Filosofía en español 
Filosofía en español

Vasili Robertovich Williams

no figura

Diccionario filosófico marxista · 1946

Vasili Robertovich Williams (1863-1939)

Vasili Robertovich Williams 1863-1939 Notable sabio soviético, agrónomo, especialista en pedología, y hombre público. El comienzo de su actividad científica data de la época en que Dokuchaiev (Ver) creó la pedología genética y fueron establecidas las leyes principales de la génesis y la evolución de los suelos. El mérito de Williams consiste en haber desarrollado los principios genéticos de Dokuchaiev. Williams inauguró en el estudio del suelo, una nueva orientación biológica, estrechamente ligada a las necesidades de la agricultura, que permitía la fertilidad de la tierra y obtener un aumento continuo de las cosechas. Siempre tuvo por divisa la indicación de Marx de que la tierra se mejora a condición de tratarla bien.

Partiendo de los factores de formación del suelo puestos en evidencia por Dokuchaiev (rocas originales, clima, organismos vegetales y animales, relieve, edad geográfica) Williams fue el primero en demostrar el papel determinante del factor biológico (plantas inferiores y superiores, microorganismos) en la génesis y en la evolución de los terrenos. Llamó igualmente la atención sobre el gran papel transformador desempeñado por la práctica agrícola. Según la teoría de Williams, la unidad del proceso de formación de los suelos, consiste en la existencia de una sucesión de períodos y de fases consecutivas, que transcurren en relación con la sucesión regular de las formaciones vegetales y las modificaciones del clima y de las condiciones geológicas. Williams describió diversas fases del proceso único de formación del suelo (“podzoles”, período de recubrimiento de césped, de las estepas, de los desiertos). Utilizó las adquisiciones de la microbiología agrícola para explicar el proceso de la fertilidad y puso en claro la gran influencia ejercida por las reacciones bioquímicas sobre la fertilidad del suelo y la nutrición de las plantas.

Al mismo tiempo que desarrollaba la teoría de las zonas de terrenos debida a Dokuchaiev, Williams mostró la continuidad en el tiempo y en el espacio del proceso de formación del suelo y creó la noción de edad absoluta y relativa de los terrenos. Además, caracterizó la génesis y la evolución de los suelos del territorio de la U.R.S.S., sobre todo en las zonas sin tierras negras. Williams considera la formación del suelo como un mismo proceso dialéctico contradictorio, consistente en la síntesis y en la destrucción continua de la materia orgánica. Este proceso determina la velocidad de la formación del suelo y el grado de su fertilidad. El suelo es un producto de la biosfera. Sin vida no hay suelo. Williams es, conjuntamente con Vernadski, el fundador de la teoría del ciclo biológico de los elementos químicos que se desenvuelven sobre el fondo del gran ciclo geológico. La ampliación del ciclo biológico de los elementos y el crecimiento de la masa de la biosfera contribuyen a intensificar el proceso de formación del suelo, a aumentar la acumulación de los elementos y a hacer más fértil el suelo.

Williams definió la fertilidad del suelo como “…la capacidad de asegurar a la vez dos factores de la vida de las plantas igualmente importantes e irreemplazables (el agua y los productos nutritivos, N. R.) en cantidades que cubran al máximo las necesidades del consumo…”, y mostró que el suelo estructurado presenta la combinación más favorable de esos dos factores. Para asegurar un aumento progresivo de la fertilidad del suelo y del rendimiento de las plantas, es necesario actuar sobre el conjunto de los factores terrestres y cósmicos, pues ese complejo constituye un todo orgánico cuyos elementos están indisolublemente ligados.

Williams generalizó las ideas agronómicas de Dokuchaeiv, de Sovietov, de Sibirtsev, de Kostichev y de Izmailski en el perfeccionamiento del sistema de rotaciones de cultivos herbáceos. Este sistema prevé una organización adecuada de parcelas, la repartición de las rotaciones cerealeras y forrajeras, pasturas y franjas de bosques y una rotación de cultivos que comprendan la siembra de mezclas de gramíneas y de leguminosas, el empleo de fertilizantes minerales y orgánicos, el riego, &c. Las ideas científicas y ciertas indicaciones de Williams son actualmente empleadas en la práctica agrícola. El sabio soviético ha establecido una correlación dialéctica entre la fertilidad del suelo y el rendimiento de las plantas; ha mostrado que para obtener un rendimiento elevado de los cultivos agrícolas y de la cría de ganado, es preciso también mejorar progresivamente la fertilidad del suelo.

La actividad científica de Williams fue múltiple. Dirigió las investigaciones en los terrenos del Mugan, en los del Kara-Kum, los contrafuertes del Pamir, en Siberia Occidental, en el Altai, las estepas del Volga y las zonas sin tierras negras, lo que le permitió la creación de un gran museo de agronomía y de pedología, que lleva su nombre. Fue el pionero del cultivo del té en las regiones subtropicales y el organizador de los campos de irrigación, de estaciones de máquinas y tractores modelos, y de toda una serie de establecimientos científicos, consejero permanente y maestro de una numerosa cohorte de científicos, de agrónomos, de koljosianos. Consideraba necesaria una justa combinación de las tres ramas de la producción agrícola: el cultivo de las plantas, la cría de ganado y el trabajo de la tierra que, según Williams, se hallan indisolublemente ligados entre sí. Estas ideas de Williams tienen una gran importancia para la práctica agrícola.

Williams fue el promotor apasionado de las ideas del marxismo-leninismo en la ciencia y en la práctica de la agronomía. Tenía una fe sin límites en la victoria del comunismo. Partiendo de las posiciones del materialismo dialéctico, se esforzó por revisar no sólo su ciencia, sino otras ramas de la agronomía. Luchó por la unidad de la teoría y de la práctica. “Gracias a la influencia poderosa ejercida por la dialéctica materialista”, escribía, “nuestra ciencia agrícola ha podido librarse de las cadenas seculares de las tradiciones esclavistas y ha podido poner fin a las teorías limitativas”. Hombre de ciencia y comunista, sostuvo un combate implacable contra las teorías burguesas reaccionarias en agricultura (“ley de la fertilidad decreciente del suelo”, teorías metafísicas del mendelismo-morganismo, teoría de la estabilidad eterna de las zonas de terreno, teorías “limitativas”, teorías de la “restitución total” y de la “labranza superficial”, de los monocultivos, &c.).

Conviene señalar ciertos errores bastante importantes cometidos por Williams en su actividad científica. Recomendaba, por ejemplo, esquemas de rotaciones de cultivos herbáceos, sin tener suficientemente en cuenta condiciones de clima y de terreno de zonas diferentes: menospreció el papel de los trigos de invierno y de los barbechos. Tenía una concepción falsa de ciertos problemas de la agroquímica y de los abonos (drenaje, empleo de los fertilizantes minerales, &c.).

Ciertos sabios soviéticos han mantenido una concepción dogmática acerca de algunos de los principios agronómicos de Williams y se han esforzado por uniformizar su aplicación. El Pleno del C.C. del P.C.U.S., realizado en febrero-marzo de 1954, señaló que la aplicación estereotipada del sistema de rotaciones de cultivos herbáceos, sin tener en cuenta las particularidades de cada región, había tenido por consecuencia una disminución considerable de las siembras de cereales (sobre todo de maíz), de leguminosas, de gramíneas y de plantas forrajeras, e indicó las medidas a tomar para la liquidación de los errores cometidos en la aplicación de ese tipo de rotaciones. Al mismo tiempo que fecunda la herencia científica de Williams, la agronomía soviética desecha sin vacilación algunos de sus principios erróneos que no corresponden ya al nivel actual de la ciencia y de la práctica agrícola.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:529-532

no figura

Diccionario filosófico · 1965

no figura

Diccionario de filosofía · 1984