Filosofía en español 
Filosofía en español


Santa Apolonia, Virgen y Mártir

Vivía esta Santa en Alejandría, de cuya ciudad era natural, cuando por las sugestiones de un mago el pueblo levantó una persecución tan atroz contra los cristianos, que según San Dionisio, Obispo de la ciudad y testigo presencial de aquélla, parecían llegados los tiempos anunciados por el Señor, cuando dijo que apenas los mismos elegidos lograrían ponerse a cubierto del error y librarse de caer en los lazos de los enemigos. La mayoría de los cristianos abandonó la ciudad; pero Apolonia, que conservaba en su vejez la pureza consagrada a Jesucristo en su juventud, suspirando por el martirio, no salió de Alejandría. Apoderóse el pueblo gentil de la Santa, destrozóle el rostro a golpes, arrancóle los dientes uno a uno, y le hizo pedazos las quijadas, por cuyo motivo el pueblo cristiano la invoca en los dolores de muelas. Luego la intimaron que renegara de Jesucristo, si no quería ser objeto de mayores tormentos; mas ella, alegre y resuelta, hizo confesión de su fe, por cuyo motivo fue llevada fuera de la ciudad, donde encendieron una gran hoguera y la intimaron de nuevo la apostasía, so pena de morir en las llamas. Pareció quedar Apolonia pensativa, y suponiendo sus verdugos que vacilaba, la dejaron suelta. Entonces la Santa con generoso ardimiento se precipitó en la hoguera, con pasmo de todos los gentiles, y las llamas consumaron la dichosa carrera de su vida el día 9 de Febrero del año 249.

Pallés.