Filosofía en español 
Filosofía en español


A los lectores y simpatizantes de Nueva Cultura

Para nadie debe ser un secreto, las enormes dificultades que tiene que vencer toda publicación que no tenga más fuentes de ingreso que aquellas que le proporcionan la ayuda de sus lectores y suscriptores. Como es lógico suponer, entre las contadas revistas que se encuentran en estas condiciones, está nueva cultura, y de ahí la necesidad apremiante que tenemos de dirigirnos a vosotros, lectores y simpatizantes, en demanda de especialísima atención.

Camaradas: nueva cultura atraviesa momentos difíciles y decisivos. Hasta la fecha, todos los números aparecidos se han liquidado con déficit, que si bien hemos ido cancelando poco a poco, ha sido gracias al heroico esfuerzo individual de un reducido grupo de camaradas. Naturalmente, tal situación es imposible prolongarla por más tiempo. La existencia e independencia de nuestra revista, exigen medios propios, y éstos no pueden ser otros, como apuntábamos al principio, que los que proporcionan una extensa base de lectores y suscriptores.

El presente extraordinario significa el sacrificio máximo realizado y el último que pensamos hacer de no recibir las debidas asistencias, que hagan cambiar de raíz la crítica situación actual de nuestra revista. Este extraordinario, más que un alarde innecesario o un derroche excesivo, viene a ser a modo de un potente grito de alarma que no escape a ningún oído proletario y antifascista.

Al dar a conocer la crítica situación de nueva cultura, cabría concluir, como generalmente se hace, iniciando una suscripción pro-revista; mas, aunque aceptaremos gustosos cuantos donativos tengan a bien hacernos los camaradas que puedan, no es esa la solución que preconizamos, sino, mejor, la que sigue:

Que cada lector de nueva cultura se esfuerce por difundir y propagar la revista de forma tan eficaz, que nos consiga nuevos lectores o nos aporte nuevos suscriptores.

Y que se proceda con toda rapidez y en cada localidad, a la formación de “Amigos de nueva cultura”.

La misión de estos amigos debe ser, velar en todo momento por la realización de cuanto redunde en beneficio de la revista y apoyarnos cuantas veces se les requiera en cuestiones que afecten a la misma. Asimismo, debe ser empeño de los “Amigos de nueva cultura”, el conseguir que nueva cultura llegue a todos los rincones de la península; y al efecto, deben proporcionarnos corresponsales de completa confianza, en todas aquellas plazas que hasta la fecha carezcamos de los mismos.

En resumen: si haciéndonos cargo del papel tan indispensable que en los actuales momentos cumple nuestra revista y está llamada a cumplir en el futuro, nos interesa vivamente consolidar su existencia, es preciso que, rápida y urgentemente nos dispongamos a trabajar por conseguir:

Nuevos lectores, nuevos suscriptores, nuevos corresponsales y, por último, nuevos “Amigos de Nueva Cultura”.

No dudamos que nuestros lectores y simpatizantes, se harán cargo de los difíciles momentos que atravesamos y acogerán con gran calor nuestro desesperado llamamiento.