Filosofía en español 
Filosofía en español

Cuestiones proemiales

[ 271 ]

Idea histórica del material antropológico

Tenderá a desconfiar de todo cuanto signifique consideración de la humanidad como sistema perfecto, o como despliegue de un sistema perfecto. La historia humana, como la vida individual en el famoso discurso de Solón, no está nunca terminada. Es infecta, y, por tanto, no puede considerarse como el despliegue de alguna estructura preestablecida. Propiamente, la historia no tiene al hombre como su sujeto, lo que no significa que el curso histórico haya de ser caótico, indeterminista. Simplemente no se podrá concebir como despliegue de un sistema previo, sino como un proceso empírico, una continuidad (en el sentido de Burckhardt), indefinible, en la cual el hombre, o se supone ya dado como un invariante (y, por tanto, no puede tomarse como sujeto de la historia) o se supone como algo que está haciéndose (y, por tanto, tampoco podrá ser el sujeto de la historia). La Filosofía de la historia, pues, contiene virtualmente la abstracción misma del hombre como entidad presupuesta. Tenderá a concebir la historia como la historia de la cultura o del espíritu, en cuanto que son contradistintos del hombre. Se trata de una Idea de la historia que tampoco es ajena a la Idea agustiniana, a la historia como desarrollo de una sobrenaturaleza (ni siquiera de la naturaleza humana). Y tampoco es ajena a la Idea de historia presente en el Idealismo alemán, incluso en el materialismo histórico o en Nietzsche. Pues la historia va referida, en estos casos, más que al hombre empírico, al hombre «total», incluso al superhombre (lo que equivale a negar la Antropología como disciplina referida al hombre original). El materialismo histórico mantiene esta ambigüedad, puesto que, en él, la Historia es tomada como Prehistoria, por no ser historia del hombre, sino del hombre alienado [440-443]. {E&U/EPI 225-226 / → CC 285-345}

<<< Diccionario filosófico >>>