El Áncora, diario religioso-social, económico-administrativo, literario...
Barcelona, viernes 8 de febrero de 1850
número 39
página 472

Variedades

Un comunista desengañado

(Traducción.)

Cierto socialista puro dirigíase en peregrinación al Falansterio del Sr. Eugenio Sue. Poseído de una fe robusta en el apóstol de las doctrinas humanitarias, cuando el adepto tuvo a la vista las grandes paredes de Bordes, exclamó extasiado... Esto será un calefastorio público, esotro una sala de asilo... En este pabellón se hallará la enfermería, en esotro la botica: habrá hospedería para los viajeros, una escuela gratuita, un horno comunal. «Este lugar venerable debe serlo de vergüenza eterna para todos aquellos propietarios ambiciosos, ignorantes de sus deberes, y que se complacen crueles en el egoísmo y en la inflexibilidad.»

Pero cual no fue la sorpresa del pobre muchacho cuando desde la entrada un lacayo con casquete y traje galoneado, montando un hermoso caballo, púsole en conocimiento que Monsieur no podía recibir a nadie.

Sin embargo, al fin y al cabo logró penetrar, gracias a la benevolencia de Monsieur el ayuda de cámara, quedando deslumbrado a la vista del más insolente lujo. «Por todas partes el oro, la plata, la seda, el terciopelo, las mullidas tapicerías... En todas partes el gusto y el arte han combinado miles de caprichos que ofrezcan un interior brillante, adornado y cómodo.» «Aquí un retrete para estudio ocupado por cofres y antigüedades, y una magnífica biblioteca que contiene producciones de un valor desconocido; allí una vasta sala amueblada y decorada con un cuidado incalculable; después por un camino cuajado de espejos se pasa a un hermoso invernadero; más allá un parque admirablemente construido se abre para los paseos a pie o a caballo, o en coche, con dirección a varios kioscos, cabañas pintorescas, graciosos puentes, y sobre todo a una faisandería, de la cual se sacan anualmente diez mil aves con destino a las cómodas y abundantes cacerías del ilustre economista, y la que se halla custodiada por varios guardas con severa consigna de que nadie sea osado a tocar la menor pieza.» Entrase luego en la caballeriza. «El enmaderado pintado de verde y barnizado, hace de este departamento un lugar caliente y agradable.» «El guarnes, modelo en su especie, artesonado y tapizado, se compone de dos piezas, en las cuales cómodamente podrán alojarse dos familias.»

Comparando todo este lujo con las habitaciones mal resguardadas, llenas de grietas e infestadas de humo, en donde el sol no es bastante a secar la humedad; el prosélito del señor Sue empezó a creer que los sueños de este gran predicador del progreso y de la mejora en la suerte de las masas trabajadoras, son de bien poca utilidad para los pobres habitantes de la Sologne. En cambio fuéronle distribuidos muchos librejos, en los cuales se hacía la guerra al derecho de propiedad.

A la vuelta, decía el socialista a su compañero de viaje: «¡Yo curaré de esta locura a mis amigos!»


www.filosofia.org Proyecto Filosofía en español
© 2007 www.filosofia.org
  1850-1859
Hemeroteca