Filosofía en español 
Filosofía en español

Unidad moral y política de la sociedad sovietica

no figura

Diccionario filosófico marxista · 1946

Unidad moral y política de la sociedad soviética

Una de las fuerzas motrices más importantes de la sociedad soviética, aparecida a consecuencia de la liquidación de las clases explotadoras y del triunfo del socialismo, sobre la base de la comunidad de intereses y de la colaboración de los obreros, de los campesinos y de los intelectuales. Expresa el hecho de que la clase obrera, el campesinado, los intelectuales, todas las nacionalidades y todos los pueblos de la U.R.S.S. otorgan su apoyo unánime a la política del Partido Comunista y del Gobierno Soviético, y luchan activamente por que se realice esa política. La unidad moral y política de la sociedad soviética significa que las grandes masas del pueblo han hecho suyas las reglas esenciales de la moral socialista.

El Partido ha forjado, desarrollado y consolidado la unidad moral y política de la sociedad soviética en el curso de la lucha por la abolición del capitalismo y la construcción del socialismo. El modo de producción socialista constituye su base económica. Habiendo liberado las fuerzas productivas de las cadenas de la propiedad privada de los medios de producción, el socialismo ha hecho posible el florecimiento de la capacidad creadora de los trabajadores, de su espíritu de iniciativa, del entusiasmo en el trabajo. Sobre la base de la propiedad colectiva de los medios de producción se han instaurado las relaciones de producción socialistas: relaciones de fecunda colaboración y ayuda mutua de los trabajadores. La propiedad privada de los medios de producción divide a las personas, mientras que la propiedad socialista las une, desarrolla el sentimiento de colectividad, de colaboración y de ayuda mutua.

La implacable lucha de clases entre explotadores y explotados es la fuerza motriz del desarrollo de la sociedad capitalista. Los reformistas actuales, defensores del régimen fundado en la explotación, engañan al pueblo predicándoles la “unión social”, la “armonía de clases”, imposible bajo el capitalismo. Fueron Marx y Engels quienes en el Manifiesto del Partido Comunista (ver) mostraron que el oprimido y el opresor se hallan en oposición perpetua y sostienen una lucha implacable entre sí. En el mundo capitalista no se concibe unidad política y moral de la sociedad, pues sus clases antagónicas no pueden conciliarse. La dictadura de la clase obrera, la abolición de las clases explotadoras y la edificación del socialismo, tal es el único medio de crear una sociedad donde reinen la concordia y la unidad, donde se ignore la lucha de clases y donde los miembros se mantengan unidos por la idea de la lucha por el comunismo. La alianza de los obreros y de los campesinos que se ha transformado en amistad, es uno de los principales factores de la unidad moral y política de la sociedad soviética.

El Estado de los Soviets constituye la base política de la unidad de la sociedad soviética. Es el Estado del propio pueblo, su principal instrumento en la edificación del comunismo y la defensa del país. La democracia socialista soviética asegura a las grandes masas de trabajadores una participación constante y decisiva en la administración del Estado. La democracia socialista soviética asegura realmente una igualdad completa a todos los trabajadores. La situación que un soviético ocupa en la sociedad, sólo está en función de su trabajo por el bien de la patria y de sus aptitudes personales. Millones de trabajadores participan activamente en la vida política. El Estado Soviético es un estado esencialmente internacionalista. Por primera vez en la historia ha forjado relaciones de amistad y de colaboración entre los pueblos y las naciones que forman parte de la U.R.S.S. Esta amistad representa una fuerza poderosa que cimienta la unidad moral y política de la sociedad soviética y constituye una de sus bases principales. No puede haber unidad moral y política en la sociedad capitalista, por la razón de que el régimen burgués atiza el odio entre los pueblos y persigue una política de diferenciación racial. La U.R.S.S. es el primer Estado multinacional donde todos los pueblos, grandes y pequeños, están indefectiblemente unidos y construyen su vida sobre la base de una confianza y de una colaboración mutuas. El patriotismo soviético (ver) es un factor importante que contribuye a reforzar la unidad de la sociedad soviética, pues combina armoniosamente las tradiciones nacionales de los pueblos y los intereses vitales comunes a todos los trabajadores de la U.R.S.S.

La base ideológica de la unidad moral y política de la sociedad soviética, es la doctrina del Partido Comunista, la doctrina marxista-leninista templada en numerosos combates y en la construcción del socialismo en la U.R.S.S. La cohesión del pueblo agrupado en torno del Partido Comunista constituye la manifestación más brillante de la unidad moral y política que anima a la sociedad soviética, y es al mismo tiempo, la condición de ésta. La historia del Partido Comunista muestra al pueblo que el Partido expresa fielmente, con espíritu consecuente, los intereses de los trabajadores; que es el guía y el organizador de las masas. El pueblo soviético ve en el Partido Comunista a su guía reconocido. Ningún partido ha gozado jamás ante las masas de un prestigio comparable al del Partido Comunista de la U.R.S.S.

La unidad moral y política se manifestó concretamente como fuerza motriz de la sociedad soviética en la victoria de la U.R.S.S. en el curso de la segunda guerra mundial, en las hazañas heroicas de los soviéticos, tanto en el frente como en la retaguardia. Se ha manifestado y se manifiesta con brillantez en el libre trabajo socialista, en la realización de los planes de desarrollo económico y cultural trazados por el Partido y el Estado, en la actividad política y económica de los ciudadanos de la U.R.S.S. en camino de construir la sociedad comunista. Esta unidad se fortificará todavía más, en el curso de la transición gradual del socialismo al comunismo, cuando haya desaparecido la diferencia esencial entre la ciudad y el campo, entre el trabajo intelectual y el trabajo manual y cuando se borren las diferencias de clase que distinguen aún a obreros y campesinos. Esta unidad es garantía de la edificación total del comunismo en la U.R.S.S.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:513-514

Unidad política, social e ideológica de la sociedad

Comunidad de intereses y principios económicos, políticos, ideológicos y morales surgida como resultado de la construcción del socialismo. La base económica y la unidad política, social e ideológica de la sociedad estriba en la propiedad socialista sobre los instrumentos y medios de producción y en las relaciones de producción socialistas; su base política está constituida por el Estado socialista, por el sistema de la democracia socialista. Una de las condiciones necesarias –a la vez que uno de sus rasgos inherentes– de la unidad política, social e ideológica de la sociedad consiste en la solución del problema nacional (Amistad de los pueblos). La base ideológica de la unidad social la proporciona el marxismo-leninismo, ideología de la clase obrera que, al construirse el socialismo, se convierte en ideología de todo el pueblo. La unidad política, social e ideológica del pueblo soviético halla su más patente expresión en el hecho de que el Estado, surgido como Estado de la dictadura del proletariado, se ha convertido en Estado de todo el pueblo, y el Partido Comunista, de partido de la clase obrera ha pasado a ser el partido de todo el pueblo, su vanguardia.

Diccionario filosófico · 1965:473

Unidad socio-política e ideológica de la sociedad

Comunidad de la situación objetiva, de los intereses económicos y políticos cardinales y de los principios ideológicos y morales de todos los grupos sociales, propia de la sociedad socialista y que constituye su rasgo esencial e importante fuerza propulsora de su desarrollo. La base económica de tal unidad son la propiedad social sobre los medios de producción y las relaciones socialistas de producción; su base política la constituye el sistema político cuyo núcleo lo forman el Partido Comunista y el Estado socialista, y la orientación principal de su desarrollo consiste en desplegar la democracia socialista; la base ideológica es la ideología marxista-leninista. Una condición necesaria y rasgo inalienable de tal unidad son la solución del problema nacional y el establecimiento de las relaciones amistosas entre las naciones y etnias socialistas. En la URSS, al entrar la sociedad en la etapa del socialismo desarrollado, su unidad se elevó a un peldaño nuevo, que se corresponde con un grado más alto de madurez de la vida social y que se expresa en que el PCUS se convirtió en el partido de todo el pueblo, y el Estado socialista, en organización de todo el pueblo, cuya base social es la alianza de los obreros, los campesinos y la intelectualidad, y se formó una nueva comunidad social e internacional: el pueblo soviético. La unidad de la sociedad se manifiesta ampliamente en la práctica social de los trabajadores, que resuelven organizadamente bajo la dirección del PCUS, los problemas comunes de todos.

Diccionario de filosofía · 1984:434