Filosofía en español 
Filosofía en español

Arthur Schopenhauer

no figura

Diccionario filosófico marxista · 1946

Arthur Schopenhauer (1788-1860)

Filósofo idealista reaccionario alemán, ideólogo de la nobleza media campesina de Prusia. Su obra principal, El mundo como voluntad y como representación fue publicada en 1818, pero su filosofía no adquirió notoriedad sino después de la revolución de 1848, cuando la burguesía, espantada ante el movimiento revolucionario de las masas populares, se arrojó en brazos de la reacción. Su influencia aumentó sobre todo, después de su muerte, en la época del imperialismo. Enemigo del materialismo y de la dialéctica, Schopenhauer opone a la concepción materialista del mundo, el idealismo metafísico. Aunque tomando de Kant (ver) su concepción idealista subjetiva, que condiciona los fenómenos a la conciencia, desecha la inasequible “cosa en sí“ y afirma que la voluntad es la esencia del mundo. El voluntarismo de Schopenhauer se distingue de las concepciones religiosas ordinarias en que admite la dominación del mundo por una voluntad ciega, irracional, absurda. Su idealismo objetivo es por consiguiente una de las formas del irracionalismo, puesto que esa voluntad, que se supone el principio de todas las cosas, excluye el determinismo de la naturaleza y de la sociedad, y, por lo tanto, la posibilidad de un conocimiento científico. El idealismo de Schopenhauer abre las puertas de par en par a los ideólogos de la reacción. Otra particularidad de ese idealismo, que le ha valido su éxito entre los ideólogos de la reacción, es la negación –que deriva de su voluntarismo– de todo progreso histórico, así como su pesimismo. La concepción del mundo de Schopenhauer se halla impregnada de odio por la revolución, el pueblo y la democracia, y llega a execrar hasta las propias reformas burguesas. Adversario de un arte realista progresista, Schopenhauer es el campeón de una estética fundada en el desprecio del hombre, en la ignorancia de sus intereses vitales, en el desdén de la realidad. Al arte progresista que lucha por un ideal, opone una estética sin objeto, la indiferencia, la intuición contemplativa. La filosofía de Schopenhauer se corona con la proclamación del ideal místico del “nirvana” –de la quietud absoluta que aniquila la “voluntad de vivir”– que toma de la religión budista. Los ideólogos de la reacción recurrieron a esta filosofía para intoxicar la conciencia social. El voluntarismo y la misantropía de Schopenhauer fueron una de las fuentes de la ideología del fascismo alemán.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:457-458

Arthur Schopenhauer (1788-1860)

Filósofo idealista alemán. Enseñó en Berlín y en Francfort del Meno (desde 1832). Su principal obra El mundo como voluntad y representación apareció en 1819, pero sólo adquirió notoriedad después de la revolución de 1848, cuando la burguesía, amedrentada por el pueblo revolucionario, se situó en el camino de la reacción. La influencia de Schopenhauer creció sobre todo en la época del imperialismo. Schopenhauer es enemigo del materialismo y de la dialéctica. A la concepción científica del mundo contrapone el idealismo metafísico. Tomando de Kant la idea de los fenómenos corno representaciones subordinadas a la conciencia, rechaza la “cosa en sí” afirmando que la esencia del mundo es la voluntad ciega, irracional. Su idealismo voluntarista es una forma de irracionalismo. La voluntad que impera en el mundo excluye de la naturaleza y de la sociedad la sujeción a ley, y con ello hace imposible la cognición científica. Otra de las particularidades del voluntarismo de Schopenhauer estriba en negar el progreso histórico. La ideología de Schopenhauer está saturada de odio a la revolución y al pueblo, es hondamente pesimista. Alcanzaron gran influencia las concepciones estéticas de Schopenhauer. Luchando contra el arte de vanguardia, realista, Schopenhauer preconiza un esteticismo que desdeña la realidad y es ajeno a los intereses vitales de los hombres. Opone a la creación artística de contenido ideológico, la falta de objetivo, la contemplación pasiva de la intuición artística. La filosofía de Schopenhauer culmina incorporándose el ideal místico del “nirvana” –tomado del budismo–, de la serenidad absoluta, que aniquila la “voluntad de vivir”. A través de Nietzsche, el voluntarismo y el antihumanismo de Schopenhauer han constituido una de las fuentes ideológicas del fascismo germano.

Diccionario filosófico · 1965:413

Arthur Schopenhauer (1788-1860)

Filósofo idealista alemán. Impartió enseñanza en la Universidad de Berlín (1820-31). Aunque su principal obra –El mundo como voluntad y representación– apareció en 1819, Schopenhauer se hizo notorio después de la revolución de 1848, cuando la burguesía, intimidada por la acción revolucionaria del pueblo, pasó a la reacción. La influencia de Schopenhauer creció sobremanera en la época del imperialismo. Schopenhauer fue enemigo del materialismo y la dialéctica. Opone a la comprensión científica del mundo el idealismo metafísico. Rechaza la incognoscibilidad kantiana de la “cosa en sí”, afirmando que la esencia del mundo es una voluntad ciega e irracional. Su idealismo voluntarista (Voluntarismo) constituye una forma de irracionalismo. La voluntad reinante en el mundo excluye la regularidad de la naturaleza y la sociedad y, con ello, la posibilidad del conocimiento científico. Otra particularidad del voluntarismo de Schopenhauer es la negación del progreso histórico. Su concepción del mundo, informada de odio a la revolución y al pueblo, es profundamente pesimista. Gozaban de gran influencia los criterios estéticos de Schopenhauer. Luchando contra el arte realista de vanguardia, Schopenhauer predicaba el estetismo que desprecia la realidad y es ajeno a los intereses vitales de los hombres. Opone a la creación artística enjundiosa la carencia de fines y la contemplación pasiva de la intuición artística. La filosofía de Schopenhauer culmina con el ideal místico, incorporado del budismo la “nirvana” (la impasibilidad absoluta, que mata la “voluntad de vida”).

Diccionario de filosofía · 1984:385