La Vanguardia
Barcelona, jueves 26 de marzo de 1936
 
año LV, número 22.477
página 5

Salvador de Madariaga

Temas españoles

Diversidad, unión y dispersión

Sin andarnos por las ramas, hemos planteado el problema catalán en su esencia más escueta: ¿es el amor a Cataluña una fuerza que, como el amor a Badajoz o a la Rioja, tira en el mismo sentido que el amor a España o es, por el contrario, en el corazón del catalán una fuerza que tira en sentido contrario que el amor a España?

Ya se echa de ver la importancia de la distinción. Es nada menos que lo que en Algebra se llama un cambio de signo. Y sin embargo, no conviene dejarse arrastrar por nuestros propios simbolismos verbales hasta perder contacto con las cosas que aspiran a expresar. Estamos en el terreno de los afectos, terreno movedizo y plástico. El paso del sí al no es aquí mucho más fácil y rápido que en el de los conceptos.

Empezaremos por apuntar que, en mayor o menor grado, existen situaciones análogas a la de Cataluña en otras regiones españolas. En el País Vasco, sobre todo desde la revolución del 31 acá, va tomando cuerpo un nacionalismo cada vez más intransigente y violento. En Galicia, donde el regionalismo es un movimiento de poco vigor, no faltan, sin embargo, síntomas de nacionalismo. En todos estos casos, la situación afectiva es delicada, compleja y fluida. En todos coexisten en los mismos lugares, en los mismos partidos, en las mismas instituciones y aun en las mismas personas, tendencias lógicamente incompatibles, unión y disrupción, centralismo, autonomismo y separatismo.

La raíz de estas situaciones es una diferencia en el modo de ser. Que el catalán, el gallego y el vasco difieran o no del castellano más de lo que difieren el aragonés, el extremeño o el murciano, es cosa que se desprenderá de nuestras propias observaciones ulteriores. Por ahora, quede sentado que con hacer valer un lenguaje propio, estas tres variedades del homo hispanicus presentan a los demás y a sí mismas unos perfiles y ribetes más definidos para su personalidad diferencial. Y sin embargo, esta diferencia inicial no basta para explicar la tendencia dispersiva que asoma en los tres movimientos. La diversidad, en sí, es un estado inicial neutro que lo mismo puede ir a dar a la dispersión que a la unión.

Pudiera a primera vista parecer que la selección entre estas dos soluciones de la diversidad –la unión y la dispersión– se hace automáticamente según que la diversidad es de fondo o meramente de forma, o en otras palabras, según que la diversidad es esencial o de mero matiz. Mas no es así. Por muy esencial que se considere la diversidad entre catalanes y castellanos (y aquí se ha de argüir todo lo contrario) nunca se alegará que sea mayor que la que distingue a los suizos germánicos de los romandos y de los del Tessino; y sin embargo, entre estos tres tipos suizos, el nacionalismo no se da. Va el ejemplo antes que el principio, pero el principio es claro: la diversidad, por muy profunda que sea, puede llevar a la unión, y por muy superficial que sea, puede llevar a la dispersión; la diversidad, entre la unión y la dispersión, es un estado inicial neutro.

La causa determinante que llevará la diversidad a la unión o a la dispersión –siempre y cuando el grupo en diversidad no sea juguete de circunstancias exteriores– será, pues, una tendencia innata al grupo, a todo el grupo, entiéndase bien, y por lo tanto, por el mero hecho de darse, esta tendencia a lo que sea, a lo uno o a lo otro, constituirá un elemento de semejanza y aun de unidad (no he dicho de unión). Si esta tendencia general en el grupo actúa hacia la unión, habrá unión, si a la dispersión, habrá dispersión.

Se da el caso de que en el grupo de diversidad ibérico coexisten las dos tendencias: a la unión y a la dispersión. Ambas se manifiestan en todos los elementos del grupo en un equilibrio inestable e inquieto, muy sui generis y que, de por sí, es un elocuente rasgo de unidad entre los españoles (no he dicho de unión). Todos los españoles sienten profundamente la unidad española; todos, en mayor o menor grado, sienten la tendencia dispersiva, latente en el patriotismo chico, potente en el nacionalismo.

Qué. ¿Separatismo en el castellano? Pues claro que sí. El castellano, tipo ibérico en quien con mayor vigor se manifiesta el sentido unitario de España, verdadero creador de la unidad nacional, es, sin embargo, por reacción ante los regionalismos, curiosamente dispersivo a veces. Quienquiera que lo haya observado con imparcialidad habrá oído en sus labios, cuando airado, bromista u ofendido, expresiones y conceptos de marcado signo negativo en cuanto a la unidad nacional. Conviene apuntar este rasgo evidente de nuestra psicología colectiva contemporánea, porque, sin él, es imposible darse cuenta cabal de lo que está sucediendo. Por lo pronto, nos permite afirmar sin género de duda que la tendencia dispersiva está latente o manifiesta en todos los tipos de la variedad ibérica.

Pero, ¿es que podemos separar esta tendencia dispersiva en lo regional de la tendencia dispersiva que caracteriza a los españoles en todos, absolutamente todos los aspectos de la vida colectiva, política o no? ¿Es que la dispersividad de región a región, de Cataluña a «España», de Vasconia a «España» difiere esencialmente de la dispersividad que catalanes y vascos, como tales españoles, manifiestan en sus amistades, juegos, negocios, cátedras, periódicos, partidos (políticos o de fútbol), huelgas, juergas, investigaciones científicas o comadreos?

De ningún modo. La tendencia dispersiva es por el contrario una de las más españolas que acusa nuestra psicología. Empieza en Viriato. Pervive hoy día con... quien ustedes quieran. No hay más que alargar la vista y escoger. Es de lo más español que hay en España, tan español que bien pudiera servir de criterio para definir lo que es y lo que no es de aquí. Y así llegamos a esta primera conclusión: que los nacionalismos españoles son un rasgo típicamente español; que nacionalismos como el catalán y el vasco no se explican más que en nuestra España y que el español que más reniega de España más se ahonda y arraiga en su hispanidad.

Salvador de Madariaga

Imprima esta pagina Informa de esta pagina por correo

www.filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2009 www.filosofia.org
 
1930-1939
Hemeroteca