Mundo Obrero Órgano del Comité Central
del Partido Comunista de España
 
año XLIV, nº 14, páginas 4-6
31 de julio de 1974

Junta Democrática de España

Calvo Serer y S. Carrillo

Conferencia de prensa en París

«el pueblo español debe decidir la forma de Estado» (Calvo Serer)

«Franco políticamente ha muerto… la solución la proponemos en la declaración de la Junta» (S. Carrillo)

«nuestra postura hacia la Iglesia española proviene de un análisis de la historia de nuestro país y de los cambios que se han producido…» (Santiago Carrillo)

En España, en un lugar y a través de portavoces que de momento ignoraremos, y en París, por intermedio del profesor don Rafael Calvo Serer y de nuestro camarada Santiago Carrillo, se dio a conocer, en la mañana del 30 de julio, la constitución de la Junta Democrática de España.

Era un acontecimiento esperado, en un momento de profunda crisis política española. No creemos necesario encarecer la importancia de este anuncio, que fue inmediatamente captada por las decenas de corresponsales de prensa y observadores de política internacional que llenaban la sala de l'Aiglon, en el Hotel Intercontinental de la capital francesa para escuchar a Calvo Serer y a Santiago Carrillo.

El antiguo director del diario «MADRID» abrió la Conferencia de Prensa anunciando que la JUNTA DEMOCRATICA DE ESPAÑA les había delegado para dar a conocer la declaración dirigida al pueblo español y para responder a las cuestiones que se les expusieran.

Tras la lectura del texto de la declaración se estableció el coloquio del que recogemos los extremos referidos a España que nos parecieron más interesantes:

Corresponsal del TIMES (Londres): ¿Qué papel reconoce la Junta a la monarquía en el Estado democrático?

C. Serer: Pienso que está claro que la Junta ha tomado posición neta contra la monarquía salida del régimen, porque esto sería la continuación de la dictadura. El pueblo español debe decidir la forma definitiva del Estado. Y si usted me preguntara cuál es mi opinión personal, yo le diría que desearía una monarquía pero sólo si esta monarquía es aceptada libremente por el pueblo español.

P.: ¿Habla usted de un referéndum?

C. Serer: Sí, en efecto.

P. (TIMES): ¿Cuáles son los partidos políticos, y su representatividad, que se han unido en esta Junta?

S. Carrillo: La Junta está compuesta en este momento por personalidades de derecha, monárquicos liberales, representantes de las finanzas y de la industria, también por personalidades que tienen una autoridad en Cataluña, en Galicia, y en diferentes regiones españolas, y que participan ya en los órganos de unidad creados en estas regiones. La Junta está compuesta igualmente por representantes de los partidos de izquierda, una de las corrientes socialistas, el Partido Comunista, las Comisiones Obreras; es decir, la Junta representa en la situación actual, por un lado, la clase obrera y, por otro, las fuerzas empresariales, los representantes de las regiones, que en nuestro país tienen una personalidad, constituyen una realidad que no se puede ignorar. Dicho esto, debo añadir que hay también fuerzas que aún no se han adherido a la Junta, pero esperamos y lo estamos examinando con ellas, que en definitiva participarán también con nosotros en este órgano que se propone restablecer la libertad y la democracia en España.

P. (Figaro, de París, señor Guillemé Brulon): Durante años usted –se dirige al Sr. Calvo Serer– ha preconizado la reforma de las instituciones. ¿Es que hoy se coloca usted abiertamente al margen de la legislación vigente en España para seguir su acción política?

C. Serer: Mi contestación va a ser clara y neta. Durante treinta años he luchado por hacer reformas en España, para obligar al Régimen a evolucionar hacia la libertad y la democracia. Naturalmente que en las condiciones de la dictadura, del poder personal del general Franco, con el que he mantenido relaciones directas desde el año 1945 hasta el año 1956, he intentado convencerle, y no sólo yo, sino con ligazones políticas considerables en la vida española, de hacer evolucionar él Régimen en la calma, la paz y la tranquilidad. Incluso cuando he llegado aquí, a París, hace tres años, incluso el año pasado, propuse reformas. Naturalmente, las propuestas fueron hechas por mí, pero yo era consciente de las fuerzas sociales y políticas formidables que querían hacer lo mismo. Pero llegué a la convicción, este último año, de que estas reformas son totalmente imposibles en el marco del régimen. Con la transformación de la vida española, con los cambios económicos, con la vitalidad indudable del pueblo español, sus anhelos de libertad política, e incluso por las transformaciones que están teniendo lugar en toda Europa occidental (de las tres dictaduras europeas sólo resta el anacronismo de la española) ha terminado el período de la reforma y hay que ir directamente a la democracia.

G.B.: ¿No cree ud. que su nueva posición pueda suscitar en España una reacción anticomunista que aislaría a la vez, a los comunistas españoles y al sector de derecha que participa en la operación de la Junta Democrática?

C. Serer: Si, es un problema al que hay que prestar atención, porque espero una reacción del Gobierno español como lo hizo ya en 1962, cuando ocurrieron los acontecimientos de Múnich. El general Franco, personalmente, dirigió una campaña de difamación y de calumnia contra todos los participantes de las fuerzas democráticas convocadas y reunidas en Múnich. No creo que el Partido Comunista estuviera en aquella ocasión allí. Entonces, sin la presencia del Partido Comunista, sin su participación, toda la campaña de difamación y de calumnia contra las fuerzas democráticas se centró en el peligro del comunismo, se dijo que todo estaba dirigido por los comunistas; éste es un slogan que durante treinta y cinco años se ha agitado por la propaganda oficial. Pero creo que, en este momento, no tendrá consecuencias. El pueblo español, y la derecha española, es consciente de todos los cambios que han tenido lugar en la Europa contemporánea, en los partidos comunistas del mundo occidental. Creo que en la derecha española se ha apreciado lo que ha ocurrido aquí, en Francia, durante la última campaña presidencial. Ha visto que una mitad de los franceses aceptan la declaración democrática del Partido Comunista Francés. Después se ha visto la participación en el poder del Partido Comunista en Lisboa. En este momento se sigue con gran atención lo que está ocurriendo en Grecia, y la relación y la postura del Gobierno de coalición y de concentración con el Partido Comunista. Todos estos cambios, unidos a la política de distensión, a las relaciones internacionales absolutamente diferentes que tiene Occidente con la Unión Soviética, me llevan a opinar que la campaña de anticomunismo que intentará realizar el Gobierno español, o el General Franco si tiene aún suficiente vitalidad para actuar, no tendrá consecuencias para impedir este desarrollo que proponemos de restablecer directamente la democracia en España con el concurso de la derecha española.

G. Brulon a S. Carrillo: ¿Aceptaría usted el diálogo con fuerzas políticas salidas del régimen que no hayan estado directamente comprometidas en la represión? ¿Aceptaría usted el libre juego democrático de una forma global en el caso en que esta Junta alcanzara sus fines?

S. Carrillo: Puedo contestar con una palabra: SI, aceptaríamos la actividad y el juego político de las fuerzas que han participado en el régimen y que no han estado vinculadas con la sangrienta represión; sin ninguna duda.

G.B.: ¿Cuando Pasionaria ha afirmado en Ginebra que la Iglesia española renovada tenía una jerarquía progresista y millares de sacerdotes que la conducen a la unión con el pueblo, esto significa una promesa solemne del Partido, de respetar esta Iglesia en el porvenir, sea lo que sea lo que ocurra, o es una forma de propaganda?

S. Carrillo: Nuestra postura hacia la Iglesia española que ha reflejado Dolores Ibárruri en su discurso en Ginebra, no es una postura táctica, proviene de un análisis muy profundo de la historia de nuestro país, de las influencias ideológicas que atraviesan nuestro pueblo, y de los cambios que se han producido en el seno de la Iglesia española. Puedo afirmar, con toda responsabilidad, que para nosotros es inconcebible un desarrollo democrático en el que la Iglesia no sea respetada, y que para nosotros es también inconcebible incluso un régimen socialista en el que la Iglesia española no sea respetada. Y diré más aún: no logro imaginar un socialismo, y menos aún una democracia política en España, sin la participación activa de los cristianos españoles, entre los que hoy existe una corriente muy fuerte favorable al progreso y al socialismo.

P.: ¿Tienen ustedes razón al creer que cuentan con un apoyo sustancial en el ejército español?

C. Serer: Naturalmente, es muy difícil tener información precisa de la situación en las fuerzas armadas, pero, como ustedes han escuchado en la declaración, nuestro ideal es la neutralidad, el respeto a la ley por las fuerzas armadas españolas. Puedo contestarle con una información que proviene de las relaciones que yo he tenido con muchos altos oficiales del ejército español, incluso los más conocidos, durante mis años de lucha en España. He visto esta evolución del ejército español hacia el profesionalismo, es decir, a no dejarse mezclar en los asuntos políticos, a respetar la ley. Ahora, dado esto, yo creo que están a la espera, esperan que se encuentren soluciones legales, pacíficas, para la sucesión y los problemas que existen en España. Hay aquí algo que creo que es importante, y es el peso de la opinión pública en la política española, incluso en el Ejército. Creo que todo el Ejército, tanto los altos oficiales como los suboficiales, y los soldados, son conscientes de que no pueden actuar para mantener la dictadura y la represión. Creo que esta conciencia es profunda.

P.: ¿Hay personalidades importantes del régimen en la Junta?

S. Carrillo: Evidentemente, en la Junta no hay personalidades políticas del régimen franquista. Hay personalidades que en el «establishment» actual son conocidas y tienen una gran significación.

P.: Creo que el señor Carrillo representa aquí al P.C. de España. Pregunto al señor Calvo Serer ¿a qué fuerza política representa?

C. Serer: Ya sabemos lo que es el Partido Comunista, toda la fuerza y la experiencia que ha adquirido en la lucha contra la dictadura. Igualmente hay otras organizaciones políticas potenciales con personalidad destacada en la vida española y que no pueden organizarse abiertamente porque la dictadura se lo impide. Podría hablar, naturalmente, de los socialistas; son conocidos miembros dirigentes de otras organizaciones, aunque no se conozcan sus medios y sus efectivos. En el mismo contexto yo he trabajado mucho años en España; tengo muchos amigos y relaciones. He teñido la posibilidad, en el diario MADRID, de expresar el peso de esta corriente democrática. Y hemos logrado tener contacto con la opinión pública y tener repercusiones. El Gobierno se vio obligado a destruir el diario. Entonces me dije que hay una fuerte corriente de opinión pública que estaba de acuerdo con las ideas expresadas en el diario. Esta corriente de opinión, un día, se verá organizada en una Unión Democrática, en la cual habrá claramente dos tendencias, una de la derecha liberal, derecha capitalista, democrática, y una posición más orientada a la izquierda, de centro.

–A otra pregunta sobre si en la postura del señor Calvo Serer hay o no evolución, desde que escribió el libro «España sin problemas», Calvo Serer contestó:

–Si, yo creo que he sufrido una evolución. Cuando escribí «España sin problemas» estaba influenciado por una obra de Jacques Maritain: «Antimoderno», pero después se vio claramente la evolución de Maritain hacia la democracia cristiana. Yo he sufrido una evolución parecida.

P.: ¿El País Vasco está en la Junta y si no, qué problemas existen?

S. Carrillo: La Junta está en relación con las fuerzas vascas pero las formas de esa relación no están aún establecidas de forma orgánica. Estamos examinando esa cuestión y si hemos decidido hacer pública la existencia de la Junta, antes de que algunos problemas de su composición estén plenamente resueltos, es porque pensamos que en el estado de salud del general Franco, en la confusión política que existe hoy en España, la Junta no podía aplazar más su aparición en espera de tener todo ultimado. En suma, tenemos relaciones, discutimos cuestiones y esperamos que quienes aún están fuera de la Junta vendrán pronto a reforzarla y a darle un carácter más completo.

P.: ¿Qué participación tienen los socialistas en la Junta?

S. Carrillo: Creo haber dicho ya que una parte de la familia socialista española está ya en la Junta. Queda el P.S.O.E. que no participa aún y con el cual examinamos el problema de su participación. La relación con el P.S. por parte de la Junta son las relaciones con una fuerza que respetamos y que consideramos tiene su sitio en el futuro democrático de España.

P.: ¿Qué corriente está representada?

S. Carrillo: La del Partido Socialista Popular. Podría darle nombres si no estuviéramos en la clandestinidad, pero no tengo derecho a hacerlo.

P.: ¿Qué relaciones hay con la democracia cristiana, y sobre todo en Cataluña?

C. Serer: Sí, tenemos relaciones excelentes, sobre todo en Cataluña, pero el diálogo es muy activo también con esa corriente a nivel nacional y en los medios regionales. Las relaciones son excelentes.

S. Carrillo: Hay que añadir que en la composición de la Junta hay personalidades que dirigen la democracia cristiana en diversas regiones.

P.: Se ha dicho que en la Junta está representada Comisiones Obreras. ¿A qué nivel, qué tendencias?

S. Carrillo: Los dirigentes más conocidos, de mayor autoridad de Comisiones Obreras forman parte personalmente de la Junta.

P. ¿Forman parte los Carlistas de la Junta?

S. Carrillo: El Partido Carlista ha anunciado oficialmente su propósito de adhesión a la Junta, y ésta le ha contestado afirmativamente. Es decir, se puede considerar en este momento que el Partido Carlista forma parte de la Junta.

P.: ¿Cuáles son las relaciones entre la Junta y don Juan?

S. Carrillo: Las relaciones entre la Junta y don Juan no existen, es decir, la Junta en tanto que tal no tiene ninguna relación con don Juan. Esto no quiere decir que los miembros monárquicos de la Junta –y quizás el Sr. Calvo Serer contestará mejor a esto– no tengan relaciones personales con don Juan. La Junta como tal no tiene ninguna.

C. Serer: Son bien conocidas mis relaciones personales, y políticas sobre todo, pero tras los acontecimientos de hace 5 años, son relaciones políticas personales. Es bien conocido que yo he tomado públicamente posición afirmando que no creía posible la monarquía de Juan Carlos. Entonces he propuesto una solución que podría ser válida incluso para la familia real. En la situación actual, la Junta considera que hay que dejar al pueblo español decidir el problema. Yo continúo manteniendo relaciones personales con don Juan, pero claramente la Junta no tiene ninguna relación con él.

A preguntas sobre las consecuencias de la salida de Franco de la clínica, S. Carrillo contesta:

–Incluso si Franco sale de la clínica, incluso si vuelve a el Pardo para instalarse en otra clínica allá, o al Pazo de Meirás, en las mismas condiciones, Franco políticamente ha muerto, detrás de Franco hoy no hay más que su familia. Todo el problema es ¿quién va a administrar los despojos de Franco, su familia o el Gobierno Arias Navarro? Pero Franco, él mismo, no tiene ya la posibilidad de reinar durante varios años. La solución de recambio, la proponemos en la declaración de la Junta. Es un Gobierno Provisional con el programa que la Junta propone, y creo que hoy muy pocos españoles rechazan este programa. Incluso en el interior del régimen hay bastantes que piensan que en gran parte un programa como éste es necesario.

C. Serer: Creo que debo decir algunas palabras con relación a esta cuestión. No soy pesimista y no creo que esto pueda durar bajo ninguna circunstancia. Estamos directamente relacionados con todos los medios políticos y sociales. Conocemos bien la situación española. Es más débil de lo que se piensa. Siempre cuento lo que se decía el año 31. Uno de los políticos de entonces, Miguel Maura, la noche del 12 de abril de 1931, le decía a Fernando de los Ríos, –un gran dirigente del partido socialista– comentando la jornada electoral (S.C. interviene: «el día antes de la República») –D. Fernando, con otra jornada como ésta, en dos años tendremos la República– Estos dos años fueron dos días. Por todas las informaciones que tenemos de España, os puedo decir que la «indefensión mental» del régimen, como en aquella ocasión se decía de la «indefensión mental» de la monarquía, es tan grande, tan considerable, como la situación en la que se encontraba la monarquía española el año 31. Creo que el fin está más próximo de lo que se piensa, y naturalmente para esto, es preciso dar soluciones. Por esto hemos apresurado la presentación de la Junta con un programa concreto, y una llamada a la acción a todas las fuerzas políticas e incluso a la opinión pública española.

A la pregunta de por qué la declaración ha sido dada a conocer en París, el señor Calvo Serer confirma que la Junta ha delegado su representación en él y en S. Carrillo por el hecho de que ambos están en el exilio y tienen la posibilidad de hablar en libertad. Pero insiste en que la Junta ha sido creada en España. Y desde hace un año viene trabajándose para ello.

Santiago Carrillo, por su parte, precisó que justo en el momento en que se celebraba la conferencia de Prensa de París, otros miembros de la Junta, que deben conservar su incógnito, estaban realizando la misma comunicación a la prensa en España. La composición de la Junta –insistió Carrillo– es comunicada de forma simultánea en España y en París.

Asistieran a la Conferencia de Prensa de París representantes de las siguientes agencias, periódicos y R.T.
ORTF, COMBAT, FIGARO, HUMANITE, LE MONDE, LA CROIX, FRANCE FORUM, NOUVEL OBSERVATEUR, TELEVISION, segunda cadena, LE QUOTIDIEN, L'EXPRESS, EUROPE 1, POLITIQUE HEBDO, TEMOIGNAGE CHRETIEN, DEMOCRATIE MODERNE, AGENCE FRANCE PRESS.
THE TIMES, THE GUARDIAN, THE OBSERVER, DAILY TELEGRAPH, DAILY EXPRESS.
UNITA (Roma), TROUD (URSS), AGENCE TASS, ANSA (agencia italiana), PRENSA LATINA (Cuba), AGERPRESS (Rumanía), RADIO SUIZA, UPI (agencia americana), EXPRESSEN (Estocolmo), NBC (USA), RADIO ALEMANA, ASOCIATED PRESS, KUALPAS (Suecia), agencia REUTER, AGENCIA VIETNAMITA DE INFORMACION, RADIO MONTECARLO, NYT, AGENCE KYSTONE.
«CAMBIO 16», DIARIO DE BARCELONA, PYRESA, ABC, TELE-EXPRESS, EFE, LOGOS-YA.

Imprima esta pagina Informa de esta pagina por correo

www.filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2013 filosofia.org
Junta Democrática de España
1970-1979
Hemeroteca