Filosofía en español 
Filosofía en español

Raíces gnoseológicas y de clase del idealismo

no figura

Diccionario filosófico marxista · 1946

no figura

Diccionario filosófico abreviado · 1959

Raíces gnoseológicas y de clase del idealismo

Son las causas y condiciones que explican la aparición y existencia de la filosofía idealista. Las raíces gnoseológicas (teórico-cognoscitivas) del idealismo estriban en la unilateralidad metafísica y en el carácter tendenciosamente subjetivo que se dan al explicar el conocimiento humano. El idealismo surge en el terreno del conocimiento vivo del hombre aprovechando la complejidad de este conocimiento y lo que hay en él de contradictorio. En el proceso mismo del conocer se halla la posibilidad de que las sensaciones y los conceptos del hombre se separen de las cosas reales, de que la fantasía vuele alejándose de la realidad objetiva. Tal posibilidad se trueca en realidad como resultado de un desarrollo exagerado y unilateral de uno de los rasgos, facetas o aspectos del conocimiento, rasgos, facetas o aspectos que se eleva a la categoría de absoluto, desvinculándolo de la materia. “El carácter rectilíneo y la unilateralidad, la rigidez y la petrificación, el subjetivismo y la ceguera subjetiva, voilá (he aquí) las raíces gnoseológicas del idealismo” (Lenin, t. XXXVIII, pág. 361). El idealismo objetivo, exagera, absolutiza el papel de los conceptos, del pensamiento abstracto; el idealismo subjetivo exagera el papel de las percepciones, de las sensaciones, contraponiéndolas del mismo modo al mundo objetivo. Las raíces de clase del idealismo están unidas a la división de la sociedad en clases antagónicas, a la afirmación del dominio de las clases explotadoras, a la separación y contraposición del trabajo intelectual y el manual. Así surge el divorcio entre el conocimiento y la actividad práctica de las masas trabajadoras, y las clases poseedoras monopolizan la labor ideológica, y de ahí que surjan y se consoliden las ilusiones en el sentido de que el aspecto intelectual, ideal, de la actividad humana es independiente en absoluto y desempeña un papel creador especial. Todo ello condiciona la errónea concepción de que las ideas, los conceptos y, en general, lo ideal, son lo primario respecto a la materia, a la naturaleza, al ser. Las raíces gnoseológicas del idealismo están íntimamente unidas a sus raíces de clase, las cuales no sólo dan origen a la concepción idealista del mundo, sino que, además, la consolidan en interés de las clases explotadoras.

Diccionario filosófico · 1965:389-390

Raíces gnoseológicas y de clase del idealismo

Causas que explican el surgimiento y la existencia de la filosofía idealista. El idealismo nace en el terreno del conocimiento humano vivo como resultado de su carácter complejo y contradictorio. El proceso mismo del conocimiento lleva implícita la posibilidad de que las sensaciones y conceptos del hombre se separen de las cosas reales, y la fantasía, de la realidad objetiva. Esta posibilidad se hace realidad a consecuencia del desarrollo unilateral exacerbado, del abultamiento de uno de los aspectos, facetas, del conocimiento hasta convertirlo en algo absoluto separado de la materia, de la naturaleza, deificado. El idealismo objetivo exagera y absolutiza el papel de los conceptos y del pensamiento abstracto, mientras que el idealismo subjetivo, el papel de la percepción y de las sensaciones, oponiéndolas de igual manera al mundo objetivo. Las raíces de clase del idealismo están enlazadas con el afianzamiento del dominio de las clases explotadoras y el aislamiento y contraposición entre el trabajo intelectual y el manual. De este modo el conocimiento se va separando de la actividad práctica de las masas trabajadoras, mientras se monopoliza la actividad ideológica por las clases dominantes, lo cual conduce a la aparición y el afianzamiento de la ilusión sobre la independencia absoluta y el papel creador especial del aspecto intelectual, ideal de la actividad humana. Todo ello determina la noción errónea de la primacía de las ideas, los conceptos y lo ideal en general respecto a la materia, la naturaleza, el ser. Las raíces teórico-cognoscitivas del idealismo están estrechamente ligadas a sus raíces de clase, las cuales, además de engendrar la mundividencia idealista, la consolidan en provecho de las clases explotadoras.

Diccionario de filosofía · 1984:361