Luis de Molina (1535-1600)Concordia del libre arbitrio, Oviedo 2007

Introducción · parte 1 · parte 2 · parte 3 · parte 4 · parte 5 · parte 6 · parte 7Imprima esta página Avise a un amigo de esta página

Luis de Molina

Concordia del libre arbitrio. Parte quinta

Sobre la voluntad de Dios

Traducción, introducción y notas de Juan Antonio Hevia Echevarría
Biblioteca Filosofía en Español, Fundación Gustavo Bueno, Oviedo 2007, páginas 527-557
 

Luis de Molina, Concordia del libre arbitrio, Oviedo 2007, parte quinta Disputa I. Sobre las distintas explicaciones del pasaje de I Timoteo, II, 4: «Dios quiere que todos los hombres se salven»
1. También me ha parecido conveniente ofrecer en esta Concordia mi enseñanza sobre este artículo, porque nos llevará en gran medida a entender mejor la coherencia de la libertad de nuestro arbitrio con la providencia, la predestinación y la reprobación divinas.
2. Pero antes de examinar la cuestión que propone Santo Tomás, merece la pena que consideremos las explicaciones de los Doctores sobre el testimonio de San Pablo que acabamos de ofrecer. Santo Tomás lo explica en su respuesta al primer argumento de este artículo.
3. La primera interpretación es la de San Agustín (Epistola 107 ad Vitalem; Enchiridion, cap. 103; De praedestinatione Sanctorum, cap. 8; Hypognosticon, lib. 6, hacia el final, si es que se trata de un libro de San Agustín), a quien sigue San Anselmo en su comentario1186 al mismo pasaje de San Pablo. Ciertamente, en los lugares mencionados, San Agustín afirma que este pasaje no debe entenderse referido de manera genérica a todos los hombres, sino únicamente a aquellos que alcanzan la salvación; de esta misma manera habla en De praedestinatione Sanctorum (cap. 8), diciendo: «Cuando un solo maestro enseña a los niños en alguna ciudad, acostumbramos a decir que este maestro enseña a todos los niños de una misma ciudad; pues no queremos dar a entender que este maestro enseñe a la totalidad de los niños de esa ciudad, porque hay muchos a quienes no enseña ningún maestro, sino que queremos decir que enseña a todos los que son enseñados en esa ciudad, por medio de una construcción o distribución a la que llaman acomodada».

Parte quinta. Sobre la voluntad de Dios. Comentarios al artículo 6 de la cuestión 19

Disputa I. Sobre las distintas explicaciones del pasaje de I Timoteo, II, 4: «Dios quiere que todos los hombres se salven», 527

Disputa II. ¿Se cumple siempre la voluntad de Dios?, 543

Disputa III. En la que explicamos que Dios no es causa del pecado, ni siquiera entendido en sentido material, 548

Copia íntegra del original impreso de esta parte en formato pdf


www.filosofia.org
Proyecto Filosofía en español
© 2007 www.filosofia.org
Luis de Molina
edición en papel de esta obra
autores