Filosofía en español 
Filosofía en español

Ética y moral

[ 465 ]

Principio fundamental de la sindéresis aplicado al contexto distributivo

Establece, como deber general de la vida ética, la ordenación de las acciones y las operaciones a la preservación de la existencia de los sujetos corpóreos, en general, en su condición de individuos distributivos [24]. Este contexto delimita, como esfera ideal del deber, la idea misma del hombre como individualidad corpórea distributiva; es la acepción del hombre en cuanto idea moral y no meramente anatómica o antropológica (una acepción que interviene, por ejemplo, a todo lo largo de la Declaración de los derechos del hombre). El deber o el derecho podrán referirse ahora a la existencia de estos mismos individuos humanos en aquello que tienen de más universal, a saber, su propia corporeidad operatoria [487]. Ahora bien, su esfera no tiene un radio definido, salvo una previa delimitación convencional. No es suficiente apelar al concepto zoológico de «especie» o de «género» (el Género humano, el Homo sapiens de Linneo) para delimitar el círculo de los sujetos a quienes afectan las normas éticas. No faltan quienes, en efecto, amplían el radio de este círculo hasta incluir en él a otros géneros de Homo (australopitecos, pitecántropos), en tanto sus individuos, entre sí, se comportarían ya según normas éticas y morales; e incluso a otros órdenes o clases de animales, al hablar de «Ética animal» y al proclamar una «Declaración universal de los derechos de los animales». Más adecuado parece renunciar a cualquier tipo de transcendentalidad zoológica a priori, como criterio de delimitación del campo de la ética, y atenernos a los «transcendentales positivos» de carácter histórico. Habría que decir que la primera esfera real de aplicación del principio ético a la clase distributiva de los sujetos éticos tiene lugar en el ámbito de la familia, porque, en ella, los individuos aparecen eminentemente en su dimensión corpórea y en sus funciones más próximas a la vida orgánica (nacimiento, alimentación, cuidados en las enfermedades, acompañamiento en la muerte). En resolución, y utilizando términos acuñados tras la «Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano» de 1789, cabría advertir que la esfera de los deberes que hemos englobado en este primer género, tiende a superponerse con a la «esfera del hombre» [488]. {SV 58-59}

<<< Diccionario filosófico >>>