Filosofía en español 
Filosofía en español

Relaciones de producción

Relaciones de producción entre los hombres

Las relaciones de producción son las relaciones que se establecen entre los hombres en el proceso de la producción de los bienes materiales. Los hombres no pueden producir bienes materiales individualmente, aisladamente, sino en conjunto, asociándose de un cierto modo para actuar en común y establecer un intercambio de los productos de sus actividades. Por eso, la producción es siempre y bajo cualquier circunstancia, una producción social. Hay diversos tipos de relaciones de producción (ver). De entre todas, la fundamental es la relación entre los hombres y los medios de producción, es decir, la relación que responde a la pregunta de en posesión y a disposición de quién se hallan los medios de producción. Las relaciones de producción determinan todo el régimen de la vida social. En la sociedad de clases antagónicas, las relaciones de producción se expresan en relaciones entre las clases, en relaciones de dominio y de subordinación. Bajo el socialismo, bajo el régimen de la propiedad social sobre los medios de producción, las relaciones de producción son relaciones de colaboración y de ayuda mutua entre hombres libres de toda explotación. El cambio de las relaciones de producción de los hombres se origina con sujeción al cambio y desarrollo de las fuerzas productivas. Pero las relaciones de producción no son consecuencias pasivas del desarrollo de las fuerzas productivas. Las relaciones de producción, aunque su desarrollo dependa del de las fuerzas productivas, actúan a su vez sobre estas últimas, acelerando o amortiguando su desarrollo. La propiedad privada capitalista sobre los medios de producción en la actual sociedad burguesa, se halla en una contradicción irreconciliable con el carácter social del proceso de producción. Las relaciones de producción del capitalismo frenan el desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad. Esta contradicción entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción del capitalismo constituye la base económica de la revolución social. Un ejemplo de la total concordancia entre las relaciones de producción y las fuerzas productivas nos lo da la U.R.S.S., donde la propiedad social sobre los medios de producción se halla en perfecta armonía con el carácter social del proceso de producción y donde las relaciones socialistas de producción constituyen la fuente poderosa del desarrollo de las fuerzas productivas.

Diccionario filosófico marxista · 1946:261-262

Relaciones de producción

Relaciones que contraen entre sí los hombres en el proceso de producción de los bienes materiales y que constituyen la base económica de la sociedad. Todo el sistema de la vida social, así como la estructura interior de la sociedad son determinados por el carácter de las relaciones de producción. El estado de las relaciones de producción responde a la pregunta “en poder de quién se hallan los medios de producción”, si se hallan a disposición de toda la sociedad o a disposición de determinadas personas, grupos, clases que los utilizan para la explotación de otras personas, grupos y clases. Dicho de otro modo, señala cómo se distribuyen entre los miembros de la sociedad los medios de producción, y en consecuencia también los bienes materiales, producidos por los hombres. Lar relaciones de producción determinan también las correspondientes relaciones de distribución.

Existen diversos tipos de relaciones de producción, determinantes de las formaciones económico-sociales. En la sociedad antagónica de clases, las relaciones de producción son relaciones de dominio y sujeción. Bajo el socialismo, las relaciones de producción se caracterizan por la colaboración entre camaradas y la ayuda mutua de personas libres de la explotación. El desarrollo de las relaciones de producción es determinado por el nivel del desarrollo de las fuerzas productivas. A su vez, las relaciones de producción ejercen una influencia decisiva también sobre el desarrollo de las fuerzas productivas, acelerando o frenando este desarrollo. La ley económica inconmovible de cualquier formación económico-social es la ley de correspondencia entre las relaciones de producción y el carácter de las fuerzas productivas. Las fuerzas productivas pueden desarrollarse plenamente sólo en el caso de que las relaciones de producción correspondan al carácter, a la situación de las fuerzas productivas y permitan su libre desarrollo. Pero las relaciones de producción se retrasan con respecto a la modificación de las fuerzas productivas y en determinado momento del desarrollo de cualquier formación social antagónica entran en contradicción con el carácter de las fuerzas productivas, dejan de corresponderle, se transforman en sus cadenas y entonces adviene una época de revolución social.

En las condiciones del socialismo existe la correspondencia entre las relaciones de producción y las fuerzas productivas. Las relaciones de producción del socialismo aseguran una gran amplitud para el desarrollo de las fuerzas productivas. Esto, sin embargo, no excluye la posibilidad de contradicciones entre ellas, las que surgen a consecuencia del retraso de las relaciones de producción con respecto al desarrollo de las fuerzas productivas. Merced a la ausencia de clases antagónicas, merced a la política del Partido Comunista y del Estado Socialista, que se basan en el conocimiento y la utilización en interés de la sociedad de las leyes económicas objetivas del socialismo, estas contradicciones no desembocan en un conflicto y son exitosamente superadas mediante la adecuación de las relaciones de producción al crecimiento de las fuerzas productivas.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:439-440

Relaciones de producción

Uno de los conceptos más importantes de la ciencia marxista sobre la sociedad; refleja relaciones materiales objetivas que se dan en toda sociedad, son independientes de la conciencia del hombre y se van estableciendo entre los individuos en el proceso en que se forma el producto social, se intercambian y se distribuyen los bienes materiales. Las relaciones de producción constituyen un aspecto necesario de todo modo de producción, pues los hombres no pueden producir sin unirse de un modo u otro para llevar a cabo una actividad conjunta y el intercambio recíproco de esa actividad. Las relaciones de producción se basan en las relaciones de propiedad sobre los medios de producción. Si la propiedad es social, los miembros de la sociedad son iguales con respecto a los medios de producción, e imperan en su trabajo relaciones de colaboración y de ayuda mutua. En cambio, si la propiedad es privada, inevitablemente se establecen entre los individuos relaciones de dominio y subordinación. Quien posee instrumentos y medios para producir, puede subordinar económicamente a quienes carecen de medios de producción o los poseen en escasa medida. Resulta, pues, que sobre la base de la propiedad social y de la propiedad privada pueden constituirse dos formas de relaciones de producción, que figuran en la historia: de colaboración y ayuda mutua o de dominio y subordinación. La propiedad social se presenta en la historia bajo diversos aspectos: como propiedad gentilicia, tribal, comunal, de todo el pueblo o del Estado, como propiedad cooperativo-koljosiana, &c.;, la propiedad privada, a su vez, ofrece en la historia tres formas principales: esclavista, feudal y capitalista, a las que han correspondido tres tipos fundamentales de explotación del hombre por el hombre. Ha existido, y existe todavía hoy, la propiedad privada de los productores basada en el trabajo personal, mas dicha forma de propiedad siempre se halla subordinada a las relaciones de producción imperantes en la sociedad dada y se va desintegrando gradualmente bajo el influjo determinante de tales relaciones. Aparte de las tres formas básicas de las relaciones de producción, en los periodos en que una formación económico-social se hunde y surge otra aparecen relaciones de producción transicionales, cuya particularidad estriba en que en el marco de un mismo régimen económico, se unen relaciones económicas de tipo y hasta de carácter diverso. Por ejemplo, en el período de descomposición del régimen de la comunidad primitiva, en el marco de la familia patriarcal se combinaban restos de las relaciones gentilicias y gérmenes de las relaciones esclavistas. En el período de descomposición de las relaciones esclavistas, surgió en varios países el colonato, en el que se combinaban elementos de relaciones esclavistas y feudales; en el periodo de transición del capitalismo al socialismo, algunas formas económicas combinan relaciones basadas en la propiedad colectiva y en la propiedad privada (capitalismo de Estado, empresas mixtas del Estado y privadas, formas semisocialistas de cooperación en el campo, &c.).

Diccionario filosófico · 1965:398-399

Relaciones de producción

Importantísimo concepto de la ciencia marxista sobre la sociedad; refleja las relaciones objetivas, materiales, independientes de la conciencia de los hombres, que existen en cualquier sociedad y que contraen los mismos en el proceso de producción del producto social, de intercambio y de distribución de los bienes materiales. Las relaciones de producción constituyen una parte necesaria de cualquier modo de producción, ya que los individuos no pueden producir sin agruparse de cierta manera para la actividad conjunta y el intercambio de sus resultados. La base de las relaciones de producción son las relaciones de propiedad sobre los medios de producción. En las condiciones de la propiedad social, colectiva, los miembros de la sociedad son iguales con respecto a los medios de producción y en el proceso de producción mantienen entre sí relaciones de cooperación y ayuda mutua. Sobre la base de la propiedad privada entre los hombres se establecen relaciones de dominación y sometimiento. En la historia la propiedad social adopta las formas de propiedad de la gens, la tribu o comunidad, de propiedad de todo el pueblo o estatal y de propiedad cooperativo-koljosiana; la propiedad privada históricamente se manifiesta en tres formas principales: esclavista, feudal y capitalista, a las cuales corresponden tres formas fundamentales de explotación del hombre por el hombre. Existió y sigue existiendo también la propiedad privada de los productores, basada en el trabajo personal, pero esta forma siempre ha estado sometida a las relaciones de producción dominantes en la sociedad dada y desaparece poco a poco bajo su acción determinante. Además de las dos formas fundamentales de relaciones de producción, en los períodos de destrucción de una formación socio-económica y de nacimiento de otra nueva surgen relaciones de producción transitorias, las cuales se caracterizan por la combinación de diferentes tipos de relaciones económicas en el contexto de una formación económica. Por ejemplo, en el período de descomposición del régimen de la comunidad primitiva, en el marco de la familia patriarcal coexistían los restos de las relaciones gentilicias y los embriones de las relaciones esclavistas. En el período de descomposición de las relaciones esclavistas, en varios países surgió el colonato, que conjugaba elementos de las relaciones esclavistas y feudales; en el período de transición del capitalismo al socialismo algunas formas económicas conjugan en sí relaciones basadas en la propiedad colectiva y privada (capitalismo de Estado, empresas mixtas estatales-privadas, formas semisocialistas de cooperación en el campo, &c.).

Diccionario de filosofía · 1984:369