La phi simboliza la filosofía de tradición helénica, la ñ la lengua española Proyecto Filosofía en español
Benito Jerónimo Feijoo 1676-1764

Ilustración apologética
Discurso sexto

Régimen para conservar la salud


>>>

1. Número primero dice, que en este Discurso doy documentos muy oportunos, y reflexiones muy bien pensadas. No obstante que me encuentra algunos descuidos. Vamos a verlos.

2. Número 2 niega esta proposición mía, aunque [31] apoyada con la autoridad de Hipócrates: Ningún manjar se puede decir absolutamente que es nocivo. El que no se rinda a la autoridad de Hipócrates no me escandaliza: que yo hago lo mismo, cuando me parece. Pero el tener aquella proposición por falsa, consiste en la venial ignorancia de lo que significa el adverbio absolutamente. O, por mejor decir, no quiso darse por entendido de su significado: pues allí mismo explico, que aquel adverbio equivale a universalmente, respecto de todos los individuos. Lo bueno es, que con una noticia, que trae, confirma mi proposición, en vez de impugnarla. Dice, que los Indios Guamos sólo se mantienen de tierra. A que añade: ¿Será razón que digamos por esto que el sustentarse con tierra, no sea absolutamente nocivo? Sí, señor (respondo yo), razón será, y aun preciso el decirlo: pues si la tierra (ora sea aquella tierra de calidad alguna especial, o no) no es nociva como alimento a los Indios Guamos; el serlo para otros hombres dependerá del accidental respecto de desproporción al temperamento de éstos, o de falta de hábito; y no de que ella en sí misma sea absolutamente nociva. Y la mayor benignidad, que en este punto podremos tener con el Sr. Mañer, será concederle, que ésta es una cuestión de nombre. Lo que quiero yo decir, y digo con expresión, es, que no hay alimento alguno, que sea nocivo a todos los individuos de la especie humana. Esto mismo lo confirma el Sr. Mañer: pues si la misma tierra alimenta bien a algunos, ¿qué alimento habrá malo para todos? Sin embargo, sin temeridad se puede decir, que la especie de los Indios Guamos necesita de confirmación, como otras muchas, que nos vienen de Indias.

3. Número 3: Habla sin firmar aquí, ni allí, sin conceder, ni negar lo que digo sobre la discrepancia grande de temperamentos en los individuos de la especie humana. Sólo le noto, que confunde, y toma por lo mismo el ser una observación defectuosa, que el referir algún hecho falso. Pero estas equivocaciones son tan frecuentes en el Sr. Mañer, que es preciso pasarle muchas, por no tener una pendencia a cada paso. [32]

4. Número 4, y 5 me niega, que respecto de un mismo individuo pueda ser provechoso el carnero nutrido con tales hierbas, y nocivo nutrido con otras. El hombre está tan resuelto a disputar el terreno dedo por dedo, que no quiere conceder la verdad más clara. Si el alimento, que nos prestan los animales, varía en su calidad, como nadie niega, según el mejor, o peor nutrimento, que tienen, ¿qué difcultad hay en que el carnero, criado con unas hierbas, sea de una cualidad proporcionada, y criado con otras de una cualidad desconveniente al temperamento de algún determinado hombre? Una Comunidad Religiosa conocí, cuyos individuos notoriamente mejoraron de algunas indisposiciones que padecían, desde el punto que mejoraron de pasto a sus carneros.

5. Número 6, y 7 me atribuye falsamente la afirmativa de que los peces alimentan mejor que las carnes; y consiguientemente a esto algunas opiniones concernientes a este punto, que yo pongo en las cabezas de otros Autores, el Sr. Mañer las pone en la mía. ¿Qué hay que extrañar? ¿Cómo se pudiera componer su libro sin tanta suposición falsa, sin tanto reparo fútil, sin tanto raciocinio inepto? En la cuestión de preferencia entre carnes, y peces, no hago más que referir las varias opiniones de los Médicos, para concluir de aquí que no habiendo doctrina constante, y general en la materia, cada uno se gobierne por su experiencia propia, pues para unos será mejor la carne, y para otros el pescado.


inicio / <<<

{Benito Jerónimo Feijoo (1676-1764), Ilustración apologética al primero, y segundo tomo del Teatro Crítico (1729). Texto tomado de la edición de Madrid 1777 (por Pantaleón Aznar, a costa de la Real Compañía de Impresores y Libreros), páginas 30-32.}


Biblioteca Feijoniana
Edición digital de las Obras de Feijoo
Teatro crítico universal / Cartas eruditas y curiosas / Varia
Proyecto Filosofía en español ~ www.filosofia.org