Filosofía en español 
Filosofía en español

Mendelismo

Mendelismo

El mendelismo es la teoría de la herencia creada por el sabio austríaco Gregor Mendel en la década del 60 del siglo XIX y aceptada por la actual ciencia burguesa sobre la herencia. De acuerdo con esta teoría, existen reglas de la herencia iguales para todos los organismos, desde el guisante hasta el hombre. Las propiedades hereditarias (los factores) no dependen del cambio del organismo y de sus condiciones de vida, pasan en forma invariable de los antepasados a la descendencia en una asociación libre e independiente, formando un casual mosaico de propiedades. Según el mendelismo, los diversos caracteres individuales de los antepasados son: 1) que aparecen nuevamente entre los descendientes en forma invariable y 2) que la distribución en la descendencia de los caracteres paternos es igual para todos los seres vivos, independientemente de la variedad y complejidad de su organización. Por cada descendiente con caracteres hereditarios del padre hay uno con los de la madre y dos de tipo intermedio. Estos últimos contienen los “factores” tanto del padre como de la madre, produciéndose así, según Mendel, el “resquebrajamiento de los caracteres” en la proporción de 1:2:1. El mendelismo encaminó la teoría de la herencia por la vía de los recuentos formales de los caracteres en la descendencia sin investigar el proceso, las causas y las condiciones del desarrollo de dichos caracteres. Por eso, sobre la base del mendelismo no es posible regir la formación de los caracteres en la descendencia, no es posible regir la herencia. La teoría del mendelismo acerca de la identidad e inmutabilidad del “factor” en los padres, y los descendientes hasta generaciones lejanas, es una teoría metafísica que niega la evolución. La correlación numérica, supuesta por el mendelismo, de la distribución de los caracteres en la descendencia, igual para todos los seres vivos, no corresponde a la realidad, ya que en las diversas formas paternas en distintas condiciones de su desarrollo hay un diferente grado de la diversidad de la descendencia. Conociendo las leyes que rigen el desarrollo del organismo es posible conocer cada vez más la formación de los caracteres en la descendencia y regirlas por expresiones numéricas. Como lo demostraron los experimentos del académico soviético T. D. Lisenko con diversas clases de trigo, con la correspondiente selección de las formas cruzadas y la selección de las condiciones de educación correspondientes a la naturaleza de los híbridos, se puede obtener una plena homogeneidad de la descendencia. Los grandes sabios darwinistas soviéticos K. A. Timiriazev e I. V. Michurin han demostrado en sus obras que las llamadas reglas de Mendel tienen un valor parcial que en caso alguno pueden ser consideradas como una ley universal del mundo orgánico. Timiriazev criticó el mendelismo en una serie de trabajos que componen la recopilación Darwinismo y Selección (1937). Michurin hizo también una crítica del mendelismo en su trabajo “Con motivo de la inadaptabilidad de las leyes de Mendel en la hibridización”, y otros.

Diccionario filosófico marxista · 1946:214-215

Mendelismo

Teoría errónea y metafísica de la herencia, creada por un monje austríaco, Gregor Mendel, durante la década del sesenta del siglo XIX, y admitida por la genética reaccionaria contemporánea. Según esta teoría, las leyes de la herencia son las mismas para todos los organismos, desde la arveja al hombre. Las propiedades (factores), independientes de los cambios que sobrevienen al organismo y de sus condiciones de existencia, son trasmitidas sin modificación de los ascendientes a los descendientes, y forman combinaciones libres e independientes, un mosaico de propiedades debidas al azar. Según el mendelismo, ciertos caracteres de los ascendientes pueden reaparecer en los descendientes sin haber sufrido cambios, y la repartición de los caracteres ancestrales es la misma para todos los seres vivos, independientemente de la variedad y de la complejidad de su organización. Para cada descendiente, portador del carácter hereditario paterno, hay un descendiente heredero del carácter materno y dos de tipo intermedio. Estos últimos comprenden los “factores” paterno y materno, y de esa manera se produce, según Mendel, “la fisión de los caracteres” según la relación 1:2:1. El camino seguido por el mendelismo era completamente formal, y consistía en contar los caracteres manifestados en la descendencia en lugar de estudiar los procesos, las causas y las condiciones de su desarrollo. Por esa razón, el mendelismo no puede servir para dirigir la herencia. Al afirmar la identidad y la invariabilidad del “factor” en los ascendientes y los descendientes, niega el desarrollo, es metafísico. La relación numérica hipotética que liga los factores de la descendencia supuestamente idéntica para todos los seres vivos, no corresponde a ninguna realidad, dado que, para formas ancestrales diferentes y en condiciones de desarrollo diferentes, el grado de diversidad de la descendencia no es idéntico. El mendelismo no es una teoría biológica; es una teoría puramente estadística, que no revela las leyes reales de la herencia, sino que substituye el estudio biológico de los fenómenos por métodos matemáticos formales. El conocimiento de las leyes de desarrollo del organismo permite dirigir cada vez mejor, la formación y el desarrollo de los caracteres de la descendencia.

R. Timiriazev (ver), I. Michurin (ver) y T. Lisenko han hecho una crítica severa del mendelismo como pseudoteoría de la herencia. Timiriazev rechazó la tentativa realizada por un grupo de mendelianos (Bateson, Keeble y otros) de refutar la teoría materialista de Darwin del origen de las especies por la selección natural, y de reemplazarla por la teoría reaccionaria de Mendel. Timiriazev escribía entonces: “Es evidente que es preciso buscar las causas de esta salida anticientífica en circunstancias de un orden no científico. Este capricho extravagante que llenará de consternación al futuro historiador de la ciencia, extrae su origen de otra manifestación no sólo paralela, sino vinculada sin duda a la primera. Me refiero al reforzamiento de la reacción clerical contra el darwinismo”. En un artículo publicado en 1915 bajo el título de “Las leyes de Mendel son inaplicables a la hibridación”, Michurin demostró brillantemente sobre la base de sus experimentos que las “leyes de las arvejas” de Mendel no podían servir para analizar las leyes de herencia en las plantas frutales. Los experimentos efectuados por el académico Lisenko con numerosas especies de trigo han mostrado que por medio de una juiciosa selección de las formas a cruzar y en condiciones de cultivos acordes con la naturaleza de los híbridos, se puede obtener una descendencia totalmente homogénea. En su obra Agrobiología (1952), Lisenko aporta numerosos hechos experimentales que refutan completamente el mendelismo y sus pseudoleyes. (Ver igualmente Weismanismo-morganismo).

Diccionario filosófico abreviado · 1959:352-353

no figura

Diccionario filosófico · 1965

no figura

Diccionario de filosofía · 1984