su método dialéctico. “Con Hegel, dice Engels, termina toda la filosofía; de un lado, porque en su sistema se resume del modo más grandioso toda la trayectoria filosófica; y, de otra parte, porque este filósofo nos traza, aunque sea inconscientemente el camino para salir de este laberinto de los sistemas hacia el conocimiento positivo y real del mundo”. En el segundo capítulo, Engels da la clásica formulación del problema fundamental de la filosofía (ver) sobre la relación entre el ser y el pensar, problema que divide a los filósofos en dos campos: idealistas y materialistas. Engels pone al descubierto la esencia del segundo aspecto del problema sobre la relación entre el ser y el pensar, el problema de si somos capaces de conocer el mundo que nos circunda. La mayoría de los filósofos respondía a este problema en forma afirmativa. Pero hay filósofos que sostienen que es imposible conocer el mundo: son los agnósticos, entre los cuales se cuentan Hume y Kant. Engels demuestra la íntima relación que existe entre el pensamiento y el conocimiento humanos y la práctica. La práctica es la prueba de que podemos conocer el mundo que nos circunda. Criticando el agnosticismo de Kant, Engels señala que todas las invenciones filosóficas acerca de la incognoscibilidad del mundo se resquebrajan por la propia práctica, por la experiencia y por la industria; la inasible “cosa en sí” kantiana se convierte en una “cosa para nosotros”. Engels se detiene minuciosamente en la caracterización de Feuerbach, que restableció los derechos del materialismo, desempeñando un enorme papel en su desarrollo y en la crítica del idealismo de Hegel. Señalando los méritos de Feuerbach como materialista, en los capítulos II y III, Engels pone al descubierto el carácter limitado del materialismo metafísico e intuitivo de Feuerbach, y su idealismo en la interpretación de la sociedad. De los materialistas anteriores, Feuerbach inclusive, ninguno pudo extender el materialismo a los fenómenos de la vida social. Desde su punto de vista, “la historia se utilizaba, a lo sumo, como una colección de ejemplos e ilustraciones para uso de filósofos”, escribe Engels. En las relaciones entre los hombres, Feuerbach sólo veía un aspecto, el aspecto moral. Afirmaba que los periodos de la humanidad se distinguen uno del otro sólo por el cambio de las religiones. En el capítulo IV de su obra, Engels dilucida y formula brillantemente las tesis fundamentales del materialismo histórico (ver). En la conclusión del libro escribe: “La nueva tendencia (se trata de la tendencia de Marx y Engels. N. de la E.), que ha descubierto en la historia de la evolución del trabajo la clave para comprender toda la historia de la sociedad, se dirigió preferentemente, desde el primer momento, a la clase obrera y encontró en ella la acogida que ni buscaba ni esperaba en la ciencia oficial”. El libro de Engels es una gran obra filosófica del marxismo y un manual indispensable para el estudio del materialismo dialéctico.

Diccionario filosófico marxista · 1946:182-183

Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana

Obra de Engels publicada en 1888. Bajo una forma concisa y popular, Engels describe allí el nacimiento y la evolución de la filosofía marxista, sus relaciones con la filosofía anterior, y hace una exposición profunda de los principios fundamentales del materialismo dialéctico y del materialismo histórico. Critica la filosofía de Hegel (ver) y de Feuerbach (ver), e indica la diferencia de principio entre el materialismo dialéctico por una parte y el materialismo metafísico de Feuerbach y la dialéctica idealista de Hegel, por otra. En el primer capítulo caracteriza la filosofía hegeliana, y pone de relieve la contradicción esencial entre el método dialéctico y el sistema idealista de Hegel. En el segundo capítulo, Engels formula la cuestión fundamental de la filosofía –la cuestión de la relación entre el pensamiento y el ser– a propósito de la cual, los filósofos se han dividido en dos grandes campos: los idealistas y los materialistas. Engels explica también en qué consiste el segundo aspecto del problema fundamental de la filosofía: ¿está en condiciones la inteligencia humana de conocer el mundo que nos rodea? La mayor parte de los filósofos responden por la afirmativa. Otros sostienen que el mundo es incognoscible. Estos son los agnósticos entre los cuales se hallan Hume (ver) y Kant (ver). Engels pone en evidencia la relación íntima del pensamiento y el conocimiento humanos con la práctica. Esta última nos suministra la prueba de que estamos en condiciones de conocer el mundo que nos rodea. Engels critica el agnosticismo de Kant e indica que todas las extravagancias filosóficas sobre la incognoscibilidad del mundo, se ven reducidas a la nada por la práctica, por la experiencia y la industria: en el proceso del conocimiento y de la actividad práctica, la inaccesible “cosa en sí” de Kant se convierte en “cosa para nosotros”. (ver “Cosa en sí” y “cosa para nosotros”).

Engels analiza en detalle la filosofía de Feuerbach, que desempeñó un gran papel en el desarrollo del materialismo y en la crítica del idealismo, particularmente en el de Hegel. Al mismo tiempo que señala los méritos de Feuerbach como materialista, Engels pone al desnudo (capítulos II y LII) la estrechez de su materialismo metafísico y contemplativo, así como su idealismo en el terreno social. Antes de Marx, ningún materialista (y Feuerbach no más que los otros), supo aplicar el materialismo a los fenómenos sociales. Les era “...imposible, naturalmente, penetrar con una visión racional en la gran concatenación histórica, y así la historia se utiliza, a lo sumo, como una colección de ejemplos e ilustraciones para uso de filósofos” (Engels, Ob. cit., en Marx/Engels, Obras escogidas, t. II, p. 349. Ed. esp., Moscú, 1952). En las relaciones entre los hombres Feuerbach no veía más que el lado moral. Afirmaba que los períodos de la historia sólo se distinguen los unos de los otros por cambios de religión.

En el cuarto capítulo, Engels formula y desarrolla los principios fundamentales del materialismo dialéctico e histórico. Esta obra es indispensable para el estudio de la filosofía marxista-leninista.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:309-310

Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana

Obra filosófica de Federico Engels (1886), de gran importancia para la fundamentación y el desarrollo del materialismo dialéctico e histórico. Engels añadió al libro, como apéndice, las “Tesis sobre Feuerbach”, de Marx. Al comienzo de su trabajo, Engels caracteriza la esencia de la filosofía hegeliana, analiza las contradicciones que le son propias y muestra la radical oposición entre la dialéctica marxista y la dialéctica de Hegel. Luego formula la definición clásica de la cuestión fundamental de la filosofía, de sus dos aspectos, y somete a crítica el agnosticismo (ante todo de Hume y de Kant), poniendo de relieve que su refutación más contundente nos la ofrece la práctica. Engels define científicamente el materialismo y el idealismo, y partiendo de tales definiciones critica las ideas de los materialistas ingleses y franceses de los siglos XVII-XVIII así como las de Feuerbach; muestra la limitación del viejo materialismo, mecanicista y metafísico, su inconsecuencia –idealista– en la concepción de los fenómenos sociales. Al investigar con detalle las concepciones de Feuerbach, Engels subraya el valor de la crítica que dicho filósofo hace del idealismo, pero al mismo tiempo censura el intento de Feuerbach de crear una nueva religión, así como sus concepciones idealistas en la esfera de la ética. Establecida la diferencia radical entre el materialismo dialéctico y toda la filosofía anterior, Engels expone, muy condensada, la esencia de la concepción materialista de la historia, en la última parte de su trabajo. Desarrolla la teoría del materialismo histórico y hace hincapié en la tesis concerniente a la independencia relativa de la superestructura. Esa tesis desempeñó un papel importante en la crítica del “materialismo económico”, que surgió en aquel entonces. El análisis que hace Engels de las causas, contenido y significación del cambio radical provocado por el marxismo en la filosofía, la exposición popular de la esencia del materialismo dialéctico e histórico, convirtieron este trabajo (al que Lenin situaba a la par del Manifiesto Comunista) en una obra insustituible para el estudio del origen e ideas capitales de la filosofía marxista.

Diccionario filosófico · 1965:286

Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana

Obra filosófica de Engels (1886), que desempeñó un notable papel en la fundamentación y desarrollo del materialismo dialéctico e histórico. Engels comienza su obra caracterizando la esencia de la filosofía hegeliana, analiza sus contradicciones y muestra la contrariedad cardinal entre la dialéctica marxista y la hegeliana. Luego Engels da una definición clásica del problema fundamental de la filosofía y de sus dos aspectos, y somete a crítica el agnosticismo (ante todo, el de Hume y de Kant), demostrando que su mejor refutación es la práctica. Después de dar la definición científica de materialismo y idealismo, Engels analiza, sobre esta base, las concepciones de los materialistas ingleses y franceses de los siglos 17-18 y de Feuerbach y muestra la estrechez del materialismo metafísico, mecanicista, y su inconsecuencia idealista en la comprensión de los fenómenos sociales. Estudiando con detalle los criterios de Feuerbach, Engels subraya la importancia de su crítica del idealismo, pero al mismo tiempo critica su intento de crear una nueva religión y las opiniones idealistas en el dominio de la ética. Después de establecer la diferencia entre el materialismo dialéctico y toda la filosofía anterior, Engels expone en forma concisa, en la última parte del libro, la esencia de la interpretación materialista de la historia. Desarrollando la teoría del materialismo histórico, subraya la tesis sobre la relativa independencia de la superestructura, lo cual era importante para la crítica del materialismo económico que surgió a la sazón. El análisis por Engels de las causas, el contenido y el significado de la revolución producida en la filosofía por el marxismo y la exposición popular de la esencia del materialismo dialéctico e histórico convierten este trabajo (que Lenin ponía al mismo nivel que el Manifiesto del Partido Comunista) en manual insustituible para estudiar la historia del surgimiento de la filosofía del marxismo y sus ideas fundamentales.

Diccionario de filosofía · 1984:263