Filosofía en español 
Filosofía en español

Tríada

Tríada

La tríada es una tricotomía, una gradación triple. Todo proceso de desarrollo, según Hegel, atraviesa por tres fases. La primera –la tesis– es negada por la segunda –la antítesis–, que a su vez es negada por la tercera, llamada síntesis (unificación), porque no sólo refuta a la antítesis, sino que reúne en sí de una manera nueva, los rasgos de ambas fases precedentes del desarrollo. En Hegel, la tríada es un esquema al que la realidad es ajustada artificialmente. “Según Hegel, el proceso de la idea, con arreglo a las leyes dialécticas de la tríada, determina el proceso de la realidad” (Lenin). Dühring y Mijailovski trataban de atribuir al marxismo la tríada hegeliana, afirmando que la inevitabilidad del advenimiento del socialismo la demostró Marx guiándose, no por las investigaciones concretas de las leyes que rigen el desarrollo social, sino por la tríada, por la idea preconcebida de que, ya que la propiedad privada capitalista es la más extrema negación y antítesis de la propiedad social, la propiedad social, socialista, deberá inevitablemente destruir a la propiedad capitalista. En realidad, Marx fundamentó la inevitabilidad del socialismo a través del estudio objetivo de las contradicciones económicas imperantes bajo el capitalismo. La dialéctica marxista requiere siempre el estudio de la vida en toda su plenitud, las contradicciones, los tránsitos, sin ajustarla artificialmente a esquemas abstractos. En la tríada hegeliana hay una “médula racional” que conserva la ley dialéctica de la negación de la negación (ver). Esta “médula racional” consiste en que la tríada hegeliana expresa el desarrollo, la evolución de lo inferior a lo superior, en la cual la fase superior conserva los rasgos positivos de las inferiores. En cuanto a la “tricotomía”, sólo es el lado externo y superficial de la dialéctica.

Diccionario filosófico marxista · 1946:305

Tríada

En la filosofía de Hegel (ver), esquema del desarrollo. Según Hegel, todo proceso pasa por tres grados. El primero, la tesis, es negado por el segundo, la antítesis; el segundo es negado a su vez por el tercero, la síntesis, llamada así porque aunque niega el grado precedente, reúne en sí de una manera nueva, rasgos inherentes a los dos grados que la preceden. En Hegel, la tríada es un esquema al cual adapta artificialmente la realidad. Dühring (ver) y Mijailovski (ver) intentaron adjudicar al marxismo la tríada hegeliana. Cuando Marx quería mostrar el carácter inevitable de la victoria del socialismo, no procedía, según ellos, al análisis concreto de las leyes económicas de la evolución social, sino que recurría a una tríada, es decir, a un esquema preconcebido: estando la propiedad privada capitalista en el extremo opuesto de la propiedad colectiva, ésta tendrá que triunfar inevitablemente sobre aquélla. En realidad, Marx probaba la inminencia de la victoria del socialismo por medio del estudio objetivo de las contradicciones económicas del capitalismo. La dialéctica marxista aborda el mundo vivo en toda su complejidad, en todas sus contradicciones y sus cambios, sin acomodarlo artificialmente a esquemas abstractos. La doctrina hegeliana de las tríadas expresa, aunque bajo una forma idealista, errónea, una transición de lo inferior a lo superior, de tal modo que el grado superior conserva los rasgos positivos de los grados inferiores. Tal es el núcleo racional de esta doctrina. (Ver igualmente Negación de la negación).

Diccionario filosófico abreviado · 1959:510-511

Tríada

(griego: conjunto de tres cosas carácter triple). Triplicidad, escalonamiento del desarrollo en tres grados. El concepto de “tríada” fue aplicado por primera vez por los neoplatónicos (en particular por Proclo) y alcanzó amplio desarrollo en la filosofía clásica alemana, ante todo en Hegel. Todo proceso de desarrollo, según Hegel, pasa por tres estadios: tesis, antítesis y síntesis. Cada grado subsiguiente niega el anterior convirtiéndolo en su opuesto, pero la síntesis no sólo refuta, la antítesis, sino que reúne en sí, de manera nueva, algunos rasgos de los dos grados anteriores de desarrollo. La síntesis, a su vez, constituye el inicio de una nueva triada, y así sucesivamente. En la triada se refleja una de las particularidades del desarrollo cuando sobre la base de la experiencia realizada se alcanza otra vez el punto inicial de partida, si bien a un nivel más elevado. Hegel asignaba un valor absoluto a la triada y, a despecho de sus propias declaraciones, la convirtió en un esquema artificialmente impuesto a la realidad, en un recurso formal para estructurar el sistema filosófico, en un esquema del desarrollo del concepto en tres grados. La filosofía marxista ha utilizado el contenido racional de la tríada para caracterizar el proceso de desarrollo (Ley de la negación de la negación).

Diccionario filosófico · 1965:470

Tríada

(gr. trias: trinidad, triplicidad): carácter triple, trifásico del desarrollo. El concepto de tríada, empleado por primera vez por Platón y los neoplatónicos, se desarrolló ampliamente en la filosofía clásica alemana, en particular, en la doctrina de Hegel. Según este último, todo proceso de desarrollo atraviesa tres etapas: tesis, antítesis y síntesis. Cada etapa subsiguiente niega la precedente, transformándose en su contrario, y la síntesis no sólo niega la antítesis, sino que une en sí de una manera nueva algunos rasgos de ambas etapas precedentes de desarrollo. A su vez, la síntesis es el comienzo de una tríada nueva, &c. En la tríada se refleja una de las peculiaridades del desarrollo, consistente en que sobre la base del camino recorrido se vuelve a alcanzar el punto de partida, pero ya en un nivel más alto. Hegel absolutizó la tríada y, a despecho de sus propias afirmaciones, la convirtió en esquema artificial del desarrollo trifásico del concepto. La filosofía marxista utilizó el contenido racional de la tríada para caracterizar el proceso de desarrollo (Ley de la negación de la negación).

Diccionario de filosofía · 1984:431