Seminario Pontificio de Comillas 1890

←  Breve de erección y fundación del Seminario Pontificio de Comillas
16 de Diciembre de 1890
→ 

LEO PP. XIII
ad futuram rei Memoriam

Sempiternam dominici gregis salutem et spiritualia ac temporalia ius commoda, ex demandato divinitus Nobis licet immerentibus Apostolicae servitutis officio diu noctuque intendentes, omnia, quae in Domino ad id fácere noverimus, libenti animo probamus, et suprema qua in universa Dei Ecclesia pollemus auctoritate confirmamus, electosque viros, qui pietate et christiana caritate acti, opibus suis salutaria, utilia ac frugifera christifidelibus opera instituerint, publice et palam omni laude dignos, ac bene de re catholica meritos testari gratum Nobis est et iucundum.

De acerrimo bello, deque pravis impiorum hominum sacrilega inter se societate devinctorum in Deum et in Ecclesiam molitionibus, deplorans pientissimus vir Antonius Lopez et Lopez Marchio de Comillas, et existimans sacerdotii ministerium in profligandos errores, in evertendas inimici hominis machinationes et fraudes, in civilis societatis informandos mores et in prosperitatem Ecclesiae praecipue ac potissimum conferre, ut quamplures etiam institui possent sacerdotes, qui sanis doctrinis, pollenti robustoque pabulo enutriti, viribus validi, egregiisque armis instructi religionis causam fortiter ac sapienter agerent, suisque Antistitibus vel maximo essent auxilio et praesidio, optimun iniit consilium aedificandi in natali gentis suae oppido, quod in Santanderiensi dioecesi positum vulgari nomine «Comillas» appellatur, amplum seminarium iis adolescentibus ecclesiasticam militiam praeoptantibus, omnium et singularum dioecesium Hispaniensium et dioecesium Americae olim Hispanae excipiendis, alendis et ad humaniores litteras severioresque disciplinas erudiendis, qui impares sint ferendis expensis in propriis seminariis.

 

LEON PAPA XIII
para futura Memoria del hecho

Atentos Nos día y noche desde que, sin merecerlo, recibimos el oficio de servir a la Sede Apostólica, a procurar la salud eterna de la grey del Señor, y todo su provecho espiritual y temporal: gustosos aprobamos con la suprema Autoridad de que gozamos en toda la Iglesia de Dios, cuanto vemos en el Señor que conduce a este fin; y Nos es grato y gozoso dar testimonio público y abiertamente presentar como dignos de toda alabanza y beneméritos de la causa católica, a los varones escogidos que, alentados por su piedad y cristiana Caridad, dedican sus riquezas para fundar instituciones saludables, útiles y provechosas para el pueblo cristiano.

Por eso, deplorando el piadosísimo varón Antonio López y López, Marqués de Comillas, la enconada guerra y las perversas maquinaciones de hombres impíos, unidos estrecha y sacrílegamente contra Dios y su Iglesia, y juzgando que para combatir los errores, para desbaratar las maquinaciones y deshacer los engaños del hombre de perdición, para la formación de las buenas costumbres en la sociedad civil, y para la prosperidad de la Iglesia nada era tan principal y potísimo como el ministerio sacerdotal, formando para ello, cuanto más fuesen posibles, sacerdotes que, nutridos de sanas doctrinas, como de alimento abundante y robusto, plenos de salud e investidos de escogidas armas, laborasen con sabiduría y fortaleza por la causa de la Religión, siendo de esa manera de modo eminente defensores y auxiliares de sus Prelados; tuvo el supremo acierto de edificar en su pueblo natal de Comillas, en la provincia de Santander, un magnífico Seminario, donde se recibiesen, alimentasen y formasen en letras humanas y demás disciplinas superiores, jóvenes de todas y de cada una de las diócesis españolas y americanas que antes pertenecieron a España, que deseando dedicarse con preferencia a la milicia sacerdotal, careciesen de recursos para formarse en sus propios seminarios.

Morte intercepto Antonio, quem hoc pietatis et religionis conspicuum opus posteritati commendabit, ab eius filio Claudio Marchione de Comillas, clarissimi parentis sui vestigiis inhaerente singularique studio et pietatis ardore patris sui voluntati obtemperante, eximium hoc ab ipso patre suo excogitatum et incoeptum opus omni ex parte adeo perfectum absoltumque est, divitique censu donatum, ut iam spectabile christianae artis monumentum exstet ad religionis decus et utilitatem.

Quo vero uberes lectosque ex hoc seminario fructus in aevum prodeant, ab eodem dilecto filio Claudio petitur, ut studia in hoc seminario rite absoluta iisdem perfruantur iuribus ac privilegiis ac si essent in aliis seminariis Hispanicis expleta, utque eiusdem seminarii sacellum die festo sancti Antonii Patavini visitantibus plenariam peccatorum suorum indulgentiam concedere velimus. Praeterea supplicatur ut praedictum pium institutum Nostro ac Succesorum Nostrorum Romanorum Pontificum patrocinio protegatur, atque ad patrocinium hoc efficacius exercendum et ad firmiorem operis saluberrimi tuitionem obtinendam, nedum aedium seminarii sed et bonorum omnium pleno iure Nobis Nostrisque Successoribus Romanis Pontificibus dominium perpetuo traditur.

Petitur insuper ut ipsius seminarii leges et capita, suffragio Venerabilium Fratum Archiepiscopi Burgensis et Episcopi Santanderiensis condita a Nobis probentur, atque, uti in hisce litteris continentur, auctoritate Nostra roborentur et firmentur, prout sequuntur.

 

Impedido por la muerte Antonio de legar a la posteridad obra tan conspicua de piedad y religión; debido a los cuidados de su hijo Claudio, Marqués de Comillas, que siguió las huellas de su esclarecido padre, y secundó con singular empeño y ardorosa piedad los deseos del mismo, la eximia fundación excogitada y empezada por su mismo padre, de tal manera ha sido llevada en todas sus partes a tan completa perfección y dotada de rica renta por el hijo, que hoy es dado contemplar un magnifico monumento del arte cristiano, dedicado a la gloria y utilidad de la Religión.

Pero a fin de que este Seminario dé en adelante abundantes y escogidos frutos, se Nos ha pedido por el mismo amado hijo Claudio que los estudios llevados a cabo en este Seminario según las normas establecidas por la Iglesia, gocen de los derechos y privilegios que hubieran tenido hechos en cualesquiera de los seminarios españoles, y concedamos indulgencia plenaria de todos sus pecados a todos los que visiten el templo de dicho Seminario en la festividad de San Antonio de Padua. Nos suplica también que la mencionada piadosa Institución sea protegida por Nuestro patrocinio y el de los Romanos Pontífices nuestros sucesores, y que para este patrocinio sea más eficazmente ejercido, y conseguir una tutela más firme de obra tan salubérrima, se hace entrega a Nos y nuestros sucesores, los Romanos Pontífices, no solamente del edificio del Seminario, sino de todos sus bienes en pleno derecho.

Se pide sobre todo esto sean por Nos aprobadas las leyes y ordenaciones capitales del mismo Seminario, elaboradas con la aprobación de nuestros Venerables Hermanos el Arzobispo de Burgos y el Obispo de Santander, y que sean confirmadas y corroboradas con Nuestra Autoridad, cuyo tenor es el siguiente:

I. Marchio de Comillas excellentissimi domini Antonii Lopez et Lopez pientissimi parentis votis obsecundans eiusdemque nomine agens, in oppido «Comillas» ac in aedibus a se propriis sumptibus exstructis seminarium condit, in quo Hispani adolescentes et ex America Hispana oriundi alantur atque informentur, uti in posterum vineae Domini excolendae, suis cuiusque moderantibus Episcopis, dent operam. Quia vero bonum quod intenditur, non solum est peculiare unius dioecesis, sed maxime universale totius Hispaniae, ideo ex omnibus et singulis Hispanis dioecesibus iidem numero alumni admittentur. Plures vero ex peculiari aliqua dioecesi tunc solum admittere licebit, cum aliarum dioecesium alumni non sint, qui admitti petant, qua in hypothesi Santanderiensis dioecesis candidati ceteris anteferentur.

II. Ut piissimi parentis memoria singulari honore commendetur, oxoptat fundator, seminarium sancti Antonii Patavini titulo cognominari: quin vero omni ex parte exclusos velit convictores, qui propriis sumptibus alantur, illud maxime sibi obtinendum perficiendumque praestituit, ut hoc novum seminarium Tridentinis seminariis opem ferat, sacerdotii candidatos gratis educando, qui inopiae causa sumptus suppeditare nequeunt ad studia conficienda necessarios, quamvis alioquin ad sacerdotium se divinitus evocari sentiant. Unde iuvenes qui proprús sumptibus alantur, tunc solum admittentur, cum experimento constet numerum alumnorum gratis alendorum insufficientem, nec respondere magistrorum tanto operi addictorum numero, neque amplitudini aedium in hunc finem exstructarum. Quare Patrono de hac re prius praemonito ianua huic alumnorum generi tunc quidem pandetur.

III. Singulari indulgens amori, quo Pontificem Romanum, Summum in terris Iesu Christi Vicarium, conditor prosequitur, illud erigit ac constituit sub Pontificis maximi praesidio ac excellentissimi Nuntii eius in Hispania vices gerentis, qui perpetuo patroni officio fungatur: quod etiam magis consentaneum videtur, cum universali fini, quem seminarium praesefert, tum maxime alumnorum varietati, qui ex Hispania Hispanaeque Americae dioecesibus aecurrent.

IV. Vult conditor et exoptat ut regimen, disciplina et tota seminarii administratio penes Societatis Iesu Patres constituatur; quod ut obtineat, proprietatem aedificii ad oppidum «Comillas» suis sumptibus exstructi Romano Pontifici, Christi in terris Vicario, libenter tradit. Unde proprietas dominiumque reale penes Sanctam Sedem, ususfructus vero penes Societatem Iesu perpetuo erit. Hoc vero aedificium ad alium finem destinari non poterit, praeter eum, quem primo capite expressimus. At vero si forte seminarium, alumnorum deficiente numero, rite progredi vel propter inopiam eosdem sustentare nequeat, tunc Societati licebit aedificium ad alium finem sive litterarium, sive religiosum instituti sui proprium destinare, re prius cum Summo Pontifice communicata et oblatis patrono pecuniis quae supersint. Praeterea si forsan, vi illata maiori, seminario praefecti commissum sibi munus obire non valeant et alumni dimittendi sint, exsistens pecuniae summa, cumulatis reditibus aucta, alendis gratis pluribus alumnis impendetur, cum in posterum, redintegrata in Hispania Societate Iesu, denuo seminarium constitui rite poterit.

 

I. El Marqués de Comillas, secundando los deseos de su piadosísimo padre, el Excmo. Sr. D. Antonio López y López, y obrando en su nombre, funda en el pueblo de Comillas y en el edificio levantado a sus expensas, un Seminario, en el que los jóvenes españoles y procedentes de la América española sean sustentados y formados para que después se consagren, bajo la dirección de sus respectivos Obispos, a cultivar la viña del Señor. Y como el bien que se pretende, no solamente es el particular de una diócesis, sino el universal de toda España, por la misma razón será elegido el mismo número de alumnos para todas y cada una de las diócesis de España. Solamente serán lícitamente escogidos más en número de alguna Diócesis en particular cuando falten alumno. que lo pidan de otras diócesis, en cuyo caso serán preferidos a otras diócesis los candidatos de la de Santander.

II. Para que la memoria de su piadosísimo padre sea transmitida a la posteridad con el alto honor que se merece, es ardiente deseo del fundador que el Seminario sea conocido con el título de San Antonio de Padua; y aunque no excluya del todo a los alumnos que vivan en el Seminario a sus expensas, pretende ante todo y principalísimamente desea que este nuevo Seminario venga en auxilio de los Seminarios Tridentinos, educando gratuitamente a los candidatos al sacerdocio que por su pobreza no pueden pagar los gastos necesarios para llevar a cabo sus estudios, aunque por otra parte se sientan llamados por Dios al sacerdocio. Por lo tanto, solamente serán admitidos jóvenes sostenidos a sus expensas cuando conste ciertamente por experiencia que el número de alumnos sostenidos gratuitamente es insuficiente y no responde al número de profesores señalados para tan alta institución ni a la magnificencia del edificio erigido para este fin. Por lo cual, y después de haberlo puesto en conocimiento del Patrono, solamente entonces se abrirán las puertas a este género de alumnos.

III. Cediendo al singular amor que el Fundador profesa al Romano Pontífice, supremo Vicario de Jesucristo en la tierra, erige y constituye el Seminario bajo la tutela del Sumo Pontífice y del Excmo. Sr. Nuncio que haga sus veces en España, quien desempeñará siempre el oficio de Patrono; lo cual parece también más en consonancia con el fin universal que pretende el Seminario, principalmente por la variedad de alumnos que concurrirán en él de todas las diócesis de España y América española.

IV. Quiere y ardientemente desea el Fundador que el régimen, disciplina y completa administración del Seminario se ponga en manos de los Padres de la Compañía de Jesús; y para conseguirlo entrega de grado la propiedad del edificio, levantado a sus expensas en el pueblo de Comillas, al Romano Pontífice, Vicario de Cristo en la tierra. Por lo tanto, pertenecerá para siempre la propiedad y el dominio real a la Santa Sede, y el usufructo a la Compañía de Jesús. Pero téngase presente que este edificio no podrá destinarse a otro fin que el que hemos señalado arriba primeramente. Pero si tal vez el Seminario no pudiese sostenerse tal como ha sido constituido, ya por insuficiente número de alumnos o por no poder sustentarlos por falta de recursos, le será lícito a la Compañía destinar el edificio a otro fin literario o religioso propio de su Instituto, después de comunicar el asunto con el Sumo Pontífice y entregar al Patrono los bienes que posea la Fundación. Además, si por acaso sucediese que, debido a fuerza mayor, los encargados del Seminario no pudiesen desempeñar la misión que se les habla confiado y tuviesen que despedir a los alumnos, el dinero remanente, acrecido con los intereses que sobrevengan, se empleará en el sostenimiento del mayor número posible de jóvenes, cuando, posteriormente restablecida en España la Compañía, pueda de nuevo constituirse en regla el Seminario.

V. Societas pariter tot magistros suppeditare pollicetur, quot ad alumnos instituendos requirantur; easque tradet disciplinas, quibus opus est, ut in Tridentinis seminariis academici tituli obtineri possint. Eadem de causa alios sacerdotes iuventutis recte instituendae studiosos adsciscere poterit, dummodo opportunum id duxerit, quos decenti stipendio seminarium donabit; ipsa vero Societas pro laboribus mercedem nullam exiget, praeter alimenta honestasque vestes iis tribuenda, qui sese alumnis quoquo modo impendant: quae omnia et sumptus ad itinera eadem causa suscipienda ex seminarii aerario depromentur.

VI. Si Romanus Pontifex seminarii dominio et possesione deturbetur, sive per legem, sive per tribunalium sententiam, sive quacumque alia ratione, tunc aedium proprietas cum fundis et reliquis subsidiis a fundatore donatis revertatur ad eumdem fundatorem, vel ad legitimum eiusdem haeredem, qui titulo Marchionis de Comillas decoretur: si vero huiusmodi titulus subsistere desierit, revertatur proprietas ad illum haeredem, qui praedictum titulum, si exsisteret, iure gessisset, quando Sancta Sedes illa proprietate exspoliata fuit. Quod si evenerit, ille qui per hanc reversionis clausulam ad possessionem vocabitur et eius haeredes bona sic recuperata ad eum usum sive temporalem, sive perpetuum destinabunt, quem Summi Pontificis consilium designabit.

VII. Marchio de Comillas eiusdemque tituli haeredes et illorum defectu parochus oppidi Comillas iure gaudebunt quatuor iuvenes praesentandi, qui, si requisitis dotibus ornati reperiantur, ad gratuitam in seminario educationem admittentur. Ex his iuvenibus duo ad fundatoris cognationem pertinebunt, duo vero in eodem oppido Comillas nati sint oportet.

VIII. Quamvis nullae disciplinae repudiabuntur, quae ad pleniorem et ornatiorem ecclesiasticae iuventutis institutionem pertinent, illae data opera potissimum tradentur, quas postulat humaniorum litterarum, philosophiae et theologiae cognitio. Ius quoque canonicum explicabitur, dummodo alumnorum copia satis ampla non desit. Ad doctrinam autem quod attinet sive philosophicam, sive theologicam, magistri vestigia prement, quibus insistendum docent documenta, quae ex Apostolica Sede extremis hisce temporibus emanarunt: ordo denique scholarumque distributio ea futura sunt, quibus Academia Gregoriana hodie regitur.

IX. Instituta legesque quibus alumni dirigendi sunt ut his moribus instituantur, quos sacerdotii ministeria requirunt, erunt illa quibus Germanicum collegium Summorum Pontificum praesidio tectum tot tamque egregios protulit sacerdotes.

X. Conditiones ad alumnos cooptandos requisitae, animi corporisque facultates, quibus exornari debent, experimenta quibus subiicientur, obligationes quas in suam dioecesim suscipient, officia quae semel admissi a seminario exspectare poterunt, sequentibus articulis exponuntur.

 

V. A su vez la Compañía promete proporcionar cuantos profesores se necesite para la formación de los alumnos, y establecerá cuantas disciplinas sean necesarias para la obtención de los grados académicos en los Seminarios Tridentinos. Por la misma causa podrá echar mano de otros sacerdotes, celosos en la buena formación de la juventud, si así lo juzgare conveniente, a los cuales proporcionará el Seminario decorosa remuneración; pero la Compañía no exigirá recompensa alguna por su trabajo fuera de los alimentos y vestido honesto de los que de algún modo se empleen en la formación de los alumnos; para lo cual y demás gastos necesarios y para viajes se tomará del erario del Seminario el dinero conveniente.

VI. Si el Romano Pontífice fuese despojado de la posesión y dominio del Seminario, ya sea por ley o sentencia de algún tribunal, ya por otra cualquier razón, en ese caso la propiedad del edificio juntamente con las posesiones y demás ayudas donadas por el fundador, serán devueltas al mismo o a su legitimo heredero sucesor que goce del título de Marqués de Comillas; y si hubiese dejado de subsistir este título, vuelva a la propiedad del heredero que hubiere llevado en derecho el título, caso de subsistir, cuando fue despojada de la tal propiedad. Y si tal cosa llegare a suceder, aquel que por esta cláusula de reversión hubiese sido llamado a la posesión del Seminario, y sus herederos destinarán los bienes así recuperados al fin que les fuere señalado por el Sumo Pontífice.

VII. El Marqués de Comillas y los herederos de este título, o en su defecto el Párroco de Comillas, gozará del derecho de presentar cuatro jóvenes que serán admitidos para ser educados gratuitamente en el Seminario si estuvieren adornados de las dotes requeridas. Dos de estos jóvenes pertenecerán a los parientes del Fundador; los otros dos convendrá que sean nacidos en el pueblo de Comillas.

VIII. Aunque no serán excluidas otras clases científicas o de adorno que conviniere establecer para la más exquisita formación de los jóvenes, las principales asignaturas que con todo empeño se explicarán han de ser las que exige el conocimiento de las Letras humanas, Filosofía y Teología. Por lo que atañe al Derecho Canónico, será necesario contar con suficiente número de alumnos. En lo referente a la doctrina, tanto filosófica como teológica, los profesores seguirán las huellas marcadas por los documentos emanados en estos últimos tiempos por la Sede Apostólica. Finalmente, el plan y distribución de las clases serán los mismos por los que se rige la Universidad Gregoriana.

IX. El reglamento interior por el cual se haya de gobernar a los alumnos a fin de que reciban la educación moral que exige el desempeño del ministerio sacerdotal, será el del Colegio Germánico, que tantos y tan celosos sacerdotes ha producido bajo la protección de los Sumos Pontífices.

X. Las condiciones de los alumnos y dotes que deberán tener, experimentos a que deberán someterse, compromisos que contraerán para el bien de las diócesis a que pertenezcan y obligaciones que el Seminario asumirá para con ellos, supuesta la admisión y el buen comportamiento, serán las siguientes:

1. Adscribendorum aetas duodecimum saltem annum expleverit necesse est; doctrina quae ad primam institutionem pertinet omnibus sit numeris absoluta; immo, ceteris paribus, illi anteferentur, qui superiorum disciplinarum cognitione ac potissimum linguae latinae peritia commendentur.

2. Praeterea ut quis hoc seminarium ingrediatur, non modo requiritur necessario ut caelitus evocari significarit, idque moribus integerrimis confirmarit, verum etiam ut se legitimis natalibus honestisque parentibus ortum parochi testimonio demonstret. Huic autem testimonio terna documenta adiicientur: primum quod de baptismo ac confirmatione fidem faciat, alterum quo medicus nullo eum nec parentes contagioso morbo laborare testetur, tertium dioecesani Praelati facultas ut proprium seminarium deserat, siquidem in dioecesano seminario per aliquot annos studiis antea vacaverit.

3. Simul cum his testimoniis petitio seminarium ineundi scripto dabitur moderatori; qua perspecta atque his investigatis quae oportere videbuntur, certior petitor fiet, quid sibi praestandum uti sui experimentum praebeat apud delectos ad id muncris viros.

4. Supellectilem, libros, victum et vestes seminarium suppeditabit ex quo die ad educationem gratuitam cooptatus fuerit alumnus; solummodo exigetur ut oppidum Comillas adveniat honesta indutus veste et tantum afferat pecuniae, quantum satis erit ut domum repetat, si id forte expedire iudicabitur; hae vero pecuniae in thesauro deponentur, data prius parentibus cautione.

5. Seminarium ingressis nunquam, nisi gravissima ex causa superiorum iudicio aestimanda, per totum educationis tempus exire licebit. Si qui vero ad militiam proficisci cogantur, praefectis integrum prorsus erit alios in eorum locum sufficere, quin egressos rursus admittere ulla ratione teneantur.

 

1. La edad de los jóvenes admisibles será por lo menos de doce a catorce años. La instrucción en las materias de primera enseñanza, cabal y perfecta, y aún serán preferidos en igualdad de circunstancias aquellos que a esos primeros conocimientos reúnan otros de segunda enseñanza, sobre todo los del latín sólidamente estudiado.

2. Se considerará asimismo como condición indispensable para la admisión, no sólo el haber manifestado advocación para la carrera eclesiástica y dado indicios de vocación observando una conducta irreprensible, sino también el ser hijo. legítimo y de padres honrados, debiendo presentar para comprobarlo el testimonio del párroco que lo acredite.

3. Además de este documento, será necesario exhibir otros tres: la fe de bautismo y confirmación, el certificado del médico que atestigüe no padecer el joven ni padecerse en su familia enfermedad alguna contagiosa, y el permiso del Prelado diocesano para abandonar el Seminario, si el candidato ha cursado antes algunos años en el Seminario Diocesano. Acompañada de estos documentos irá una solicitud dirigida al Rector del Seminario pidiendo el ingreso; vista la cual y tomadas las investigaciones oportunas, recibirán aviso de lo que deberá hacer para dar pruebas de aptitud ante las personas que se le designe.

4. El menaje, libros, prendas de vestir y manutención serán sufragados por el Seminario desde el día en que sean recibidos en él. Sólo se exigirá de los jóvenes admitidos que se presenten en Comillas con traje modesto y decente y el dinero necesario para volver a sus casas, si más tarde fuese necesario. Estas cantidades quedarán en depósito y de ellas se entregará recibo a las familias interesadas.

5. Una vez dentro del Seminario, no se permitirá a los alumnos, si no es por causas gravísimas, salir de él durante el tiempo de su carrera. Si por el servicio militar se viesen obligados a salir del Seminario, quedan los Superiores del mismo en libertad de acción para aplicar a otro las plazas vacantes, y sin ninguna obligación de admitir a los que salieron por esta causa.

6. Quibus mentis animique dotibus a Deo ditati sint, qua etiam vocatione praediti fuerint ad munus sacerdotale capessendum, alumni totis duobus primis annis probabuntur: quare per hoc tempus facilius dimitti poterunt. Si vero sexdecimum attigerint aetatis annum, menteque firma deliberaverint ad sacerdotalem dignitatem sibi comparandam serio adlaborare ut vocationi divinae talem viam demonstranti respondeant, tunc quidem Deo promittent, scriptoque testimonio promissum firmabunt, se post sacros ordines acceptos per quatuor saltem annos propriae dioecesi inserviendae fore addictos, sic ut per hoc temporis spatium nulli ordini religioso nomen dare possint sine peculiari ac expresa dioecesani Praelati facultate in hunc finem concessa.

7. Studiorum ratio, temporis partitio, ordo ac domestica disciplina singularibus statuentur legibus ad exemplar collegii Germanici, quarum crebra violatio causa habebitur iusta ut dimittantur, quos dimittendos superiores existimabunt.

8. Aequae itidem censebuntur dimissionis causae, si quis ad studia minus idoneus comperiatur, si ad sacerdotium divinitus non vocari videatur, si mores corrupti, vel constans ignavia, vel rebellis in moderatores animus appareant.

9. Biennio ante absoluta studia, doctrinaeque experimentis prius habitis, alumni ad sacerdotium evehi poterunt, si propriis eorum Episcopis expedire videatur, ut iis assuescant sacris exercitiis, quibus in posterum vacabunt. Missarum vero stipendia, quas eo tempore celebrabunt, in seminarii aerarium conferentur, ipsius sumptibus impendenda.

10. Postquam philosophiae finem fecerint alumni, si eorum et seminarii utilitati proficuum duxerit moderator studia intermittere per annum aut amplius, cogi poterunt, ut ibidem inferiores tradant disciplinas, atque ita ad superiores percipiendas aptiores evadant.

11. Si quis huius operis praestantia ductus ad salutiferum eius finem conferre voluerit, voti compos effici facile poterit, unius aut plurium adolescentium sumptus suppeditando, sive perpetuo, sive ad certum tempus; at solius moderatoris erit de dotibus iudicare quae ut seminario adscribantur requiruntur, tum etiam ut in eo perseverare ac progredi in studiis possint. Cum autem necesse sit ut horum aliquis e seminario discedat, pecuniae ad eius institutionem donatae aliis informandis attribuentur, quos beneficii dignos idem moderator iudicarit.

12. Omnes denique alumni divinam pietatem exorare curabunt primum quidem pro summo benefactore, scilicet pro D. Antonio López, eiusque liberis; deinde vero pro ceteris quorum ope eorum institutioni subvenitur. Itaque praeter eas preces quas memor suggerat animus, singuli, qui sacerdotes nondum fuerint, semel in hebdomada unam B. V. coronam, semel autem in mense sacram communionem hunc in finem offerent. Sacerdotum autem unus, prout moderator quemque designaverit, sacrum semel in hebdomada faciet.

 

6. Serán para los alumnos años de prueba en que se examine su aptitud moral e intelectual y su vocación al estado eclesiástico los dos primeros años que cursaren en el Seminario, por lo cual podrán ser despedidos más fácilmente durante este tiempo. Pero si llegados a los dieciséis años, después de bien considerado firmemente se decidiesen a trabajar con empeño para adquirir la dignidad sacerdotal y de este modo responder a la divina vocación que le señala tan alto fin, entonces prometerán a Dios y firmarán por escrito esa promesa, de servir a la propia diócesis por espacio de cuatro años, por lo menos, después de su ordenación y no ingresar, por consiguiente, en ese tiempo en ninguna Orden religiosa, de la cual obligación sólo podrán ser desligados por el expreso consentimiento del propio Prelado.

7. El orden de los estudios, la distribución del tiempo y la disciplina moral y doméstica, serán determinados por el Reglamento especial del mismo Seminario a que se alude en la base novena, y cuya inobservancia habitual es suficiente motivo de expulsión, a juicio del Superior que lo gobierne.

8. Serán asimismo suficientes causas de expulsión la ineptitud para los estudios, cuando quiera que constase la falta de vocación, la inmoralidad, la desaplicación habitual y la insubordinación.

9. Dos años antes de terminar la carrera, y previos los exámenes oportunos, si los Prelados así lo creyeren conveniente, podrán ser ordenados de sacerdotes para ensayarse en los ejercicios propios de los ministerios a que luego tendrán que dedicarse. Las limosnas de las misas que en este tiempo celebraren serán aplicadas a la caja del Seminario para los gastos del mismo.

10. Terminados los estudios de Filosofía, podrá el Superior, si así lo creyere conveniente para la debida formación de su entendimiento y bien del mismo Seminario, hacerles interrumpir los estudios por uno o más años para utilizar sus conocimientos, dedicándolos allí mismo a la enseñanza de las clases inferiores y disponiéndolos así convenientemente al estudio de otras asignaturas superiores.

11. Las personas que, persuadidas del mérito y excelencia de esta obra de celo quieran, siguiendo el ejemplo del fundador de este Seminario, contribuir a salvar almas multiplicando los sacerdotes sabios y celosos, podrán satisfacer sus deseos sufragando los gastos de uno o más jóvenes, bien sea temporal o bien perpetuamente; pero será de la exclusiva competencia del Superior del mismo Seminario el juzgar si tienen las cualidades y aptitud necesarias para ser admitidos, así como también para perseverar y seguir adelante en los estudios. En el caso de que la salida de alguno de éstos fuere necesaria, las cantidades que para seguir la carrera se hubiesen donado se podrán destinar a sostener otros alumnos que el Superior creyese dignos de ser atendidos.

12. Todos los alumnos rogarán a Dios constantemente, en primer lugar, por el bienhechor más insigne, que es el padre del fundador del Seminario, y toda su familia; y en segundo lugar por los bienhechores que les sufraguen los gastos de la carrera. A este fin ofrecerán, además de las oraciones que les sugiera su gratitud, una corona o la tercera parte del rosario cada semana y una comunión cada mes los que no fueren sacerdotes, y asimismo una misa semanal aquel de los sacerdotes que para esto fuere designado por el Superior.

Quae cum ita sint, omnes et singulos quibus hae litterae Nostrae favent a quibusvis excommunicationis et interdicti, aliisque ecclesiasticis censuris, sententiis et poenis quovis modo, vel quavis de causa latis, si quas forte incurrerint, huius tantum rei gratia absolventes et absolutos fore censentes, et eidem dilecto filio Claudio benevolentiae Nostrae et quaesitae suorum praestantiae meritorum laudis testimonium exhibere volentes eius votis et supplicationibus annuendum censuimus. Itaque seminarii a S. Antonio Patavino nuncupati in dioecesis Santanderiensis oppido «Comillas» erecti statuta, seu leges, decem comprehensa capitibus, quae superius in his iisdem litteris inscripta sunt, motu proprio, certa scientia et matura deliberatione Nostra in omnibus rata habemus, probamus et suprema auctoritate Nostra firmamus, sancimus et inviolabiliter servari volumus, omniaque eidem seminario iura et facultates quibus cetera in Hispaniis canonice instituta seminaria, ex iure, vel privilegio, aut consuetudine utuntur, fruuntur, auctoritate Nostra harum litterarum vi concedimus atque impertimus; supradictum autem seminarium a S. Antonio Patavino in Nostrum et Successorum Nostrorum Romanorum Pontificum dominium per praesentes litteras accipimus, itemque in tutelam ac patrocinium per Apostolicum in Hispaniis Sanctae Sedis Nuntium exercendum omnino recipimus. Denique memorati seminarii moderatori, praeceptoribus, alumnis, ceterisque eidem instituto addictis, nec non omnibus fidelibus qui die festo Sancti Antonii Patavini vere poenitentes et confessi, ac s. communione refecti sacellum huiusce seminarii a primis vesperis usque ad occasum solis diei huiusmodi singulis annis pie visitaverint et ibi pro christianorum Principum concordia, haeresum exstirpatione, peccatorum conversione, ac S. Matris Ecclesiae exaltatione pias ad Deum preces effuderint; plenariam omnium peccatorum suorum indulgentiam et remissionem misericorditer in Domino perpetuis futuris temporibus concedimus. Non obstantibus, licet speciali atque individua mentione ac derogatione dignis, in contrarium facientibus quibuscumque. Haec statuimus et concedimus: propterea decernimus has litteras Nostras firmas, ratas, efficaces uti sunt in posterum permansuras, atque irritum et inane esse si quid a quoquam contra eas contigerit attentari.

 

Por todo lo cual y solamente por esa causa Nos juzgamos que deben ser absueltos y absolvemos, si acaso hubiesen en ellas incurrido, a todos aquellos a quienes favorecen estas Nuestras Letras, de cualesquiera excomunión o entredicho y de otras penas y sentencias eclesiásticas que de cualquier modo o por cualquier motivo les hubieran sido inferidas.

Así, pues, queriendo dar a nuestro amado hijo Claudio un testimonio de Nuestra benevolencia y de la alabanza a que es acreedor por la excelencia de sus méritos, juzgamos deber acceder a sus deseos y súplicas. Y así, de Nuestro proprio motu, cierta ciencia, y con madura deliberación tenemos por ratificados en todas sus partes, aprobamos, sancionamos y mandamos en virtud de Nuestra suprema Autoridad, que sean observados inviolablemente los Estatutos o Leyes del Seminario intitulado de San Antonio de Padua, edificado en el pueblo de Comillas, diócesis de Santander, según están comprendidos en los diez capítulos arriba insertos en estas mismas Letras; y por Nuestra Autoridad, y en virtud de dichas Letras, damos y concedemos al dicho Seminario todos los derechos y facultades de que por derecho, privilegio o costumbre usan y gozan los demás Seminarios canónicamente establecidos en España. Aceptamos asimismo por las presentes, Letras el dominio del sobredicho Seminario y lo recibimos bajo la tutela y protección Nuestra y de Nuestros sucesores los Romanos Pontífices, tutela y protección que deberá ejercerse por medio del Nuncio Apostólico de la Santa Sede en España.

Finalmente, concedemos misericordiosamente en el Señor y para siempre, indulgencia plenaria y remisión de todos sus pecados al Rector, profesores y alumnos y a cuantos estuvieren adictos al mismo Seminario y asimismo a todos los fieles que verdaderamente arrepentidos confesaren sus pecados y recibiesen la Sagrada Comunión, visitando piadosamente la Capilla de este Seminario el día de la fiesta de San Antonio de Padua, desde las primeras vísperas hasta la puesta del sol del mismo día, y elevasen allí preces por la paz y concordia de los Príncipes cristianos, extirpación de las herejías, conversión de los pecadores y exaltación de la Santa Madre Iglesia.

No obstante en contrario ninguna otra disposición, aunque sea digna de singular mención y derogación.

Así lo establecemos y concedemos; además decretamos que estas Nuestras Letras sean firmes, ratificadas y valederas ahora y para siempre, y declaramos nulo y de ningún valor cuanto se atentare en contra por quienquiera que fuese.

Datum Romae apud S. Petrum sub annulo Piscatoris die XVI Decembris MDCCCXC, Pontificatus Nostri anno decimotertio.

M. CARD. LEDÓCHOWSKI.

L. S.
Concordat cum exemplo, quod munitum
est Summi Pontificis sigillo.

 

Dado en Roma en San Pedro bajo el anillo del Pescador, el día XVI de diciembre de MDCCCXC, año décimotercio de Nuestro Pontificado.

M. Card. LEDOCHOWSKI.

L. S.
Concuerda con el ejemplar sellado
con el sello del Sumo Pontífice.

{Se sigue el texto ofrecido por Camilo María Abad S. J., El Seminario Pontificio de Comillas, Madrid 1928, Apéndice I, págs. 283-287.}

 

{Se sigue el texto ofrecido por Cándido Marín S. J., R. P. Tomás Gómez Carral, S. J., Madrid 1943, Apéndice V, págs. 169-177.}


La phi simboliza la filosofía de tradición helénica, la ñ la lengua española Proyecto filosofía en español
© 2003 www.filosofia.org
Universidad Pontificia de Comillas
Antonio López López
Filosofía administrada