Filosofía en español 
Filosofía en español

Unión Federal de Estudiantes Hispanos

1928


1928 «Desde hoy, y por primera vez, de un modo consistente, los estudiantes hispanos contarán con un organismo general: la Unión Federal de Estudiantes Hispanos, cima de un esfuerzo iniciado por la Federación Universitaria de Madrid hace dos años. Con él, la juventud escolar créase un organismo nacional apto, exclusivamente universitario, sin matiz confesional alguno, que enlaza en una dirección única el sentir y el esfuerzo de la clase numerosa y dispersa. […] Noticiario. La Unión Federal de Estudiantes Hispanos. Por causas ajenas a la voluntad de los organizadores no se celebrará hoy domingo, como estaba anunciado, la reunión del Congreso de Constitución de la Unión Federal de Estudiantes Hispanos.» (La Libertad, Madrid, domingo 29 julio 1928, pág. 4.)

«Un aspecto interesante de la función de las Asociaciones es el de sus relaciones entre sí como entidades federadas, hasta llegar a la Unión Federal. Ella robustece y no eclipsa la personalidad de las entidades federadas; no absorbe su representación mientras no entran en juego intereses de procomún a juicio de las propias representaciones de los federados, que han de apreciar en cada caso si la acción colectiva es o no procedente. Esta orientación es la que se ha seguido al establecer las bases para una Unión Federal de Estudiantes Hispanos con los estudiantes portugueses y los de todas las Universidades peninsulares, organismo que tendrá una acción material y limitada en consecuencia con su misma generalidad, pero una influencia moral inconmensurable por cuanto establecerá el intercambio activo entre los que la forman. A su vez, esta Unión Federal es paso previo para llevar la representación de España a la Confederación Internacional de Estudiantes, que celebrará en el próximo Agosto su Congreso ordinario en París.» (“La Federación Universitaria Escolar de Madrid”, La Libertad, Madrid 31 julio 1928.)

En 1928 participa en el X Congreso Internacional de Estudiantes celebrado en París, por la Association générale des étudiants latino-américains. A su coetáneo y luego célebre ensayista Andrés Iruarte Foucher (1907-1984), le sorprendió entonces su entusiasmo mexicanista:

«En agosto de 1928 se reunió en París el X Congreso Internacional de Estudiantes. México, por primera vez, estuvo representado en asamblea de esta índole. Fuimos jefes de la delegación mexicana, primero Luis Meixueiro y luego yo. En el seno del Congreso conocimos al representante de la España nueva, Antonio María Sbert, presidente del Comité Pro Unión Federal Hispana, que había de ser meses más tarde el centro de la valerosa rebelión estudiantil en contra del Directorio; y a Rodolfo Barón Castro, representante de la Federación Universitaria Hispanoamericana de Madrid. Estos muchachos y los delegados de la Asociación de Estudiantes Latinoamericanos de París –cuyo jefe fue Alfonso Alamán, formado lejos del hogar patrio y, sin embargo, o acaso por eso mismo, lleno del más entusiasta mexicanismo– fraternizaron materialmente con nosotros. Entonces aprendimos que la tradición sabe manifestarse, que la sangre y la lengua idénticas o semejantes vencen cien años de alejamiento y de bastardos rencores provincianos. Y vibró en la hondura de todos la clara estirpe española.» (Andrés Iruarte, Preparatoria, Consejo Nacional del Fomento Educativo, Lecturas Mexicanas 43, México 1986.)

«El Sr. Sbert Massenet, en representación de las Federaciones Universitarias de Madrid, hispanoamericana, Murcia, Zaragoza y Valladolid, Asociaciones y Grupos constituyentes de Salamanca, Barcelona, Bilbao, Santiago, Oviedo, Almería, Sevilla, Cádiz, San Sebastián, Canarias, &c., &c., asistió a la Conferencia de la Interayuda Universitaria, siendo nombrado ponente de un Subcomité encargado de reglamentar la organización de la misma, labor que realizó a plena satisfacción. Se puede afirmar que, como consecuencia de ella, el próximo curso comenzará a funcionar la División Española de la International Student Service (nombre que adopta la Interayuda Universitaria), subvencionada por la Unión Federal de Estudiantes Hispanos.» (“Los Congresos de Chartres y París”, La Libertad, Madrid 19 agosto 1928.)

«El XII Congreso de I. F. of U. W. El próximo día 16 se celebrará en Madrid el XII Congreso de la International Federation of Universitary Women. La sección española de esta juventud femenina, de reciente creación, ha recabado este mérito a su actuación. Los actos serán en la Academia de Jurisprudencia y Legislación (Marqués de Cubas, 9). Cuenta la sección española con una pequeña subvención del Estado, y la han apoyado los Ayuntamientos de Barcelona y Madrid. Actualmente colabora con la Federación Universitaria Escolar de Madrid en la organización de las Juventudes Escolares y en la constitución de la Unión Federal de Estudiantes Hispanos.» (La Libertad, Madrid 13 septiembre 1928, pág. 3.)

«Los estudiantes de Oviedo. La Asociación Oficial de Estudiantes de Derecho ha refrendado, en junta general, su adhesión al Comité pro Unión Federal de Estudiantes Hispanos. Tiene instalada en la Universidad una magnífica sala de lectura con revistas profesionales.» (La Libertad, Madrid 28 noviembre 1928, pág. 5.)

1931 «Antonio María Sbert tendría la mejor compensación a sus trabajos en aquel formidable recibimiento de que fue objeto a su vuelta del destierro. Allí estaba toda su obra en marcha, de la que eran signo aquellas huestes de chalecos rojos que le llevaron en triunfo desde Aranjuez a la Universidad. Pero en aquellos momentos, ante aquel espectáculo, sentiría Sbert la inquietud de lo que aún quedaba por hacer, de la responsabilidad que le incumbía en la continuación de la marcha de las F.U.Es. Para este “ibero por los cuatro costados” tenía que revestir excepcional importancia la constitución definitiva de la “Unión Federal de Estudiantes Hispanos”.» (Antonio Riaño Lanzarote, “La obra de Sbert. Las F.U.Es.”, La Conquista del Estado, Madrid, 14 de marzo de 1931, nº 1, pág. 5.)

«Ateneo de Madrid. Los universitarios perseguidos por la Dictadura. Organizado por la Federación Universitaria Hispanoamericana se celebrará hoy martes, a las siete de la tarde, en el Ateneo, un acto de solidaridad con los universitarios perseguidos por las dictaduras y de protesta contra éstas. Tomarán parte en él D. Prudencio Sayagués, por la Unión Federal de Estudiantes Hispanos; don Antonio Gallo, por la Unión Libre Universitaria de Argentina; don Leandro Pérez Urria, por el Comité Español pro Léo Moudin, y don Armando Bazán, por la Federación Universitaria Hispanoamericana.» (La Libertad, Madrid, martes 7 de julio de 1931, pág. 11.)

1932 «Seguidamente, D. Carlos Velo, en representación de la Unión Federal de Estudiantes Hispanos, transmite a la F. U. H. A. el saludo cordial de los universitarios españoles.» (“El décimo aniversario de la Federación Universitaria Hispanoamericana”, El Sol, Madrid, 30 marzo 1932.)

1940 «Finalmente, la reforma de Marcelino Domingo del año 31 vuelve al tribunal de cinco, asegurando al Ministerio, del que ya no dejó de ser dueña más o menos veladamente la Institución, o a su equivalente el Consejo de Cultura, la libre designación de tres de esos jueces: el presidente, un vocal elegido entre los “especialistas” (catedráticos o no) que propusieran las diversas Facultades (y siempre habría alguna que propusiera el que a la Institución conviniese), y otro elegido también libremente de los que proponían diversas entidades, entre las que se contaban la Junta de Ampliación de Estudios, la Unión Federal de Estudiantes Hispanos (FUE) y el Ateneo de Madrid.» (Miguel Sancho Izquierdo, “La provisión de cátedras”, en Una poderosa fuerza secreta. La Institución Libre de Enseñanza, San Sebastián 1940, pág. 144.)

r